jueves

Empezó con todo y toda el curso de humor HIJOS MINICOOPERADOS

como siempre dice el rabino Bergman: exhibí sionismo!!!
Este martes 15 de octubre con la presencia rutilante de Yanina, la literata contraria a la mentira protectora de Benigni,  la muy agraciada Gisela, dueña de un rostro, unos ojitos y un físico, digo, de una agencia de turismo, Máximo, de nacionalidad francesa y dueño de unos ojitos, digo, de un estudio de arquitectura, Zarella, una fresca y rozagante muchachita jovencísima y  limeña dueña de un  taller de bordado a la antigua usanza, Diego, dueño de su silencio y esclavo de sus palabras, oriundo del taller del sacerdote literario Albeto Laiseca y otros alumnos y alumnas que todavía no pudieron hacerse presentes en ese momento a esa hora, arrancó el curso de humor "HIJOS MINICOOPERADOS" en el que pasamos revista a diversos intentos de dar cuenta del fenómeno del humor, un verdadero capo, un fenómeno.
Henri Bergson, el filósofo galo vitalista define la incongruencia de cómico contraste que despabila la risa como el producto de la irrupción de lo mecánico en la esfera de lo humano. Di un ejemplo en el que se espera aún de una máquina cierta humanidad: "Bienvenidos a la primer nave enteramente piloteada por computadoras, volaremos a mil pies de altura con la precisión a la que los algoritmos nos tienen acostumbrados, de modo que relax, a abrocharse los cinturones y a disfrutar del viaje más seguro del mundo...más seguro del mundo...más seguro del mundo..."
Y ahora veamos un ejemplo contrario: El tipo vuelve vapuleado a la casa, abrumado y la esposa le pregunta qué pasó. -Me despidieron
-¿¿¿¿QUÉEÉ??? DE UN TRABAJO TAN FÁCIL COMO PREPARAR SÁNDWICHES ¿QUÉ PASÓ?
-Sentí una injustificable compulsión a meter mi pene en la cortadora de pepinos
-AY, MI VIDA; DEJAME VER CÓMO LO TENÉS; PARECE QUE NO TE LASTIMASTE, MMMM, PARÁ UN POQUITO Y TERMINAME DE CONTAR ¿NO TE DOLIÓ, NADA?
-No, no me dolió, lo que pasa es que ahora me quedé sin laburo y a la cortadora de pepinos la despidieron también
se esperaban una máquina ahí ¿eh?

En un curso de humor que no hace sino crecer e incorporar nuevos actores, año tras año, unfal, unfal y unfal (triunfal) dimos otro ejemplo de algo del orden de lo improcedente cuando Charly García en el programa Televisión Registrada contó durante estudiados ocho minutos la anécdota de cómo definió Maradona la fórmula para hacer el segundo gol a los ingleses: "esquivando patadas". Tres bloques más adelante, consultado acerca de, supongamos, qué piensa de Palito Ortega volvió a contar la misma anécdota, denunciando cierto deterioro en su memoria, que, expliqué, probablemente se deba al consumo de sustancias estupefacientes que nunca son necesarias para la creatividad, menos que menos para la que aspira o inhala al afrontamiento de verdades, sin escapismos ni brutales frontalidades, sin evadirse ni chocar.
  apologéticos legos en forma de "palmera" con los que juega mi hijo

