domingo

LOS LIBRES DEL MUNDO ¿RESPONDEN AL GRAN PUEBLO ARGENTINO?

Al advertir lo que refiriéndose al país hermano guaraní un analista beodo porá en 6-7-8 denominó "clímax destituyente", un lapsus linguae que nos remite al que cita la desfachatada novelista Natalia Moret en "Un novelista en apuros", "López Reagan" (algo que dijo en serio una conocida conocida en común, que se caiga muerta y enterremos Marina Mariasch si les miento)hemos de considerar si Freud en su construcción antropológica de la horda totémica no nos alertó respecto de que los hijos naturales de Lugo habrían de comérselo crudo, o mejor dicho, asado, como puede verse en la imagen de archivo expiatorio...

Es claro que a pesar de las mieles de la seducción de que goza la excitante y exitosa campaña  de "Monobingo", "Hacé la del mono", no necesitamos remontarnos a la retrospectiva prehistórica para encontrar condenas severas a la sexualidad por propia mano, de la mano de Freud mismo las hallaremos bajo la modalidad de retraso en la maduración psíquica y encierro en la satisfacción por la vía de la alucinación: si muerte y erotismo son los dos grandes ejes sobre los que constituímos cada palpitación del anhelo, la muerte por propia mano, anatemizada en los cementerios cristianos por arrogarse la atribución individualista y posesiva de creerse dueño de sí, sufrió de no menos censura moral que el onanismo al que se im-puta ( o sea, lo contrario de sostener comercio amatorio con una trabajadora profesional de la vida)cierto despilfarro manirroto, valga la paradoja, de la simiente cuya económica parece requerir finas sintonías para el catolicismo paulino en este Valle de Secreciones Corporales o Secreciones de la Corpo...


Esta ignominiosa mácula, la de ser estigmatizado como puñetero, mancha no solamente el buen nombre de un individuo hasta bien entrado el siglo veinte o bien entrado en una individua, sino que además mancha la ropa de un modo tan explosivo como el grato nombre con que se dio en llamar la tintorería de unos japoneses  (malía losa batistutti-san) oriundos de una ciudad que para sus extranjeros, nos simboliza mucho más una puntual noticia bomba

Mas el training que hoy por hoy comporta en el plano de la inventiva erótica el ejercicio del adiestramiento procedimental supone ya insertos en la posmodernidad un entramado de significados que en cada caso particular incitarán a la postre a la lascivia: disciplina que la retórica de la imagen requerirá en los álgidos instantes cumbres en que somos conducidos al Paraíso no precisamente de la mano de Virgilio. El Gobierno Nacional y Copular así lo entiende: el coito es per se una mastubatio a deux y las fiebres de la carne tienen que surgir con propiedad del sujeto, no del objeto: si no nace de vos, explica Wuderhaselin Pfefferzimt, nada va a poder nacer de vos...

 En la Meso-potamia autóctona, nuestro Entre Ríos, la Concordia misericordiosa de un castillo frecuentado por el autor de "El Principito" durante una prueba piloto antes de su "finalazo" como miembro de Al Quaeda junto a Carlos Gardel, sirvió de escenario para que nuestro practicante de un arte marcial caribeño denominado "Dai-kiri" nos pasara a mostrar técnicas de reproducción de la especie, vale decir, de difusión del rumor: -No te crecen pelos en las manos-rezaba el mantra y bajo las mantras y frezadas que en un improvisado lecho bajo las palmas andamiamos, hicimos, por así decirlo, correr esta bola, we let that ball run (creo que puede decirse to throw a party y to have a ball por hacerse una fiestita, pero no to throw a ball, porque ahí ya el sentido concreto por más físico que sea el sajón hace que se sienta
Quien esto propone se consagró con cortedad, digo con corta edad a estas lindas lides de la lampiña mano de monísimas secuaces cantando Lieders de Schumman, que es un líder nato, la voz cantante en la celebración del autoencuentro en el que decimos ¡Bingo! me hallé, el monobingo...

Y de más está decir, aunque tal vez todo esté de más decir, especialmente haber coronado a MacCartney que sí que está de más de Sir, que no hay consecuencias que lamentar por el ferviente entrenamiento manu militari y que visitar construcciones emblemáticas no reporta ni acarrea atentados a la tranquilidad de los dos edificios conceptuales de nuestro maravillamiento: el cielo estrellado en nuestro interior después de imaginar tanto, y la ley moral allá afuera lo más lejos posible, en Königsberg si se quiere, aunque siempre hay que quererse, aunque sea por reclame...

