viernes

El reclamo contra la inseguridad: ¡BASTA DE LO MISMO DE SIEMPRE!


-Documentos
-Le juro que el sol me tapó la visual y no llegué a ver que cambió a rojo
-¿Qué cosa?
-El semáforo
-El semáforo estaba en verde
-¿Y por qué me detiene?
-¿Sabe qué pasa? Estamos tratando de desencasillarnos  un poco, de salir de la mátrix, de probar un nuevo material, a ver cómo funcionan los arrestos a la gente que cruza en verde
-Ah ¿es para una cámara oculta?
-No, es un arresto, voy a tener que decomisar el vehículo
-No entiendo
-Estamos probando cómo funcionaría arrestar a personas que cruzan cuando tienen paso, ya le expliqué, es agotador repetir la misma rutina de solamente arrestar a los que transigen la ley, resulta esquemático, yo me hice policía por vocación, para sentirme inspirado, que haya todos los días un desafío a la creatividad. Por eso estoy siempre buscando formas de innovar. 
-Pero...
-Usted quizás no se da cuenta, lo da por sentado, pero es de la última generación que puede disfrutar de este servicio policíaco con trato humano. Todo se está tornando, lenta pero irremediablemente, en algo más mecánico, automatizado. En un futuro no muy lejano la ley se dispensará únicamente a través de autómatas o androides, programados para servir a la comunidad, con eficiencia pero sin corazón. 
-Pero, ¿De qué corazón me está hablando?  ¡Si me está arrestando por cumplir la ley!
-Es una innovación exploratoria, experimental, vanguardística. En la que como en todo lo humano, puede deslizarse algún que otro error. Lo único que nos diferencia en este momento de las computadoras es que podemos cometer errores. La humanidad debe su primacía a su falibilidad. Si nos quitan la posibilidad de equivocarnos, si no me equivoco, solo queda la divinidad o la robótica.
-Mire, mi esposa es capaz de encontrarle errores al más infalible. Mientras existan las mujeres, ningún perfección objetiva va a poder imponerse. No es necesario andar arrestando a perejiles como yo.
-¿Ve? ¿Ve? Esto empezó a funcionar, empezó a elevarse. Si yo lo arrestaba por una infracción vulgar, mediocre, bien vigilante por así decirlo, "careta", no emergía este insight. 
-Me va a tener que perdonar pero el pasado miércoles se me cruzó con la bicicleta una piba de catorce años, a la que me llevé puesta. Y de inmediato se suscitó con el agente un dilema bioético que nos llevó a redescubrir la ontoteología de Duns Scottus. Fue una desgracia con suerte.
-¡Por favor! Los dilemas bioéticos sobre la ontoteología de Duns Scottus son más conocidos que la ruda macho. En la redada que hicimos en el taller textil clandestino de Valentín Alsina, no había un boliviano que no invocara el capítulo 2 de Sein und Zeit, como si acabara de idearlo. Estamos tratando de llegar a algo nuevo. Una revisita a la construcción de subjetividad de género, por ejemplo esto que usted dijo de su señora esposa, o una crítica a las categorías antidiscriminatorias de lo políticamente correcto, que es en lo que estaba pensando yo cuando le disparé a un hombre por tentativa de alimentación a aves columbiformes en una plaza pública. 
-Le puedo asegurar que la piba a la que me llevé puesta encontró tan fascinante la discusión, que con un profuso sangrado interno y todo, Paula creo que se llamaba o algo así, encontró tan fascinante la discusión que tardamos horas en llamar al SAME (que dicho sea de paso, en lugar de tratar las heridas le extirparon las amígdalas, post mortem, porque también buscan innovar). 
-Es bueno ver que otras almas afines se suman al esfuerzo por explorar la creatividad en distintas disciplinas. Tuve la suerte de conocer a algunos de los empleados del tribunal 18, personas sensibles, que bucean en su interioridad. Si tiene suerte su expediente puede ir a parar a ese tribunal. Con un caso como el suyo conjeturo que pueden hacer algo maravilloso, conmovedor. Como el fallo que condenaba al violador serial de Villa Crespo a encontrar 234 sinónimos de la palabra "videocasetera".
-Sin ánimos de ofenderlo, me parece una reverenda tarambanada. Yo salí sin plata pero me parece que cuando la coima entra por la puerta, el afán artístico sale por la ventana. ¿Cien pesos te sirven?
-Afirmativo

3 comentarios:

  1. Anónimo2:34 p.m.

    que grosso que sos hijo de putisima. este estuvo muuy bueno.
    ah ey,dice mate que se saco 8 ! , me dijo que te avise.. q había quedado en q te iba a contar. me lo dijo hoy a la mañana temprano, pero en el laburo y no pude mensajearte y despues colgué, hasta ahora.
    gracias martín
    beso!

    ResponderEliminar
  2. Anónimo2:39 p.m.

    te mando la paperona gialla‏
    http://video.corriere.it/taiwan-paperona-gialla-attracca-porto/fbe4357e-21d8-11e3-897d-ba51c5bbc4c9

    ResponderEliminar
  3. Anónimo9:21 p.m.

    Lo que más me gustó fue Helena!!!!!!!!!!!!
    Cristina

    ResponderEliminar

la peor opinión es el silencio, salvo...