martes

Algunas de las 2014 cosas que amo de la vida...



Lo que siempre espero a fin de año es esta columna. Es lo mejor que escribís. Lo más autentico. Contagia alegría por la vida, pero no una alegría boba, evasiva. sino más bien como esa felicidad crítica que se desprende de los poemas de Whitman.

slds
fede spiner

¿Cómo resumir el año más feliz de mi vida en mi habitual listado de cosas que amo  sin dejar afuera miles de cosas esenciales?

Tal vez se pueda lograr empezando por decir que alcancé la felicidad conociéndome a mí mismo y a partir de ahí dejando afuera miles de cosas que parecían esenciales.

Verónica
, el amor que busqué toda mi vida, desde que nací, me trajo este helena al mundo a Julio, la criatura más adorabl...ehhh, no, estem, este julio a Helena

Los deliciosos platos que confecciona entre otros mimos que prodiga hacen mi felicidad de una manera inefable, su disposición para el sarcasmo hace que cada minuto compartido esté poblado de chistes desternillantes, su hermosura, que mis ojos se sientan acariciados y agradecidos. Su amor es quizá una de las cosas que más amo de la vida, pero ¿vale poner eso en algo que es la celebración razonada de aspectos del universo que me reaniman como individuo independientemente de los demás?

Más seguro es poner: jugo de naranjas recién exprimido o algo así, no será tan romántico pero a mis amigos se los puedo convidar.

¿Qué les estaba diciendo? ¡Ah, sí!

Que hace un par de años inventé que inventé este formato para hacer una lista de cosas que amo de la vida, cosas en las que siento el íntimo deleite de descubrirme teniendo absoluto placer a pesar de todas las tentaciones de caer en los remedos horrorosos del placer(esos que van juntos aunque se contradigan: el "placer" de intentar a un tiempo despertar envidias y de demostrar que se es una víctima).
Mastroianni en "Yo recuerdo" y Woody Allen en "Stardust Memories" si yo mal no recuerdo, fueron mi fuente. Lo de Woody eran motivos para no suicidarse. Y a él le funcionaban Mozart y Los Hermanos Marx, así como a Bertrand Russell y probablemente dos o tres personas más, el poder adquirir mayores conocimientos matemáticos...

repasemos algunos dichos de anteriores ediciones...

2009: Amo el desafío intelectual y pasional de hacer que me perdonen una cagada épica y lograrlo porque el perdón está como dijo Derridá para perdonar lo imperdonable y para citar parasitariamente a otro genio "lo segundo mejor que hacemos es la venda (lo primero, la herida)"

Amo el gesto de Jamie Lee Curtis
al comienzo de "Un pez llamado Wanda" cuando presenta a Kevin Kline como su hermano ante el ex Monthy Python y él le agarra improvisadamente una goma y ella mira al director como preguntándole si siguen rodando o cortan.
http://cancerdeque.blogspot.com.ar/2009/01/las-cosas-que-me-hacen-amar-la-vida.html

2010:
Amo el sentido del humor en general y algunas pocas cosas del mío en particular: por ejemplo la disposición permanente al anticlimax en momentos altos ("decime barbaridades en la cama" "Stalin masacró a 12 millones de compatriotas" / "tengo mis años, jovencita, pero le aseguro que mi pene se derrite por usted").

Amo usufructuar los efectos de las sustancias psicoactivas mediante el expediente de reunirme con personas que las consumen: yo consumo drogadictos, pero no tengo la compulsión a discapacitarme.