El veneno del culebrón bíblico de serpentear fantasmas de la tentación y maldiciones de la culebrilla fue ávidamente succionado por la viperina lengua bífeda del calvinismo de Voltaire, cuyo determinismo tiene determinadas determinaciones que no terminan de cerrarme, o mejor dicho, me encierran demasiado: prefiero sentirme libre asumiendo responsabilidades alucinatorias tales como que un ancestro mío haya mordisqueado cierta fruta ilegal que el Vaticano se empeña en no despenalizar con los tormentos eternos

Pero si el quesillo de cabra ha de estacionarse con cabra y todo en medio de la ruta, el peligro de un accidente automovilístico no puede achacarse a determinismos mecánicos, biológicos u ontoteológicos así como así no sin antes llegar a un provisorio acuerdo respecto de nuestra noción consensuada de "Titán". Si incurrimos en la periodística alocución que sindica todo titanismo a Martín Palermo, aquel jugador apodado "dentista" porque solo servía para la Boca, estaríamos olvidando que el origen del apodo de "Titán" a un hombre de nombre de pila bautismal "Martín" se retrotrae al hijo de un carnicero armenio que a la manera de Schwarzenegger entrevió las posibilidades fílmicas de una destreza agónica y luchó contra los prejuicios y las adversidades por imponer una mitología argentina en la que el Bien y el Mal se encarnasen en el Caballero Rojo, la Momia, el Androide, David el Pastor, Genghis Khan, D'Artagnán, Pepino el payaso y Mister Moto. Su meteórica carrera hasta el triunfo y la renga decadencia con la pierna amputada por la diabetes que, en concreto, no lo obligó a bajar los brazos llegó a abarcar en su abrazo sin casus belli un enfrentamiento con el "mono" Gatica y otro algo menos cruento con el Capitán Piluso.  Se pregunta Marx en los Grundrisse, los Elementos fundamentales para la crítica de la economía política: La idea de la naturaleza y de las relaciones sociales que está en la base de la fantasía griega ¿es posible con los self-actors, las locomotoras y el teléfono eléctrico?¿A qué queda reducido Vulcano al lado de Roberts&Co, Júpiter al lado del parrarayos, la Illíada con la prensa o directamente la impresora?Los cantos y las leyendas, las Musas, ¿no desaparecen necesariamente ante la regla del tipógrafo y no se desvanecen de igual modo las condiciones necesarias para la poesía épica?

Las torres del superávit gemelo se desvanecieron porque todo lo sólido se desvanece en el aire pero las Twin Towers, frente a esa forma de determinismo que propugnó Marx en contraste con las firmes rodillas de la Acrópolis fueron reducidas a polvo, así como Karadajián fue reducido a capa y espada y sin sus capas, espadas y maquinaciones y disfraces era menos que nada. Llama impotentemente la atención que para el porteño Atenea saliendo de la cabeza de Zeus y Afrodita emergiendo desnudísima de la espuma del mar donde fueran arrojados los testículos de Cronos, simiente del tiempo, que los alados pies de Mercurio, que el origen griego mismo del nombre Martín, romanificando a Ares como dios de la guerra, que nada de lo que haga Leda adoptando la forma del cisne conmueva sus lágrimas con tanto sentimentalismo como las pergeñadas figuras salidas de la cabeza del luchador de catch, infancia de la erudición podríamos denominar si nos podríamos a esas baratijas simbólicas de folletín grasún: si a Shakespaere se lo tachaba de ignorante, de plagar de anacronismos sus tragedias, de desconocer del todo el griego y engramparte el latín ¿qué cabe decir del gran Martín es un titán? 


Jennifer aniston nue (rare) por rafiki69

Cuando Afrodita salió con el torso descubierto de la afrodisíaca espuma no lo hizo por propia voluntad: ni la obligaba el contrato ni conseguía así su sobresaliente papel en la Historia, pero cada dios y cada héroe y cada mortal de la antigüedad clásica helénica se consolaba con la creencia en el determinismo, que acaricia la tranquilización ante cada horror de que no cabía otra posibilidad, porque fatalmente el destino nos comanda sus lúdicos caprichos. En cambio, cuando uno de los integrantes de "Titanes en el ring" se rompió las vértebras con el arrojo inveterado de un luchador algo irascible, el surgimiento de un arquitecto amigo que traía hielo para aliviar las heridas sin detener el espectáculo concedió libertad para insuflar al hombre de la barra de hielo, que, en lo sucesivo, agigantaría la pedagogía de Leibnitz en pleno Luna Park vernáculo: el bien supremo es la variedad

El Canal de la Ciudad se hunde, pero la Ciudad de los Canales, serenísima se mantiene a flote, aunque haga agua por los cuatro costados, porque su base no es la dura piedra, sino el agua blanda: su pilar no es la convicción moderna y positivista de una causa para todos los efectos, sino la libertad cuántica en la que posmodernamente descansamos y nos recuperamos de las opresivas certezas por las dudas: solo la honestidad alemana me queda si quiero erigir sobre algo sólido alguna verdad, solo la subjetiva moral, si he de serles franco...

