viernes

La música calma a las fieras pero excita a las hermosas!

 Estimados integrantes e integrantas del nuevo curso de humor:

en mi blog van a poder encontrar-a partir de las entradas de septiembre de 2011- muchas referencias a los temas y autores que vimos brevemente ayer

no quiero repetir nada para quienes amorosamente me reeligen día a día, caso Patricia, la china ésa y Olga

necesitaría que me confirmen que les llegó este mail

acá abajo un ex alumno de humor (el que estrenó su obra en La Plaza) reflexiona acerca de un límite que juzga arbitrario

es un debate que puede prender

como quiera que sea, voy a ir mandándoles textos humorísticos de diversos autores y respondiendo y evacuando vuestras dudas por esta vía

una rusa de putingrado (cuán macho se es) o san pete o algo así se vino enamorada de un argentino pero ahora dice que los argentinos lo somos todo menos machos, una argentina se inscribió en mi curso porque no había vacante en otro de danzas pero si eso fuera ofensivo lo compensa el halago de otro argentino que vino a ver la primera clase porque dudaba si tomar mi curso o el de Alberto Laiseca

pasaron muchas cosas divertidas durante las primeras tres horas de nuestro prodigioso contacto y sería útil que ustedes mismos las describieran

dos guionistas se sentaron sin saberlo casi pegaditos, apenas separados por un guión heideggeriano, el del ser ahí, ahí, ahí, ahí siempre ahí

muchos hicieron gala de su puntualidad salvo Gala

Orquídea, Susana e Imelda se sentaron cual Moiras a destejer el mitológico ovillo del paso del tiempo mientras María se quejaba de los chistontos de su "conociendo" y Roxana se avenía a oficiarme se secretaria dado que es su vocación

Maia, la alemana que no habla español porque yo soy su profesor de español siguió la clase sin sospechar siquiera en qué idioma la di y la lectura de Keret, Dalmiro Sáenz y Fontanarrosa resultó refrescante como contrapeso a la estúpida e innecesaria erudición que me sale cuando me pongo nervioso y la ironía quiere que no pueda ser primitivo en mi inseguridad como cualquier hijo del vecino

Creo que llegamos a enunciar teorías, propósitos generales, autores y la dinámica propuesta pero que entre todos iremos terminando de darle forma al modo más demagógico de dar este curso (por ejemplo siempre me ha resultado alegar que no quiero imponer mis limitaciones estilísticas para salvarme del trabajo de corregir a mi manera los textos de mis alumnos)

Todos nos bañamos en la miel del humor, la única droga que sana con infiernos artificiales, el único amor que salva intelectualmente al corazón, el bálsamo que opera cual spa del cerebelo, cerebrando las guasadas de las endorgroseras y las sutilezas de las endorfinas...

bienvenidos, bienvenidas, orto quería, ortopedia






Un almanaque iluminó mi alma.
 
El glorioso 17 de octubre es miércoles. En principio (y hasta el
final) voy los miércoles. No tengo problemas de ir el 17, al fin de
cuentas fui filoperonista buena parte de mi vida. Es de gente
honorable reconocer la verdad. No hay enfermedad que dure para
siempre?
 
Como propuestas, que sólo son sugerencias (no hay quejas), se me ocurren:
 
Sobre textos…
-El comienzo y la parte del juicio de “Alicia en el País de las
Maravillas” da para reírse un rato.
-Leí una vez un texto de Gombrowicz, creo que había una boda de por
medio, y también me reí mucho.
-Lo mismo con una obra de Griselda Gambaro, en la que había una
parodia de Frankenstein.
-Leer guiones de películas cómicas (el Woody Allen gracioso; los
hermanos Marx; otros que no se me ocurren ahora).
-Leer guiones de sketchs cómicos de la TV de las buenas épocas, y de
lo copado de hoy en día.
 
Como ejercicios…
-Usar parte de la clase para escribir y leer lo escrito. Tiene que ser
corto, sino es un “moplo”. O sea, nada de estilo Birmajer, Wirmajer,
Wiermachen, Wiermädchen, etc.
Yo empezaría por cagar a los periodistas para seguir la tónica
cristinista. Agarrar una historia policial espeluznante y volverla
humorística. Hacer lo mismo con: noticias políticas, históricas,
anuncios publicitarios.
-Ejercitarnos en la escritura de sketches cómicos.
-Tomar un texto filosófico y rescribirlo en clave cómica.
-Tomar un texto de medicina, otro científico y hacer lo mesmo.
-Tomar una receta de cocina y otros textos instruccionales e ídem.
-Leer textos humorísticos y analizar los recursos utilizados.
 
Besos,
Olga.


Se me ocurrieron 2 preguntas más, observando el humor que realiza Diego Capusotto. ¿ Qué opinas de su humor?
¿Cuáles serian los códigos del humor como estrategia ideológica?¿ Existe siempre una estrategia ideológica?
¿El humor sirve si va dirigido a un público masivo?

Mil gracias, cuando puedas me las respondes.

Te dejo el link me pareció muy interesante...por ahí ya la escuchaste.

Beso enorme!! Ya te llegará tu recompensa!! vikk 
Mi estimadísima:

Amo el humor de Capusotto, me compré sus libros, vi su película, analicé el origen de Bombita Rodriguez en el sketch de Rubén Darío de Daniel Rabinobich pero creo que lo que llamás el humor de Capusotto es mucho más Pedro Saborido que él, en especial si uno recuerda los micros de Saborido y Quiroga en Radio Mitre y lo compara con las intervenciones del actor enyoguizándonos en "Cha-Cha-chá" o cambiando letras de canciones en "todo por dos pesos" (o incluso viendo los films que hizo con Nestor Montalbano, que fue mi vecino durante muchos años)-
Capusotto ganó el Clarín de Oro antes de ser más ostensiblemente (caso Mickey Vainilla) un progresista con sensibilidad social en su humor y que eso a su vez (lo cual me parece ridículo a mí) se asocie a Cristina...En un país donde se libera a presos para repartir el botín con la policía y financiar la política hablar del Pacto de Costa Rica y los derechos humanos en las cárceles solo sirve para marcarle la cancha a la oposición y que ésta parezca fascista...en el sentido lato del término, porque la psicología de masas a lo Mussolini es mucho más típica del peronismo K...

A mi gusto el humor disparatado y la estética ex profeso desprolija permite que la burla sea de doble filo y por eso no hay que acordar ideológicamente con Capusotto para gustar de él. Yo creo que si bien él mismo dice en este reportaje que me mandás que tiene un mensaje político inequívoco, la contaminación, el contraste de registros ridiculiza todo, no creo que el Palito Ortega montonero sea lo que un militante setentista realmente disfrute, se puede leer como bufonada omnipresente al montonerismo y a sus disidentes, es simplemente incongruente la ligereza de las melodías y sonsonetes y las grandes consignas y la pureza feroz de ideales...creo que cualquiera que haya leído a Foucault o a Barthes puede seguir la idea de que nos tiene que parecer irrelevante lo que el propio autor de la obra opine sobre ella

Es evidente que privilegian lo risible por sobre lo ideológico y que Saborido y Quiroga son mejores haciendo humor que transmitiendo consignas políticas, o al menos que les gana lo cómico...

El asunto del mensaje político en la obra ha sido profundamente discutido, creo que Susan Sontag pretendió liberar a Kafka de sus secuestradores sucesivos, católicos, freudianos y marxistas, el esteticismo de Oscar Wilde pretendió cambiar la idea de arte como mímesis de la naturaleza como decía Aristóteles por la idea de espejo del espectador como decía Plotino pero también despojado de toda ideología, Gadamer consideró un prejuicio leer sin prejuicios, un imposible, podríamos parafrasear a los redondos y decir no que todo preso es político, sino que todo chiste lo es, Adorno para defender a Valery dijo que un gran artista no comprometido genera lectores más sagaces que después serán más lúcidos cuidadanos y con eso desmanteló la dicotomía entre artistas puros y arte comprometido, Bernard Shaw advirtió con Ibsen que se podía hacer teatro con ideas y además que usar una figura histórica sirve para hablar de la actualidad (su obra Juana de Arco inspiró a Brecht "Galileo Galilei")