Amo tanto los argumentos de Bertrand Russell como los argumentos contra Bertrand Russell de Karl Popper. Este año descubrí a Jean Piaget, quien les pasa el trapo a ambos en esto de aguantar la respiración abajo del agua del aburrimiento, capacidad que toda mente científica requiere...Amo la escena de "Romance popular" de Mario Monicelli en la que Ugo Tognazzi agarra fuera de libreto de las tetas a Ornella Muti y ella en tres milésimas de segundo sucesivamente se sobresalta, mira a la cámara para que el director pare la filmación, empieza a excitarse y a esbozar una involuntaria sonrisita y le agarra las manos y se las saca
http://cancerdeque.blogspot.com.ar/2010/01/algunas-de-las-2010-cosas-que-amo-del.html


2011: Amo el concepto de “las ganas son algo a adquirir” que un psicólogo me legó para alentarme a salir a buscar trabajo en el año de la crisis y la miseria: amo extrapolarlo a campos más suculentos con resultados científicamente comprobables (no amo que las velocidades del deseo estén descoordinadas, es algo que genera casi una apología de ciertos autoritarismos necesarios, como obligar a un niño temeroso a tirarse por primera vez del tobogán acuático sabiendo que va a terminar encantándole)

http://cancerdeque.blogspot.com.ar/2010/12/algunas-de-las-2011-cosas-que-amo-de.html

2012:
Amo el deleite metafísico y el efecto espiritual que determinadas partes del cuerpo de determinadas personas pueden llegar a operar incluso si son operadas.
Amo, digamos, poder amar a mi hijo para darle todo sin haber dejado de ser todo lo que espero de mí.Amo mi amor al sacrificio pero también que mi época y mi país no correspondan a ese amor, impidiendo que la tentación estoica sea desaforadamente desenfrenada
http://cancerdeque.blogspot.com.ar/2012/01/algunas-de-las-2012-cosas-que-amo-de-la.html


2013:Amo que este año de paternidad haya operado cambios que fueron más bien negaciones al cambio, aceptaciones desaforadas de mì mismo, urgencia por conseguir lo que amo y deseo y me da placer, llanto desconsolado y apocalìptico por toda pèrdida de tiempo en malestares ya sea el viento en la cara, un trabajo que detesto, un protector solar que me irrita los ojos, la muerte de un ser querido, la cola irritada porque no me cambiaron el pañal, que no reparen la bici en Navidad porque solo se dedican a la venta, una pareja que ya no funciona o un corte de luz. 

Amo poder transmitir mi amor por los autores que amo en mis cursos que amo y que me prodigan un grado de libertad y deleite que solo había conocido en la intimidad y muy de noche en noche://cancerdeque.blogspot.com.ar/2012/12/alguna-de-las-2013-cosas-que-amo-de-la.html

El hecho mismo de ponerse a pensar en cosas lindas es autorreferencialmente digno de ser amado. Los noticieros no solo nos mienten que todos los días pasa algo: encima nos dicen que lo que pasa es alarmante.
 Tendemos a callar lo hermoso, lo revitalizador, lo que nos sorprende gratamente para no parecer bobalicones, cursis o poco pícaros. ¿Acaso va en detrimento de todo lo que nos queda por hacer para mejorar las cosas el señalar cuál es nuestro generador de energías que alimenta las fuerzas para lograr las transformaciones? Si yo digo que amo tomar sol y comer chocolate y mirar la luna ¿carezco de sensibilidad social? Hay cierta delicadeza mal entendida pero bien extendida en las personas mejor intencionadas que no advierten cómo hay que combatir la brutalidad de los horrores. Por eso este año quiero poner en primer término que amo la película "Amigos intocables" que cuenta la historia de un tetrapléjico y cómo sus ganas de vivir le volvieron gracias a un bruto, que no le tenía compasión y que le hacía bromas salvajes




La mayoría de las personas no tiende a exaltar en su discursividad cotidiana lo que ama. 

Es más: la mayoría cuando llega el amor, se defiende del amor como de la peste, no se entrega, lo estudia con malpensada suspicacia. De la malpensada suspicacia no sospecha nada malo, solo del amor.

