sábado

Cien veces al día burlamos nuestros propios defectos censurándolos en los demás. (Montaigne)

La última clase de humor del curso "La selfie del mono" fue un repaso por la filmografía y el repertorio de recursos de Woody Allen. Uno de los alumnos que vivió en Bolivia retocó una canción de Pimpinela, explicando que los tenderos allí hacen verdaderas escenas de celos...el humor más hermoso y disparatado siempre se nutre de la música (hablamos de la impronta jazzistica de Woody): la música une palabras a ritmos sin ninguna causación especial...

dolaré fasilaré

¿cómo viajan cuatro músicos? en do re mí (en dos remís)

el próximo curso arranca el 22 de agosto, miércoles de 20 a 22 hs y se centra en la figura de una de las maestras del absurdo: Elisa Carrió

http://www.rojas.uba.ar/cursos/cultura/letras.php

VETE Y PLANTA UNA HUERTA
https://www.youtube.com/watch?v=fOHrY0jV6Hg
http://www.musica.com/letras.asp?letra=851104
Ella: Hace dos ferias y un día que vendo sin él
hace dos ferias y un día
que no lo he vuelto a ver y aunque no he vendido maíz
aprendí a producir sin este acreedor
pero al ir olvidando en la feria un día compró
Quien es?
Él: Soy yo
Ella: Que vienes a buscar?
Él: Ají
Ella: Ya es tarde
Él: Porque
Ella: Porque ahora es la manzana
la que quiere estar sin ti
Por eso vete
olvida mis choclos, mis papas, mi ajos y vete al súper.
Él: la mejor fruta vos tenés
Ella: Vete olvida mis uvas, mis mangos, mis peras que no saboreas
Él: De la Raquel me antojé
Ella: Vete con la Juana, la Flora, la Reyna, la Bertha o con Claudina
Te dije a mi modo,
si compras a otra
a ver si te yapa.
Él: Por sus lindos limones yo les compré
de un precio de inflaciones
que les pagué
y al descubrir que era todo
viejo y podrido volví
porque probé hortalizas
y frutos que brillan en ti
Ella: Adios
Él: Véndeme
Ella: No queda vegetal
Él: Un brócoli
Ella: Adios
Él: Porque
Ella: Porque ahora es la cereza
la que quiere estar sin ti
Por eso vete
olvida el jengibre, la tuna, el apio y planta una huerta
Él: El mejor precio vos tenés
Ella: Vete olvida mis precios, mi puesto, mi horario y para este agravio
Él: Tu casero quiero ser
Ella: vete olvida el zapallo, la arroba de papas y de zanahorias
Ella: Te digo sin odio
Don Juan es ahora
Quien a mi fruta devora.


Hacer feliz a otros no es solo un consuelo por no poder hacernos felices a nosotros mismos: en realidad a otros sí se puede


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

la peor opinión es el silencio, salvo...