Brecht trató de hacer algo muy ambicioso pero creo que terminó siendo dogmático y la posibilidad de sustraerse de las emociones no sé si es posible a nivel masivo...si uno considera exitosa a su articulación de épica y mensaje ideológico cabe preguntarse cómo pudo Rubén Szuchmacher agarrar una obra como la antecitada, que era anticapitalista y convertirla en antistalinista...Loriot, el genio alemán del humor, tiene un sketch genial contra la crítica, en el que agarran un fragmento minúsculo de Chaplin y lo interpretan de maneras rebuscadísimas, cuando todo lo que pasaba era ponele una cáscara de banana...Pero el propio Chaplin en "Tiempos modernos" quiso persuadir con un mensaje bastante evidente, el problema es siempre cuán pegado llega a estar ese mensaje de la especificidad de excelencia de ese artista...o sea, si Messi y Maradona van al Mundial como fueron en nombre de las madres de plaza de mayo, igual lo suyo es el fútbol y si los auspiciara Macri no jugarían distinto...eso pasó con Shaw, el público iba a verlo por los chistes y no se tragaba la ideología...existen muchos mitos en torno a esta temática que excede las posibilidades de esta entrevista, Piglia señaló que Cortazar fue clásico en su forma cuando escribió "Los Premios" y quería donar los derechos de autor a Cuba y había sido revolucionario en su forma con "Rayuela" antes dehacerse comunista...Chesterton quiere defender a Oscar Wilde de su propia ideología a favor de la pereza y dice que todas sus frases hedonistas están dichas con la mordacidad irlandesa que lo es todo menos holgazana...Eliahu Toker con quien tuve el honor de colaborar coescribió con Rudy "Odiar es pertenecer" y sugiere que el humor rompe con las rigideces y es el antídoto de las tiranías, pero basta saber que a Hitler le encantaba ver "El gran dictador" para entender que eso es relativo...igual creo que a Hitler no le hubiera gustado la parodia muchísimo más aguda de Lubitsch del nazi como refinado en "Ser o no ser" y que sin duda el humor resulta poderoso contra los dogmatismos (porque es él mismo dogmático). Creo que la pregunta que me hacés cabe entenderla como filosófica, cabe pensar cuán unida esta en nuestra identidad determinada filiación y determinado rasgo, cuando oímos los covers que un cantante hace y por primera vez oímos escindida su voz de su propia obra entendemos el grado por así decirlo de putez de un intrumento que podría servir a la causa enemiga...Sting canta en "Tower of song" una canción de Leonard Cohen y ya podemos imaginar su voz cantando el disco homenaje a Arjona...Es inconcecible la voz de Fidel defendiendo el capitalismo, pero vos que sos cristinista no podés negar que la voz de Cristina ha defendido tanto medidas de izquierda como de derecha desnudando el repertorio de recursos retóricos y de oratoria teatral que en esencia está prima fascie vaciado de toda ideología...  


Freud en "Psicología de masas" explicó lo estupidizante que es la multitud: el humor es una estupidización cuando incurre en juegos de palabras y mezclas de lo diverso y deshace operaciones mentales elevadas...en general no veo qué objeción puede haber para el humor si es masivo, pese a que los grandes actores cómicos (Robin Williams, Tom Hanks, Dustin Hoffman, Vittorio Gasmann, Danny Kaye)solo ganan el Oscar cuando hacen papeles dramáticos siendo más difícil hacer reír que llorar el público masivo siempre hizo caso omiso de la crítica académica y amó a los comediantes...

creo que hay muchas formas de humor pero que el humor que transmite una ideología no depende para su eficacia de si es masivo o está dirigido a una elite, sino de cuán refinada o groseramente formula su mensaje...Borges en "La lotería en Babilonia" se mofa de su contemporáneo peronismo, pero trascendiéndolo, no es algo que masivamente se pueda entender...en cambio Moliere mostrando lo injusto de los matrimonios arreglados en "El médico a palos" llega a todos...mi responsabilidad docente es puntuar algunos saberes pero sobre todo dejar la pregunta abierta... 

Patoruzú en el horizonte de la historieta argentina

Antecedentes y justificación del problema: El problema al que esta investigación sucesivamente procurará aproximarse es el problema de la contradicción aparentemente inexplicable entre el mensaje que desliza Dante Quinterno en el editorial de la Revista Patoruzú y el mensaje que en sentido contrario propala su más encumbrado personaje dentro de la tira.
El único antecedente específico que se pudo rastrear y relevar es el de Oscar Steinberg[1]

Planteamiento del problema: ¿Cómo puede ser que Dante Quinterno tenga una opinión acerca de la privatización de la compañía eléctrica y su títere, su creación, la extensión de su yo por la vía del dibujo, alevosamente disienta?
Objetivos generales y específicos: El objetivo general de este trabajo es reflexionar acerca de las vicisitudes de la creación y la vida propia que parece cobrar una ficción, pasando revista a ejemplos variopintos y de raigambre diversa. El objetivo específico es procurar entender el estatuto de Patoruzú en tanto ícono puro vaciado de significado ideológico, emblema de la dictadura en 1978, símbolo patrio por excelencia desde su nacimiento: el misterio de que nos represente a los porteños burgueses un cándido tehuelche millonario y magnánimo que nunca existió. Entenderlo en tanto un modo de volver a la comodidad de las nociones morales de la infancia. Explicar la perduración de una figura impensadamente representativa.
Elementos del marco teórico: Para este trabajo nos basaremos en el material bibliográfico proporcionado por la cátedra y trataremos de enlazar y articular las caracterizaciones que hemos leído aunque se focalicen en otros personajes. Así, por ejemplo, recuperaremos el espíritu que animó a Ariel Dorfman a interrogar al Pato Donald desde una óptica sociológica. Nos nutriremos también de la información recogida en Internet y realizaremos una entrevista personal a Diego Rosemberg, periodista independiente autor de un libro acerca de la historieta argentina.
Hipótesis: Toda gran obra trasciende los objetivos iniciales que motivaron el emprendimiento de su procedencia. Ejemplos: “Gulliver” no era un fantasioso libro de aventuras para niños, sino la reducción al absurdo de la humanidad, desdeñada por un deán irlandés. “Frankestein” no era un escalofriante y tenebroso prefigurador de los peligros de la clonación y de jugar a ser Dios, sino el resultado de una apuesta entre Shelley y su esposa, una noche que estaban aburridos. El “Martin Fierro” lejos de nacer con el propósito de unificar a todos los argentinos en una versificación inmortal, buscaba defender el punto de vista federal. “Patoruzú” nace como personaje secundario para contrastar con la viveza y malignidad. Sin embargo empieza a trascender y su voz ya no puede condescender al mundanal partidismo sesgado de la complejidad cotidiana: es un personaje eterno y sería tan ridículo verlo repetir las meras opiniones de su autor como si Hamlet interrumpiera su monólogo para comentar que Shakespeare está a favor de la ley de arrendamiento de tierras. 
Metodología a desarrollar: Un recorrido conceptual por el surgimiento y crecimiento de la historieta y la revista enmarcado en su contexto histórico dejando que surjan preguntas y respuestas en relación a las pretendidas contradicciones que disparan esta investigación.

Contextualización: El período que esta investigación se propone indagar se circunscribe al momento del surgimiento de la historieta Patoruzú de Dante Quinterno  en 1928 hasta el momento de mayor éxito que se sitúa entre los años ’40 y ’50. Se trata de un contexto mediático cultural en el que todavía no existía en nuestro medio la televisión, el culto al libro era mayor que en la actualidad, la prevalencia de la imagen considerablemente menor, el cine nacional gozaba de las mieles del éxito y la radio traccionaba las audiencias más multitudinarias. El fútbol poseía la importancia teratológica que hoy posee, la política carecía de actores sociales que movilizaran a las masas, la figura de Gardel, contemporánea a la erección del obelisco,  sintetiza el pináculo del ideario  porteño.
Mencionaremos la ulterior vigencia del personaje, cuya tira todavía puede comprarse en la actualidad, pero nos interesará indagar en clave materialista histórica cómo Patoruzú  es hijo de un contexto sociopolítico determinado y las relaciones entre este marco en el que se inserta y la recepción que lo celebró como fenómeno emblemático e icónico. El recorrido que trazaremos abarcará a modo de ilustración otras historietas y el análisis de circunstancias y fenómenos que caracterizaron a la sociedad argentina de principios del siglo XX.