Cuando Nietzsche, que recibía mate de su hermana que se proponía fundar una Utopía en el Paraguay para llegar al climax destituyente, escribe que ciertos destinos merecen que los traguemos de un saque como al mate, se refería a la recurrencia cíclica del presente griego, única división del tiempo que los griegos desconocían, el presente: fue Grecia la cuna de la civilización y va a ser Grecia ahora, si no sale del euro en 5,20 minutos, su sepultura. Fue un alemán, Schliemman, quien desenterró Troya, al leer con literalidad alemana a Homero y fue un alemán, Petersen, el que la volvió a enterrar auxiliado por Brad Pitt. Freud, vienésmente, se asombra de que el Partenón exista realmente cuando lo visita. Marx había escrito: ¿Por qué la infancia histórica de la humanidad, en el momento más bello de su desarrollo, no debería ejercer un encanto eterno, como una fase que no va a volver jamás?". Freud asocia también la Acrópolis a la infancia, pero la redefine como el nuevo determinismo de nuestra personalidad,  configurador de todos los marcos en los que se habrán de encuadrar nuestros autonarrativismos. La infancia a lo Dickens de Martín Karadajián, lustrando el bronce de las sepulturas para llevarle una moneda a su madre, nos condenó a los nacidos bajo su hégida a la egira titánica en la que estamos condenados al repertorio desordenado de un ignorante que nos impuso su show cuando no podíamos defendernos: ya no podemos decir "mi formación helenística quiso volar como Ícaro, pero las alas de cera se derritieron bajo el sol de la mediocridad argentina", sino que diremos "a mi versación le aplicaron el cortito". Porque, en efecto, pensar en Long y Short y el Padrino o en John Boo estremece aquella parte recóndita y primitiva de nuestro cerebro heredado de los reptiles, previo a la melinización, mientras que resulta una verdadera odisea investir de emoción y de libido a Escila y Caribdis.

los antoxidantes del mate frente a la inoxidable erección del templo que sobrevivió hasta a los turcos


La ortodoxia de la tragedia griega puede emparedarnos si no sabemos ser un jamón de enmedio anche judío: Hermes podrá ser todo lo que ustedes quieran pero su madre no murió como la de Karadajián en un accidente automovilístico accidental y no necesario. El número de accidentes de tránsito per cápita en Buenos Aires es el más elevado del planeta, por eso dijo Galtieri que Malvinas no le pesa en su conciencia porque más mueren en accidentes de tránsito cada año (además de porque no tenía conciencia). La creatividad no siempre milita a favor de la libertad: Oscar Wilde, verbigracia, escribió deliciosamente que un grupo de limaduras de hierro decide motu proprio hacerle una visita sopresa al imán Spinoza, condenado por sus correligionarios, que una piedra cayendo creería caer por propia voluntad si tuviera esa ficción necesaria, la conciencia. Si hasta Lacan dijo que hay que pasar por Pasarella para restituír el orden ("en lo tocante al significado y el significante me siento tocado").





sin Galtieri se podría haber evitado a Gastón Pauls y filmado mejor "Iluminados por el crepúsculo del atardecer en Santorini" (la recuperación por parte de Borges del vocablo "crepúsculo" para designar también la transición de oscuridad a luz matinal debe atribuirse tras leer los diarios de Bioy a la duplicación de la posibilidad de decir sutilmente y con regocijo infantil "culo")

Esto es así desde que en la ciudad de Olympia se fundaran los Juegos Homónimos y también los Paranónimos

En un perro podemos depositar toda la congenialidad de la Resistencia: lo dijo cuando visitó el Chaco William James: mi primer acto de libre albedrío fue creer en el libre albedrío

Alemania implementará medidas seguras ante Grecia ¿se viene la besificación?

vos sos Grecia y yo Alemania, vení que te explico

Oda al consumismo en San Valentín en NY: me ama (si me compra esto), no me ama (si no): podríamos satirizarla  atándonos al palo mayor para no oir el canto de las sirenas de alarma freudianas, digo, para que Rubén el ancho Peuchele no nos bata una objeción que va como Pigna: para Freud no menos utilitarista es el amor, el dinero es solo la expresión abstracta de los montos de energía y pseudópodos de la ameba

Argentina, un país en serio ¿en serio no me creen que Argentina es un país?

el Rockefeller Center seduce nuestros ideales para que patinen de izquierda a derecha
Valle Hermoso, Vaquerías: una plataforma de lanzamiento para eyectarse on the rocks

es un dato poco conocido el que la Madre Teresa haya iniciado su labor asistencialista como parte de su huída de un parcial de Estadística: mutatis mutandi, find willy