Yanina se rió diciendo que no se puede condenar el flagelo de las drogas mientras se toma una latita de bebida energizante dando una clase. Dije que eso era una chicana, una falacia de ataque a la persona, que en el humor esa falacia en realidad sí opera eficazmente porque por ejemplo se puede genuinamente criticar a Benigni por hacer "La vida es bella" no siendo judío. El mismo chiste, dicho por alguien que pertenece a la comunidad cuyo estereotipo usufructúa es autoironía, dicho por otro es racismo. Gisela dijo que durante la tragedia de Rosario hizo muchos chistes con rosarinos, por ejemplo que los iba a llamar por teléfono para que por el escape de gas la chispa del aparato desencadene una explosión, pero que, como es una caballera, jamás se lo diría en la cara a un rosarino, porque lo podría herir.
Aclaré que puedo tomar esas 27 tazas de café enlatadas para no dormirme yo dando la clase, básicamente porque no tengo una personalidad adictiva. Y para probarlo les pregunté si seguirían esuchándome con placer por tres horas más. I rest my case: no provoco adicción.
Ese chiste no funcionó porque en realidad la primera clase que doy está tan aceitada y seduce tan atrayentemente saltando de una erudición a una grosería y de una fascinante reconceptualización a una interesante referencia impensada, con una autogozada vanidad desmedida que siempre es una caricia al reprimido ego de los otros, que todavía el alumnado y la alumnada podrían llegar a considerar que sí se pasarían toda la vida bebiendo mis palabras mientras bebo una bebida energizante que no pagó el cánon como para merecer que la mencione. 
Conté que hacia 1999 mi padre insistió en que me hiciera argentino para poder votar, porque como nací en Alemania, yo no adquirí mi carta de ciudadanía ius solis, por haber visto la luz en territorio nacional. Era alemán por ius sanguini, porque mi abuelo paterno fue alemán y mi padre es alemán. De modo que conseguí mi documento argentino, cuyo valor exclusivo era para votar, porque trabajar y estudiar se podía perfectamente en este país extranjerizante (europeizante, no bolivianizante). La urgencia era votar a De la Rúa, evitar que Duhalde llegara a la Casa Rosada, cada voto contaba. Cuando fui a renovar mi pasaporte a la embajada alemana, en esa vasta y hermosa casa que perteneció a una anciana venerable que se negaba a venderla y murió misteriosamente, me hicieron confetti el pasaporte y dijeron que si me había hecho argentino, había escupido afrentosamente sobre la soberanía germánicoteutona, jurado lealtad a la bandera del churrasco o mejor dicho de la soja  y si Alemania y Argentina entraban en guerra, mi lealtad estaría con los sudamericanos, si agonizaba un alemán y un argentino, yo le salvaría la vida al argentino. Dije que Argentina nunca iba a entrar en guerra con Alemania, todo lo contrario, recibimos con los brazos abiertos a Eichmann, palabras poco felices ya que si bien tengo licencia para hablar con algún antisemitismo porque tengo ascendencia judía (no así descendencia, el vientre ius sanguini anterior a los estudios de ácidodesoxirribonucleico hacía que solo la madre siempre asegurada garantizara la pureza racial), si hay alguien que se siente aún más incómodo con la mención del nazismo que los judíos son los alemanes (y los palestinos peor: culpan a Hitler de haber generado una injustificable simpatía mundial hacia los judíos). 

-Pero yo nací en Alemania, señora
-¿Qué tiene que ver? si un gato nace en un horno no es un pan

Llegados a este punto, Máximo me dijo que habían violado mi pasaporte y que según su buen saber y entender yo puedo hacer juicio porque no es legal revocarme mi nacionalidad. Metternich ideó la Comunidad Económica Europea para que Francia y Alemaia no se sigan haciendo concha por los siglos de los siglos y ese sueño se materializó para cuando yo ya dejé de ser alemán. Miles de argentinos desenterraban bisuabuelos checos y vendían órganos a cambio de presuntos parientes europeos y yo que había sido europeo desde que nací, sufría el 2001 con el único visado al país de todos los consuelos y relativizaciones, el del humor...

Sebastián, el más fiel de los ex concuñados, es uno de los que me tranquiliza diciendo que lo que me parece importantísimo es en realidad, como lo dice también...

....Juan , alto ex-concuñado, que lo que me parece importantísimo es en realidad de un tamaño increíblemente reducido...