Cuerpo del trabajo: Patoruzú en el horizonte de la historieta argentina
En “Leyendo historietas”, Oscar Steimberg[2],  subraya las diferencias entre el mensaje de la historieta misma y el de la editorial de la revista y explica: “puede encontrarse, entonces, natural que Patoruzú, en ese mismo editorial donde se burla de los consejales que impugnaban unos acuerdos que lesionaban la soberanía nacional, fustigara a los políticos que se movían por intereses en la función pública”. Recapitulemos: la Cade gana una licitación para administrar la electricidad y surgen suspicacias en torno a la limpidez de dicho proceso de adjudicación. Dante Quinterno, que adhiere a una postura conservadora a favor del gobierno imprime a su personaje una ética demasiado abstracta, como puede serlo únicamente la proclamación de ideales que enuncian una función y no condescienden a las complejidades de un caso singular. En la editorial se pronuncia el autor como ciudadano de a pie, pero su personaje tiene que ser más universal, más abarcativo y en cierto sentido más maniqueo: su concepto de bien y mal es cristalino, representa siempre la generosidad ilimitada, la ingenuidad, la bondad, la fuerza de la justicia poética, el héroe con el que tanto los partidarios de la privatización como sus detractores y antagonistas disidentes pueden empatizar. Limitémonos a señalar otra contradicción: Patoruzú siempre es patriota a pesar de ser un originario en una patria que se ha encargado de expropiarles los territorios y de renunciar a soluciones consensuadas o pacíficas tales como la zanja Alsina para optar por el exterminio durante la denominada Campaña del Desierto, todavía hoy conmemorada en nuestros billetes de mayor denominación.  Patoruzú, podríamos postular, trascendió los fines que se propuso su autor y cobró una importancia sobresaliente. Algo universal y psicológico evoca en sus lectores, una retrotracción a la infancia, donde los buenos eran muy buenos y los malos muy malos. La contradicción entre la opinión de Quinterno opinando sobre la privatización de la compañía eléctrica y las expresiones de Patoruzú deslizando sospechas es fruto del abismo que media entre un dibujante que conoce la naturaleza humana y se resigna al mal menor y una fábula donde los ideales son puros y hay la esperanza pueril de que los absolutos se impongan. Patoruzú inicialmente representa la virginidad ciudadana en todos los sentidos, incluso como individuo que habita una ciudad: mal puede saber nada de intrincados detalles contables un indio ignorante que todavía no sabe lo que es la electricidad. Patoruzú, así como Clemente, no fue pensado como protagonista, sino como partenaire. Sancho Panza sería una metáfora de este complemento geométrico que las narratologías y los géneros requieren. Salvo que Don Quijote se nos asemeja más a Patoruzú porque su autor empieza intrumentalizándolo como agente de burlas a las novelas de caballerías y acaba por encariñarse con él y sobre todo identificarse: la épica de la subjetividad demencial pero noble le dio alas de inmortalidad a la obra literaria máxima en lengua española. Patoruzú, que desde el punto de vista gráfico ostenta parecidos notables con Popeye y desde el punto de vista argumental parece salido por momento de “Asterix”. Repasemos su historia.  Nacido como personaje secundario de dos historietas de corta vida, representa al último de los tehuelches, a los que los españoles atribuían una fuerza prodigiosa. Las características del temperamento del personaje (que es la etimología de idiosincrasia) del personaje fueron mutando número a número, a medida que el autor se encariñaba con su personaje. Su primera configuración lo mostraba taciturno y a cargo de un tutor porteño que aunaba a sus mayores conocimientos formales, mayores conocimientos de la vida práctica y la malicia humana: tenía no solo mayor formación académica, sino también mayor viveza, avaricia, pugnacidad, egocentrismo y maquiavelismo El tutor devendría Isidoro Cañones. Quinterno no tardó en convertir al cacique bonachón en millonario, poderoso estanciero, carente de todos los rasgos característicos de todo pirata del comercio: un Gandhi que nunca sufre preocupaciones por el sustento, una Madre Teresa manirrota, la prodigalidad pecuniaria encarnada en un San Francisco vernáculo. El formato permitirá aunar a la fuerza de un Ásterix sin necesidad de pócimas mágicas, el uso articulado de la lengua española, el empleo reiterado de los emblemas y símbolos patrios en los que no faltan ni la bandera, ni la escarapela, ni elementos de la gauchesca (discursivamente las interjecciones corresponden más al peón de campo que al indígena, incluyendo las boleadoras). Así como Wagner fundó un mito de origen teutónico ornamentando las áridas sagas germánicas con concepciones románticas, la gauchesca cuyos giros lingüísticos nutren a Patoruzú, fue inventada en la urbe por señores de doble apellido que posiblemente ignoraran rudimentos rurales (recordemos que el “Fausto criollo” habla de un overo rosado, especie que no se usa para montar). José Hernández no firmaba “Hernández Pueyrredón” lo cual no obsta que el “Martín Fierro” carezca de un origen auténticamente telúrico o popular. La historieta permite trascender muchas contradicciones en virtud de la ausencia de verosimilitud que se le exige de entrada y Patoruzú exacerbó esta simplificación evitando ahondar en rasgos distintivos, color de piel, atarse a determinadas características o multiplicar innecesariamente los entes. Su uso durante la peor dictadura como simpática mascota patria no puede imputársele a Quinterno, más que en el sentido de haber dejado un peligroso vacío en el contenido de la trama. Sin embargo la historia del arte nos muestra cómo a través de Rubén Szuchmacher la obra de Brecht “Galileo Galilei” que fue escrita como panfleto anticapitalista-levemente disfrazado de antieclesiástico-fue convertido en alegato antistalinista. Si bien el apoyo al golpe de Uriburu contra Yrigoyen no deja margen a ambigüedades, hay una lectura ingenua en la educación cívica del mensaje de Patoruzú y probablemente se apoyaran a través suyo ideales que nadie desdeñaría contextuado en ese marco.
La aparición primera de Patoruzú fue bajo otro nombre (Curuguá-curiguagüía) y en el espacio de la historieta “Las aventuras de Don Gil Contento” (ex “Un porteño optimista” de aparición en el diario Crítica, entonces dirigido por Carlos Muzio Sáenz Peña).
Una golosina popular de esa época, la pasta de orozús dio origen al nombre ahora eterno.
Al alejarse del diario de Botana, Quinterno vuelve a introducir en la historieta “Julián de Montepío” al indio güenazo al que hay que enseñar a usar la electricidad, los medios de transporte y todas las instituciones de la civilización, y que posee una cuantiosa fortuna en forma de monedas de oro, despertando la codicia de sus tutores. Pecará de ingenuo Quinterno como tantos le imputan, pero lo que denuncia con ingenuidad es el saqueo durante la conquista de América en nombre de la elevada cultura de la riqueza material que pertenecía a los indios.
Dante Quinterno visitó en 1933 los estudios Disney donde aprendió el sistema de sindicación para proteger los derechos de los historietistas. A su regreso intentó emularlo en “La Razón” que no vio con buenos ojos esta movida sindical de manera que Quinterno volvió a mudar sus tintas chinas de diario: pasó a “El mundo”.
Es allí donde se definirían los rasgos antes más desdibujados ( o para hacer un mal juego de palabras: que estaban “pintados”). Aparece Isidoro Cañones que nace, así como Atenea de la cabeza de Zeus, de una cigarrera de Isidro Batacazo recombinado con Julián de Montepío. Aparece el coloso y bobo hermano Upa, el bravo caballo Pampero, la coadministradota de la fortuna la tía Chacha, y Ñancul.
En 1936 la popularidad de la tira se elevó a una tirada de 300 000 ejemplares, páginas estelares y ediciones de antología “patoruzú de oro”.
El merchandising incluía almanaques, relojes, programas de radio, juguetes y muñecos. Se filmó un cortometraje “Upa en apuros” dibujado por Oscar Blota (quien luego fundaría “Satiricón”).  

A Patoruzú siempre l o encontraremos diciendo “¡viva la patria!” con expresiones híbridamente tomadas de heteróclitos campos linguísticos, tales como el guaraní (gurí, es el epíteto que reciben los niños), el quechua (amalaya, que equivale al “ojalá” cuyo origen es moro, que lo quiera Alá, tata que vale por padre) el lunfardo (Canejo que es una deformación del español carajo que designa la parte más elevada del palo mayor de un barco, erigido como sitio de castigo), el mapundungún (chei, que es un vocativo), los sociolectos del interior (ahijuna, que es el apócope de “Ah, hijo de una …”), latinismos (conchabo), africanismos (mandinga), arcaísmos españoles (patacones), chilenismos (Po), etcétera. 
No es imprescindible reconocer estos orígenes, así como no es imprescindible para disfrutar del “Chavo del 8” conocer el origen del hombre que vivía en un barril (el cínico Diógenes, un presocrático) ni saber que “Chespirito” es apócope de “Shakespeare”, ni descubrir que la música de la cortina del programa homónimo es una marcha a la turca de Beethoven. Pero resulta interesante enfatizar la mixtura con la que se engendró la perdurable pureza. Que el ser nacional esté representado por un crisol de lexemas metaforiza nuestra condición de inmigrantes exogámicos, cosmopolitas y extranjeros en nuestra propia patria.

Las historietas en razón de la sencillez de sus trazos podrían parecernos anteriores a los sublimes cuadros realistas de un Rembrandt, un Leonardo o un Van Eyck si la evolución de las artes plásticas correspondiera a una paulatina complejización, como se creía hasta Stephen Jay Gould que consistía la mismísima evolución de las especies. En “Homenaje biológico a Mickey Mouse” Stephen Jay Gould [3]se vale de un neologismo acuñado por el creador de la etnología, el premio Nobel Konrad Lorenz, la paidomorphosis, para establecer cómo con los años los dibujantes Mickey fueron suavizando del ratón para asemejarlos a las proporciones entre cabeza y cuerpo más propias de la infancia, así como Paturuzito e Isidorito, son la viva imagen infantilizada de Paturuzú e Isidoro. Konrad Lorenz, incluso para su estudio eminentemente biologicista había recurrido en su recorrido a la lingüística, al decir que ojos saltones, nariz aplanada, un cráneo grande, una cabeza redonda y sobresaliente producen una reacción precortical de empatía a nuestro sistema nervioso y que esto se ve reflejado en los nombres como el de ardilla (Eichhorchen, en alemán) y conejo (Kaninchen, en alemán) y todo aquel animalito simpático al que llamamos con un diminutivo (el sufijo “chen” en alemán sirve para apocopar, si bien, Mädchen, es muchacha)

Conclusiones: Hoy en día sabemos que Walt Disney era antisemita, pero ni siquiera Ariel Dorfman puede sospechar mácula semejante por parte de Tribilín. Los personajes de historieta al estilo de Patoruzú, que exaltan la ingenuidad no están enredados en el barro de lo fugaz. Son arquetipos platónicos, funciones, medidas de posición, significantes más que significados, categorías a rellenar con nuestra imaginería interior. Eso explica que bajo su poncho podamos cobijarnos todos de un plumazo, a saber, el de la pluma única de su vincha
Corpus: Hemos tomado referencias aunque finalmente las hayamos descartado del trabajo final de libros de crítica literaria de Michel Foucault, de Roland Barthes, de Susan Sontag, de blogs como http://patoruzu-web.blogspot.com.ar/2010/11/patoruzu-en-carnaval.html, links como http://es.wikipedia.org/wiki/Patoruz%C3%BA

