miércoles

Todo lo que necesitaba saber de la vida lo aprendí en el Kindergarten

Eze y Helena por el momento confirman a Robert Fulghum
Robert Fulghum escribió el libro “Todo lo que necesitaba saber lo aprendí en el jardín de infantes”. 
Sus palabras:
“Siendo ya anciano me di cuenta que ya se la mayor parte de lo que hace falta para vivir una vida plena, que no es tan complicado. 
Lo sé. Y lo he sabido desde hace mucho, muchísimo tiempo. Aquí está mi credo: 

Todo lo que hay que saber sobre cómo vivir y qué hacer y cómo debo ser lo aprendí en el jardín de infantes.
La sabiduría no estaba en la cima de la montaña de la universidad, sino allí, en el arenero, en el patio del jardin...en los rincones..en la hora de la merienda... Estas son las cosas que aprendí:

Compártelo todo.
Juega limpio.
No le pegues a la gente.
Vuelve a poner las cosas donde las encontraste.
Limpia siempre lo que ensucies.
Pide perdón cuando lastimes a alguien.
Lávate las manos antes de comer.
Sonrójate.
Las galletas tibiecitas y la leche fría son excelentes!!
Vive una vida equilibrada.
Aprende algo y piensa en algo.
Dibuja, pinta, canta, baila, juega y trabaja cada día un poco.
Duerme la siesta.
Cuando salgas al mundo, ten cuidado con el tráfico.
Tómate de las manos y no te alejes.
Permanece atento a lo maravilloso.

Recuerda la pequeña semilla en el vaso, las raíces bajan y la planta sube y nadie sabe realmente cómo ni por qué, pero todos somos así.
Los peces de colores, los ratones blancos e incluso la pequeña semilla del vaso, todos mueren y nosotros también.
Recuerdo una de las primeras palabras que me enseñaron, una muy grande: MIRA.
Todo lo que necesitas saber estaba allí, en alguna parte del jardín de infantes.... La regla de oro, el amor y la higiene básica. La ecología y la política, la igualdad y la vida sana.
Toma cualquiera de esos ítems y tradúcelo en términos adultos sofisticados y aplícalo a tu vida familiar o a tu trabajo, a tu gobierno o a tu mundo y se mantendrá verdadero, claro y firme. 
Y aún sigue siendo verdad, no importa cuán grande seas, "que al salir al mundo es mejor tomarse de las manos y no alejarse demasiado»".


patología: ¿tenés los patitos en fila?

no podemos seguir viéndonos todos los días-tuve que decirle a ZEQUE desde que me separé: -ENTENDÉME,  EXISTE UNA ESCANDALOSA DIFERENCIA DE EDAD, YO PODRÍA SER TU PADRE... 
La relación de mis hijos con el agua no se parece tanto a la de Moisés, separándola en H y O2, o a la de Jesús, caminado sobre ella como a la de Mahoma, bebiéndola con avidez, pero lo que me deja tranquilo es que es una relación fluída...

 El pasado martes comenzó el curso de humor en el Rojas (temporada verano) y ya hay muestras por parte de algunos polluelos, de talento y dedicación puestos al servicio de la reconversión del género trágico, melodramático y de terror de algunas situaciones de la vida al épico, epopéyico el marínico soy y absúrdico, ficticio y hasta carnavalescamente serpentínico-desarmando el veneno del culebrón

 nos escribe Susana Parrilla: 
Encantada con la nominación, les escribe la  "polluela".
Para despejar la incógnita se asume como quien, en la desopilante clase del martes,  exhibió una gama de pajaronadas acordes con la vocación histriónica que está empollando.
Así las cosas,hasta su apellido resulta de un ave que deja llover sus plumas entre el Jónico y el Adriático, no sólo de la popular gastronomía autóctona, ni del elemento que asó  a Lorenzo, ni del diseño castellano del Escorial.
Llegando aquí,  la polluela ya engulló las pocas llamas con que las Musas encendieron su ingenio, que de haber sido ellas generosas, esta carilla bien podría haber zafado de los rápidos carrillos de las sabias polillas.

















 Hablamos del humor leonardcohénico desde la depresión en "Darkness" (me contagiaste la oscuridad, dejé el alcohol y el cigarrillo pero no fue difícil porque ya no le siento el gusto a nada) y en la que dice que luchó meritoriamente contra la botella pero tuvo que hacerlo borracho

SI TIENE QUE CONDUCIR UNA VIDA, BEBA


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

la peor opinión es el silencio, salvo...