miércoles

Contestatarios y responsables

La mayoría de nosotros creemos natural el responder a una pregunta con una respuesta relacionada. Buscando acabar con este mito el laureado antropólogo danés Stig Enemark, ha llevado a cabo un estudio que demuestra no solo que éste es un comportamiento adquirido, sino que aun en nuestros días, es posible encontrar ciertos grupos que presentan un comportamiento muy distinto. Se reproducen a continuación algunas de las entrevistas que Enemerk realizó a lo largo de los trece años que duró el estudio.

En primer lugar el antropólogo nos lleva a un pequeño poblado, llamado Mope Brudu, un centenar de kilómetros al este de Kiev donde cada respuesta hecha tiene un resultado que sorprende a todos los extranjeros. Se suele decir que los judíos responden a una pregunta con otra pregunta, pero los mopebrudenses responden a una pregunta con otra respuesta, o como lo formulara Enemark, responden a una pregunta con una respuesta a otra pregunta.

Enemark: Buenas tardes, buen hombre, ¿Podría indicarme el camino al pueblo de Delfiniv?

Mopebrudense: Aunque muchos años fue atribuido a un imitador, La Mona Laisa fue realmente pintada por Leonardo.

Enemark: Disculpe, no lo entiendo. ¿Usted habla danés?

Mopebrudense: Cuatro cuadras a la derecha se va a topar con la casa de Sergey, ahí doble a la izquierda y un kilómetro más adelante va encontrar la mina de uranio.

Enemark: ¿De qué mina está hablando? Pensé que esta era una zona rural dedicada íntegramente al cultivo.

Mopebrudense: En general, el hecho de que algo sea inevitable no prueba que no sea un mal: y el hecho de que algo sea imposible no prueba que no sea un bien. En la práctica es sin duda necio enfadarse por lo inevitable; pero también es falso, en teoría, dejar que el mundo real dicte nuestro modelo del bien y del mal. Enemark: La ética tiene que estar fundada en realidades.

Mopebrudense: Usar camisas a rayas estiliza pero es algo que jamás le pude hacer entender a Sergey. Siempre con las mismas camisas negras, para aprovechar que es un color sufrido y lavar lo menos posible.

Enemark: Yo traje poca ropa de abrigo, no pensé que iba a hacer tanto frío. ¿No sabe dónde podría conseguir una campera?

Mopebrudense: Comencé a comprender la importancia de la armazón tetradimensional de Einstein en el año en que un profesor suplente reemplazó a Miss Behaving.

Los viajes del antropólogo sin embargo demostraron que este solo sería uno de tantos casos que reforzarían sus teorías. En su siguiente destino, la comarca de Hässeldan, los habitantes no pueden dar una respuesta puntual sin referir a la génesis contextual y en muchos casos anecdótica.



Enemark: Buenos días, buen hombre, ¿Podría indicarme el camino al pueblo de Raasen?

Hässeldano: Se considera que Raasen fue fundada por los vikingos aunque hay indicios de que los chinos ya la conocían. Durante el imperio de Zhun Yang Ming, a quien hoy ya no es políticamente correcto llamar así, el matrimonio de hermanos Chang Tsan se refiere a Raasen como tierra helada después de yacer sobre ella ignorando que eran hermanos porque no se distinguían entre sí. Sin embargo, es solo después de la batalla de Kungsten que tenemos un registro fidedigno de un asentamiento en el lugar donde hoy se encuentra el pueblo de Raasen. Pasarían al menos tres siglos antes de que el primer camino conectara a Raasen con su vecino más cercano Remdan, y cinco para que se terminara el sendero que lo une con la colectora de acá a tres cuadras.

Enemark: Imagino que habrá leído mucho para dar un respuesta tan completa.

Hässeldano: Fue Johanes Guttenberg con un invención de la imprenta el padre del primer libro, a la sazón la biblia de Lutero. Un monje rebelde que tradujo a lengua vernácula la palabra de dios oponiéndose a la venta de indulgencias y fundando sin proponérselo, con su reforma, la religión protestante, que al no condenar a la riqueza sería artífice a su vez del capitalismo. Parece mentira que de una misma imprenta saliera después la edición octava de "La historia secreta Raasen. Un sorprendente viaje a través de la frondosa historia de uno de los más fascinantes pueblos escandivos".

Enemark: Ese libro lo tengo, es en verdad excelente, pero lo único que ahora podría criticarle es que no advierte sobre lo escarpado de los caminos en esta zona, lo que terminó afectando mis sobreexigidas piernas.