Bibliografía
Gould, Stephen Jay, “El pulgar del panda”, Salvat, 1997, Barcelona
Steinberg, Oscar; “Leyendo historietas”, Estilos y sentidos en un “arte menor”, Nueva Visión, Lenguajes, Buenos Aires, 1977

Irlanda Libre

El hombre gatilla en su boca. Percibe la progresiva pérdida de conciencia. Se apaga. Despierta y está sujetando el arma con la mano derecha. Piensa que lo ocurrido fue un sueño, pero vaya que premonitorio, porque recuerda lo inútil de su existencia, acerca el cañón a su cráneo y pum. Una efímera sensación esta vez, como hundimiento, caída vertiginosa. Abre los ojos y el arma está en la mesa, junto a una carta. Desconfía. Mira el techo y prepara algún relato inquisitorio, un reclamo que no habla. No lee la carta. Toma el arma con la izquierda y se dispara en el corazón. Segundos pasan hasta dejar de existir, ve su vida mil veces y reflexiona en lo injusto que fue con alguno de sus seres queridos. Siente volar una mosca que se posa en su párpado, se levanta exaltado y fija la mirada en la carta, sobre la mesa. El arma no está. Toma la carta y la lee: “Morirás cuantas veces crea necesario, como parte de un experimento divino. Ruego sepas disculparme. Es por el bien de la humanidad”. Firma: “Dios”. En ese momento cae sobre su cuerpo la araña de cristal que cuelga en el departamento que habita en el centro de Budapest. Sufre los cortes y se desangra en unos minutos. “30 puntos” es la frase que forman los pixeles de un plasma lujoso. El pulgar canoso de la mano derecha presiona pause. Dios se levanta con un suspiro, desganado, va a la heladera y saca el flan con dulce de leche que en la víspera le preparó Gabriel. Vuelve al sillón y recupera el joystick de entre las nubes que usa de almohadones. Piensa otra posible combinación, se considera poco creativo, siempre elige arma y depresión, accidentes cerebrovasculares sin causa aparente, desnutrición infantil o guerras egoístas. Siempre intentando la moraleja instructiva, las señales para el perfeccionamiento de su especie preferida. Pero con la araña siente que mejora en el juego. Aunque se reconoce lejos del pope carmesí con cola, verdadero creador mortuorio, artista de la defunción. Dios piensa con pesadez. Come flan. Toma Coca y eructa un Tsunami como sin querer. Poco esmero. “Menos cantidad y más calidad Barba” se dice balbuceando, mientras que recostado se queda dormitando futuros de otros planetas menos interesantes.  






Hace rato queria hacer un comentario sobre el punto 12 de este reportajete a nuestro estimado profesorete, y me salió este mini ensayo de reflecciones que comparto con uds. exponiendome a sus abucheos

Saludos

OScar S.



Los temas prohibidos del Humor



Recuerdo que el 11S, en plena conmoción e incertidumbre por lass Torres, tan solo una hora después del atentado recibí un chiste por email, de una abuelita dándole de comer al nietito haciendo avioncito con la cuchara, ante el espanto del púber que veía los 2 aviones a punto de estrellarse contra su ventana. Lo primero que pensé fue “que hijos de puta, como pueden hacer chistes con esto”. Al cuarto mail de ese tenor, ya los estaba reenviando. Descubriendo que no hay temas tabúes para el Humor.

Mi ejemplo canónico es “La Vida es Bella” donde se trata  con humor la tragedia del nazismo y los campos de concentración, aunque no está claro si los burlados son los judíos o los nazis. De todas formas, es un ejemplo claro de que no hay temas prohibido.
O tal vez sí.

Hoy no podría aceptar un chiste sobre la hija de Pampita, aunque reconozco que cuando murió una de las mellizas Nu y Eve yo mismo elucubré “ahora las voy a poder diferenciar”. Y creo que hasta podría llegar a hacer un mofa con Maru Botana del tipo “yo tengo solo 2 hijos porque teniendo muchos siempre alguno lo perdés” pero me autocensuro y evito el explícito “se te muere”.

Sabemos que abundan chanzas sobre tragedias sufridas por judíos, negros y discapacitados. Y también sobre personas ( esto es una chanza ejemplo)

Pero misteriosamente hay un tema que ha sido vedado para el humor: los desaparecidos. Tal vez el único chiste (involuntario) al respecto fue el iniciático “por algo será”.

En lo particular, siento por la desgracia de los desaparecidos, la misma consternación que por un torero o corredor de Fórmula 1 accidentado. Dicho de la manera mas suave posible, digamos que se tratan de tragedias previsibles. No digamos cruelmente que merecidas. Recuerdo allá por los 70, mi madre advirtiendo a mi hermano, alumno del Buenos Aires, sobre la peligrosidad de… ¡usar barba! No es justo su destino, pero no son (salvo excepciones) totalmente inocentes. Sabían a lo que se exponían. Escribieron algunas letras de su destino final

O sea, ¿por qué tan excesivo respeto y solidaridad por los desaparecidos con nuestra abstención humorística sobre su tragedia, siendo que casi todos ellos han elegido el camino que los condenó?
¿Por qué merecen mas conmiseración que otros inocentes caídos en desgracia?

Intentemos animarnos diciendo que los desaparecidos, cuando compran un auto, preguntan de cuantas plazas es el baúl. O que su canción favorita es “Yellow Submarine”. ¿Es mucho peor que decir que los nazis enterraban a los judíos con el culo para afuera para estacionar sus bicicletas?
Inclusive recuerdo algún chiste sobre la desgracia de Malvinas, del tipo “¿Cómo hubieran hecho los gallegos la Guerra de Malvinas?”. “Igual”. O aquel que veo ahora en Google “Los argentinos no perdimos la Guerra, salimos subcampeones”.
Pero flor de escandalete se armó cuando Berlusconi dijo "Eran bellas jornadas, los hacían descender de los aéreos".
Conocemos este:
 - Mamá, como se me ve este vestido ?
y la Mamá le dice - Muy bien hija te tapa toda la silla de ruedas.
Doble sadismo, burlarse de una discapacitada y encima siendo niña inocente. Pero nadie se ofendió ni dejó de festejarlo.

¿Por qué los desaparecidos tienen inmunidad chistológica? Pienso que porque en Argentina se toma esa tragedia, como un orgullo. Hay mucha gente que los sigue tratando como héroes, luchadores, anti-imperialistas o distintos panegíricos que prohíben a la sociedad mofarse de ellos.
No es mi intención juzgar a las víctimas ni victimarios de las desapariciones. Solo proponer que tratemos a los desaparecidos, de la misma forma que lo hacemos con las víctimas de las discapacidades, del racismo, del holocausto y otras desgracias. Aunque sean menores como los cuernos, el alcoholismo (de borrachos) o la ignorancia (de gallegos).

Y no propongo tratarlos con conmiseración, misericordia o compasión. Propongo que nos animemos a mofarnos de sus desgracias, que no es otra cosa que ejercer el Humor Negro democráticamente sin discriminar a ningún caído en desgracia y poder burlarnos de todos por igual.
 Hola Oscar, coincido en general y me gustó tu propuesta de tratar(nos) a todos los desgraciados y desgraciadas (o era al revés?) por igual. Pero no coincido en eso de que casi todos los desaparecidos sabían a los que se exponían o elegían su destino. Yo creo que en contextos tan caprichosos como una guerra o una dictadura es muy difícil elegir destinos.

Por otro lado, no hace falta saber si alguien elige o no su destino para hacer humor. Excepto que el humor quiera ser usado como castigo, claro.


Así que yo dejaría este aspecto de los desaparecidos a dios, para que los juzgue él mismo... si los encuentra.


Saludos,

Julieta

Hola Julieta,



Respeto tu opinion de los desaparecidos y no tengo intención de discutir el tema porque terminariamos poniendonos serios (o enojados) que no es el tema que nos convoca.

Yo digo que la tragedia de los desaparecidos deben ser tratada IGUAL que la de los lisiados, segregados, discriminaos, genocidiados, discapacitados.
Y debemos tratarlos con el mismo respecto, solidaridad, misericordia... y sentido del humor.
Como diria Kris: "Chistes y gastadas y mofas para Todos y Todas"

Un beso

OScar S.
 
Crítica

“Dos enanos, un pan de manteca y un ventilador de techo”

Se estrena mañana en nuestro país “Dos enanos, un pan de manteca y un ventilador de techo”, opera prima del joven director senegalés Tufí Memé.
Frolo es un joven enano, oriundo de Berazategui, al que un pan de panteca “La Paulina” le revela, entre tostada y tostada, que fue separado al nacer de su hermano gemelo, que vive en una tribu en Burkina Faso.
Nos encontramos frente a un conmovedor relato de amor fraternal y autosuperación, iniciándose la odisea de nuestro protagonista en el microcentro porteño con un primerísimo primer plano de Frodo intentando conseguir francos de la comunidad financiera africana … blue.
La escena más conmovedora es, sin dudas, la de Frolo irrumpiendo en la tribu burkinesa, envuelto en la bandera de Banfield al grito de “a mi hermano voy a encontrar para al Taladro ir a alentar”.
El rol decisivo que cumple en esta emotiva epopeya el ventilador de techo enunciado en el título es una deliciosa sorpresa que el espectador deberá descubrir por sí solo.
La recomiendo.
 yanina

(Consigna, “Adán y Eva” de Mark Twain y el texto sobre el amor de Stevenson)

 

 

REAL LOVE


(AL PRINCIPIO)
(Se escucha muy bajito las primeras estrofas del bolero “Te extraño”, de Armando Manzanero)


(ÉL)

I.

