jueves

Uma Thurman me compró una cortina de baño hermosa pero la oposición ya dice que es solo una cortina de Uma

Físicamente, ella estaba pasando por una mala fase: engordaba y el encanto expresivo y doliente, las miradas de asombro y soñadoras que en otro tiempo exhibía, parecían haber desaparecido, junto con su primera juventud. De modo que había llegado a ser tan querida para Swann en el preciso momento, por decirlo así, en que le parecía mucho menos linda. La miraba con insistencia para intentar recobrar el encanto que le había conocido y no lo encontraba. Pero saber que bajo aquella nueva crisálida seguía siendo Odette la que vivía-siempre la misma voluntad fugaz, inaprensible y solapada-le bastaba para seguir poniendo la misma pasión en intentar obtenerla
(Marcel Proust, En busca del tiempo perdido)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

la peor opinión es el silencio, salvo...