Hässeldano: En el año 1934, en este mismo pueblo, nació el tercer hijo varón de Gertrude Lassen y Hal Korson, los propietarios y encargados de la principal orfebrería de la comarca. Luego de una infancia bucólica, llena de paseos por la campiña y excursiones al monte, el joven encontró lo que sería su verdadera vocación al conocer a un médico itinerante que se encontraba de paso por el pueblo vecino de Saalsa: la flebología. Aún en contra de la oposición de toda su familia, el joven perseveró y siguió adelante con su llamado, realizando estudios en la Universidad de Almo, teniendo que tomar trabajos varios para costearlos. Eventualmente, luego de graduarse con honores, pero al volver al pueblo le fue difícil establecer una práctica ya que las mujeres locales no se preocupaban en lo más mínimo por ese tipo de cuestiones estéticas. Estuvo al borde de perder su negocio hasta que elaboró un pacto con los clientes del burdel local, convenciéndolos de que se quejaran de las várices y arañitas de las trabajadores del lugar. Al quinto cliente que protestó, "Con arañitas así en las piernas, cómo mínimo, tenés que darme un descuento", el negocio empezó a prosperar. Al punto que continúa hasta el día de hoy elconsultorio a treinta metros de aquí, donde está el cartel amarillo. Dígale que va de parte de Gruner.

Quizás donde más se mostró el trabajo exhustivo de nuestro héroe danés fue en un pueblo al que se nombra rascándose la oreja. Este pueblo abjura de la palabra y ha encontrado una convención que les permite comunicarse mediante acciones. La elaboración del diccionario danés/raquido-de-oreja puede considerarse la obra monumental del doctor Stig Lars Phillerson Enemark. El saludo básico, con el que Enemark fue recibido al llegar al pueblo, consiste en arrojar un puñado de tierra sobre el pecho del interlocutor. Luego de meses de estudio el antropólogo logararía decifrar que este gesto tenía muchos matices, que la fuerza con la que se arrojara la tierra, la mano que se usaba, la cantidad exacta de tierra, eran todas variables que determinaban variaciones sobre el mensaje. Años de estudio más tarde también descubriría que no se trataba de un saludo tradicional sino que le estaban indicando que se aseara su axilas, y que también en rasquido-de-oreja respondían a una pregunta con la respuesta a otra pregunta, como los habitantes de  Mope Brudu. Así arrojar una jabalina significa "no me esperen a cenar", y el minutaje se expresa en la distancia del lanzamiento, el peso de la jabalina determina el estado de ebriedad en que la persona retornará. Otro ejemplo, manifestar un tumor cancerígeno en el vaso significa "Yo le cortaría veinte minutos a esta película". O por caso, acercar un sorrentino a la boca del interlocutor para ver si ya están cocido significa, "Si Dios creó al mundo, ¿Quien creó a Dios?". La lista continúa. Recubrir con arcilla las piernas del otro, "Apurante que ya cambió el semáforo". Cercenar el brazo de su acompañante con una motosierra significa "Pero tenés que verla en bikini" (no confundir el cercenar el brazo con una sierra circular que quiere decir "no la toco ni con un palo"). Arrojarse de un acantilado se traduce como "Voy a tener que empezar a usar anteojos". Pintar al óleo un cuadro pre-rafaelista es expresar su apoyo al partido conservador, mientras que ensayar el impresionar es refrendar a los liberales. Una gran complicación para Enemark fue el tema de la jerga utilizada por los delicuentos y los habitantes del bajo mundo que habían desarrollado todo un argot para ocultar sus mensajes de los oficiales de la ley. No podían chasquear los dados al ritmo Hit The Road para expresar, como cualquiera lo haría, "Vamos a robar el banco a las cinco". En su lugar ingeniosas perífrasis del poema de Chaucer A Su Favorita, daban cuenta de las comunicaciones.  "Para mi sin azucar, en todo caso si tenés edulcorante" se expresa arrojando un matafuegos rojo a un televisor. Finalmente, el hecho de que "Muerte a todos los negros y los judíos" se tradujera a la acción de escribir un diccionario explica porque el profesor Enemark fue echado tan violentamente de la comarca.

En exclusiva uno de nuestros corresponsales tuvo el honor de conversar con el profesor Enemark al regresar de viaje. Aquí reproducimos el único reportaje al más grande antropólogo de los últimos tiempos.

Corresponsal: Luego de estos trece años de trabajo, de estudio, de investigación, de viaje, de conocer nuevas culturas, ¿Cuál consideraría usted el momento más significativo de su odisea?

A modo de respuesta Enemark procedió a orinar en la cara del corresponsal, mientras profería guturales sonidos sincopados y blandía una horma de queso gouda en su mano izquierda.

3 comentarios:

  1. Anónimo5:36 p.m.

    Muy bueno. Estás muy en vena

    ResponderEliminar
  2. Anónimo5:37 p.m.

    Cuando me lo contaste no me pareció. siempre hay que verlo escrito, antes de opinar.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo4:56 p.m.

    Este flojo.

    Y usar el adjetivo "guturales" para un chiste, muy remanido,cliché y trillado ( siendo remanido,cliché y trillado adjetivos remanidos,clichés y trillados )
    Oscar

    ResponderEliminar

la peor opinión es el silencio, salvo...