jueves

si el potro Rodrigo viviera y fuera ciudadano ucraniano se avergonzaría de Putin-siempre y cuando no lo adorara

Es viernes, lo cual pone de buen humor a una muestra poblacional inmensa, la que va a descansar el sábado y el domingo porque carece de francos rotativos y posee trabajo...esta alegría contagiosa se retraduce en una distensión y espontaneidad que inciden en un uso más creativo del circuito neuronal de acuerdo a los recientes avances, verdaderamente maravillosos, de las neurociencias...una mujer aparece momificada recordándonos que podemos preservar y hacer perdurar lo que decidamos y una actriz confiesa que crió a su hija de padres desconocidos que muy bien podrían ser desaparecidos, otra felicidad enorme para el esfuerzo heroico de las Abuelas de Plaza de Mayo...

Séneca creía que los pensamientos-seguramente mal orientados-generan ideas odiosas que hacen nacer la rabia. La psicología cognitiva cree lo mismo, contra Freud que cree que el sentimiento antecede al pensamiento, reduciendo la cartesiana RATIO y el iluminismo a un títere de las pulsiones animales. Quienes con alegrías y una sonrisa en los labios ¿dónde si no? defendemos a Freud, parecemos olvidar que estamos defendiendo una autenticidad salvaje, asesina y violadora para no caer en las garras de la afectada teoría norteamericana que fuerza conductas superficialmente, como el consejo de William James de sonreír frente al espejo hasta que lleguen las razones para hacerlo.
Schopenhauer y Martin Seligman coinciden en cambio en que nos da mucha alegría lo que sea: que vivamos en un mundo que a pesar de los supuestos controles permanentes puede darse el lujo de hacer desaparecer un avión en toda la extensión de la palabra, con lo cual hay grietas y libertades impensadas...o que nos da bronca lo que sea: por ejemplo que Newton y Shakespeare pudieron llegar a serlo (quiero decir, Newton llegar a ser Newton respectivamente y Shakespeare, Shakespeare, admito que Shakespeare nunca llegó a ser Newton) gracias a no tener que distraer energías intelectuales, o como lo prefiere Freud, emocionales con un barniz razonable de racionalidad, en pensar en un avión que no podemos hacer nada para que aparezca ni somos responsables de que no esté...todo según nuestro temperamento innato, heredado e inmodificable ¿o se dice inmomificable?
hubo que cambiar el coche


yo no sé de acuerdo a qué teoría soy feliz: tengo una hermosa familia, cada mañana mi beba me sonríe por el solo hecho de estar viva ( o según John Bowbly, de tener un apego seguro), mi mujer es la mujer más hermosa que vi en mi vida y además trabajadora, divertida, inteligente y me ama, trabajo de lo que constituye mi vocación y me retribuye mucho más allá de lo económico, soy joven y hermoso y todo lo no hermoso ni mucho menos joven que soy me afecta poco, jamás consideré un defecto tener esta calvicie, si bien a veces me siento interpelado...en fin, quería decir a todos y a todas que es una extraordinaria suerte en este único planeta con vida haber nacido humanos gracias al azar del clima y de las mutaciones genéticas, haber nacido en esta era en la que hay penicilina e instagram, mejor salud y menos pobreza que nunca antes en la historia universal, menos guerras y mayor conexión entre personas constructivas y estimulantes...


 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

la peor opinión es el silencio, salvo...