martes

Una de calígula y una de arénula

EL JOVEN ESCIPIÓN
A todos los hombres la vida les depara alguna cosa grata que les ayuda a seguir. Hacia ella se vuelven cuando sienten que no pueden más.

CALÍGULA
Es cierto, Escipión.


EL JOVEN ESCIPIÓN
¿Y no hay nada así en la tuya: el instante del llanto, un refugio silencioso?

CALÍGULA
Bueno, sí.

EL JOVEN ESCIPIÓN
¿Y qué es?

CALÍGULA
El desprecio.


Albert Camus. Calígula (1944)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

la peor opinión es el silencio, salvo...