sábado

Francia ganó la II Guerra Mundial por diferencia De Gaulle


el monólogo gracioso no es un invento reciente: el viernes que viene vamos a incluir a Discepolín, lo aviso por si personas en situación de gorilidad prefieren inasistir, y vamos a estudiar su "me la van a contar a mí" y su "Mordisquito" (nada que ver con Lucho Suarez) que tanto hizo para que Perón fuera reelecto

hay standup en Falstaff el personaje de Shakespeare

cuando confesé la muerte de mi psicóloga uno de los individuos del alumnado me llamó "yeta"
pude haberle contestado que es al revés, que soy un ángel que da la bendición de que se pueden morir tranquilos porque van a ser recordados por alumnados y semejante estupidez sería un buen ejemplo de resignificar, de resemantizar, ya lo vamos a ver, seguramente en "El burgués gentilhombre" de Moliere, en la parte en que el enamorado va refutando uno a uno los defectos de la amada convirtiéndolos en virtudes

sería lindo como ejercicio si pueden agarrar una interpretación sancionada por las convenciones y torcerle completamente el rumbo

Fidel Castro una vez dijo "no es que Cuba esté tan mal que hasta las universitarias se tienen que prostituír, sino que está tan bien que hasta las prostitutas tienen nivel académico"

No es precisamente un ejemplo de ironía cínica o algo así, pero invierte el sentido

En el plano de las emociones es lo mejor si podemos hacer esto: expresar una crítica demoledora como un elogio, con la emoción del elogio, es algo que hace la ironía de Borges o el chiste de la chica que después de hacer el amor por primera vez con un chico que es odontólogo le dice "vos sí que sos un dentista excelente" ¿por qué? "no sentí absolutamente nada"





  A continuación, dos cuentos de Edgar Keret, escritor y guionista israelí que sabe entreverar violencias y ternuras, es muy visual y con el cuento primero logró hacer humor con el gaseamiento así como Paul Celán con su poema "Fuga de muerte" logró hacer poesía con el gaseamiento (cavamos una tumba en los aires/allí yaceremos a nuestras anchas)
por supuesto a) no es muy gracioso b) no se ríe del gaseamiento sino de la pésima percepción israelí de los alemanes

de todas maneras es un autor cuya obra maestra es "La colonia de Kneller" (acerca de la vida después de la muerte de quienes se suicidan) y al que vale la pena conocer porque está haciendo cosas nuevas en materia de humor


antes, les retransmito las palabras de una alumna para que todos participen en este debate entre el calvo y la dama en el cual me siento interpelado:

Martin! 
Lo que dije de stand up fue en chiste!!! Creo que todo lo que uno haga en la vida suma! Todo suma, nada descarta otra cosa o descalifica.
Me encanta la propuesta de este curso y también el stand up! Puedo convivir con la contradicción perfectamente! 
Un beso!