Zarella, ante cuyo nombre no dije ni mú, ni mencioné al gusando de seda peruano que en cuanto te descuidás te la agarra con la mano, mostró sorprendentemente que en su pierna derecha tenía tatuado al
"Struwwelpeter", libro pedagógico del pasado siglo, que condena draconianamente los malos hábitos, como por ejemplo el de burlarse de los negros porque ellos no tienen la culpa de ser negros, lo que más quisieran es haber nacido blancos. Hablamos del pisco, mucho más rico en su versión peruana y de la causa, un plato que se llevaba al principio a los presidiarios que tenían una causa judicial. Esto derivó en Hume, que negó que se pueda asegurar una relación causal, de necesidad entre por ejemplo prender el interruptor y que se haga la luz. Expliqué a gran velocidad la dinámica de la filosofía, cómo Platón y Aristoteles creían que no se puede confiar en la evidencia de los sentidos (Aristóteles dedujo que las mujeres tienen menos piezas dentarias que los varones, cuando le habría bastado con mirar empírico, el "comedor" de su jermu    ). Descartes dudando de todo, llegó a la certeza de que el hecho de estar dudando era indubitable. Diego señaló que "pienso, luego existo" significa "primero me pienso y después recién soy alguien", decodificación que como no tenía intención paródica hubo que rectificar, enlazándola al idealismo del Obispo de Berkeley, para quien sí, primero Dios nos piensa y después existimos. Irónicamente para un idealismo tan negador de la materia, postular un ladrillo concreto sería hacer (contra su etimología) metafísica. Explicamos así el lugar del sujeto en la modernidad y del lenguaje en la actual edad filosófica que no osa decir su nombre, solo sabemos que somos posteriores, posmodernos. "Hume me despertó de mi sueño dogmático" citamos de Kant: el racionalismo puro era insostenible, salvo para el militante K, que se niega a ver la evidencia de sus sentidos y no deja que su ideología se vea violada por los hechos. Saldamos la discusión de la especificidad de los procedimientos humorísticos: los más encumbrados filósofos usan las mismas técnicas, solo que para otra cosa: el imperativo categórico o "Sólo sé que no se nada" y "Pienso, por consiguiente existo" son autorreferencias, como decir que   no me tomaron como locutor porque son an-an-an antise-antisese-mimitas.
Recordé la famosa apertura de la Crítica de la razón pura en la primera edición:
"La razón humana tiene el singular destino, en el género de sus conocimientos, de estar acosada por el peso de preguntas que no puede evitar, puesto que le son impuestas por su propia naturaleza, pero a las cuales no puede contestar, porque sobrepasan totalmente el poder de la razón humana". 
Oscar Wilde nunca llegó a ser tan paradójico.
Hablamos de las categorías innatas y cómo uno de los "artesanos del sueño" de Freud, el desplazamiento, las mezcla en el chiste del rabino que celebra el milagro de que a la izquierda de la billetera llena de dólares era sábado, día en que no se puede tocar dinero, a la derecha también era shabat, pero donde estaba la billetera era miércoles.
No nos dio el tiempo para hablar de la cuarta dimensión, que es el tiempo. 
Máximo dijo que el humor actual es grosero, se basa en la violencia y en el sexo y entonces hicimos la distinción entre temáticas y tratamientos, porque "La secta del Fénix" de Borges, una vez decodificada, es groseramente la apología de la masturbación, pero tan elíptica y alusiva que contrasta en refinamiento y jamás nos perturbaría. Cité a Ernst Lubitsch y su famoso "toque" tan sutil y dijimos que si un extraterrestre viera a Tinelli y a Lubitsch pensaría que Lubitsch vino después, así como creeríamos que Jackson Pollock es anterior a Miguel Ángel. Hablamos de humor leve y de felices los países que no necesitan héroes,  como dijo Brecht, ni chistes de artillería pesada. Gisela recordó su estancia en México (su estadía quiero decir, no es que tenga estancias además de su radiante belleza y su agencia de viajes...cuando la vi empecé desinteresadísimamente a aludir al matrimonio-que es un viejo chiste de Groucho: pero de modo elíptico, inadvertido: me dijo que se anotó en el curso porque tiene una idea muy buena y está pensando en darle estructura, lo que quiere es "formalizar"; cuando me preguntó el origen del nombre del curso "Cómo hacer el humor con palabras" expliqué a Austin, el lingüista que descubrió que hay acciones que solo se realizan retóricamente, con palabras como por ejemplo "los declaro marido y mujer"). Dijo que en México se usa redundantemente el posesivo, cosa que yo sabía por cómo los celotípicos machotes le pegan posesivos a sus chaparritas. Una enyesada dijo "me duele mi brazo" y ella le constestó "menos mal que no te duele el brazo de otro". La mexicana no comprendió. Parece ser que en México la frecuencia de humor en la vida cotidiana es semejante a la alemana, donde hay que anunciar que se va a hacer un chiste para que no se tome en serio (cosa que se compensa porque en Argentina hay que anunciar que un chiste alemán ha concluído y que no ha de esperarse un mejor remate).
Gisela también mencionó un cartel que decía que se castigaría a quienes arrojaran desperdicios en ese lugar y-agregaba ridículamente el cartel-a quien no, no.
((siempre recuerdo a mi primo Gerardo, quien encomendado a redactar la monografía escolar cuyo tópico clásico era "la vaca", llevó el poder de síntesis a niveles epigramáticos y formuló: LA VACA NOS DA LA LECHE. ELTORO, NO"))