Amo obviamente (con la pronunciación enfática de "OB-viamente") a mi hijo Ezequiel, que ya tiene dos años y ocho meses y a mi hija Helena, que muy pronto va a tener cinco meses y ocho días. Pero querría decir algo más que lo obvio al respecto. Así como elegí trabajar de lo que me gusta, lo cual en este país se retraduce poco menos que a preferir hacer una actividad que te remunere el espíritu a poder comprarte alimentos y vestimentas, elegí poder estar muy conectado y siguiendo muy de cerca los aprendizajes y las gracias de mis chiquitos  y eso es más que amar a los hijos en el sentido inevitable y fácil. Dedico muchas horas a mis hijos, las horas más reparadoras y hermosas. Sinceramente no creo que haya nada más trascendente ni hermoso para hacer en el mundo, pero por supuesto, no se debería extrapolar lo que mi íntima naturaleza disfruta a una persona más necesitada de un SMART para estacionarlo cerca de la cancha de golf. La inmensa mayoría de las cuatro o cinco personas que frecuento consideran que los hijos te cagan la vida, te chupan la juventud, constituyen una servidumbre vitalicia voluntaria ad honorem y tratan de posponerlos sin separase o incluso contraen amantes para animarse a separarse y no tener que tener hijos, etcétera 
"Trae al mundo vida y ya no tenés vida" me compadecen
Amo que crean amar a sus amantes, es un fenómeno admirable: como si por ver un film aburrido, uno amara los cortos publicitarios.
Es verdad que en las condiciones en las que nos hemos acostumbrado a vivir son más frecuentes las patadas en los testículos que el milagro de la concepción y la necesidad de llevar Gatorade en las jorobas horizontales que la de amamantar, pero lo cierto es que tenemos la disposición del escroto tan expuesta porque el semen necesita ser refrigerado y la existencia misma de las tetas, a cargar con bolas de grasa toda su vida, se debe a que nada es más importante que traer hijos al mundo. Incluso cuando trajiste uno no te preguntan: ¿es el único hijo que trajiste al mundo? te preguntan: ¿es el primero? 

O Captain! my Captain! our fearful trip is done,
The ship has weather’d every rack, the prize we sought is won,
The port is near, the bells I hear, the people all exulting,
While follow eyes the steady keel, the vessel grim and daring;
But O heart! heart! heart!
O the bleeding drops of red,
Where on the deck my Captain lies,
Fallen cold and dead.

O Captain! my Captain! rise up and hear the bells;
Rise up—for you the flag is flung—for you the bugle trills,
For you bouquets and ribbon’d wreaths—for you the shores a-crowding,
For you they call, the swaying mass, their eager faces turning;
Here Captain! dear father!
The arm beneath your head!
It is some dream that on the deck,
You’ve fallen cold and dead.

My Captain does not answer, his lips are pale and still,
My father does not feel my arm, he has no pulse nor will,
The ship is anchor’d safe and sound, its voyage closed and done,
From fearful trip the victor ship comes in with object won;
Exult O shores, and ring O bells!
But I with mournful tread,
Walk the deck my Captain lies,
Fallen cold and dead.
Walt Whitman (en el apéndice adjunto a la edición de 1865 de Hojas de Hierba)
Amo haber trabajado un año como tutor de un niño de tres años, hijo de unos irlandeses monomaníacos multimillonarios, a cuyo cariño entré y salí necesariamente como se entra y necesariamente se sale de la adolescencia: este capital psicológico me permite ser todo el buen padre que en mi representación tengo que ser para con mis hijos, sabiendo qué hacer y sobre todo qué no (hace mucho, mucho antes de las sobredosis de metaanfetamina, William Blake sentenció que el camino del exceso conduce al palacio de la sabiduría porque nunca sabremos cuánto es suficiente hasta que no sepamos cuánto es más que suficiente).

Amo poder ir registrando las incorporaciones lingüísticas de Eze, cómo me pide un helado de palito que "queriba" (por "quería") de Boca ("de gol"), cómo dice demasiado la palabra "demasiado", cómo vivo orgánicamente la evolución espiritual de su desarrollo, registrándola con la misma febril voracidad que me llevó a amar escribir, el poder aprehender y apresar, a presar de haber aprendido que en esta era de las redes sociales casi no hay cosa que no sea filmada, grabada, transcripta y fotografiada.

Amo la admirable belleza e inteligencia de Helena, que ya reconoce cómo levantar la cabeza al ponerle una remerita y que ya muestra un repertorio de gestos prodigiosamente adorables con sus mejillas de manteca y ojos matadores.