En primer lugar esto de decir "eso que dije fue en chiste" es precisamente no un chiste, sino lo que explicamos hoy que hacen muchas personas para convertir en amable algo que surgió como agresivo: "El garrotazo que te di fue por amor" algo así. Es lo que más confirmaría la idea de Freud de que el chiste o declarar algo un chiste es un visado para exteriorizar calenturas u hostilidades. 
En el lejano oeste si uno le decía a un rufián "tramposo" existía un mecanismo para que no lo mate el rufián. El tipo te apuntaba con la pistola y te decía "repita sonriendo". Y entonces con una gran sonrisa decías "tramposo hijo de puta" y "significaba" un chiste y no te mataban porque lo dijiste en chiste. Es interesante corroborar cuán animales simbólicos somos aún quienes son más animales entre los humanos.
(hay un cuento de O'Henry acerca de esto y una cita a esto en las memorias de Conrado Nalé Roxló, pero aparece también en una película de Buster Keaton que desnuda muchos códigos culturales ridículos, por ejemplo en "Nuestra hospitalidad" quieren matarlo pero una regla de caballería indica que no se pueda matar a un huesped, por lo que el tipo trata de nunca abandonar el suelo de la casa)
El Freud que más concuerda con lo que proponía yo en este curso, pero lo voy modificando (un alumno que vino a superar los adulterios de su ex esposa intentó vivir haciendo chistes con eso y terminó mezclando con ingenio algo doloroso pero casi regodeándose en un masoquisimo que le parecía una gracia, fue un desastre, tuve que devolverle el dinero y presentarle a mi hermana), el Freud al que más podría recurrir es el del más tardío texto "El humor" en el que el Superyó ejerce una función protectora sobre el yo y parece decirle "no te aflijas por esto que parece el fin del mundo pero es un juego de niños". Ejemplo de esa índole de chiste reanimante en el que la subjetividad saca pecho contra toda realidad es el del condenado a muerte un lunes que dice "linda manera de empezar la semana.
En "Los viajes de Sullivan" de Preston Sturges el protagonista es un cineasta que hacía películas pasatistas cómicas y quiere filmar un dramón desgarrador que de cuenta de la condición humana. Los productores dicen que no la va a ver ni el loro. En nombre de esta causa noble, el tipo se endeuda con unos mafiosos, empieza a filmar pero se ve envuelto en peripecias nefastas que lo terminan llevando a la cárcel donde se siente pésimo salvo en el único rato de felicidad que es cuando les permiten ver una película pasatista.
Esa parábola desmantela la idea de que hay antagonismo entre ligereza en el tratamiento de la información y profundidad curativa de la herida.
Esta alumna dice que todo lo que uno hace en la vida suma, por definición, por sí mismo, si viola bebés o es violado como yo al volver en subte, suma. Ese tipo de filosofías de vida son vendas quizá benéficas para el principio de placer pero obturadoras para el principio de realidad. Si tanto puede convivir con la contradicción ¿por qué adopta la idea monista de que todo lo que uno hace es para bien y presupone un aprendizaje?

de todos modos la bardeo porque se la banca, los más tímidos no crean que van a ser apaelados si cuestionan lo que sea, al contrario, estoy cuestionando sistemáticamente todo como un ejercicio de sofística que ya haremos en clase

otra técnica que vamos a ver es la autorreferencia (que en lógica fue muy bien estudiada por Bertrand Russell). Sería como decir "lo que no me banco del stand up es que exagera lo irritante que es algo que antes de que ellos te lo hicieran notar te parecía aceptable o al menos no lo tenías como un baldazo de agua fría envenenada por la espalda...por eso ODIO al standup y le deseo la muerte a todos los que gustan del standup que es el antihumor, agreta, mala onda y nada que ver con lo que propongo yo" (este ejemplo de autocontradicción puede verse en "la canción del odio"http://www.youtube.com/watch?v=cyXgK0GTke0
pero hay autoreferencias diferentes: http://www.youtube.com/watch?v=4Y7Wdb3CGcg
)

Lo que quise decir es que uno sale del standup considerando que es una virtud advertir lo que nos molesta en la vida y que eso, más allá de la calidad del ingenio, no es bueno para vivir feliz

pero sería como decir que leer a Kafka es deprimente, no se puede negar que Kafka es un genio 



