domingo

HAMAS NO ACEPTA LA TREGUA: alega que es una novela ho-rri-ble de Mario Benedetti

mi mujer y yo tenemos baja la autoestima: si tuviéramos más confianza ella estaría con alguien mejor que yo y yo con alguien mejor que ella
 en lugar de mi habitual resumen de la clase de humor (el miércoles 22 de agosto de 20 a 22 hs. arranca el próximo: http://www.rojas.uba.ar/cursos/cultura/letras.php) hoy te propongo que me ayudes a entreverar lo humorístico, no definido como ingenioso e indirecto, sino como incongruente y absurdo con esta doliente noticia diaria que nos llega desde Medio Oriente

te pido que me ayudes a recopilar argumentaciones ridículas que hayas oído, a señalarme indelicadamente mis indelicadezas al hablar tan suelto de cuerpo de un tema tan sombrío, en una palabra: que me ayudes a enriquecer y pulir este texto, a rascar este textículo de lo que por desidia mal estuviere. Te lo pido con la mejor onda, con la mejor onda después de la de David que con ella mató a Goliath. Te lo pido en nombre del recíproco afecto que te profeso...

Antes de emprender la lectura, te advierto que no soy un especialista en nada relacionado a Israel, simplemente he escogido este tema para mostrar modalidades de razonamiento inválido que se suman a los recursos ya categorizados como “falacias” y a las tendencias a juzgar apresuradamente y con aversión a perder, a valorar mucho más lo propio y demás “sesgos cognitivos” como los denomina el Premio Nobel (¡israelí!) que revolucionó la economía Daniel Kahneman.
Una de las falacias más conocidas es por ejemplo la de ataque ad hominem: vos no podés repudiar la muerte de palestinos porque todavía no pagaste rentas, vos antes de considerar “antisemita” a los que pensamos que Hitler se quedó corto, tendrías que lavarte los dientes tres veces al día.
Recientemente, junto a la “Ley de Godwin” que hace que se suspenda la discusión cuando alguna de las partes menciona a Hitler, se agregó a la colección de falacias el “recursus ad hitlerus”: ¿sos vegetariana?¡Hitler era vegetariano!, ¿Cristina no es despótica?¡Hitler también fue electo democráticamente!
En el caso particular que vamos a abordar, pesa mucho también el tema de cómo deseamos pertener a un grupo, alinearnos y opinar lo que todos. Está bien visto abogar por la paz o por la vida o por el simultáneo derecho de ambos pueblos a ocupar el mismo territorio habiendo su pueblo contendiente sufrido una muerte lenta y dolorosa sin conflictos
Como explicaba Schopenhauer, todo el mundo desea emitir o poseer una opinión, pero no todo el mundo quiere o puede tomarse el trabajo de pensar. Por lo que rápidamente adquieren opiniones hegemónicas como las que con sentimentalismo implantan los medios, o se aferran a un mal entendido “patriotismo”(equivocada o no es mi patria reza el adagio que Chesterton parafraseó "sobria o en curda es mi vieja")-o una lealtad a sus correligionarios así sean laicos o dejan aflorar la íntima diferenciación que siempre tuvieron entre judíos y gentiles, por llamarlos con gentileza.
Recientemente un crítico de arte y conductor de dos programas televisivos de cultura, director del área de letras de una importante institución derivada de la universidad pública, a quien no voy a nombrar, sostuvo que hay que condenar lo que en estos momentos está haciendo Israel en la Franja de Gaza, por lo que omitió hacer Ariel Sharon en el Líbano hace unos treinta años atrás. Su lógica impecable está imbuida de freudismo y parece decir algo así como “Israel tiene el fuerte deseo de exterminar a los palestinos, vive reprimiéndoselo, pero lo reprimido siempre vuelve, recordemos la masacre de Sabra y Chatila”.
Apparently Mac now supports Windows
Estigmatizar así a un país por un hecho de su historia no es raro. Alemania es el país que más caricaturalmente padece este tipo de apresurados sojuzgamientos. Doce años de nacionalsocialismo hace más de un siglo siguen enlodando cada demostración de eficacia, contundencia, precisión y capacidad de organizar grupos, siguen siendo frías máquinas, sangrientos nazis si ganan 7 a 1.
Israel realizó un informe que derivó en responsabilizar a Ariel Sharon y en impedirle ocupar el puesto de Ministro de Defensa, mientras que el libanés  falangista Elie Hobeika, responsable material de la matanza, jamás fue procesado.
Esto nos lleva a otra de las maneras erróneas, por ahora solo sutilmente erróneas y no cómicas, de argumentar. Es un argumento muy común, máxime desde que se difundió que la foto que Palestina mostró de una niña palestina masacrada por el ejercito israelí es en realidad una niña siria masacrada por el actual regimen sirio. Reza así: ¿por qué no dejan que Israel oblitere los derechos humanos para defender a su población civil? Si tanto les importaran los derechos humanos de unos árabes de lo que huirían si se los cruzaran por la calle ¿por qué no condenan tan enérgicamente al regimen de Siria que mata a muchas más personas, obtiene información por medio de muchas más torturas y emplea armas mucho más desproporcionadas?
El argumento del doble rasero, de que hay una vara de medir especialmente ensañada contra todo tipo de falta que cometan los judíos, logra cambiar el acento psíquico del eje de la discusión y mete de contrabando atropellos a los derechos humanos de la población civil como un tema deificado, inevitable y cuya discutibilidad reside en cuán hondamente se lo condena, no si se puede evitar.