A sus anchas, me cala de nuevo los huesos con esa mirada fría. De un humor de perros sin ser perra, parece avisar: “Yo no te conozco de nada” y “Te voy a matar igual”.

II.

Y lo reconozco sin que se me mueva un pelo. Porque, en esta situación, cada partecita ínfima de mi cuerpo no puede sino expresar la verdad más absoluta.

Ella ha conseguido lo que toda mujer pretende: poner a “su” hombre entre las cuerdas, de modo tal, que la única salida hacia algún tipo de existencia honorable (o de existencia a secas) sea la imperiosa, insistente, determinante necesidad de decir la verdad.


III.

De poco han servido mis encantos.

De nada ha valido tratar de hinoptizar esos ojos múltiples y hacerle morritos al mejor estilo pelotudo para decirle: “Yo te amo múuúuuuuuuúuuuuucho”.

Para una mierda. Para eso ha servido este amor desplegado por mí en defensa propia, es verdad.

Por eso he gritado en estas mil noches de encuentro. Por eso le he abierto finalmente mi corazón.

IV.

Hay infinitas razones para el amor y una muy plausible es el “miedo a la muerte”.





(ELLA)

I.

Dice que me ama de cagón que es. De humano que es. De hombre que es. De desnudo que está.

II.

Y, sin embargo, yo deserté entre esos ojos azules, aunque sólo fuera por un intangible segundo.

El amor es verdad.

La entrega de mi víctima propiciatoria. La hostia que da sentido al ritual archirepetido del afecto.

Frente a la muerte, él me elige a mí.

Y, atado a mis velos, grita casi inánime: “Te amo múuuuúuuuuucho”.

IV.

Es verdad que tuerce un poco la boca, que se lo ve un tanto blancuzco y miserable así desnudo y flaco de tantos días de ayuno.

Pero, no sé por qué, ha tocado mi alma, el alma que muchos no creen que tenga.


(EL DESTINO)

I.

El destino, esa ave impávida, que como todo pájaro de porquería come de todo -sushi o basura, le da igual-, es quien forja nuestro porvenir.

II.

Cero espíritu. Cero compasión. Cero felicidad.

El pájaro del destino es tan puto como las palomas y tan solidario como Drácula con sed frente a una hermosa garganta virgen.

III.

Crápula de las esquinas, a risotadas viene danzando como un niño mentiroso, mientras entona su jodidita canción.



IV.

Ese día, un lunes, a las tres en punto de la tarde, la araña se cansó del hombre.

No le importaba ya ese corazón que había gritado una y mil veces su querer.

No hizo caso de sus lágrimas suplicantes en sus ojos azules, ni de sus azules lágrimas en ojos suplicantes.

V.

Sostuvo la cabeza entre las dos patas delanteras, mientras con otras dos le daba palmaditas en la espalda y con otras dos más acariciaba su rostro.

Finalmente, usó el último par de patas para meterla de un bocado en su peluda boca.

Después, se la tragó.


(AL FINAL)
(Se escucha fuerte la voz de Armando Manzanero interpretando las estrofas finales del bolero “Te extraño”)
Olga

Diario de Zulma Love y Richard Dick

En los temas del amor

me  confieso con la habilidad

de un rinoceronte en el agua
(Roberto Galán)
Si dejáis de odiar dos años,
amarás toda la vida (Louis Barrionuever)
Departamento de un ambiente en un octavo piso, con ventana a patio interno. Persianas bajas. En la pared empapelada, un cuadro de una playa al amanecer, de esos cuadros con colores vivos de los que nadie se interesa por saber qué lugar del mundo intenta retratar. Enfrente, una cámara apoyada en un trípode, a media altura. A su izquierda una silla playera y un papel adherido con cinta al respaldo. Dice Zulma Love. Como otro ojo junto a la nariz, la silla que dice Richard Dick. Ambos nombres escritos en birome azul con letras rellenas. Un reflector en lo alto que apunta a una cama. Una cama de dos plazas con sábanas rosas y desgastadas. Sin almohadas. Cuatro personas. Una operando la cámara mientras fuma. Otra, fuera de la luz, conversando a la distancia con las dos restantes. Éstas, junto a la cama, paradas una a cada lado, como esperando. Acción.
Richard Dick
Otra vez sin argumento. Sin la sucesión de hechos ficticios, que aunque simples, predecibles y vulgares, preparan de alguna manera el climax que me deja hacerte legítimamente mía, como si te enamorara a primera vista en una heladería o en un restaurant, y te invitara a mi casa a pasar un domingo donde no hay nada que hacer salvo amarnos; pero no, el director me habló del sexo como la mercancía del siglo XXI y la no contextualización de las escenas que permite exportar los films a lugares remotos. ¡Acción! dice el mercenario del amor, maldito. Pero vos concentráte Riki, porque si no, no podrás lograrlo y te pagan por escena. “Hola” te digo con la mirada. Empiezo a rosarte despacio mientras vos seguro te sentís la geisha más deseada, en trance por el poder sexual que dan tus pechos de algodón suave y tu trasero esculpido, ante la platea virtual de desesperados fieles que vía web te adoran. Acaricio tu pelo sedoso y el director se impacienta, pide fase 2. Ay! que infeliz de mí! Si el amor no es una escalera maldito, sino una montaña rusa en el continuo del tiempo, relativo, vertiginoso, con picos y mesetas moldeados por la ansiedad, el deseo, lo que se dice y lo que no se dice. Quisiera pintar tu cuerpo de besos antes de recitarte poemas con la lengua, allí en tu sexo, Emilia de mis sueños. Sé que te llamas Emilia, algo que yo solo sé, nuestro pequeño secreto que la cámara no percibe. También sé que al pasar a buscar a tu hija por el colegio evitás las charlas con las otras madres, los actos patrios, las miradas masculinas al notarte naturalmente atrevida, y eso que te incomoda hasta necesitar la fuga, esa presencia de tu profesión en el aroma de tu piel mil-olores, en la ropa desalineada y escaza, en los modos, en el saludo excesivo, en el sentir que cada movimiento tuyo es una provocación involuntaria, que te resignas a controlar. Sé todo esto porque me lo contaste en el bar de Cerrito después que filmamos Verga mortal 4, con aquella escena donde se prendió fuego el decorado, ¿te acordás? Qué susto, justo cuando estaba por terminar en tu dulce boca después de una escena que recordaré siempre. Pero concentráte Ricardo, estúpido enamorado, si no, no podrás lograrlo y el maldito productor paga por escena.
Luego de treinta minutos…
Ni el coro divino de todos los ángeles del cielo pueden musicalizar la pasión como lo haces tú, hermosa Emilia, cuando sientes que vamos llegando juntos al final, que esta aventura desenfrenada culminará como siempre, con tus dulces labios recibiendo mi amor espeso y único. Luego te sientas en tu silla, distraída, aún desnuda y despeinada, y prendes un cigarrillo mientras te acuerdas de algo que yo quisiera retener y admirar como a una mariposa entre las manos, tan bella e insondable tu intimidad. En silencio te contemplo desde la cama, agotado y algo satisfecho, mientras el director me felicita con palabras groseras y el camarógrafo se dirige al baño como suele hacer siempre después de terminar un film.
Zulma Love
Mejor así, que tanta cháchara, vamos a los bifes y listo. Si total este calentón no aguanta ni quince minutos, tengo que regular porque si no el gil nos caga la peli. Es un pedante este tipo… decí que porta carabina, podría buscar petróleo en los Andes. Sino no existiría el pobre. En esta industria el tamaño vergal es lo equivalente a la capacidad actoril. Ya le dije que no me diga más Emilia, Emilia no le calienta a nadie, me quiere cagar la carrera el boludo. Si no me hubiese puesto en pedo esa noche de Verga Mortal 4… no sé qué boludeces le dije. Al otro día vino con un regalo para mi hija, una muñeca, siendo que tiene 23 pirulos y vive con el padre desde hace 9 años en Puerto Madryn, y no la veo más por suerte para mí... y... sobre todo, para ella. Pero claro, que una mina como yo se vaya con un tipo una noche que hubo algo de charla confunde, alguna confesión y se creen los salvadores que rescatan a la pobre chica del mundo bajo y miserable, para hacerla reina de un hogar, meta plancha, cocina y a parir, y a mí con esa historieta no. Habrá que acelerar este trámite así nos garpan y listo, a otra cosa. Y vos dale con la caricia, que me oles el pelito como si fuera un sahumerio, que el susurro cuando escondes tu cara atrás de la mía donde el plano no llega, tu respiración pesada, que Emilia de acá, que Emilia de allá. Ya le dije al dire que no me ponga más con Ricardo, pero dice que hacemos una pareja bárbara, ja! me gustaría que este pesado se lo coja a él, ahí vería lo que es aguantarlo… eso sí que lo disfrutaría… yo ahí diciendo como una boluda “ahora fase 3” “ahora fase 4” “dale amor querida, mueva el cogote” “no se me quede pibe, vamos que llegamos”, que laburo fácil el tuyo, pescado. Vamos Ricki, no le demos bola al payaso este y terminemos con esto que ya me aburre, no por vos, quisiera que lo sepas… Quizás me dedique a otra cosa, esta quizás sea mi última película sabés?, no me quedan ganas che… ya estoy cansada de gritar vocales como en una ópera, de que ingresen las más diversas cosas por agujero tenga mi cuerpo, de recibir lactosa hablando como una nena, de bancar sementales de cuarta, de que me paguen por escena acabada… Terminá Ricky de una vez. Gracias. Hoy me trataste bien boludito, hasta me da risa la forma boba en que sé me estas mirando ahora, mientras me tiro en la silla y prendo un pucho; no sé, por ahí hoy hasta te dejo llamarme Emilia… no sé.
Iván   

(...)me preguntò mucho acerca de vos, de què trabajabas, por què habìas decidido enseñar humor y percepciones que yo tengo de vos como profesor y escritor, èl tambièn las tiene.

