jueves

LOS MEJOR Y PEOR VESTIDOS DEL DESALOJO

no tenemos que olvidar, como muchos parecen olvidar en Twitter, que no estamos en presencia del Juicio Final, sino de una industria que necesita fomentar nuevos valores. A veces si se nombra jefe del departamento de lanzagases a alguien como Pochetino, de impecable Armani, si bien la espalda descubierta es un poco atrevida y eso que ostenta un cuerpo trabajado, no olvidemos que ya no tiene veinte años, es un señor de cuarenta, tal vez lo justo hubiera sido volver a nombrar al comisario Pinker, pero ¿quién le va a negar la prioridad para un interrogatorio a un consagrado? Son los nuevos, los que aparecen en la Metropolitana con ímpetu, con ganas de reprimir de un modo más impactante y creativo, los que merecen las palmas. Por parte de los y las desalojadas, realmente vimos escotes demasiado pronunciados para cuerpos poco voluminosos, vimos a Teresa, mamá de veintiocho, que no hizo bien en abrir tanto la boca al quejarse del bastonazo de goma porque su dentadura, yo no sé si falló el blanqueo, o si un poco de maquillaje no hubiera ayudado...las fiesta de los desalojos fue más sobria que otros años, primó mucho el negro, la vimos a Haydeé luciendo un Valentino, tiene cuatro hijos llamados Valentino, los distingue por el apellido...

1 comentario:

  1. Anónimo12:03 p.m.

    escuchaste alguna vez el salmo ese... "oh! bondad tan infinita!" porque la frase viene al caso

    ResponderEliminar

la peor opinión es el silencio, salvo...