Zapatillas

El día del Holocausto fuimos con Sara, la maestra, en la línea 57 a la Casa de los Judíos de Volín, y me sentí terriblemente importante. Todos los chicos de la clase eran iraquíes, salvo yo, mi primo y otro más, Druckman, y de todos, yo era el único que tenía un abuelo que había muerto en el Holocausto. La casa de Volín era muy linda y lujosa, hecha toda en un marmol negro de millonarios. Había un montón de cuadros tristes en blanco y negro, y listas de personas, de lugares y de muertos. Pasamos entre todas las fotos de a dos, y la maestra dijo que no tocáramos nada. Pero yo toqué una de cartón, con un hombre flaco y pálido que lloraba y tenía un sandwich en la mano. Las lágrimas le caían por las mejillas como las franjas blancas de una carretera. Mi compañera, Orid Salem, dijo que le iba a contar a la maestra que yo había tocado. Y yo le dije que, por mí, le dijera a cualquiera, incluso a la directora, que no me importaba. Era mi abuelo y yo tocaba todo lo que quería.
Después de ver las fotosd, nos hicieron pasar a un salón grande y nos mostraron una película de unos niños a los que metían en un camión y después los asfixiaban con gas. Luego subió al escenario un viejo flaco que contó que los nazis eran unos infames y asesinos y cómo él se había vengado de ellos, e incluso había estrangulado a un soldado con sus propias manos hasta matarlo. Jerby, que estaba sentado a mi lado, dijo que el viejo mentía, que por su aspecto no podía agarrárselas con ningún soldado del mundo. Pero yo miré al viejo a los ojos y le creí. Tenía tanta furia en la mirada que en comparación, todas esas crisis en el mundo de delincuentes que levantan adoquines de la calle me parecían un chiste.
Al final, después que terminó de contar lo que había hecho durante el Holocausto, el viejo dijo que todo lo que habíamos oído ese día era muy importante. No sólo por el pasado, sino también por lo que pasa ahora. Porque los alemanes todavía viven y todavía tienen un Estado. El viejo dijo que jamás los perdonaría y esperaba que nosotros tampoco lo hiciéramos y que Dios nos libre de visitar su país. Porque también cuando él y sus padres fueron a Alemania, hacía cincuenta años, todo parecía muy lindo y terminó en un infierno. Los hombres muchas veces tiene corta memoria, dijo, en especial para las cosas malas. Prefieren olvidar, pero ustedes no olviden. Cada vez que vean a un alemán, recuerden lo que les conté. Y cada vez que vean un producto de Alemania, y no importa si se trata de un televisor, porque la mayoría de las fábricas de televisores son alemanas, o lo que sea, recuerden siempre que debajo de una cubierta elegante se ocultan piezas y tubos que están hechos con huesos, piel y carne de judíos muertos.
Al salir, Jerby volvió a decir que si ese viejo llegaba a estrangular siquiera un pepino, entonces él estaba loco, y yo pensé que estaba bien que tuviéramos una heladera Amqor en casa, ¿para qué buscar problemas?.
Dos semanas más tarde, mis padres volvieron del exterior y me trajeron unas zapatillas. Mi hermano mayor le contó a mamá que eso era lo que yo quería, y ella me trajo las más lindas. Mi mamá sonrió cuando me dió el regalo, estaba segura de que yo no sabía lo que había adentro. Pero yo las identifiqué de inmediato por el escudo de Adidas en la bolsa y le dije gracias. La caja tenía forma rectangular, como un ataúd. Adentro yacían dos zapatillas blancas, con tres franjas azules en cada una y al costado estaba grabado Adidas Rom. No necesitaba abrir la caja para saberlo.
-Ven a probártelas-dijo mamá y sacó los papeles de adentro.-Veamos si te quedan bien.
Sonreía todo el tiempo y no entendía qué pasaba.
-Son de Alemania, ya sabes-le dije, y le apreté la mano con fuerza.
-Claro que lo sé.-Mamá sonrió.-Adidas es la mejor marca del mundo.
-También el abuelo era de Alemania-traté de insinuarle.
-El abuelo era de Polonia-me corrigió mamá. Se quedó triste por un instante, pero enseguida se le pasó, me calzó una de las zapatillas y empezó a atarme los cordones. Me quedé callado. Me di cuenta de que no iba a servir de nada decir algo. Mamá no tenía idea de su historia. Jamás había estado en la Casa de los Judíos de Volín, nunca le habían explicado nada. Y para ella, las zapatillas eran sólo zapatillas y Alemania y Polonia eran lo mismo. Entonces dejé que me las pusiera y me callé. No tenía ningún sentido contarle y ponerla todavía más triste.
Después que le di de nuevo las gracias y le di un beso en la mejilla, le dije que me iba a jugar.
-Pero ¡tené cuidado!-Rió papá desde el sillón en el living.-No arruines la suela de una sola vez.
Volví a mirar esas pálidas zapatillas de cuero sobre mis pies. Las miré y me acordé de todo lo que el viejo que había estrangulado a un soldado dijo que había que recordar. Volví a tocar las franjas de las Adidas y me acordé de mi abuelo de la foto.
-¿Te resultan cómodas las zapatillas?-preguntó mamá.
-Seguro que le resultan cómodas-dijo mi hermano por mí-Esas zapatillas no son unas zapatillas cualquiera. Son las mismas que usa Ronaldinho.
Fui lentamente en dirección a la puerta en puntas de pie, tratando de poner el menor peso posible en las zapatillas. Fui así, sin cuidado, hasta el Parque de los Monos. Afuera, los chicos del Borojov hicieron tres equipos, Holanda, Argentina y Brasil. Y justo a los de Holanda les faltaba un jugador. Entonces estuvieron de acuerdo en incorporarme, a pesar de que nunca incorporan chicos que no sean del Borojov.
Al principio del partido todavía me acordé de no patear con la punta para no lastimar al abuelo, pero cuando pasó un rato me olvidé, exactamente como el viejo de la casa de Volín dijo que uno olvida, e incluso metí un gol de volea que nos hizo ganar. Pero después del partido me volví a acordar y las miré. De pronto me resultaron muy cómodas y más blandas, mucho más de lo que parecían cuando estaban en la caja.
-¡Qué tiro que fue ese!-le dije al abuelo de camino a casa.
-El arquero ni se dio cuenta de dónde le vino.
El abuelo no dijo nada, pero por la forma de andar, sentí que él también estaba contento.