Me dijo, es un genio, yo estoy impresionado con todo lo que ha leìdo ese chico, y còmo sabe expresarlo y su memoria.  Tiene algo muy bueno como profesor para no bloquearte, que no es invasivo, no quiere definirte su estilo ni imponerlo y te da muchos recursos.

Le comentè de tus cursos, el de los viernes, de los mièrcoles  y va a tratar de organizar sus mèdicos para ir...papà en el SAn Josè??!!

Y hablando de eso le dije que para mì tenès que dar cursos en las empresas tipo workshop semanales y me dijo SI! eso tiene que hacer, de 1 hora y cuarto, de 2 a 3 y pico, que es la hora del bajòn en las empresas, en los bancos, serìa muy bueno.  Él trabajò casi toda su vida profesional en bancos, con lo cual confirmò mi percepciòn de que serìa un buen nicho ese formato.  Y dijo, este chico tiene todo para explotar, es muy bueno...tener tiene todo, despuès la vida se encarga de cagarte todo, como a mì, ese es el remate pesimista de mi viejo pero lo dijo con una sonrisa con lo cual es un cambio importante...
... Qué grande Vero, un mail referenciando sus tetas. Eso es algo que nunca sabré qué tal se siente. Ahora recuerdo que los malditos de la secundaria también me decían prócer olvidado: porque no tenía busto...Vale
Querida Irene: tu relato me dejó pensando. Es cierto que Dios se espantó de lo que potencialmente podía ocurrir con las cavidades, pero como bien dices, luego se fue confundido, porque entendió que era una pura cháchara mailística. Infiero que reclamás acción. Ejecutamiento de las órdenes del nuevo seminario superador al de Monjes Hermanados en la Castidad Simplificada. Saludo y Celebro tal pedido, si es que efectivamente es el dicho, no quisiera malinterpretar tus sentencias.

Solo una aclaración, que me toca, y cómo: no pedí eliminar toda referencia al pecado cristiano (ya que lo considero el jugo de la vida), sino al pescado cristiano (el Papa o Aníbal Fernandez, según la acepción que elijamos).  

Gracias por tus vocales, consonantes, signos de admiración y pregunta, espacios, tildes y comas.
Tu fiel lector y admirador, el que mira todos los miércoles ese primer pupitre de la derecha con melancolía, imaginando tu silencio crítico mientras un semi-pelado habla de irlandeses:
I Doble V (todo extra large).

pd1: que bueno que lo del geriátrico sea transitorio, creo que te queda mucha tela por cortar (y volver a tejer para volver a cortar).
pd2: cuando te canses de David me podes llamar, no tengo blackberry pero me importa un carajo la historia.

Hola a todos, es la desaparecida de la semana pasada, sentada en la pc con fiebre para mandarles unas cosas que se me ocurrieron escribir (yo culpo a los delirios y alucinaciones que causa la fiebre a veces, es bueno tener una excusa como esa de salvavidas por si no se rien). Vi que mandaron muchos mails los cuales debo admitir que no lei, otra vez culpo a la fiebre...

Lo mismo pasa con las palabras en japones, todo es culpa de la fiebre, encontre solo una:
"emoi"
"e" de "eroi", se traduciria como "erótico"
"moi" de "kimoi" (que en verdad viene de la frase "kimochi warui"), se traduciria como "desagradable" o "asqueroso"

Jamas entendi eso, es tan erotico al punto de ser desagradable? O es desagradablemente erotico? La verdad no lo se
Todos sabemos que en el descanso eterno también hay burocracia, asique hay que ponerle la mejor onda
Algunos grabados de lápidas:
“Quiero nicho presidencial”
“Me siento encerrado”
“Pagaron tanto por un pedazo de madera” , el incómodo
“Basta de flores que soy alérgico”
“Así no vale, yo quería ataúd rosa”
“Mira ahora me visitas más seguido”
“Extraño mi tv”
“Al fin libre de exámenes”, el estudiante

Una señora llora con sus hijos frente a una lápida en la que se lee: “Familia, los extrañaré por siempre”. Más allá de la pérdida, la mujer está feliz por las últimas palabras que eligió su esposo En un momento se le acerca un hombre y le dice: –Señora, se equivocó de lápida, la de su marido está al lado
Asombrada, la mujer se corre para ver la lápida en la que está escrito: “Al fin la muerte nos separó”

Algunas siglas:
Q.E.P.D.: Quería Escribir Para Decir: “al fin soy autor!” (de mi lápida)
Q.E.P.D.: “Qué Está Pasando? Dígame”, el confundido
R.I.P.: Espera que no entiendo inglés
BBVA: Banquenos Bancos, firman Varios Argentinos (con necesidad de dólares)
Ante una emergencia de riesgo de vida llamá al SAME (Sos Ateo no? anda a esperar a que llegue el MEdico ahora)
LG: Life’s Good (para los accionistas)
LG: Luego Garpás (como un hijo de puta)

–Cómo se llaman esas cosas donde poner la primera letra y formas una palabra? –Siglas –No, no quiero seguirlas, quiero saber cómo se llaman
Este texto es para quiénes no pueden abrir los archivos adjuntos. Finalmente logré deshacerme de Cristóbal Colón y de su mujer Felipa Perestrello, muerta en forma aproximada en el año 1496. Nunca le fue declarada la muerte absoluta, pues cuando fue vista tiesa, pálida y con aspecto de muerta, se esperó una semana y se pesó el cuerpo. Los doctores de la Universidad de Salamanca, encontraron que pesaba lo mismo, por lo que se supuso que su alma no había ascendido. Esos casos fueron frecuentes y nunca sus herederos pudieron hacer la sucesión, pues las autoridades eclesiásticas que certificaban la muerte, presuponían que su alma, permanecía en su cuerpo. Quedó así abierto un expediente, a la espera del decreto de su muerte absoluta.
David
Nota: Con Fulanita Cosme, llevo unos 35 años de casados en primeras nupcias. Hemos preservado nuestra intimidad, para evitar situaciones ajenas al objetivo del curso de Eme Be.

Dios, Nuestro Señor, cansado de tanta eternidad que lo rodeaba, programó cuidadosamente una escapada de fin de semana para holgazanear en La Tierra. ¡Necesitaba del humanismo! Pensó en algún lugar, y como destino, finalmente eligió uno en el que reinaba una “Presidenta Mujer”. ¡Tanta suerte tuvo, que la Presidenta también era Diosa!, Además le gustaban los sermones y hacía uso de las largas cadenas. Para muchos, ¡algo había entre ellos!

Esta mujer ya había tenido un primer intento de acercamiento con el Señor. Esto quedó muy claro cuando advirtió a su pueblo con la cadena sobre la conveniencia de temerle a ambos. Se llamaba Ce Efe, viuda de Ene Ka. Esa norma de usar las iniciales de los nombres era una de las tantas que regían en esa nación.

