miércoles

Le mot juste y el a juste


SOS DEMASIADO PETISO, NO PUEDO SALIR CON VOS, TE LO DIGO POR LO BAJO
se suspendió la carrera por el dolar oficial porque Bianchi insultó al árbitro y no hay los avales
Flaubert, como sacerdote de la literatura, creía que debía pulirse un texto y entrazarse desde cada vocablo insustituible, evitándose cacofonías, arcaísmos, ambigüedades...
EL VIAGRA ESTÁ DISEÑADO PARA QUE LE PEGUE A USTED EN EL BOCHO, EN LA CROQUETA DONDE SE HACE USTED LOS RATONES Y SE LE DESPIERTA EL MORBO...Y SI NO ES ASÍ LE PEGA EN EL PALO



Una noble causa, que ciertamente mejoraría nuestras nobles causas: yo, como profesor de humor, por ejemplo, y con una gran facilidad para el doble sentido, he advertido que para los porteños, dos tabúes obturan la metabolización humorística para refinar una percepción: los chistes en los que se menciona (por supuesto en contra de los perversos y de los militares genocidas) a los denominados "desaparecidos" y a los denominados "pedófilos". 




para novia, de todas las chicas solo elegías italianas
EL MICRO QUE SE TERMINÓ ESTROLANDO EN UN TEATRO EN EL QUE DAN COMEDIA PUDO HABER TERMINADO EN TRAGEDIA


keep calm and enjoy the city? mejor sería keep seated and enjoy the calm
Siendo que el humor que anestesia momentáneamente el sentimentalismo y permite una distancia crítica está proscripto ¿por qué se usa la palabra "paidophilia", es decir "amor a los niños", si después lo que se pretende designar es el horror del deseo erótico no consensuado con criaturas incapaces de concebir lo que están sufriendo? ¿y por qué para designar la detención ilegal, el secuestro, la tortura, el asesinato y la deprivación hasta de una tumba visible que permita elaborar el duelo a los deudos, amén del apoderamiento de bebés se usa el neologismo que acuñó Videla, que habló de "ni muertos ni vivos", los "desaparecidos"?

Si bien he logrado hacer una profesión de mi bizarra capacidad de asociar nada convencionalmente fenómenos que no parecen cercanos, creo que no soy el único en vincular "el amor a los niños" con algo agradable (mi recuerdo primero no es lo más agradable del mundo, es una canción de Carozo y Narizota en la que se aseguraba que el profesor Gabinete nos profesaba una gran amor: El profesor Gabinete/ es un hombre muy capaz, él quiere mucho a los niños, les da toda su amistad").
En los cuentos de hadas se emplea el término "desaparecer". O en la hermosa película de Hitchcock "The lady vanishes".

Recientemente salió a la luz el documental de Hitchcock sobre el Holocausto (palabra resistida también por significar "combustión total" o "sacrificio voluntario", ser de algún modo menos grave que lo que designaba). Allí se cargan las tintas innecesariamente a mi juicio, dado que nos hiela la sangre sin operaciones estéticas el descarnado horror, no era necesario decir "miren lo flacos que están en el campo de concentración y además tomen en cuenta que la televisión engorda cuatro kilos".



En Alemania no solamente están interdictos los términos peyorativos y eufemisticos usados por el régimen nacionalsocialista: hasta el roble, símbolo empleado, o el acero, otro emblema, se dejan de lado para no despabilar susceptibilidades. Hasta palabras como "Ferngerät" que no es otra que "teléfono" pero dicha con prefijos y sustantivos alemanes, no se usa más, se opta por "Telephon", solo porque el intento de alemanizar el idioma y depurarlo de palabras extranjeras provino de Hitler. Acá usamos la palabra que nos inventaron para engañarnos los perpetradores del exterminio sistemático del Estado, aunque este otro slogan también podría entenderse como eufemístico: ¿qué tuvo de sistemático el asesinato a veces al vecino del sospechado?. Ahora que a un retrasado mental lo tenemos que llamar dotado de capacidades especiales o diferentes (o en inglés un "mentalmente desafiado" y en alemán "restringido", -bescheuert es inaceptable, ha de decirse beschränkt) ¿por qué usamos para lo que de momento parece ocupar el podio del horror dulzonas palabras de magia o cariño?



