miércoles

Nuevas rectificaciones presidenciales "justificadas" por su condición femenina

Buenos Aires (por Ernesto Kirchbaum): A los cambios de rumbo y reestructuraciones intempestivas a los que nos tiene, triste es decirlo, acostumbrados, la Presidenta adicionaba anoche al cierre de esta edición lo que muchos analistas consideran una tentativa de disculpa o al menos lo más cercano que de esta funcionaria puede esperarse, en un mensaje dirigido al país con un tono algo menos altisonante que se reprodujo por cadena nacional a las tres de la mañana:

Conciudadanos y congéneres, como sabrán las hormonas muchas veces suelen como siempre digo yo jugarnos malas pasadas y nos hace llegar a decir cosas que preferiríamos no haber dicho, imbuídas por el fragor de un impulso irritado. Quiero decirles que a esta Presidenta no le tiembla el pulso a la hora de afrontar una severa autocrítica, como lo hecho siempre. El pulso es algo que, sin ser médica, me atrevo a decir no se ve afectado por las isoflavonas ni las inestabilidades emocionales que sí hacen temblar un poco las coordenadas del mapa mental con el que estructuramos y reformamos la constitución de nuestra subjetividad. Quiero aclarar que no es sencillo, y esto lo sabrán todas ustedes en sus casas, para una mujer reconocer que pudo haber perdido los cabales y se pudo haber dejado llevar sin pensar con berretines futurísticos en las consecuencias durante los sucesivos cinco minutos que podrían llegar a causar sus palabras. "YPF" es una empresa que los hermanos españoles de Repsol vienen administrando de maravillas. Si me referí a ellos en otros términos o di lugar a un malentendido con eso de "inoperantes usurarios" creo que cualquiera que me estuviera escuchando y no sé realmente por qué me escuchan tan cargosamente y están como tan pendientes de mis palabras en lugar de dejar que se pase, sabía que nunca soñaríamos ni en la peor de nuestras pesadillas con reestatizarla poniendo en riesgo la credibilidad, predicibilidad y seguridad jurídica de la patria. Si estos señores inversores que se han visto aparentemente "ahuyentados" y que prefieren invertir en Brasil o Perú o Chile o Uruguay o Burundi sabiendo que la atribulada Europa y el castigado Estados Unidos no ofrecen tasas que despierten un real interés, creo que pueden volver a traer sus fondos, sus dólares o euros o barras de oro sabiendo que esta Presidenta es una aliada incondicional de la burguesía progresista. En el día de ayer (por anteayer) algunos medios opositores (por nosotros) se refirieron a una aberrante fuga de capitales sin precedentes y yo me pregunto si los periodistas que tienen la responsabilidad de informar y estos fondos buitres, aves ciertamente errantes, no vieron nunca en su vida a una mujer.

Es claro que reformar o modificar nuestra matriz democrática solo puede caber en la cabeza insomne de un psicótico empastillado que esté pasando por un mal momento, un niño que confunde todavía realidad o ficción, o, como todas sabemos, una mujer en un momento de intemperancia como reacción instintiva para defenderse por sentirse imaginariamente atacada por la oposición imaginaria.

Los supuestos expertos en finanzas que se llenan tan fácilmente la boca diciendo que voy a poner un cepo al dólar parece que nunca salieron con un gato como Luli Salazar (posible alusión a Martín Redrado) o que ignoran de cabo a rabo y buenas a primeras que a veces exageramos pedagógicamente para no dar el brazo a torcer y demostrar un argumento. Con la serenidad y responsabilidad absolutas que me competen en calidad de dignataria máxima no podría jamás alentar una medida que restrinja el movimiento de los nobles ahorristas cercenando su libertad u obligándolos a sostener la farsa de una cotización para un dólar invisible excepto para los que el Gobierno necesita comprarles a los exportadores bajo la forma de retenciones. Si se entendió que la AFIP solicitará por internet certificados de pestañeo para hacer efectiva una compra del dólar, tengo que decir  que no me conocen o no saben lo que pretendo expresar cuando abro la boca a veces arrebatadamente, como fruto de la pasión que me y nos caracteriza a las chicas. Los argentinos y argentinas pueden estar tranquilos.

