lunes

El Génesis ¿no?



En el principio fue el Verbo. Podría haber sido el adverbio de número o el adjetivo calificativo. Se dio, nomás, que fue el Verbo pero tal vez un Sustantivo Colectivo o un Pronombre Nominal hubieran servido. Dios hizo al Cielo y a la Tierra, los mares, las estrellas y al sexto día, aunque podría haber sido al cuarto o al octavo, produjo al primer ser humano al que llamó “Adán”. En realidad se pudo haber llamado “Esteban”. No, digamos “Pepe”, pero seguramente “Ricardo” o “Juan Cruz” habrían estado bien. Le insufló la vida a partir del barro original. Y lo situó en el Jardín del Edén. Le explicó que lo hizo a Su imagen y Semejanza. Poderoso. Inteligente. Decidido.

Bueno, esto último, quizá no tanto. O sí, pero no en los mismos grados que lo anterior. La verdad es que Dios no estaba muy seguro de Sí.

-¿Te sentís cómodo con dos brazos, Adán?

-¿Llamabas, mi señor?

-Lo de los dos brazos, digo…fue medio una improvisación de último minuto ¿cómo los sentís?

-No entiendo la pregunta

-¿Tenés calambres o molestias?

-¿Qué son calambres o molestias, mi Dios?

-Si querés probamos con tres brazos y una pierna

-No sabría muy bien cómo comparar, hasta ahora solo tuve este diseño, Excelentísimo

-Pero las gambas, ¿las andás pulenta?

-No alcanzo a comprender el espíritu que anima tu inquisitoria, Divino

-Que si te podés sostener de dorapa bien o si preferís más estructura de soporte…

-Me paro bien, muchas gracias

-Y la cabeza ¿no te pesa?

-No sé realmente si existen más livianas, yo solo tuve ésta hasta ahora y la siento más o menos llevable

-El problema por ahí es el cuello, no sé si aguanta

-¿Esto es el cuello?

-No, querido

-Yo no alcanzo realmente a poseer tu Infinita Omnisciencia como para atreverme a juzgar…

-Pero ¿te sentís bien de la cabeza? ¿o te sentís medio estúpido?

-¿Estúpido, mi Supremo Creador?

-¿Por qué dijiste que no podés opinar? ¿Soy un déspota o no te da la sabiola?

-Dije que no podría pretender saber mejor que Aquel que me dio el Ser

-O sea que te lavás las manos, descargás la responsabilidad sobre mí

-Las manos, sí, perfecto, me las lavé ya tres veces y no hubo problema alguno

-Sos lo más ambicioso que intenté hasta ahora, no sé si sos todo lo que pretendí o si se va a entender qué quise hacer…

-Yo me siento afortunado y agradecido de haber tenido el privilegio de ser una persona, nada menos que la primera

-Sin imaginación, ni creatividad, ni capacidad de abstraerse como para idear modificaciones…

-Mi Señor, no se tan duro conSigo mismo

-Bueh, si vó decís que está, me llamo conforme

-Sí, una maravilla, dos ojos y dos orejas y una nariz para oler solo la mitad d elo que tengo que oír

-Te voy dejando, hijo, cualquier cosita, me chiflás

-Bueno, en realidad, me siento un poco solo

-¿Qué?

-Me gustaría una compañera

-¿Una qué?

-Alguien como yo pero con algunas diferencias interesantes

-¿Qué diferencias?

-Y…que sienta menos inseguridad


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

la peor opinión es el silencio, salvo...