U otra cosa que objetaría Flaubert: "bebés apropiados" ¿es la palabra adecuada, apropiada, semejante ambigüedad? ¿tan difícil era usar algo inequívoco como "bebés apoderados"?






Quizá sucede que no hay controles estatales a las palabras, un ente supradisciplinario que corrija lo que en el terreno de la jurisprudencia pero solo allí es poco ambigüo...En medicina se dice "no corren peligro de vida" pero el hombre de a pie dice "no corren peligro de muerte".
Quizá falta creatividad...pero no quiero hablar de "controles estatales" ni de "creatividad", quiero hablar de "la palabra justa". 


hemos naturalizado la electricidad y solo perdiéndola recuperamos la gratitud hacia Edison, Edenor y la luz mala: el amor a la rima convoca al dueto de inflación con recesión, la de Scorsesse me parece buena pero sobredevaluada

Gustavo Romero Hay que aprender desde niños el desdoblamiento de la conciencia, la autoconciencia hegeliana
En poesía sabemos que un "brigadier" no es poético y un "capitán" sí, una "gallareta" no es poética y un "ruiseñor", sí; que "inenarrable" es algo que no se puede poner en palabras por horroroso e "inefable" algo que no se puede poner en palabras pero por divino, aunque figuren como sinónimos. El aguzado oído poético descubrirá que "visceral" puede servir más para describir una furia que una oleada de amor y "entrañable" lo contrario aunque anatómicamente compartan referentes. 

Ni bien falleció Gelman pululó el chiste en el que se confundían en un sentido homenaje su apellido y cierta conocida marca de mayonesa, un chiste que no causaba la suficiente gracia a nadie, porque era una asociación demasiado inevitable para cualquiera, era lo primero a reprimir, seguramente todos conocimos antes a "Hellman's" que a "Gelman" y ya antes de tener que respetarlo por muerto, teníamos que no incurrir en esa fácil y sacrílega idiotez. Por lo tanto cundió la reprobación a ese chiste, porque no llevaba la marca de la extrañeza, esa es la verdad de la milanesa: a muchos se les subió por eso la mostaza y hubo falsos derramamientos de sangre hecha con ketchup en el debate. Como puede verse, no solo el problema es que una palabra nos acerca resonancias de muchas otras palabras parecidas, sino que instala un campo semántico. Y solo estamos hablando de convalidaciones colectivas.

A eso le tenemos que agregar lo que una palabra le dispara a un individuo en un momento dado. La mala pronunciación del vocablo "pizza", no en su clásica forma "picsa", sino con una suave sibilante como si de la ciudad de la torre inclinada se tratara me remite a un muy querido amigo que murió y que la pronunciaba así. Si veo una palabra nueva en un poema, supongamos la palabra "lúgubre" o "lóbrega", tal vez sienta el impulso complementario a la antecitada palabra, el de admirarla para incorporarla a mi léxico, por pésima que sea la estrofa. 

Todos esos efectos estéticos se dan en simultáneo con una palabra y parecerían refutar las ideas de que las imágenes son inmediatas y la música sucesiva. Hay muchos otros que en acto de enunciación aparecen: cuando mi mujer me dice "Martín", por más que el vocativo en efecto no distorsione el nombre de pila bautismal que por cierto me place, siento con dolor que no me está llamando ni "mi vida" ni "amor", ni siquiera un piadoso "¡qué pelotudo que sos!"; no, no,... se trata de la punta del iceberg de un analítico y específico reproche acorazado en el que cada punto será puesto sobre las íes.

George Steiner escribió en contra de la idea de una palabra intraducible (o al menos así prefirió inmortalizarlo su traductor, ya que lo leí en español). Es chomskyana y universalista, es más moderna esa idea que la platónica de que hay una irremplazabilidad metasemántica en cada palabra, por más que decir "prostituta" en español no sea tan hermoso como decir en alemán "Borsteinschwalbe" (golondrina del cordón de la vereda).