Añorando a Kissinger

Ella me dijo que en realidad yo no la amaba. Que digo que la amo, que creo que la amo pero que no la amo. Ya he oído de gente que dice que no ama a nadie, pero de ahí a determinar por otro si esa persona ama o no, eso ya no lo entiendo. Para ser honesto, me lo merezco, el que acepta acostarse con un zorrino, que después no llore si sus hijos apestan. Hace medio año que me machaca la cabeza, se mete los dedos en la vagina después de coger para estar segura de que realmente acabé y yo en vez de decirle algo, le digo: 'Está bien, querida, todos somos un poco inseguros'. Ahora quiere que nos separemos, porque decidió que no la amo. ¿Qué le puedo decir?. Si le grito que es una idiota y que deje de volverme loco, para ella sólo será una evidencia más.
-¿Por qué no haces algo que me demuestre que me amas?-dice.
Qué quiere que haga. Que me lo diga. Pero no quiere. Porque si la amo de verdad, entonces lo tengo que saber por mí mismo. Eso sí, está dispuesta a darme un indicio, o decir qué cosa no es. Una de dos, yo puedo elegir. Entonces le dije que me diga qué cosa no es, por lo menos así sabré algo. De sus indicios seguro que no voy a sacar nada.
-Lo que no es-dice ella-es algo que se relacione con causarte daño a ti mismo, como sacarte un ojo o cortarte una oreja, porque entonces dañarías a alguien que quiero e indirectamente también a mí. Y dañar a alguien cercano no es una demostración de amor.
Para ser sincero, jamás me habría dañado a mí mismo, aunque no me lo hubiese dicho. ¿Qué relación puede haber entre arancarse un ojo y el amor?. Y qué cosa sí es, eso no está dispuesta a revelarlo, sólo que tampoco estaría bien si se lo hiciese a mi papá, a mis hermanos o hermanas. Yo me doy por vencido y me digo que no hay nada que hacer, nada me va a ayudar. Y tampoco a ella. El que plantea enigmas a una banda de negros drogados, termina con los huesos rotos. Pero cuando cogemos y ella clava su mirada concentrada en lo más profundo de mis pupilas (nunca cierra los ojos cuando coge por miedo a que le metan en la boca la lengua de otro) de golpe se hace la luz y entiendo.
-¿Es mamá?-le pregunto y ella se niega a contestarme.
-Si me amas de verdad, te darás cuenta solo.
Y después que chupa los dedos que se saca de la vagina, me dice:
-Pero no me traigas ni una oreja ni un dedo ni nada por el estilo. Quiero su corazón, ¿oíste?

Viajo con el cuchillo todo el camino a Petaj-Tikva, tomando dos autobuses. Un cuchicllo de un metro y medio de largo que ocupa un asiento doble. Tuve que pagar boleto por él. ¿Qué es lo que no haré por ella, qué es lo que no haré por tí?. ¡Que Dios me perdone!. Recorrí a pie toda la Stampfer con el cuchillo a cuestas como un árabe suicida. Mamá sabría que vendría, entonces me preparó comida, con unas especias infernales, como sólo ella sabe condimentar. Como y callo, no tengo ni una sola palabra de queja. El que traga tunas con espinas y todo, que no se queje si después tiene hemorroides.

-¿Y cómo anda Miri?-pregunta mamá-. ¿Está bien, la hermosura?¿Todavía se mete esos dedos regordetes en la vagina?

-Está bien-le digo-. Muy bien. Me pidió tu corazón. Ya sabes, para saber si la amo.

-Llévale el de Baruch-dice mamá y se ríe-. Jamás notará la diferencia.

-Vamos mamá-me enojo-. Nosotros no andamos con mentiras. Nuestra relación está basada en la honestidad.

