miércoles

Che, Alemania: los argentinos no seremos tan derechos, pero somos humanos

muchos denuncian a los panqueques, que habiendo criticado el plateo mezquino de Sabella, ahora encuentran virtudes no menos morales en su pasaje a la final. Caparrós no desiste ni con la final. Escribe todavía en contra. Me gustaría mucho que cuando termine el Mundial use esa mismo espíritu para escribir recordando "Fantasía"contra "La casa de Mickey Mouse", un Mickey bobaliconamente simpático, dibujado por y para computadoras, especializado en estimular tempranamente algunas facultades cognitivas mediante la herramienta de un personaje nada querible llamado "Tools":http://blogs.elpais.com/pamplinas/2014/07/pamplinasmundial-30-lo-que-somos.html

2 comentarios:

  1. Anónimo2:56 p.m.

    Comete un error Caparrós, y no es el único, hacer una correlato entre la forma de jugar al futbol y la identidad nacional. Si así fuera, Japón sería una potencia mundial futbolística y Brasil jugaría un futbol alegre y desinteresado... ¿Quién no quiere ganar un mundial? ¿No pasó demasiado tiempo para que esa última jugada despertara en Caparrós la idea de que la Argentina (y cualquier otro equipo) sólo quiere ganar...?
    Daniel Loewy

    ResponderEliminar
  2. Anónimo2:58 p.m.

    un pelotudo
    Juan Pablo Gauthier

    ResponderEliminar

la peor opinión es el silencio, salvo...