Podría pasarme horas escribiendo acerca de esto si no supiera que vos no te pasarías horas leyéndolo. 


Es un tema acerca del cual he leído, reflexionado y escrito probablemente más que acerca de cualquier otro y me interesa más que el sexo y que Hitler. 

Lo aclaro porque para Freud debo todo el tiempo estar íntimamente pensando en algo erótico aunque oficialmente no me entero. Y porque para algún futuro Freud más judío que Freud y con algún tío abuelo gaseado, que despliegue mejor esta teoría que postulo, lo que no afloraría en cada exitosa represión podría ser la fascinación que muchísimas personas tenemos por leer las biografías que tratan de explicar a Hitler o los libros de historia que procuran dar cuenta del nazismo(Marlis Steinert, Ian Kershaw, Morton Rue, Theodor Adorno, Stanley Milgram, Zigmunt Bauman, Hannah Arendt, Bertold Brecht, Sebastian Haffner, Goldhagen, Finkelstein contra Goldhagen, Hans Magnus Enzensberger, Simon Wisenthal, el propio Churchill, mi amado Chesterton...), como fenómeno que desafía los límites de nuestra representación y que ha tomado un auge académico que lo desenmarca de su especificidad para permitir las más complejas teorizaciones. 

Pero además lo digo porque decirlo así demuestra el aspecto de contaminación recíproca que tienen las yuxtaposiciones. En la figura retórica de enumeración caótica chocaría que alguien dijera "estoy a favor del derecho de los negros, de las mujeres, de los judíos, de las cucarachas". Es otro de los aspectos verbales a tomar en cuenta, junto con la idea de Derridá, de que la palabra poética una vez hallada solo puede ser repetida.

"Rosebud" tiene una significado en "Citizen Kane" que ya fue resemantizado por Orson Wells (su primera acepción consistía en designar la vagina de Rita Hayworth, su entonces pareja) y que es resemen-perdón resemantizado por Fontanarrosa en "Cuestión de honor". Las citas literarias portan consigo grandes porciones de significado pero hay quien las ignora. "El sonido y la furia" de Faulkner remite a la frase del fool de Lear, pero funciona aunque uno no lo sepa. No conozco a nadie que al admirar la idea de que "la vida están en otra parte" no agregue que Kundera tiene chispazos de genialidad-ignorando el poema que está citando de Rimbaud. Borges escribió contra el peronismo que sufría, contra la intervención estatal avasallando al individuo "La lotería en Babilonia", pero lo escribió de manera de no quedar atado periodísticamente a lo anecdótico: quien lea el genial cuento, puede ser peronista o ignorarlo todo respecto de la política y sus vaivenes en nuestra patria. Flaubert ha sobrevivido a las traducciones, pero quizá necesitó como estímulo propio sostenerse y afianzarse en las palabras, como unidad de medida personal de la perfección a la que aspiraba, por más que sean anecdóticas o periodísticas, efímeras y evanescentes en su sobrevida. "Vive Dios que me espanta esta grandeza" dice Quijote marcial y altisonante, pero en tiempos de Cervantes esa alocución significaba "A la flauta, qué julepe me da el coso ese". De cuyo nombre no puedo acordarme, se decía "no quiero". 
publicidad de whisky que pondera el añejamiento de 7 años


Cervantes, el opuesto total a Flaubert en cuanto a cuidar su estilo, se vio también distorsionado por el paso del tiempo y el contexto de recepción de los significados y significantes que en un momento resultan "copados" y en otro momento nos suenan a "copantes".

¿Es estúpido pensar en citar a Cervantes?¿Es hora ya de poner, como lo diría Rajoy un "fin de la cita"? Nunca acorto a tiempo, mi palabra no es "justa", no sé retirarme del casino ganando, voy a despedirme antes de salir despedido a cuidar a mis dos soles (estupidísima expresión contra Ptolomeo y Copérnico al mismo tiempo)

con dos citas, una de Borges citando a Whitehead y otra de Chesterton, poniendo en palabras la seguridad de que no podemos poner casi nada de lo que vale la pena en palabras.
Pero no creo que sea tan malo para nuestro ánimo pensar en estos tiempos en Flaubert y el mot juste, antes que en Cristina...y el a juste 





Alfred North Whitehead escribió que entre las muchas falacias destaca la falacia del diccionario perfecto: la falacia de pensar que para cada percepción de los sentidos, para cada juicio, para cada idea abstracta podemos encontrar un equivalente, un símbolo exacto, en el diccionario. Y el hecho mismo de que las lenguas sean diferentes nos lleva a sospechar que tal cosa no existe.