-Bueno-suspira mamá-. Entonces llévale el mío, no quiero que peleen por mí. Lo que me recuerda, ¿qué tal tu prueba de amor para tu mamá que te ama y a la que tú, a su vez, también amas un poco?.

Lanzo con furia el corazón de Miri sobre la mesa.

¿Por qué no me creen?¿Por qué siempre me están probando? Y ahora de nuevo a tomar dos autobuses con el cuchillo y el corazón de mamá. Y seguro que ella no va a estar en casa, se habrá ido otra vez con su ex. No es que culpe a nadie, sólo me culpo a mí.


carta a los alumnos del curso de humor ME CORTARON LOS DIENTES

Queridos polluelos y recientemente incorporadas amigas de la polla:

éste profuso material corresponde al bombardeo iniciático

aclaro lo de stand-up: mi propósito con el curso era que se usara el humor como terapia y se hicieran llevaderas situaciones opresivas y tuve la impresión inicial de que los standaperos recurren a hacer parecr intolerables situaciones cotidianas, por eos decía que éramso opuestos, no porque lo que yo pretenda hacer sea más inteligente como parece que se entendió mal

Louis C. K es el mejor standapero, pero...hay standaperos y standaperos, me molesta un poco cierta estandarización liberticida, no es el caso de los mejores (David Chapelle) que abordan temas profundos con irreverencia pero sin perder agudeza

Y que las mujeres solo hagan humor "femenino"

De todas maneras escríbanme con cualquier pretexto y mantengamos la comunicación viva

el stand up gratuito se llama Mr Duncan, el open mike de Mr. Duncan funciona los miércoles desde las 21 hs.

por supuesto que no me opongo, sería como oponerse al celular

Si Sabrina se anima puede escribir una parodia de las clases de XXX, solo para producir algo nuevo y no apelar a algo ya usado (que es lo que el cerebro siempre quiere hacer, recorrer circuitos neuronales ya probados)

Los muchachos quedaron interesados en el hecho de que es antropóloga y que parece entonces estudiar al hombre

Al ir hacia Ramos para entregar en mano este mail a Alicia pasé por Ciudadela donde hay algo que me suena contradictorio a mí: el Centro Cultural Alberto Olmedo

bueno, buen fin de semana, aunque prefiero que durante el mismo me escriban y que no esperen a la semana "entrante" (¿por qué se dice "entrante" ahora? es medio obsceno, el próximo novio de una chica sería su novio entrante?)


Buenas y santas o malas y ateas! es increíble q en una sola clase el docente se haya percatado q me gusta la polla, records.. sí, aquel grupo de punk vasco "liderado" anarquistamente por Evaristo Paramos... se me debe notar en la expresión mi amor incondicional por aquel hombre bien parecido.... bien parecido a un gnomo pero q no deja de ser atractivo...  
bueno volviendo al plano de la realidad, tu disparador en relación a mi imposible-de-ser-disimulada-expresión-rostrística al mencionar a "La Mistinguette" me resulta cautivadora, mas aun contemplando q mi antropologizacion de la mirada sobre el hombre pueda resultar interesante, ahora bien, como soy un poquito ácida, quizás lo deje para mas adelante entrado el clima de confiancización (confianza+concientización de q el taller de ella fue lamentable)... tengo unas cuantas anotadas q no voy a dejar de pasar facturas al curso, cuando termine el listado arranco con tu propuesta...

en caso de no cumplir con las expectativas de los cursos el Rojas debería proponer la devolución del dinero, de esta manera nos aseguramos la oferta o en mi caso, después de tamaña experiencia de humillación y banalización al buen gusto literario, deberían haberme indemnizado por los daños psicológicos que me produjo contener la ira porque la sociedad indica q hay q respetar a la gente falta escuadra, solo porque carece de ángulos rectos y apela a la compasión social obteniendo así hasta la edición de libros! Mamadera....
Bueno ya hice la tarea creo... o solo fue catarsis... gracias por hacerme ahorrar unos manguitos de terapia. un tema menos a tratar, y te adelanto algo: si a pesar de haber finalizado este curso sintiese q no habría alcanzado mis expectativas, siempre voy a tener en cuenta q me libre sin costo en terapia, de mi ira reprimida luego de aquel episodio traumático de lucosuarecización literaria (q no termino en el Rojas... to be continued)...
saluti a tutti!

Sabrina

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

la peor opinión es el silencio, salvo...