Para que quede más claro: ¿por qué son tan antisemitas de ver con tanto horror a un judío violar a su hija, si su hermana fue violada el año pasado por un negro y no pusieron el grito tan en el cielo?.
Hay que considerar desde luego todas las excepciones y los matices, a Cristina Kirchner le encanta erigir un enemigo exterior que nuclee a los argentinos, sea Bush al que se invita para llenar de carteles de “Fuera Bush de la Argentina ”, sea Shell, sea la contaminación de las papelera, sea los fondos buitres. Israel nunca se vio en la necesidad de inventar un enemigo exterior. La Guerra de Los Seis Días debe servir de recordatorio de que si pudiera, la Comunidad Panarábica eliminaría a Israel de la faz de la Tierra. Hay que admitir que Israel sufre amenazas inéditas y tiene que tener un poco más libres las manos para actuar de lo que la tiene toda sociedad abierta y de consenso, democrática y parlamentaria, progresista y humanitaria y todos esos escrúpulos de la civilización cuando se enfrenta a terroristas suicidas que no desean ni la paz, ni la negociación, sino el exterminio o la autodestrucción.
¿Qué será de Israel el día en el que estalle la paz? Israel  dentro de sí mismo está llena de facciones en disputa, desde ortodoxos que se oponen también a la existencia del estado en el que viven porque el Talmud solo lo prescribía para cuando el Advenimiento Más Famoso, hasta izquierdistas, derechistas, pacifistas, guerreros más extremos que detestan volver a las concesiones y la mansedumbre que condujeron a Auschwitz. Pero frente a una amenaza externa se nuclean las voluntades, como Cristina. Y otra cosa que se da similar a la mecánica del relato político maniqueo es que la causa noble elimina la jerarquía de calificación individual de quien opina. Nunca un biólogo le discutiría de igual a igual y a los gritos a mi hijo de tres años  que no es verdad que el caballo duerma de pie pero sobre una sola pata, a la manera del flamenco.
El biólogo se diría a sí mismo “qué poética y entrañable confusión producto de la ignorancia”. Ningún antikirchnerista admira los ideales progresistas de personas en situación de kirchnerismo diciendo “qué entrañable confusión producto de la ignorancia”, ningún judío bien informado y con familia en Israel descarta con un encogimiento de hombros las homologaciones de Israel con el nazismo asimilándolas a solidaridad sensible para con lo que entienden es un pueblo mártir y desplazado, diciendo “qué entrañable confusión producto de la ignorancia”  
Veamos ahora el uso de metáforas improcedentes: Cristina en un discurso tomó la situación de Gaza como metáfora y dijo que si bien no son misiles materiales, los hold outs masacran a los argentinos. Néstor había dicho que el Glaciar Perito Moreno daba oxígeno al planeta y generaba en EEUU una deuda ecológica para con nosotros. Cristina había dicho cuando estatizó la televización de los partidos de fútbol que ahora junto a los derechos humanos hay derecho a ver el partido en vivo y en directo porque antes “nos secuestraban los goles”. Yigar Palmor, vocero de la cancillería de Jerusalem dijo al diario O Globo en respuesta a las imputaciones de “desproporcionada” a la respuesta israelí contra Hamas que desproporcionado es perder 7 a 1. Ese 7 a 1 fue calificado de “la mayor tragedia futbolística de la historia” en Brasil y redimió a los responsables del Maracanazo, entre los que se contaba al arquero Barbosa, cuya vida fue durísima desde que perdió el partido que los brasileros llamaron “nuestro Hiroshima”.
(no es a esto a lo que se refería Freud cuando hablaba de “superar” una tragedia)
Un argumento algo crudo pero irrefutable que le oí a un israelí es “si quisiéramos dedicarnos a pulverizar embarazadas y niños palestinos ¿no creen que tardaríamos mucho menos?”
Una carta que circuló en Facebook y que tuvo mucha gente que la suscribió apoyaba la causa israelí asimilándola a la causa judía en el mundo con la siguiente argumentación: si no querés que haya judíos en el mundo no podés usar nunca más un jean marca Levi porque su inventor fue un judío…
Daba una lista ni exhaustiva ni rigurosa de grandes contribuciones judías a la humanidad, advertía cuántas películas en las que trabajaron judíos o las financiaron no estarían en el mundo y subrayaba algo así como la particular inteligencia destacada del pueblo judío. El argumento es irrisorio porque parece decir que si no se hacen aportes geniales a lo largo de la dinastía de generaciones, se merece ser aniquilado.
Tuve una alumna palestina que, por supuesto, ignoraba que yo fuera judío, aunque aseguraba odiar a los judíos y olerlos a la legua. Me explicó que la Franja de Gaza es mejor que Buenos Aires porque en la Franja de Gaza el enemigo tiene uniforme de enemigo, en Buenos Aires el taxista puede darte billetes falsos disfrazado de amigable taxista. Dijo que los palestinos odian más a Hitler que los judíos y que los alemanes, porque por culpa de Hitler el mundo sintió mucha simpatía hacia los judíos. En “Geneve”, una de sus últimas obras teatrales, el Premio Nobel de Literatura y ganador de un Oscar, George Bernard Shaw explica que la humanidad se esmera por producir mejores armas, más que en producir mejores lavarropas y dice la siguiente frase: -Un judío nos inventó un arma que podía volar una ciudad en un minuto y para agradecerle le regalamos Jersualem, que no era nuestra.