((Sebastián Gioseffi, el geniecillo de los juegos electrónicos, también cuida mucho sus palabras, preguntado acerca de si tenía hermanos me dijo que no...poco tiempo después, tras reflexionar sobre ello, me aclaró que sí tenía una hermana...a veces estas precisiones tan nítidas se parecen a la mismísima imbecilidad))
Comentamos que el humor requiere de algo sagrado o respetable sobre lo cual aplicar su irreverencia. La ironía involuntaria mereció un capítulo aparte. Contamos que Nietzsche era un gran iconoclasta, que creía en una noción de fortaleza que no era precisamente el nazismo, por más que por su hermana, que mutiló su obra, se creyó que la condena a la debilidad (yo diría a la autodebilidad)era fascistoide, la concha de la hermana de Nietsche. El cristianismo y su caridad van a contrapelo de la naturaleza, que deja morir al lisiado en lugar de dedicarle especiales atenciones. 
  • pero no veo de qué te asombrás, la mala popularización de Freud hace que todos lso taxistas, almaceneros en la vida cotidiana te digan "inconcientemente" y "Edipo" y categorías psi, es lógico que guionistas mínimamente letrados hagan uso de esas categorías...en fin, un placer haberte visto!
  • Vicky Pereyra Jajaja igualmente!! Hermosos tus hijos 
Chesterton tomó la autoridad de Nietzsche y la deconstruyó con un ingenio colosal-mi máxima ambición en la via es escribir a la manera de su "Ortodoxia" una introducción muy periférica y disparatada a Freud, deteniéndome en cada una de sus minirevoluciones.
Un momento cómico de la clase fue cuando Gisela después de decir que Freud tiene muchas cosas tiradas de los pelos me preguntó a cuál Freud me refería (pregunta que con Marx es más entendible). Juan Carlos Freud, el dueño de una panchería en Burzaco, un tipazo, muy simple y nada de rebuscado, le contestamos. Pero algo de razón había en Freud: sin necesidad más que por el hecho de que estuvo en mi cabeza por haber sido el 12 de octubre, comentando a Nietzsche aclaré que Colón sifilizó América. Hablamos de la sífilis y parálisis general progresiva de Nietzsche y de la parálisis general progresista del Gobierno. Hablamos de su frase "sin música, la vida sería un error", que fue una reducción al absurdo contra la melomanía ( o "megalomanía" como dijo Susana en el Colón) de Schopenhauer. La irreverencia, la burla, se erige como poético nuevo dogma, la ironía se pierde, el humor está ancilarmente atado a su contexto, cuando perdura ya es resemantizado.
Conté que en "Zapatillas" Edgar Keret hace que un niño que visita al Museo del Holocausto termine creyendo que de alguna manera las zapatillas Adidasque el regalaron son su abuelo. Que dando un rodeo se puede hacer humor con tabúes, quizá no podamos hacer chistes de desaparecidos, pero con Cabandié tal vez ya sí. Gisela dijo que está mal usar a Ángeles como ejemplo de la pulsión hostil y sexual que atravesó a Mangeri, pero sí se puede hacer un chiste, muchísimo más respetuoso, diciéndole al abogado Pierri, cuando insinuó que Ángeles tuvo una relación sadomasoquista consensuada, que no meta a todas las adolescentes en la misma bolsa.
"Un chiste es el epitafio de la emoción" citamos de Nietzsche, y ponderamos la concisión y brevedad de la formulación, como un epitafio (como aquel hermosísimo epitafio de una española que dice NO ME FUI, ME ECHARON).
El chiste suspende nuestra empatía, es eminentemente intelectual y no sentimental. Dice Nietzsche. Y en eso, seguro que no es la fuente nunca admitida de Freud, que dice que el chiste nos permite hacer aflorar de un modo elegante y civilizado, lo más sentimental y visceralmente ansiado.
Citamos la refutación de Freud de Koestler y su noción de reversibilidad del chiste, con el juego de palabras de botella familiar y de litro: el borracho que llora frente a la tumba porque se le rompió su botella y la anciana que le pregunta si era familiar, no era de litro. El porteño que va al bar acompañado de dos exhuberantes chicas y pide tres coca-colas ¿familares señor? ¡no, son prostitutas, pero tienen derecho a tomarse una gaseosa, a ver si todavía tienen que ser parientes directos acá con la calor que hace para ser dueñas de paliar la sé!
También comentamos que Freud nos obliga a ver en todo chiste un deseo, un temor, un contenido y que eso es aprisionador, ahbiendo chistes como el del hombre que con frac y en el Claridge comienza a untarse mayonesa en la cara y cuando le preguntan qué hace dice que se confundió creyendo que eran espinacas. Todo el humor disparatado y absurdo cuyo ejemplo principal son los chistes de locos, no están contemplados por la teoría de "El chiste y su relación con el inconciente", válganos la ironía de que Freud, que nos reveló a todos la condición de levemente dementes no haya dado cuenta de los chistes de alienados mentales.
Para freud toda espada es un falo, para mi hijo de dos años y medio, un gigantesco pene de plástico de una casa de cotillón es una espada. Gisela aclaró que no le ve ya la gracia a lo que hacen en las despedidas de soltera, pero lo que hacen en las de varones, está bien. Se pronunció a favor de la diferenciación entre varones y mujeres, que muchas militancias y un insólito movimiento de padres canadienses no comparte. Hablamos de los genitales masculinos y su deseo más primitivo, el sistema manual comparado con el digital...