Jorge Luis Borges Arte Poética -Seis Conferencias-
Austral Junio 2012 ISBN: 978-84-8432-603-8









(...)He knows that there are in the soul tints more bewildering, more numberless, and more nameless than the colours of an autumn forest [...] Yet he seriously believes that these things can every one of them, in all their tones and semitones, in all their blends and unions, be accurately represented by an arbitrary system of grunts and squeals. He believes that an ordinary civilized stockbroker can really produce out of his own inside noises which denote all the mysteries of memory and all the agonies of desire.



El hombre sabe que hay en el alma tintes más desconcertantes, más innumerables y más anónimos que los colores de una selva otoñal… cree, sin embargo, que esos tintes, en todas sus fusiones y conversiones, son representables con precisión por un mecanismo arbitrario de gruñidos y de chillidos. Cree que del interior de un agente de bolsa salen realmente ruidos que significan todos los misterios de la memoria y todas las agonías del anhelo

El Gobierno propondrá el plan RAYOS CUIDADOS que incluye el control por parte del estado de Rayos y Truenos. El precio del dólar no afectará a los rayos. Cristina en su Facebook le asegura a usted, que cambió su Estado

8 comentarios:

  1. Anónimo12:13 p.m.

    Buscaba información sobre Antígona para la facultad y me encontré con tu blog...y la respuesta a un par de preguntas posibles del parcial ¡jajaja! ¡Gracias! y dicho sea de paso, me encantó tu ingenio y la variedad de temas que abordás en él; las fotos: ¡espectaculares! Felicitaciones!

    ResponderEliminar
  2. Anónimo9:21 p.m.

    son divertidos, pero deberías tener tambien chistes con la oposición y el sector empresario. Por una cuestion de no ponerte en contra al publico pro k.

    Por ejemplo: cae la tasa de homicidios en santa fe. Binner: "hasta que el dolar no tenga un precio de referencia, nadie sabe cuanto cuesta un sicario".

    Macri: "si hubiese traido a husain bolt desp de la devaluacion le hubiese ahorrado a la ciudad mucho dinero"

    Cosas asi!
    FEDE

    ResponderEliminar
  3. Anónimo1:01 p.m.

    Hola Martin!!!!!
    Felicitaciones por tus hijos, hermosos!!!!
    A ver cuando nos vemos, invitame algun asado o reuniones
    de esas tan sabrosas ja!!!ja!!!! Acepto, amigo.....
    Angie.-

    ResponderEliminar
  4. Anónimo1:02 p.m.

    Yo no me pregunto como puede la mina sostenerse en esa posicion, porque seguramente con viagra todo se puede; me pregunto como corcho hace para que EN ESA POSICION las tetas le sigan quedando en su lugar...si le hace eso a las tetas, yo tambien voy a tomar viagra! Pao

    ResponderEliminar
  5. Anónimo9:40 a.m.

    Estimado,

    He leído su texto, con la disciplina que otrora leía sus mails semanales, pero su internetica catarata verborragica, verbigracia Facebook, hizo que me diera por vencido en la intención de leer toda su textografia.