Sería extenso empezar a refutar tanto la idea de la “instrumentalización del Holocausto” como la de la dádiva británica con el tratado de Dalfour en el surgimiento del Estado de Israel como la de que no fue Einstein el que diseñó la bomba atómica: http://gutenberg.net.au/ebooks03/0300551h.html
Eichmann fue declarado “Ministro de Asuntos Judíos” porque era el que más sabía del tema: había leído un libro, el de Herzl (que nos recuerda el lema olvidado de “África para los africanos” de los Black Panthers y un Malcolm X que recomendaba el retorno al continente negro). Parece una ironía. Hannah Arendt escribió cómo muchos rabinos les daban listas de judíos y cooperaban para “evitar un mal mayor”, parece una broma macabra. Cuando yo era chico había un libro titulado “El judío es el negro de Europa”, título que hoy sonaría denigrante, políticamente incorrecto (la mismísima palabra “denigrante” entenebrece racistamente). ¿Marx sabía mucho más del tema? Quien lea su “La cuestión judía” advertirá que pretende la liberación de los judíos de una manera muy insólita: permitiendo que se emancipen de ser judíos. Sartre escribió su propia “La cuestión judía” con su oficio y de taquito, sin documentarse en lo más mínimo. Redujo el problema de los antisemitas a los antisemitas, no es un problema judío. ¡Parece un chiste! Está bien si mi vecina me dice que si mi suegra tiene un problema con que haga a mi hijo de Boca es un problema de ella y no mío, pero ¿decirle a un hombre condenado a trabajos forzados en un campo de concentración que no se haga mala sangre porque quien se ve presa de un error psicológico no es él?  
Otra argumentación inválida es la cuantitativa. El número de bajas no puede ser un argumento. En todo caso si se dice que en Argentina el Estado con todos sus resortes, su aparato y su poderío bélico reprimió de manera desigual a idealistas que recurrían a improvisadas bombas entrañables, poéticas, homemade, al menos se habla de fratricidio y de responsabilidades desiguales. Pero que un ejército cuya función es el uso de las armas lo haga mejor que otro no debería pesarle en contra. Un amigo mío lo compara con un boxeador profesional que tiene que tener la cortesía de quedarse quietito cuando trata de molerlo a golpes un amateur improvisado. Si Israel posee un ejército admirable y un arsenal armamentístico poderoso desde luego lo ideal sería que eso bastara como disuasión. Pero ¿no puede defenderse de una organización armada intransigente y fanática que le tira misiles, involucra a su propia población civil y anhela su destrucción solo porque todavía Hamas no tiene la exacta cantidad en número de bombas que posee Israel?  Si un mártir muere por una idea solo prueba su sinceridad, no la veracidad de la idea. El número de muertos no prueba nada. Pero estamos permeados por cuantitativismos, si queremos decir que el tamaño del pene no es decisivo, decimos que es un tema de importancia muy pequeña, ínfima. Admiradores de la Excelentísima Presidenta de la Nación (que, pese a sus reverencias la llaman por el nombre de pila), me aseguran que ella es inteligentísima porque por algo está en el poder hace tanto tiempo y la segunda vez con más votos. Esa es una falacia ad populum comparable a que los chinos han de ser los hombres más atrayentes del globo porque observemos cuánto más que otras estirpes engendran.
Borges decía que si los suizos y los esquimales entraran en guerra, la simpatía mundial estaría con los esquimales, por sentimentalismo. Yo no necesito pensar en comparar a los palestinos con los esquimales para recordar esta tendencia a la empatía hacia el menos civilizado: hace poco y como parte de medidas tendientes a cortar con la inflación, el Gobierno de Cristina fijó un precio máximo para el kilo de merluza. Los extremistas antiK, que no considerarán más civilizado a un invertebrado por menos peronista que sea, de inmediato me empezaron a hablar de cómo para lograr esa oferta en tiempo y forma, pescan antes de tiempo a las pobres merlucitas mártires que no llegan a desarrollarse y realizarse en su vida antes de ser matadas a tiempo.
A los argentinos y argentinas que desean que el pueblo judío prescinda de la posibilidad de contar con un Estado que lo cobije me gustaría preguntarles si estarían dispuestos a dejar invadir Argentina por la actual población israelí, que no es excluyentemente “semita”. En ese sentido soy antisemita, estoy en contra de que se emita este tipo de opiniones estúpidas. El converso Heine cuando habló mal de los judíos recibió una réplica digna de él: -conocía su antEsemitismo, pero su antIsemitismo me es nuevo.
 La palabra “antisemita” presenta la ventaja de que no es sexista: se ahorra la repetición para el otro género, algo caro al estereotipo del judío que se dedica a los géneros y al ahorro.
Como en el caso de “homofóbico”, categoría peyorativa que reproduce la estigmatización (porque si una forma de opresión a la comunidad gay existió fue la de medicalizarlos, considerar que eran homosexuales por culpa de una enfermedad y ahora se sufre la fobia, una patología psíquica si se los segrega), la de “antisemita” parece incurrir en un racismo que la mismísima diáspora dispersó y entremezcló. Pero perdernos en detalles filológicos sería incurrir en cegueras comparables a la de la maestra de gramática que censuró al niño que dijo “vieja imbécil y hija de puta” explicándole que ha de decirse “vieja imbécil e hija de puta”.  