Veo a diario el potencial de Ezequiel y de Helena y estoy seguro de que en buenas manos, estos purretes llegarían a grandes cosas, pero bueno, focalicémonos en lo que amo y no en lo que no amo a podé hacé...

 Amo las magnolias de Barrancas de Belgrano, su insolente galanura y su cítrico aroma

Amo que en un reciente pequeño escándalo que no estoy autorizado a referir cada una de las ultrajadas partes me insistiera "por suerte estaba Fulanito de testigo"

Amo tener el don de decir el chiste en el momento justo con un timing que lo hace parecer espontáneo a pesar de que se basa en el hecho de que atesoro en mi memorias miles y miles de chistes-materia prima que amo

Amo traducir y los problemas inimaginables que se me presentan al traducir, como por ejemplo para una campaña a favor de que se baile el tango en Alemania tener que poner "aquel que conduce" en lugar de "el conductor" porque se diría el "Führer"

Amo las diferencias idiomáticas y que se diga "nuez de Adán" en español y "manzana de Adán" en inglés y que un "enroscado" nuestro, alguien traído de los pelos, retorcido, ignorante de la navaja de Occam, sea un quemado en inglés, un limado o alguien que está jodido ("screwed")

 Amo muy diversas músicas, la mayoría por sí mismas, y otras, inconfesables, por los aterciopelados momentos a los que remiten.

Amo los grandes ejemplos artísticos que hacen de la necesidad virtud (Orson Wells, filmando "Othello", creando la genial escena en el baño turco solo porque ¡no habían llegado las valijas con las vestimentas para los actores!)

Amo los errores, fuente de creatividad y descubrimiento. Amo el hecho de que de niño un compañero de escuela me confesara que había sido tan estúpido como para creer que la vagina era un agujero no perpendicular, sino a la altura del ombligo, y que yo recién entonces advirtiera su geografía anatómica. Amo dialécticamente el hecho de que el tiempo demuestra que ese error vergonzante (o aquel otro de suponer que el cordón umbilical
Parolles:
Yet I am thankfull: if my heart were great
'Twould burst at this: Captain I 'll be no more; 
But I will eat and drink, and sleep as soft
As Captain shall: simply the thing I am
Shall make me live 

(Shakespeare, William; All 's well that ends well (IV, 3)
conecta el ombligo del embrión con el de la madre) no es un error garrafal que distorsiona una inmutable matemática de la biología, sino una variante que no se terminó dando y que condenar la propia ignorancia por ese "error", es estar peligrosamente cerca de Francisco I que niega no los avances de los últimos doscientos años de la ciencia, sino el anterior, el de Darwin.

Amo el momento en que un poco apesadumbrado le confesé a la dentista cuando me preguntó por la familia, que me separé de mi ex y ella (que también se ocupa de su "comedor") me felicitara y dijera que se trata de una mujer insoportable, que la mandoneaba y pretendía saber más de odontología que ella, que le indicaba cuándo sacar una muela y hasta dónde, etcétera. Pero este "amo" es un bastardeo del amor, es la maledicencia frívola de decir "amo lo mal que se expresan los paraguayos que no fueron a Eton" que no es exactamente lo mismo que decir "amo cómo todavía una criatura de dos años y medio usa demasiado la palabra demasiado". Amo haber podido llegar a acuerdos trascendentes con mi ex para brindarle a mi hijo todas las índoles de amores y presencias y educaciones que necesita y que haya sido un año floreciente y destacado en su crecimiento.

Amo mi facultad de hacerme feliz con solo vivir en un mundo simbólico de chistes estúpidos, y reírme de que en la foto de "Caras" Nº 1659 se diga que Juanita se separó de "Manguera" y a continuación se la muestre en una foto con una manguera ("Juana aprovechó el domingo para limpiar una terraza del dúplex que hasta hace poco compartía con Gonzalo") o de que en Parque Centenario un hombre le grite a su hija "Rocío, al pasto, no" como si el nombre que le puso no convirtiera en un despropósito su mandato...
mi abuelo Marcos, cuyo sentido del humor amé siempre y cuya buenmocedad perdura en mí, lo digo sin falsa inmodestia...