"Linda manera de empezar la semana" dice el condenado a muerte un lunes, en un ejemplo que da Freud en otro texto, acerca del rol del superyo como protector del yo, mostrando que las circunstancias que nos oprimen son un juego de niños.Si vamos a ser justos, Freud vivió revisando lábilmente todas sus ideas y reformádolas, es un despropósito que se lo enseñe como una rigidez inalterable, todos lso caminos conducen a dogma.
Conté como Osvaldo Soriano en Bélgica trabajó de cuidador de patos y para justificar su sueldo, se robaba él mismo de cuando un pato y se lo comía,anécdota homenajeada por Bersuit Vergarabat en su famosa canción "UN PATO PARA VIVIR"El gordo Soriano, contador de patos


Durante la filmación del documental Soriano, Osvaldo Bayer le contó al director Eduardo Montes Bradley una anécdota que le habían relatado sobre su amigo escritor.

Resulta que en el exilio en Bélgica, cagado de hambre, Osvaldo Soriano consiguió un laburo de contador de patos en el Lago de los Cien Patos de Bruselas. El trabajo consistía en contar los patos todas las noches y reportar los posibles faltantes a las autoridades, que al instante los repondrían para que el Lago de los Cien Patos no dejara de tener, efectivamente, cien patos.

El problema era que nunca desaparecía ningún pato, siempre había cien patos en el Lago de los Cien Patos. Y Soriano empezó a temer que las autoridades notaran la inutilidad del puesto y lo rajaran. Entonces acordó con un amigo exiliado peruano para que cada tanto se robara un par de patos.

De esa manera pudo mantener su trabajo y, según dicen, eran legendarios los asados que se organizaban entre varios exiliados latinoamericanos, con Soriano como huésped de honor. Obviamente, el menú era siempre el mismo: pato a las brasas.

Maravillado por la anécdota, y con la intención de hacer más interesante su documental, Montes Bradley le dijo a Bayer: ¿Por qué no vamos a Bruselas para ver si existe ese puesto de contador de patos? Y Bayer le contestó que mejor no, que para qué...

