jueves

Sin la menor sapiencia ¿de qué me disfrazo?


Esta publicidad de Atmagrill hoy resultaría de una cosificación falocéntrica patriarcal improcedente y sirve para ilustrar cómo el tiempo convierte en grotesco e involuntariamente desopilante lo que resultaba convencional...El "Struwwelpeter" sería considerado racista: el castigo para los niños que se mofan del niño de color es sufrir por un día en carne propia la tenebrosidad de la piel: 


Estando en Disneyworld, ya aficionado a los paralelismos rimbombantes por oponerme a una materia aburridísima ("quemaban a las mujeres con el pretexto de que eran brujas y si no lo fueran, te decían, se mostrarían ignífugas...ahora hacen estudiar como papagayos, como mockingbirds a los alumnos creativos y si fueran creativos de verdad después de desencarrilarle los circuitos neuronales se van a salvar") imaginé qué pensarían los antropólogos del futuro si la lava que todo lo lava sepultase aquel gigantesco altar al ratón ¿nos asimilarían al culto egipcio a los gatos y escarabajos? Siempre es divertido advertir lo que en el pasado constituía la representación del futuro
Aquí vemos cómo una revista de 1958 predecía la educación de 1999, "es muy difícil predecir" explicaba Oscar Wilde "sobre todo, el futuro" y Heinrich Heine definía a los historiadores como "profetas del pasado". Si Jesús no hubiera considerado que el fin del mundo llegaría en su generación, tal vez sería muy otra toda la doctrina cristiana (incluyendo la condena a la riqueza, de la que Marx no se desembarazó...y hablando de embarazos: incluyendo toda la condena a la sexualidad por parte de San Pablo)

¿Cómo pudo triunfar este infame sapo, nacido de una de las canciones más deprimentes de la historia en un contexto no escaso de talentos, pensemos solamente en Pipo Pescador y en la lesbiana María Elena Walsh, por cierto mucho mejores para nuestros infantes que las calentaparrillas de turno llamensé Xuxa, Flavia, Caramelito, Panam, Adriana Brodsky, o Daisy...que ahora parece que es novia de Mickey (el anuncio fue así: Minnie, you are not my girlfriend anymore,I don't love you anymore, I have to let you go, you are history...What, are you fucking crazy ? No, not at all, the thing is, if you have to know...I'm fucking Daisy)
Es cierto que la célebre rana saltarina del condado de Calaveras convirtió a Mark Twain en cuentista, nadie niega que la rana René homenajeaba la labor de un Favaloro mejor que nadie, pero de ahí a ungir como hit una lírica lobotomizada en la que en el medio de la denuncia por las inconductas de la mascota se da cuenta taxonómicamente de su color: como si yo dijera "tengo un vecino que ha votado a Macri y falta y falta en cada reunión/posee dos riñones y un esófago..."... 


Papá, si te doy un beso...¿seguro que vas a ser menos feo que un sapo?
¿Así que esta era la famosa locación a la que me envían cuando sigo jorobando y me niego a dormir? (Ezequiel, respecto de la fraternal cavidad uritogenital)

A pesar de haber sacado pocos votos en las Paso, el bisnieto de Marx aseguró que su alianza con Victoria Siddharta fue excelente porque "lo importante es sacar de enmedio al yo, después ya nos pondremos de acuerdo". Buddhistas y marxistas coinciden en que "el yo miente" si bien todavía no resolvieron sus diferencias ideológicas respecto de en qué sentido. Mientras que para la tendencia Krishtinista, el yo es una ilusión de los sentidos porque todos somos una parte del todo, el ultramarxismo insiste en que la reencarnación es una mentira burguesa para llamar al conformismo a la clase obrera. Adolfo Prat-Freud, por su parte, presenta una fuerza que entra tercera y hace consistir al yo en un administrador de consorcio de una entidad que huele a asqueroso hedonismo (hiedonismo) que niega olímpicamente todo lo que le comanda una instancia presuntamente normativizadora. Es sin dudas la más compleja de las oposiciones que presenta en el actual escenario político el yo y por eso engarzó su campaña con sobresalientes pechos pansexualistas, que no rindieron sus limones porque en este país nadie vota para las tetas, sino que todos votan...

la seguimos por guat sap...

4 comentarios:

  1. Anónimo11:12 p.m.

    en esa puerta entreabierta asoma una caja de Butman????

    Mariano

    ResponderEliminar
  2. Anónimo10:47 p.m.

    De rabino
    Bárbara Peisajovich

    ResponderEliminar
  3. Anónimo10:48 p.m.

    Tu hija sí que aprende desde el principio a transformar sapos en príncipes, ella, la princesita.
    Me imaginaba la alegría de Ezequiel disfrutando de Pepe para él.
    Genial el hiedonismo. Y muchas cosas
    IBR

    ResponderEliminar
  4. Anónimo10:48 p.m.

    che Helena de la nariz para abajo parece que es muy parecida a la mamá y de arribita parece que es más parecida a vos, o me parece a mí?
    Alfio

    ResponderEliminar

la peor opinión es el silencio, salvo...