martes

Keneth Galbraith explica cómo introdujo Marx la impermanencia budista a la economía clásica

La tradición clásica, según hemos visto, había postulado un equilibrio, que llegaría a llamarse el “equilibrio económico”. Según esta tesis, las relaciones básicas entre patrones y trabajadores, entre la tierra, el capital y el trabajo nunca se modificaban. Podían producirse cambios en la oferta de mano de obra y de capital; pero sólo para determinar a su vez un nuevo equilibrio análogo. La identificación y el estudio de ese equilibrio final eran la sustancia de la ciencia económica. Marx, tomando a Hegel como punto de partida, se sintió compelido a rechazar lo más fundamental de los supuestos en que se basaba la economía clásica. El equilibrio no era para él el fin, sino sólo un incidente en el proceso de cambio mucho mayor, que alteraba por entero la relación entre capital y trabajo

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

la peor opinión es el silencio, salvo...