Amo los finales desopilantes que se me
ocurren para cada historia que escucho o cada cosa que veo: ayer vi un extenso documental en Canal Encuentro sobre una escuela en la villa 31 y se me ocurrió que sería graciosísimo que de todas las cosas edificantes y políticamente correctas que les enseñaban a decir a los pibes del barrio, al final dijeran "porque acá en la villa no todo es venta de drogas, chorros, violencia, hay muchas personas, como nuestros padres que se levantan a las cinco de la mañana para salir a trabajar para poder pagar los seis mil pesos de cuota de esta escuela tan humanista"

Amo los paralelismos absurdos, que Moisés esté subyugado por la omnipotencia de Dios y Éste le diga "si me hubieras visto diez mil años antes...ahí no sabés lo que era"

Amo la ironía de Daniel Molina y adoro que su programa "Los Futuristas" goce del reconocimiento que merece. Amo una frase que acuñó que dice más o menos esto: la amistad, la ternura, el erotismo, el placer, el cariño, la delectación extasiada, el maravillamiento deslumbrado, la plena confianza, la confidencialidad y el deleite absoluto son hermosos, qué lástima que tengamos la propensión a hipotecarlos solo para buscar el amor


Amo las cosas que le hacemos opinar a Helena poniendo voz en falsete con Vero, chistes y observaciones que de tantas y chisporroteantes no podría reponer aquí (sus ineptos intentos de putearnos diciendo "la hermana de tu concha", etc.)

Amo la satisfacción de construir algo poniendo en ello todo mi corazón y la satisfacción de darle completamente la espalda y comprender que fue un error monumental y que no haya contradicción, como no la hay en disfrutar de que en "Breaking bad" lo que decide al protagonista a fabricar y vender drogas sea que tiene dos años de vida (que le quedan dos años quiero decir) y en disfrutar de que Nietzsche halle la raíz de la ética socrática de la compasión en que su creador ya estaba panzón y viejo.