En relación a que el fútbol deje de pertenecer como principal activo a los emprendedores muchachos y muchachas de TyC Sports, creo que hubo una confusión atendible que estoy segura no se habría producido si esta Presidenta que les habla se operara de sexo.

Yo sabía que por ser mujer todo me iba a ser más difícil, lo dije al asumir, pero fui reelecta con el 54% de los votos y es como si todavía no supieran cómo soy. Me hierve la sangre y me indigna que estén conmigo, me reelijan todos los días, cosa que a las mujeres nos hace sentir plenas y deseadas y sin embargo si decreto la quema de Papel Prensa en un momento de debilidad ya me saltan a la yugular como si fuera capaz de hacer una cosa como esa. Por favor, señores. Les pido madurez política en este delicado momento de negociación de los aumentos salariales. Cuando dije, porque es cierto que lo dije, que como a la izquierda mía solo queda el perejil de Altamira no voy a aumentar más que el 0,6% porque no sé si todos y todas se acordaron que esta Presidenta cumplía 60 primaveras, jamás imaginé la violenta reacción de odio que en esta Argentina de la integración y la concordia iba a sufrir, no se puede hacer un chiste, pareciera.



Ricardito Darín daría la impresión de que no nos conoce, no sabe que nosotras necesitamos mantener un pudor, un velo, un aura de misterio, mostrarnos intrigantes y enigmáticas para ser mujeres arrebatadoras, yo sería como un amigo más si le revelara como me enriquecí tanto, hay cosas que es mejor sugerir que mostrar y dejar libradas a la imaginación.

El compañero Macri y el Grupo de amigos Clarín tienen que empezar a entender cómo funciona el aparato fonador de la hembra de la especie sapiens,tienen que mirar a sus hermanas, a sus madres, no puede ser que todavía crean que si digo que el discurso disidente pertenece a enfermos mentales crean realmente que lo dije porque lo pienso o carezco, como se llegó a afirmar, de una comprensión del sentido de la naturaleza de la democracia. Somos grandes. Dejemos de lado nuestras pequeñas diferencias y sigamos creciendo sin acaparar rencores, resentimientos o toneladas de soja. No voy a hacer una Junta Nacional de Granos ¿cuándo, diganmé, en todos estos años creé una Junta Nacional de Granos?




Lo que pasa es que las mujeres a veces decimos "no" cuando queremos decir "sí", "degüenllenlo" cuando queremos decir "discrepo" y "estatizar Aerolíneas" cuando queremos decir "respetar los contratos".

En cuanto a Irán, me parece que en nombre de la memoria tenemos que poder oír las dos campanas y no solo darle derecho a los familiares de las víctimas...


4 comentarios:

  1. Anónimo5:35 p.m.

    Está excelente, muy bien tomado el tono de la presi.
    Lo voy a reenviar.
    Un beso enorme y felicitaciones.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo5:59 p.m.

    Maestro del humor, no me secuestraron los extraterrestres. Aunque suene estúpido como una canción de Axel, no estoy con tiempo para escribir, o sea, mi mente no esta predispuesta, relajada o fumada lo suficiente. Por eso no tuviste novedades mías. Creo que seguiré igual un tiempo.
    Si en algún momento logro empezar algo te lo comunicó a ver si te prende y te prendés.
    Abaaaaaaaazo

    ResponderEliminar
  3. Anónimo6:28 p.m.

    Lieber Martin,

    habe gerade bei einer Literaturrecherche für einen Artikel dies hier gefunden und an Dich gedacht. Eigentlich wollte ich mal zum Thema Liebe forschen, aber dann war da die befürchtung, das könnte alles entzaubern. Wie ist das mit dem Humor?

    (außerdem letzte Nacht geträumt, dass wir uns wiedersehen...)

    Liebe Grüße
    Miriam
    Gesen

    ResponderEliminar
  4. Anónimo5:35 p.m.

    Sabés? No creo nada en la casualidades. No sé por qué pensé en vos hace poco. Pero te me viniste de golpe a la cabeza, de golpe de golpe. inmediatamente pensé: si, le escribo, le escribo! necesito un interlocutor, no cualquiera...

    ResponderEliminar

la peor opinión es el silencio, salvo...