martes

Perlas de Chesterton



sobre las profesiones que exigen un realismo cristalino: "si habéis compuesto una ópera mala, podéis llegar a persuadiros de que es buena, si habeis esculpido una mala estatua, podeis creeros mejor que Miguel Ángel. Pero si habeis perdido una batalla, no podeis creer que la habeis ganado; si a vuestro cliente lo han ahorcado, no podeis pretender que lo habéis salvado"
sobre el alcoholismo:
Bernard Shaw dijo "mi padre, en teoría, era un abstemio absoluto, pero en la práctica se convertía en un bebedor furtivo". Por supuesto ambas cosas se apoyan en la misma filosofía, la filosofía del tabú. Existe una sustancia mística que puede proporcionar monstruosos placeres o acarrear castigos monstruosos. El dipsómano y el abstemio no sólo están equivocados los dos, sino que ambos cometen el mismo error: los dos consideran al vino una droga y no como a una bebida".
(...) "Es grotesco beber cerveza, pero también lo es beber agua mineral Levité; lo grotesco está en llenarse a sí mismo como a una botella por un agujero. Es indecoroso andar tambaleándose por causa de una borrachera; pero el simple acto de andar es bastante indecoroso (...) si, al sostenerse sobre sus patas traseras está en postura artificial, es que, como los perros, o pide algo, a da las gracias(...)
sobre el socialismo: El socialismo es, como todo el mundo sabe, la propuesta de que la nación sea dueña de toda la propiedad para que ésta pueda distribuirse más honradamente. Esta proposición se apoya en dos principios irrecusables: primero, que las horrorosas calamidades humanas exigen la inmediata ayuda humana; segundo, que esta ayuda debe casi siempre organizarse colectivamente. Si naufraga un barco, preparamos una lancha salvavidas; si hay un incendio en una casa, organizamos su extinción, si media nación se muere de hambre debemos organizar el trabajo y la alimentación. (...) La única protesta posible es la de indicar que es muy chocante que tengamos que tratar a una nación normal como algo excepcional, como si se tratase de una casa incendiada o de un naufragio (...)
(... el socialismo...) respondió a todos los cargos de idealismo impracticable, llevando sus afirmaciones teóricas y sus negociaciones prácticas al borde del cinismo (...)
(...) todo hombre debe obrar como si fuese el primer hombre creado. En resumen: debemos preocuparnos siempre por aquello que más conviene a nuestros hijos y no debemos aceptar ni una sola indicación ni un método empírico de nuestros padres. Creen algunos que ese anarquismo daría lugar a que el hombre pisotease poderosas ciudades en su locura. Yo creo que le haría andar por la calle como si caminase sobre cáscaras de huevo. No creo que este experimento del oportunismo terminase en un frenético libertinaje, sino en una helada timidez (...)
Securus judicat orbis terrarum: el mundo es más sabio que los modernos. El mundo ha conservado los sentimentalismos porque son la cosa más práctica del mundo. Sólo ellos consiguen que los hombres hagan cosas. El mundo no alienta a los enamorados absolutamente racionales, sencillamente porque un enamorado racional no se casaría nunca. El mundo no estimula a un ejército perfectamente racional, porque un ejército perfectamente racional saldría huyendo (...)
(...) Whitman y muchos modernos idealistas hablaron de considerar hasta el deber como placer; Shaw toma hasta el placer como deber (...)
(...)el error de considerar la convención como una cosa muerta; de tratarla como si fuera un simple ambiente físico, como el empedrado o la lluvia, cuando es un resultado de la voluntad; una lluvia de bendiciones y un empedrado de buena voluntad(...)
(...) no puede entender el matrimonio porque no es capaz de comprender la paradoja del matrimonio; que la mujer es tanto más hogar porque no constituye la cabeza del mismo. No puede entender el patriotismo, porque no entiende la paradoja del patriotismo; que se es tanto más humano, sencillamente por no amar a la humanidad (...) no es capaz de entender bien la vida porque no acepta sus contradicciones.
(...)Al demócrata que acude al niño que no ha nacido aún, hay que clasificarlo junto al aristócrata que apela a su difunto bisabuelo. A los dos hay que recordarles severamente que recurren a individuos que están en situación desventajosa de darles una respuesta rápida e ingeniosa (...)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

la peor opinión es el silencio, salvo...