Amo a Les Luthiers, a Borges-en especial brevemente "ser Borges" a través de sus muy íntimos poemas, a Chesterton, al Paul Auster de "La invención de la soledad", la sorprendente comedia alemana "Irren ist männlich", el cuento "Enoch Soames", descubrir autores (así sean más conocidos que la ruda, como Joyce o Alice Munro), las novelas del comisario Maigret de George Simenon y muchas otras cosas belgas (los panqueques belgas con Nutella que confeccionan en la plaza de San Isidro, Chistof, el standapero de "Un belga en Argentina", el bed&breakfast de Bruselas "Tintín"-que me hizo feliz cuando me falluteó la amiga que me alojaba en Paris y me bajé antes energuménicamente del tren).
Amo de lo húngaro a escritores secretamente magiares (George Mikés, nacionalizado británico, Ephraim Kishon, nacionalizado israelí), el restaurante "Turandot", Sandor Marai, la condición de verbo condicional del nombre "Hungría"...
Amo tantas cosas de lo alemán, que no parecería amar la concisión alemana si las empezara a desovillar, también el idioma alemán amo y si bien los sustantivos compuestos suelen mostrar primitivismos y tosquedades (Glühbirne, pera de brillar es bombita eléctrica, Kühlschrank, mueble de frío es heladera, Schreibtisch, mesa de escribir es escritorio, Baumwolle, lana de árbol es algodón) y hasta repulsivas descripciones de lo adorable (Ohrwurm: gusano del oído es canción hitera, Brustwarze: verruga del pecho es pezón) hay redentoras dulzuras poéticas tipo lunfardo (Bordsteinschwalbe: golondrina de cordón de la vereda es trabajadora sexual).
Amo a mis amistades, el poder tener las conversaciones tan inspiradoras y que me hagan depositarios de sus secretos y su consejero y que puedan recurrir a mí si precisan algo, por ejemplo que les presente a alguien del sexo opuesto o lo que sea (no que les presente a lo que sea).
Amo la tecnología de que disponemos ahora que produjo silenciosamente más cambios que cualquier política privatista o estatista y permitió reencuentros con los colores de voz y rostros de la infancia cuyas potencias siguen intactas como sustancias alucinatorias en algún rincón de nuestros desquiciados sesos.
Amo haberme no enterado de que el Papa electo es argentino, porque me encontraba dictando mi curso de humor y por más que los alumnos juraran y perjuraran no sería la primera vez que me hacían pisar el palito con algo así de inverosímil.
Amo ser un productor de humorismo pero sobre todo un consumidor, porque como dijo Charly García, lo más disfrutable es ser fan...amo el humor involuntario, detectar incongruencias, por ejemplo el restaurante hindú "Gandhi" (¿no es un hombre que se hizo famoso por sus huelgas de hambre?)...la publicidad que dice "hacé realidad tus ganas de ir a Brasil" (¡son una realidad mis ganas de ir a Brasil!), la cafetera Break-fast, que con el guión heideggeriano parece decir que se rompe rápido... ("fast" viene de ayunar, con lo cual, "fast-food" sería comida para ayunar)
Del repertorio de recursos para devenir algo en cómico, amo el modo en que Niní Marshall emplea el léxico usando la palabra similar pero equivocada ("angustionada", "lo operaron de una Úrsula")
La formalidad improcedente de Loriot, sus tecnicismos exactos para hablar de lo que merece coloquial distensión (los hombres que debaten desnudos en la bañadera equivocada).
La especificidad de Monthy Python, el modo riguroso de continuar con matemática precisión la combinación de dos campos semánticos incompatibles (los peluqueros alpinistas, en Mark Twain el arca de Noé inspeccionada en un puerto alemán, en Saturday Night Live la Sirenita cantando y que se le caiga Bin laden en la cabeza).
Gestos faciales de Benny Hill y del Superagente.
Extrapolar, arrastrar la mecánica de una cosa a otra. Por ejemplo: con justa razón muestran a un paralítico como el más damnificado por los cortes de luz: no tiene ascensor, no puede ir a su casa. ¿No sería gracioso que la práctica de reportear a discapacitados se haga costumbre?. Para informar quién ganó el gordo de Navidad, consultan a una mujer en silla de ruedas ¿cómo le afecta no haber ganado la lotería?. Para mí, es gracioso por una serie de extensas cuestiones ideológicas: creo que las noticias como los cortes de luz tienen que mostrar que están mal para el hombre común y  no para una excepción respetabilísima pero excepcional. Después de todo tampoco es ideal para el discapacitado sí tener luz. A mí, por ende hacer esta extrapolación me resulta tan "ilustrativa" de lo ridículo que es interrogar al discapacitado como al director de contenidos del noticiero le pareció ilustrativo de cuán grave es una mala noticia. Prescindiendo del "mensaje" lo de poner algo donde no va es gracioso en sí. Capusotto y Saborido arman con la sola vinculación de un juego de palabras un consecuente personaje, por ejemplo "Frank Psiquiatra, el cantante que difunde teorías de la clínica contra alienaciones mentales" y que canta en lugar de "Only you" por ejemplo "Only Jung": juegan al puro placer de mezclar, no están diciendo  ni que Frank Sinatra ni que Carl Jung fueran poco respetables.    
Amo el sexo, como cualquier hijo del vecino, pero con algunos aditamentos que cierta mojigatería inicial contribuyen a hacer más pleno. Recuerdo mi sensación de pecado con las primeras revistas de mujeres desnudas y mi igualmente estúpida santurronería al donar en el sigilo de la noche a gomerías mis ejemplares, como si fueran homeless a los que les donaba mantas.
Amo lo que sería un error, me parece, llamar "confianza en mí mismo". Es más bien un ímpetu aligerador que contiene cierta poderosa capacidad de desprecio. No confío en mi capacidad para definirlo del todo bien, pero definirte esto bien o no me chupa un huevo.
Amo reír y hacer reír y sobre todo hacer reír en momentos de dolor, hacer reír inesperadamente, anestésicamente, físicamente, de un modo en que te vuelve, por así decirlo, el cuerpo al alma... 
Amo tocar el piano, amo dibujar

amo las inocencias y las defensas ineficaces contra las inocencias y el goce pleno de la beba en el agua...
el próximo curso de humor larga el 18 de febrero: http://www.rojas.uba.ar/cursos/cultura/letras.php

7 comentarios:

  1. Anónimo7:29 p.m.

    que sean muy felices, a pesar de la campaña en contra de la felicidad iniciada por la fundación salven las perdices!