La condena al consumismo en Cuba es hija de su tiempo: se lustran antiguas mercancías que ya cobran un valor mitológico, el maniquesísmo que aquí divide aguas entre los k y los antiK sin permitir que escape de Egipto en dicha escisión ni alegóricamente una idea, nos dirige desde la ternura, desde la precocidad, desde cuando a los bifes poníamos el lomo para que nos educaran para siempre sin matices todavía: el mundo, se sabe, es bueno y malo y el Malecón viene con el Bienecon

yo adentro de la cabeza de la estatua de la libertad, como metáfora del yo y sus vasallajes frente al ello, al superyó, al mundo exterior y a su propio engrupimiento porque se cree una completud, el director de orquesta-títere, el Lorenzini psíquico
 
la casa insigne de Mickey


La infancia dirigiendo para siempre nuestras percepciones
la casa de Freud, flautista de Hamelin de nuestros ratones
No creo en absoluto en la libertad humana en el sentido filosófico. Todos actuamos no sólo bajo presión externa sino también en función de la necesidad interna. La frase de Schopenhauer "Un hombre puede hacer lo que quiera, pero no querer lo que quiera", ha sido para mí, desde mi juventud, una auténtica inspiración. Ha sido un constante consuelo en las penalidades de la vida, de la mía y de la de los demás, y un manantial inagotable de tolerancia. El comprender esto, mitiga, por suerte, ese sentido de la responsabilidad que fácilmente puede llegar a ser paralizante, y nos impide tomarnos a nosotros y tomar a los demás excesivamente en serio; conduce a un enfoque de la vida que, en concreto, da al humor al puesto que se merece...
(p.8 de Einstein, Albert, Mis ideas y opiniones, Antoni Bosch, editor, Barcelona, 1980)
 She has a heart of gold (...digger): Yanina Scepante, novia de Ezequiel Lavezzi, viviendo un cuento de hadas, más exactamente, " La bella y Lavezzi"
fe de etarras: donde decía Hugo Mayano, debió decir Hugo Moyano, donde decía "una mamada de cerdos" debió decir "una manada de cerdos", donde decía "Nueva Chiquero" debió decir "Nueva Chicago" y donde decía "el cerdo del obispo" debió decir "el credo del obispo"
para más información www.eslaprimeravezquepongounapaginawebasiqueporfavorsepacomprenderytengamepacienciasialgoestamal.com

5 comentarios:

  1. Anónimo4:26 p.m.

    Ahora que comienza una nueva semana tenemos una nueva oportunidad para concretar otro encuentro gastronómico (no sé si sea tan prudente lo de incluir también la orgía a lo bonobo, eso a lo sumo me parece un tema a debatir). Los jueves parecía ser un buen día para todos, por lo que habíamos hablado la última vez. Nuevamente ofresco mi casa como llugar de reunión si les parece y prometo esta vez no cancelar sobre la hora (a menos que tenga una excusa realmente buena o hilarante, al punto tal que solamente escucharla sea experiencia cien veces mejor que la reunión en sí).

    Salugos!

    ResponderEliminar
  2. Anónimo4:36 p.m.

    coincido en casi todo, excepto en lo que a la responsabilidad respecta, yo creo que hay algunos "monos con navajas" que si no hacen nada por tratarse son enteramente responsables del daño que pueden provocar a otros. Alguien alguna vez dijo: Libertad es poder elegir (humanamente condicionados, claro está) entre diversas opciones igualmente buenas. Cuando alguien utiliza la " libertad" para dañar a otros, es eternamente esclavo de sus actos..." Josefina

    ResponderEliminar
  3. Anónimo4:46 p.m.

    la razón por la que el Gobierno puede confiar en las estadísticas es la misma por la que vos podrías alegar que pocos bebés mueren por comer huevo frito: que a nadie hasta ahora se le ocurre hacer las cosas así...

    ResponderEliminar
  4. Anónimo3:09 p.m.

    Bonitas las fotos. Se nota que has viajado. No se quien es la morocha sobre la arena pero espero que hayas podido reposar sobre ella. Tu sonrisa en la foto sugiere esa posibilidad. Me gustó lo de Karadajián. Yo era fanático de los Titanes pero al viejo no me lo bancaba mucho. Intuía que lo dejaban ganar porque era el Jefe, yo hinchaba por La Momia que era "a-mi-ga de-los- ni-ños". Saludosss.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo7:58 p.m.

      Critica a la Argentina alguien que se va de compras a NY, la verdad que me da asco.

      Eliminar

la peor opinión es el silencio, salvo...