Sin embargo Dios siempre fue algo bohemio, y sentía atracción por todos esos lugares con rarezas que estaban en los rincones de su universo. A pesar de su apuro por los preparativos de las cortas vacaciones, atendió todos sus asuntos celestiales y nunca dejó de leer sus centeneras de millones de correos electrónicos pidiendo ayuda humanitaria. Fue así como Dios descubrió que en ese lugar elegido había algo interesante para hacer. Leyendo varios correos, entendió que en ese lugar elegido funcionaba un santuario en el que además de dictarse cursos sobre las diferencias entre el Vacío Absoluto y la Nada, estaba surgiendo un pastor carismático, que era conocido como Eme Be. Algunos discípulos, directamente lo consideraban un profeta. Eme Be, como todo buen pastor, hacía de todo. Explicaba a su grupo de seguidores el arte de ser bombero, la forma adecuada de ponerse las sandalias franciscanas, leía relatos que protagonizaba el aire comprimido y a las señoras gordas les enseñaba cómo usar el modelo de corpiño para contrarrestar los efectos de la ley de la gravedad.
En el inicio, el grupo de fieles seguidores fue un tanto heterogéneo ya que estaba conformado por todos los géneros inventados. Estaban los machos y hembras puros, los monosexuales, los heterosexuales y los post-modernos. No faltaban los masculinos negativos y las femeninas positivas. Se integraron al grupo algunas divorciadas y algunos solos. Como ninguna identidad faltaba, había también ancianos, que la mayoría creía que pertenecían al grupo de los asexuales. En resumen, se establecieron buenas bases para armar una sana comunidad.
Entre sus fieles integrantes estaban los militantes Pe Be, O Ge, Ve A, Ve Ce Hache, De Ka, Hache Jota Eme, Efe Ele, Ese Ce, I Doble V y otros. 
En el grupo, Ve Ce Hache, se destacaba, casi igual que Pe Be. Todos dicen que la virtud de Ve, consistía en hablar de sus tetas pero negarse a mostrarlas.  En cambio, los que conocen a Dios en la intimidad, dicen que se decidió por el lugar que finalmente eligió después de leer los correos de Pe Be y Ve y entusiasmarse como los humanos. También algunos insinúan que Pe Be, tuvo una charla apartadita con Dios, y le expuso su situación. Dios que es privado. Nunca habló del tema, y el asunto patrimonial o matrimonial de Pe B pasó a formar parte de un nuevo misterio religioso y hoy está propuesto para ser considerado como dogma. Tampoco se sabe si Dios, le vio finalmente las tetas a Ve.
Estos feligreses estudiosos, aspirantes al doctorado en Teología del Humor, iniciaron su sacerdocio formulando teorías sobre las prominencias y las cavidades humanas. Sin embargo, desde el principio, una extraña fuerza virtual les impedía verificar sus hipótesis en la práctica. Con la diversidad de géneros que había en ese templo del saber, pensaba el Señor, había más que suficiente elemento humano saludable como para dedicarse a habilitar el servicio de trabajos prácticos.
Cierta vez, reunidos en Concilio, por las enseñanzas de Eme Be decidieron iniciarse y vencer a esta mal llamado “impedancia”. Lo primero que hicieron fue formular nuevos votos de Castidad. La simplificaron y quedó casi nula. Y así fue como pasaron a ser La Orden de los Santos Monjes Hermanos Devotos de la Castidad Simplificada , todos confederados para pecar sin culpas ni miedos cristianos. Al poco tiempo, todos se fueron liberando y llegaron a intercambiar fluidos.
Después de un tiempo, todos siguieron unidos en Comunidad con el Profeta Eme Be, en Sacra Armonía Ilimitada. I Doble V, a quien le gustan los nombres largos, propuso, eliminar toda referencia al miedo, al temor y al pecado cristiano, y dejar de lado ese nombre de Monjes Hermanados en la Castidad Simplificada. Dios no pudo quedarse a participar de este nuevo seminario. 
Dios, que finalmente conoció todas las vicisitudes, pasadas y presentes de este grupo de devotos simplificados, sencillamente se espantó. También se le terminaba el fin de semana-
Fue una de las pocas veces que Dios se confundió. Se dio cuenta que con correos electrónicos solamente, no se llega a la consumación.
Sacó su celular BlackBerry modelo BB Sky. Llamó a Ce Efe viuda de Ene Ka, y le propuso directamente sin titubear: ¡Hola! ¡Querida Presidenta!, te habla Dios: ¿No te gustaría tener un Servicio con el Señor?
 
CAPITULO 1



Introducción al humor Von Brueriano

El verano en Buenos Aires, en general transcurre con agradable quietud.
Pocas personas viajando en el subte de la línea “D”, restaurantes y pizzerías semivacías que permiten disfrutar una cena al aire libre;  la esperada brisa del río que acaricia el caliente concreto de la metrópoli. Durante la tarde, deambular en la búsqueda  del furioso aire frío del acondicionador; también están esos otros días con cortes de energía eléctrica, los que no se puede circular por las calles debido al temor de que la suela de los zapatos queden pegadas a la mezcla de cemento, brea y adoquín.
Calor interminable, calor incesante, calor de mierda absorbido durante el interminable día y luego ser emitido,   desde las profundas entrañas de la ciudad,  con sola finalidad de  torturarnos hasta altas horas de la noche.
Todo se transforma en una agradable rutina. Movimientos lentos, charlas con amigos que reencausan viejas conversaciones inconclusas, armoniosa música en algún incómodo auditorio, las copas del espumante golpeando suavemente entre sí, permitiendo que nuestra boca deleite el fino burbujeo de las miles de burbujas que explotan en ella.  Sexo con pasión, sexo con deseos o simplemente cuando se puede: sexo. 
Hace unos días recibí un mail informativo que cambió mi cotidiana rutina;  un curso que  creí me serviría para mejorar las aspiraciones de cuentista; se iba a dictar en el Centro Cultural José Peretz, su título: “Como hacer humor con palabras”. El programa proponía un taller de lectura divertida y de escritura inesperada, “Acercamientos iniciativos a la comicidad escrita acompañados por Martín Von Bruer y otros ridículos invitados”.
-¡Qué bueno!- exclamé, y agregué exaltado – ¡Martín Buber! , vale la pena por el solo hecho de conocer a semejante personalidad de las letras y el humor-.
Mi alegría se desvaneció cuando me dí cuenta del equívoco, creí erróneamente que se trataba de Martín  Buber, pero al instante comprendí que era imposible que el recordado escritor y filósofo estuviera dando clases de humor, aunque solo sea como un mortal fantasma.
El exceso de entusiasmo hizo que se produzca el error de lectura, en realidad lo dictaba ni más ni menos que el ignoto y  misterioso profesor Martín Von Bruer.
Averigüé que el apellido Bruer es  de origen argentino- alemán y además judío, -Que combinación interesante y adecuada para su profesión- se me ocurrió razonar.
Busqué mas datos por Internet y según el mismo  describe en la propia página Web, es columnista de la honorable revista D'modeé, ocasionalmente colaboracionista del pasquín izquierdista berlinés Taz, que agita el sucio trapo rojo, es ingeniero en Letras y Licenciado electrónico y ha publicado bajo diversos pseudónimos obras de una excelencia y refinamiento de la reconcha de Dios. Pelado de nacimiento y traductor políglota domina fluídamente el español, el paraguayo, el colombiano, el chileno, el cubano, el venezolano, el dominicano, el barilochense y el alemán. Dicta clases de ésta, la lengua de las teutonas, en diversas instituciones (entre ellas la Universidad Caótica) donde logra combinar el humorismo con el rigor etimológico, siendo amado por sus alumnos y sonreído por sus ruborizadas alumnas. Logra hacer reír hasta a las piedras con una variedad de registros desopilantes que lo convierten en sociólogo hilarantístico por descubrir características identitarias en razón de los variados objetos de comicidad respectivos. Está llamado a ser un gran escritor, pero nunca contesta los llamados. Aseguran que es un tipazo y un pitazo aunque no parezca ni lo uno ni lo otro....
-¿Tendrá que ver con los Von Bruer  de Punta del Este?, -,  agregué a mi pensamiento una tonta curiosidad, no esperé una  respuesta porque nadie me escuchó y además no conozco persona alguna de apellido Von Bruer en esa ciudad balnearia.
Mi único  deseo ferviente era que el profesor no sea un shlemiel (persona torpe e inepta).
Sin saber con precisión el programa del curso, pero con el gran instinto que me caracteriza en ocupar mi tiempo libre, me presenté...
 Entramos al recinto del primer piso, el calor sofocante y húmedo casi me hace desistir, pero algo en mi fresco interior me ultimó ingresar.
La gran aula  estaba aireada con un enorme ventilador de pared que emitía un ruidoso y constante barullo.
Martín Von Bruer, el profesor en cuestión, desubicado para la docta ocasión, se presentó ante nosotros sus alumnos en ojotas; la primera impresión sobre los salientes apéndices  de los pies fue de shmutzike (un poco sucio), al instante como si me hubiesen leído el pensamiento, los dedos gordos y los pequeños meñiques de ambos pies se quedaron tiesos, inertes y con transmisión de ondas de tele-dedopatía difundieron: - pelotudo, shmendrik (imbécil o estúpido), ¿pretendés que nos limpiemos con un shmatte (trapo de baja calidad) cada vez que nos miras? -.
Sin dudas comprendí que la relación con el educador sería mágica y controversial.
El se plantó firme relatando algunas breves credenciales sociales académicas generales y las específicas razones autobiográficas que lo convertían en apropiado para impartir estas lecciones.
Contó del apuro por llegar en horario pues venía de  llevar a su hijo, el pequeño Voncito  Bruer,   a la adaptación del jardín y agregó que después de recibir piropos por las calles por la belleza y simpatía de su hijo (una señora entrada en años le dijo que va a ser un afilador bárbaro, cosa que el le cuestionó porque esperaba que tenga una educación universitaria), y así arribó a la nueva sede del Centro Cultural José Peretz con suficiente antelación como para hacer el reconocimiento de terreno. 
Terminó diciendo que su sensación era que el grupo estaba muy bien predispuesto y que a la postre el usual índice de deserción no iba a ser el dessert que oficie de frutillita de la torta. Creo que de entrada nomás quiso darnos una pedante impresión sobre el uso y ductilidad de palabras, sin lograr el efecto deseado.
Quizá por su prematura gran calvicie o por su forma de expresarse corporalmente lo asocié con Sebastián Wajnrech, -¡si!- me dije, -es el hermano que no comió la sopa del famoso conductor, ¡son muy parecidos!, y tal vez, solo tal vez los tres simpaticemos con el glorioso club Atlanta-.
El profesor parado frente a los alumnos continuó luego con humorísticas frases que llegaban a mis oídos en forma  débil, la  tormenta de viento artificial las alejaba y  las volvía a acercar.
Nos confesó cómo perdió la  nacionalidad alemana para votar a De la Rúa, y cómo en la embajada alemana le dijeron que nacer allá de nada valía porque “si un gato nace en un horno no es un pan”, el creía  que consideraron suficientemente absurda su idoneidad, o quizá  idónea su  absurdidad. 
Se apresuró a aclararnos que el curso no buscaba formar admiradores o discípulos de sus limitaciones estilísticas. Nos dijo que si bien el era muy partidario de las malas palabras, por ejemplo, no pretendía imponer su estética, que lo útil era que cada uno se apropiara de herramientas para ahondar en su propia autorredención resemantizadora.
Empezó entonces la habitual serie de presentaciones de los alumnos que continuamente interrumpía, según él,  para descontracturar la estructura esperable y para poner a prueba la capacidad de atención y el interés del alumnado...