    ResponderEliminar
  2. Anónimo7:30 p.m.

    ich sehe immer noch gleich aus. ich arbeite jetzt bei einer nachrichtenagentur, wie reuters, nur kleiner. mein leben besteht eigentlich nur noch aus arbeiten und zug fahren. und du? wie gehts deinem sohn? und dem humor-kurs? und gibst du immer noch reichen amerikanischen touristinnen privatunterricht?
    weihnächtliche grüsse, auch von eveline (meine freundin mit dem engelshaar)

    ResponderEliminar
  3. Anónimo7:31 p.m.

    Amigos queridos,

    Estuve tratando de dibujar algo alegórico a fin de año o navidad, y la verdad es que me resultó imposible. También quería dar con una frase síntesis que viniera a medida de lo que quiero decir....y tampoco tuve suerte. Recurriré a lo más simple y breve:
    Que el nuevo año nos sea propicio, que tengamos la posibilidad de volver a estar juntos y disfrutar la mutua compañía, que haya para cada uno un momento golosina, una experiencia intensa, alguna lectura o imagen reveladora.
    La vida tiene sus pliegues, ya sabemos, no todo es sereno y apacible, puede haber tormentas, remolinos, ascensos difíciles, bajadas en picada y sin cinturón de seguridad. Pero son momentos que también nos ayudan a conocernos más, nos dejan saber algo de uno mismo que nos era como ajeno. Quiero que el año que empieza nos traiga a todos más de lo bueno que de lo otro, nos regale momentos luminosos, nos ahorre oscuridades.

    Aprovecho estos momentos del año para renovar las ganas de estar cerca de la gente que quiero, como ustedes. Es una tarea ser amigos, y no soy siempre todomlo atenta que quisiera, ni me sale llamar o escribir con la frecuencia que quisiera. Voy a intentar cambiar eso porque me hace bien saber que están ahi, que forman parte de mi vida. Sepan que los quiero.

    Este mail es para muchos, pero no es un mail masivo, ni mucho menos. A cada uno tengo algo para agradecerle, con cada uno compartí algún momento, una mirada,mun roce, unas ganas, un mundo. Sepan que celebro que esten ahí.

    Que el 2014 sea para nosotros, para nuestros amigos y los que amamos, para la patria, para todos los que no están bien, los que pasan malos tiempos.... un año nuevo de verdad, mejor, más justo, más bello, más compasivo.

    A todos y por alguna cosa, gracias y besos!,

    ResponderEliminar
  4. Anónimo11:52 a.m.

    amo leer algunas cosas que escribís, como esta. felicidades a vos y a tu hermosa familia

    ResponderEliminar
  5. Anónimo12:38 a.m.

    bien Cacho! segui sumando que en el 2050 lo compilamos y hacemos broli, si llegamos 'amo a hacer unos viejos chotos...

    me gustó ese señalamiento de la sensiblera compasión televisiva con lo de los cortes de luz y los paralíticos, y se me ocurrió que por ejemplo le pregunten al lisiado si una vez regresado el suministro saltó en una pata...

    ResponderEliminar
  6. Anónimo1:48 p.m.

    me encantó! besos

    ResponderEliminar
  7. y yo amo a la gente que ama mucho así como vos y no pierde eltiempo en quejarse tanto... así que entonces, te amo...

    y sí, suena muy gay pero bancátela! o no nos amás a nosotros? ja... abrazo y te felicito por la flia...

    ResponderEliminar

la peor opinión es el silencio, salvo...