lunes

El secreto de mi felicidad es que no tiene nada secreto




Una de las noches más felices de mi vida: 
una charla o encuentro o conferencia interactiva acerca del humorismo en la vida cotidiana y las relaciones sociales, agasajado por delicias de toda índole, la cálida atmósfera de la casa de Mauric
o Minc, sus cinco parejas amigas, muy bien remunerado, regado con el mejor de los vinos... acostumbro reconstruir lo charlado, pero ahora no recuerdo, fueron tantos temas, con tanta agudeza y a tal velocidad...( "¿es tu primera hija?" ah. tenés un varón de dos...ya tenés la parejita.
-Sí, sin pareja siquiera por unos minutos no se puede todavía tener hijos)

cambios generacionales, la pareja de antes al no tener el permiso de divorciarse tenía un umbral de tolerancia mayor, Blejer y el director del Banco Central de Israel rechazado por consultar la astrología, el humor japonés, la sociedad de la culpa y la de la vergüenza, la difícil cohabitación en una misma familia de la suegra y la nuera, el humor según Freud como permiso en virtud del modo de comunicar para desahogarse de algo cierto y muy intencionado, los knishes que mi mujer no logra hacer como mi madre porque mi madre me educó el gusto (/porque a mi madre se le quemaban), la madre italiana y su comé o ti amazzo y la idishe mame comé o me mato, el humorista como persona intolerante y malhumorada y depresiva, el consejo del psicólogo ¡vaya a ver a Grock, le va a devolver la sonrisa! Yo soy Grock, lo reanimante de leer a un autor tan pesimista como Schopenhauer para sentirse mejor por contraste, Cristina Kirchner en la fiesta sin entrada: no se preocupe antes vino Messi, tampoco tenía entrada pero le trajimos una pelota y nos demostró que era él, después vino del Potro también sin entrada pero con una raqueta de tenis no dejó lugar a dudas, ¿cómo hacemos con usted, cómo sabemos que no es Martín Bossi o Fátima Flores o Sergio Massa o alguno de sus imitadores? -No sé-dice Cris-yo no sé hacer un carajo...-¡Pase señora Presidenta! la versión culturosa del mismo chiste: antes vino Marcos Aguinis sin documentos y con la descripción que hizo del hall nos demostró que su estilo inconfundible no puede ser imitado, después vino Kuitka y trazó con una levedad armoniosa unas líneas que nos convencieron de su identidad, en su caso, señora Presidenta... -¿Quién es Aguinis, quién es Kuitka? -Pase, Cristina, es usted sin dudas...
Por qué mi padre no quería que mi hermana fuera actriz pero se quedó conforme después de ver la primer obra (me convencí de que no es actriz!)

El orgullo del padre turco con su hija actriz...mañana va a bresentarse mi hija bor brimera vez en La imbortancia de llamarse Ernesto en el teatro Bresidente Alvear...
-¿Debuta?
-No, de dama inglesa

Leímos Dan Greenburg, recordamos humoristas en idish, en particular a Dzigan&Schumacher, en fin, díficil de transmitir como siempre el humor que sucede en acto y que tenga razón Freud o no con respecto a la condensación y el desplazamiento, se nutre de restos diurnos metabolizando lo indigerible

Aggiornamos viejos chistes, dos tipos se disponen a matar a Cristina, sabe que sale todos los días a las 8 de la Casa Rosada
son las 7 50 y estan listos con las armas cargadas
son las 8 01 y el aire se puede cortar con un cuchillo
son las 8 05 y Cristina todavía no salió
las 8 10 y Cristina brilla por su ausencia
-Esperemos-le dice uno de los conspiradores al otro-que no le haya pasado nada malo

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

la peor opinión es el silencio, salvo...