10 comentarios:

  1. Anónimo5:59 p.m.

    Martin mil gracias!!!

    Lo voy a leer muuuy tranqui...mientras me tomo el vino amalaya jajaja

    Saludos!!
    vickk

    ResponderEliminar
  2. Anónimo6:08 p.m.

    Otro si digo.
    Concluida la leida, concluctura la lectura, acoto
    . Konrad Lorenz, incluso para su estudio eminentemente biologicista había recurrido en su recorrido a la lingüística, al decir que ojos saltones, nariz aplanada, un cráneo grande, una cabeza redonda y sobresaliente producen una reacción precortical de empatía

    Casualmente, tras Caloi, me quede pensando en Clemente, Matias, Gaturro,Bob Esponja y Simpsons con ojos grandes, aunque no se me ocurre contraejemplos de historietas de ojos chicos. Desde Astroboy y Meteoro a Goku, los nipones capones del anime insufrible de animacion rebasica,con dibujos de movimientos minimos, nos impusieron esos ojazos estrabicos con un reflejo cuando necesitaban iniciar un lagrimeo. Seguramente alguien le dijo a un dibujante Tanaka: "che, dibujate con rasgos occidentales para venderles los anime a los yonis que hagan desenfreezar a Walt". Y asi como nosotros diriamos "un ponja hacelo con 2 rayitas de ojos chiquitos" ellos exageraron nuestra diferencia antropomorfica con esos arcos iris y pupilas de escuela.

    Seguramente los depravaditos freudianos nos vendran que simbolizan senos, como ya vieron testiculos en las cuencas de Edipo y Melanie vendra con el ojo bueno, ojo malo de Popeye, que desde el nombre ya es un emblema de la teoria de ojaldre aca expuesta y representada en nuestras pampas por Anteojito ( mas Antifaz por si no te quedaba claro). Y los psi no veran la viga, pero si la masturbacion en el ojo ajeno. Y cerrando el circulo ocular con el indio, recordemos que usaba ojotas a su antojo pese a enojos

    Continuare ?

    ResponderEliminar
  3. Anónimo6:08 p.m.


    Otra acotacion.

    A la improbable historieta de Gardel-Botana-Justo y el origen de la frase "cada dia canta mejor", habria que ver si de ahi no viene el mas famoso "anda a cantarle a Gardel", que seria como "andá a transplantar a Favaloro"

    ResponderEliminar
  4. Anónimo6:09 p.m.

    sacaria del tercer parrafo el etc. final, puesto que da un solo ejemplo, ¿cuantos son los apostoles? doce, Juan, etc.
    en las demas secciones, se daban nombres, para mi sin coma, n separada de ombres en mi version, aunque supongo le pasaran un word...
    pones marxiana, no se dice marxista?
    El pato Donald sometido a esa mecánica heurística es pasible de una lectura marxiana casi reivindicadora con animales de granja de la alegoría anticomunista de George Orwell.

    Lo que nos interesa no es tanto ver las formas ocultas de la burguesía conservadora y las naturalizaciones tan peligrosas por sobreentendidas de lo que fachistamente se nos da por sentado,
    fascista, salvo que los fachos de la rea digan questa bien

    Desde el siglo de oro español con un Góngora que procuraba “instruir deleitando” y escapaba así de la llaneza inmediata en el pacto de lectura, hasta Paul Valery rescatado por Adorno para desmantelar la dicotomía entre el arte comprometido y el arte por el arte (porque un poeta exquisito produce lectores más sagaces que leerán a su vez sagazmente los hechos políticos) la recepción de los mensajes, sus códigos y sus canales sufre cambios y recurrencias de las que vamos a ir tomando nota.
    Linda metafora, pero empieza por una epoca, culminando en filosofos, a mi me hubiese gustado que diga epoca epoca, o persona persona... siglo de oro español, modernidad francesa, ponele....


    Con Saussure podemos ver una divisoria de aguas acaso mayor que la generada por Marx al menos en el campo que nos ocupa: no perdería ninguna de sus características la crítica marxista si la definiéramos subsumiéndola a una categoría saussuriana. Así, para nombrar el movimiento que realiza Ariel Dorfman, podríamos definir una crítica que toma a una obra como un significante. Y el movimiento que realiza Steinberg, se monta sobre una obra percibiendo el lado del significado.
    Si “Galileo Galilei” de Brecht, aún sin catarsis aristotélica y con distanciamiento que evita toda empatía pudo ser resemantizada por Rubén Schuzmacher convirtiendo la alegoría anticapitalista ambientada en los tiempos del Santo Oficio en alegoría antistalinista, casi no habría contenido que no pudiera tratarse como forma.
    Paturuzú entonces, podría hoy ilustrar, mal que le pese a su autor, un afiche de propaganda kirchnerista a favor de la expropiación de YPF. Después de todo, Paturuzú es oriundo de la Patagonia, y después de todo, lo que se dice de Paturuzú: “Paturuzú puede regalar y regalar dinero sin por eso volverse menos rico” podría decirse de Cristina Kirchner.
    eehhhh, que te pasa, gorila!!! uuuhhh, no solo me adverti que falta un toco hasta el final, y tengo que ir a comer
    espero te ayude mi aporte en cuentagotas...
    que hago mañana a la hora de la clase? los voy a extrañar!!!

    ResponderEliminar
  5. Anónimo6:10 p.m.

    Bueno, desde el intento con el judío rico que deseaba pasar a la posteridad sólo por haberse hecho rico, has recorrido un largo camino, muchacha. Sin duda esto no tiene un carajo que ver con Patoruzú, y como de costumbre, tus agarradas para el carajo, dejan fuera de contexto cualquier tema que encares. Pero no importa: es todo un estilo la falta de estilo. Y como siempre uno da por descontada con vos la falta de organicidad, sino con qué nos vas a salir hoy, te felicito una vez más.

    ResponderEliminar
  6. Anónimo6:13 p.m.

    Interesante metodología! Marco teórico, por favor? Referencias? Tradiciones y/o concepciones

    ResponderEliminar
  7. Anónimo9:30 a.m.

    Insisto, esa entrevista tendrìa que haber sido filmada y subida a youtube...ya que Vickk no se dio cuenta que es mejor, proponèselo, no?
    Yo filmo y edito si querès...sos demasiado genio para no utilizar las ventajas multimedias del siglo XXI

    ResponderEliminar
  8. Anónimo10:04 p.m.

    Con atención y deleite leí hasta donde empezaba Patoruzú. Y salteando encontré cosas que se refieren a vos, muy halagüeñas, cosas graciosas y el debate que había leído de Oscarcito, con ahora la intervención de Julieta a la que adhiero.
    En fin, que entiendo que te encante hacer los cursos, y que a la gente le encante cursarlos.
    Un beso y felicitaciones
    leído en un 87%

    ResponderEliminar
  9. Anónimo5:51 p.m.

    Estimados y estimadas
    Respecto del "debate", creo que el asunto pasa siempre por preguntarse dónde está el otro, dónde queda colocado el otro en lo que se dice; y también por el tipo de distancia desde la que se habla. Si esta es una distancia-pedestal, una distancia-espectatorial o una distancia-cínica (en todos los casos desimplicadas respecto del tema en cuestión, meramente opinativas), entonces hablar de desaparecidos (o de temas por el estilo) seguramente resulta chocante. Por otro lado, y en estrecha relación con esto, a mi, más que los chistes sueltos, me parecen potentes las ficciones humorísticas que intervienen, desarmándolos, desnaturalizándolos, ciertos discursos sociales hegemónicos de época. Propongo y dejo dos ejemplos minicortitos, para compartir: http://llorarpararriba.blogspot.com.ar/2012/07/adoptiva.html y http://llorarpararriba.blogspot.com.ar/2012/09/degenero.html
    También pueden encontrarse intervenciones al discurso periodístico, al periodístico deportivo, así como, por supuesto, burlas e ironías auto-referenciales a mí mismo y mis fracasos, amorosos por ejemplo.
    Y respecto de mí mismo, la pura verdad es que no tomaré finalmente ningún curso: estoy hace mes y medio en la ciudad (soy rosarino), sin laburo, sin un centavo, y deprimido.
    Les dejo saludos
    Juan

    ResponderEliminar
  10. Muy buenoooo!!!!!!!!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar

la peor opinión es el silencio, salvo...