Susana Gimenez: "Es demasiado sangriento, con una franja de gasa no reemplazás un tampón"‏

5 comentarios:

  1. Anónimo11:30 p.m.

    No te puedo ayudar a entreverar, pero te puedo decir que me gustó

    ResponderEliminar
  2. Anónimo11:30 p.m.

    excelente!!! mm

    ResponderEliminar
  3. Anónimo11:30 p.m.

    hola martin, estoy de viaje por unos dias... por eso no fui el viernes estaba con los preparativos...
    realmente cuando viajo, viajo... me traslado cuerpo y mente... asi q no me pidas mucho porq mis neuronas estan de reposo desestresante y no quieren trabajar
    es probable q si voy el viernes este en estado semi-vegetativo...
    un abrazo!
    sabri

    ResponderEliminar
  4. Anónimo3:01 a.m.

    israel fracasó, al menos en términos de lo que quería el sionismo de izquierda. hay que dividirla con los palestinos sin condiciones de ningún tipo y pidiendo perdón de rodillas, o trasladarla a patagonia, como quería herzl. lo que están haciendo ahora, como lo que vienen haciendo desde la fundación, es indefendible.

    ResponderEliminar
  5. Anónimo11:03 p.m.

    me gustó mucho, aunque opino diferente.
    besos y tratemos de hablar!!
    Lau

    ResponderEliminar

la peor opinión es el silencio, salvo...