Enterarse que en Bruselas no existe un Lago de los Cien Patos ni un puesto de contador de patos sería como dejar de soñar, de esperar, de creer que en algún lugar lejano, escondido y maravilloso de este perro mundo, existe la felicidad.

Tenía razón Bayer, para qué.




Leímos un fragmento de "Cartas de la tierra" de Mark Twain, 

Cartas desde la Tierra - Omegalfa

www.omegalfa.es/downloadfile.php?file=libros/cartas-desde-la-tierra...que a la manera de "El Paraíso perdido" de Milton muestra al diablo visitando nuestro puntito azul, como lo llama Carl Sogán, en el que parodia nuestra representación del Paraíso: en la tierra poca gente tolera a otra, nadie a todas las demás, allá vamos a estar todos de la mano (dice "todas las naciones detestan a todas las otras, todo el mundo odia a los judíos y solo los soportan cuando tienen plata)".
Un error antihumorístico es ser rigurosamente verídico: por ejemplo señalar que los judíos no entraríamos en el Paraíso cristiano (recientemente en el debate Carrió-Cabandié,ella
dijo que los crímenes no se heredan, pero como católica sí se basa en que por culpa de la trasngresión a una prohibición que hizo Adán y que hizo Eva todavía la está pagando generación tras generación)
Dice Mark Twain también que nadie canta en la tierra y que nadie se queda más de dos horas donde otro canta porque no lo aguanta (forma chistosa de malentender la duración de un recital) pero en el Cielo todos cantamos y nadie copula, que es lo que más nos gusta hacer, incluso ahora que es un mandato y que el nuevo síntoma-pesadillesco para nuestros abuelos-es que no estamos disfrutando lo suficiente.
Leímos otra crítica a la Biblia, un stand-up de Benigni, porque si bien el curso es para hacer tolerable lo intolerable y no para exagerar lo insoportable de bagatelas cotidianas, algunos standaperos dan una vuelta de tuerca con vuelo: Dios está repodrido y decide redactar los siete pecados capitales. ¡Moisés, vení agarrá una piedra cualquiera! En el apuro no se da cuenta de que Dios tiene todos esos pecados. La Soberbia: si hay alguien soberbio es Él: -Yo soy Dios, el ser perfectísimo, poderosísimo, en todo lugar, al lado mío el hombre araña es un poroto, a Buda que se vaya a la buda que lo barió. Pensemos en el nombre: los otros dioses tienen un nombre: Jupiter, Alá, Buda, en cambio él es Dios. Si se hubera llamado con un nombre más humilde, caería un poco más ubicado ¿no? Por ejemplo "Yo soy Néstor" (abucheos, tuve que cambiarlo rápidamente a Lionel)
"Ayuda a tu prójimo, que Lionel te va a ayudar a vos". Sería más amigable, nada de "Padre Omnipotente" ¿"Qué omnipotente, sé hacer algunas cosas pero no exageremos, lo intento" (risas de Diego, que había dicho con falsa modestia literaria no que escribe, sino que lo intenta)
¡La ira! Nadie se encabrona peor que él, loco. De la mañana a la noche, ni un segundo de sosiego, ya en el princiopio, Adán y Eva le agarran una manzana: -La puta que los parió, malagradecidos del orrto, fuera de mi casa, vos vas a parir con dolor y vos vas a trabajar con el sudor de tu frente!
¿Todo por una manzana?pero te la pago, yo admito que se puede enojar, que le sacaron algo que le gustaba y que se enojó, pero se te pasa. A Él todavía no se le pasó, hace dos mil años nos hace bautizar pro culpa de esa manzana. Me lo imagino todo el día en su casa: -La concha de su hhermana, yo quería esa manzana, no quería que me la agarrasen, la iba a hacer rallada para un postre...
-Agarrá otra
-No, ésa era perfecta, yo quería esa

¡¡¡una cosa de locos, después uno habla del precio del tomate,
en aquella época una manzana costaba la ira divina!!!