    Salpico algunas ideas:

    Creo que es bastante exacto que los 2 únicos temas vedados al humor, sean desaparecidos y pedofilia. Del último, me negaré siempre a aceptarlo (aunque recuerdo un viejo chiste que se animó a contar Ruggeri por tele, del abuelo depravado que no me atrevería a repetir, pero tenía el valor de estar correctamente construido desde el punto de vista humorístico, mas allá del mal gusto por animarse a ese tema, desde su ingenuidad mas que desde la contravención no advertida).
    De los desaparecidos, siempre ha sido mi ilusión animarme a humorear sobre el tema, y adjunto una reflexión y un par de chistes al respecto (que tal vez ya te he enviado) como un intento de dessacralizar o destabulizar el tema. Sabemos que en los velorios se hacen chistes y también del Holocausto (que obviamente solo se los admito decir a un judio, caso contrario, el narrador será tabú-lado como antisemita). También es curioso que las palabras que aluden a los temas tabú del humor desaparecidos, pedofilia y holocausto, sean tan inapropiados e inexactos como bañero y portero, por guardavidas y encargado.

    Creo que es mas insultante obviar, evitar o eufemizar “paralitico, ciego, mogolico o discapacitado” con “lisiado, no vidente, down o capacidades especiales”. Es una tácita admisión de que esas palabras son de por si un insulto, como si lo fueran “hipoglucemico, diabético o asmático”.
    Encima esa pretendida intención de aliviar sus respectivos karmas, llegan al absurdo de llamar “parafilico” al “depravado o degenerado” como si merecieran alguna atenuación semántica.

    Por otro lado es llamativo la indiferencia que ha tomado la gente las problemáticas de Scioli o Micheti, que es un tema que nadie trata ni alude y que según entiendo, no les aportó o quitó votos. Hay una completa abstracción de sus impedimentos, aunque se sabe que Micheti, cuanto mas coja, mejor.

    El Martín anticipatorio de reto (mi hijo es tocayo suyo) se asemeja al cambio de “mamá” por “tu madre” según el cambio de estado civil de cónyuge a ex. Y Quico sabia que Federico en labios de Doña Florinda, era reto. Ni hablar de la nefasta frase “tenemos que hablar” (para George Constanza era el anticipo de intención de ruptura de su pareja), y para los hombres anticipo de lavado de cabeza con champú (sin alusiones personales, que me impiden recomendarle la película de Valderrama sin el presidente honesto Kuriaki). De la misma manera que para evitar susceptibilidades, no le mento chistes de pelados, judíos o cornudos (variante mas artera que la del derecho de las cucarachas)

    ResponderEliminar
  6. Anónimo9:41 a.m.

    FUERA DE CONTEXTO:
    Hace rato vengo reflexionando sobre la utilidad de sus cursos, dado que los mas afamados y exitosos humoristas de la TV no cumplen ninguna de sus consignas, ni estudios, ni referentes. Hablo de los incodificables.
    Dice Yayo (u otro), “los elefantes no juegan al truco porque son tromposos”. Yo bien podría hacer ese chiste, dado mi gusto por los juegos de palabra que solo disfruto yo y jamás mi sufrido auditorio(hijos mios y de mi mujer); pero solo en una charla donde se hable de truco o elefantes; por lo que la baja calidad del chiste se soportaría con el atenuante de “que venía al tema” o “hablábamos de eso”. Pero ese como chiste preparado y estudiado para decir ante millones de personas, es mas despropósito que los twits de la Cris-pada. Yo me tomo cierto trabajo en elaborar este texto que no se si será leido por mas de una persona, y esta gente lanzan una idea a millones sin una mínima elaboracion o reflexión. Y me fui del tema…

    Y me puse a reflexionar sobre la diferencia entre chistes malos y tontos. Y hay una serie de chistes tontos, arbitrariamente denominados así por mí, del tipo “Juan es peludo, y Carlos Calvo”. El chiste es tonto o pavo, porque son los atributos del interlocutor que hasta que no se pronuncia “Calvo” no presintió que era destinatario de un chiste. Y esta simpleza de estos chistes (hay miles que no recuerdo, y por ende fácilmente, invento, “el vivo usa cinturón, y la Difunta Correa”). Si me dicen “un tipo entra a una farmacia” o “hay un negro, opa, tartamudo, moishe, etc.” ya me advierten que me van a contar un chiste. Pero en los “chistes pavos”, la última palabra cumple la función doble de anunciar o denunciar que se trata de un chiste y rematarlo con ese mismo vocablo postrero. Cumpliendo la premisa ¿Macedónica? (el de la ensalada de frutas, que tambien es postre-ra), de “sorpresa intelectual”. Que Sheldon quería implementar con bajada de pantalón o pronunciado una palabra fuera de discurso. Y obviamente también aludió a la consigna “tragedia más tiempo”

    Volviendo a los execrables codificados, saturan con la consigna mas vieja y burda de hacer humor. Me hago el tonto (Alacrán), o el gay, o me disfrazo y eso de por si es todo mi chiste. La habitual frase “me rio de lo malo que son “ me desconcierta tanto como decir “es tan bagayo que me calienta”.