(...)
Tomemos en cuenta los inventos, y no hace falta pensar en la lascivia y que todos somos hijos suyos ¿por qué no nos la hace fácil? Pensemos en la calefacción: hizo morir a mil millones de frío. Lo hizo a Adán, le sacó una costilla y la hizo a Eva, llegado a ese puntopodría haberle sacado una oreja a Eva y haber hecho una calefacción, cualquier calefacción, salvo las de mica que son como una esposa, duran toda la vida y no te calientan ni un poco...Los hombres se habrían quedado sin una costilla, las mujeres sin una oreja, pero bien abrigaditos. Adán le diría:-¡Qué lindo que se está acá, mirando el fueguito crepitar en la salamandra con quebracho! Que qué lindo es mirar el fue...date vuelta, boluda, apuntáme con la oreja, sorda de mierda...
En fin, la cuestión es que ahora los hombres tenemos frío y las mujeres escuchan, cosa que no es lo que yo hubiera preferido...

Pensemos en los antibióticos. Es sádico ios, sabía que necesitábamos y pensó ¿dónde los puedo poner para que no los encuentren' ¡en los hongos puso el hijo de puta los antibióticos! podría haberlos dejado en la mesita de luz si es todo amor, ya sabés, si te engripás te los dejo ahí...las pilas, ¿a quién le dio las pilas Nuestro Señor? ¡A las ranas! Galvani y Volta tuvieron que torturarlas, sacudidas en los brazos y las piernas para que nos dieran las pilas: -Las tienen ustedes ranas de mierda, denme la pila, tengo un renacuajo de rehén, cantá, cantá, rana puta
En fin, darles la pilas a las ranas es como darles la lámpara a las anguilas ¿qué necesidad?
esa última parte es similar en su mecanismo a ¿cómo me voy a enjabonar con fulano o abotonar el pullover con mengano? ("La vida es bella")
 mencionamos cómo fue la recepción de este film: psicólogos condenando el trauma del niño a quien su padre le refuta lo que está viendo con sus propios ojos, Sarlo diciendo que la historia no tenía por qué estar situada en el marco de la Shoá, todo porque es tan delicado este tema, a Schwarzenegger no le decimos que Terminator está muy bien pero sería mejor que viviera en Berazategui con su tío solterón o nos rajamos las vestiduras (violencia de género) por el trauma de la viuda de un tipo al que masacra en una escena...
Hablamos de la definición de Schopenhauer "poner algo donde no va", condición necesaria pero no suficiente para hacer reír, las torres gemelas recibieron humorísitcos aviones donde no iban. Contamos un ejemplo excelente de eso: en SNL la Sirenita Ariel canta bucólica y le cae el cadáver de Osama B'n Laden en la cabeza, un cadáver que fue arrojado al mar para evitar su beatificación. Recomendé pensar siempre en "¿dónde esto no iría?" cosa que con las frase figuradas se resuelve así "en su sentido literal". Para demostrarlo me senté encima de Gisela que me dejó hacer por unos instantes mágicos y simuló escandalizarse pero le expliqué que me gusta "ponerme en el lugar de los demás".
Conté cómo mi amigo fue a visitar a la viuda de un ahorcado y que se propuso con su novia no hablar de nada relacionado con la muerte. En un momento se menciona el deceso de un querido actor y la novia le dice "chist, en casa del ahorcado no se habla de la soga" lo cual fue mucho más explícito y crudo, a pesar de que era una expresión hecha...
Fue una clase bien dada, de esas de las que salgo muy contento y digo como siempre "hoy di la mejor clase que di en mi vida" a mis seres queridos y allegados que bostezan y saben a lo que atenerse...



LA DEMOCRACIA TOTAL: mientras me presupuestan un arreglo de cañerías onerosísimo aparece en la tele la caripela de Massa compungido, porque visitó a víctimas de la inseguridad y me imagino un cuento en el que para decisiones individuales también haya primarias y proselitismo. Massa visitándome con cara de circunstancia, y mirando a la cámara diciendo "estos caños así no pueden seguir, si me votás todo va a fluír mejor"


"estuve reflexionando por espacio de semanas tu pregunta de ayer "
esto me hizo reír mucho. (fragmento de una epístola que me enviara el genial novelista Ariel Magnus)

1 comentario:

  1. Anónimo11:50 a.m.

    No es exhibi-sionismo. Bergman es lapida-ario

    ResponderEliminar

la peor opinión es el silencio, salvo...