    ResponderEliminar
  7. Anónimo9:42 a.m.


    Otra añeja reflexión que me desvela, y me inspira para algún día elaborar alguna tesis o escrito al respecto. Es la limitadísima variedad de insultos criollos, que prácticamente solo se limitan a “hijo de puta” y todas sus variantes, algunas artificiosas como “hijoputez” y otras cercanas como la “puta que te pario” y la grafica forma de ejercer la profesión con la “concha de tu madre”. Y no se me ocurre insulto mas ofensivo que esos. Para insultar, carecemos de énfasis, creatividad y profundidad. Añoramos los “botarate o mequetrefe” del Coronel Cañones.

    Como decia el gran filosofo: "por lo menos asi lo veo yo"

    Saludos

    OScar


    Los temas prohibidos del Humor
    Recuerdo que el S-11, en plena conmoción e incertidumbre, tan solo una hora después del atentado recibí un chiste por email, de una abuelita dandole de comer al nietito haciendo avioncito con la cuchara, ante el espanto del púber que veia los 2 aviones a punto de estrellarse contra su ventana. Lo primero que pensé fue “que hijos de puta, como pueden hacer chistes con esto”. Al cuarto mail de ese tenor, ya los estaba reenviando. Descubriendo que no hay temas tabúes para el Humor.
    Mi ejemplo canónico es “La Vida es Bella” donde se trata con humor la tragedia del nazismo y los campos de concentración, aunque no está claro si los burlados son los judíos o los nazis. De todas formas, es un ejemplo claro de que no hay temas prohibido.
    O tal vez si.
    Hoy no podria aceptar un chiste sobre la hija de Pampita, aunque reconozco que cuando murió una de las mellizas Nu y Eve yo mismo elucubré “ahora las voy a poder diferenciar”. Y creo que hasta podria llegar a hacer un mofa con Maru Botana del tipo “yo tengo solo 2 hijos porque teniendo muchos siempre alguno lo perdés” pero me autocensuro y evito el explícito “se te muere”.

    ResponderEliminar
  8. Anónimo9:43 a.m.



    Sabemos que abundan chanzas sobre tragedias sufridas por judios, negros y discapacitados.
    Pero misteriosamente hay un tema que ha sido vedado para el humor: los desaparecidos. Tal vez el único chiste (involuntario) al respecto fue el iniciático “por algo será”.
    En lo particular, siento por la desgracia de los desaparecidos, la misma consternación que por un torero o corredor de Fórmula 1 accidentado. Dicho de la manera mas suave posible, digamos que se tratan de tragedias previsibles. No digamos cruelmente que merecidas. Recuerdo allá por los 70, mi madre advirtiendo a mi hermano, alumno del Buenos Aires, sobre la peligrosidad de …¡usar barba!. No es justo su destino, pero no son (salvo excepciones) totalmente inocentes.
    O sea, ¿porque tan excesivo respeto y solidaridad por los desaparecidos con nuestra abstención humorística sobre su tragedia, siendo que casi todos ellos han elegido el camino que los condenó?.
    ¿Por qué merecen mas conmiseración que otros inocentes caidos en desgracia?
    Intentemos animarnos diciendo que los desaparecidos, cuando compran un auto, preguntan de cuantas plazas es el baúl. O que su canción favorita es “Yellow Submarine”. ¿Es mucho peor que decir que los nazis enterraban a los judios con el culo para afuera para estacionar sus bicicletas?

    ResponderEliminar

la peor opinión es el silencio, salvo...