jueves

El bombonazo en la Bombonera

             


mi hijo, Ezequiel, empezó a amar tanto a su hermanita, Helena,
que osó decir que es tanto de River como de Boca. Ante esto mi ex concuñado (su tío) y yo mismo en persona decidimos tomar cartas en el asunto y proceder él a llevarlo a un palco en la Bombonera y yo a comprarle unos botines Topper auriazules.
"Es más un favor para mí que para él" explicó el xeneixe "yo ahora voy a ser papá pero tuve l
a desgracia de enterarme que de una nena y esto me remite a cuando mi viejo me llevó por primera vez a la cancha". Le agradecí porque pertenezco a una familia demasiado intelectual como para que en la dinastía haya sido el padre el que lleve a la cancha al hijo (fue mi tío materno, hincha de Platense, quien me inició a mí). El gran amor de mi vida es talibana del fútbol y tolera que yo sea de Boca solo porque eso significa que no soy ateo, que soy de la religión enemiga. En realidad mi viejo creo que era de River porque vivía cerca e iba a ese club a hacer deporte, sin jamás saber siquiera las reglas del fútbol (una sola vez lo invité en un cumple a jugar con nosotros y oficiando de arquero agarró la pelota con la mano en la mitad de la cancha).

Mi abuelo materno se hizo de Independiente porque en realidad era hincha de llevar la contra y sus tres hermanos eran de Rácing. Mi madre, heredó el amor al rojo con un argumento insólito: "es el único equipo que tiene nombre en castellano".
Ezequiel nació el 8 de mayo de 2011 y desde entonces cada vez que ve un partido de Boca (que por cierto salió campeón el año de su nacimiento) Boca gana. Una vez lo traje de Plaza Irlanda, prendí la tele e Independiente ganaba 3 a 1. Le preparé la leche y no pude creer a mis ojos el desarrollo del partido: Boca se puso 3 a 3 en dos minutos y mientras escribo estas líneas acaba de meterle un gol a Rosario Central. Boca se puso 4 a 3 y Ezequiel declaró tener sueño, faltaban cinco minutos pero se aburría. "Aseguremos el resultado" le pedí, pero se fue a dormir y perdimos 5 a 4
. El domingo Boca perdía contra Vélez y con la presencia de Ezequiel ganó 3 a 1 ¿qué puede importar que la segunda hamburguesa a la que el tío no se pudo negar lo haya descompuesto, que hagamos desde entonces chistes de que el estadio de llama Armando sorete blando, de que la culpa de la diarrea es porque tiene un "abono", de que un "bostero" tiene que hacer honor a su nombre?
París bien vale una misa dijo cierto religiosamente enamorado, la victoria alada bien vale tener que vivir a té, arroz y bizcochitos secos una semana....



los botines nuevos de Ezequiel, surgidos como todo posmoderno adoraría del principio de que en el Principio fue el Verbo...unas zapatillas "de nena", perdóneseme el anacronismo, que una cuñada nos regaló para Helena y le quedaban grandísimas fueron apropiadas por Ezequiel que las llamó "botines para jugar al fútbol bien"...yo le seguí la ilusión por iluso, jugué en Parque Centenario con él con esas zapatillas ¡ay! rosas y blancas llamándolas "botines", hasta que pude cobrar una traducción y "traducírselos"Esta foto me hizo evocar una que nos sacó mi hermano menor en el 74 o 75 (Ana Eilberg Rosemberg)

Hize que Boca ganara, para que River, el equipo de Helena, sea el único puntero, me dice en este proceso ambivalente de fidelización a una camiseta, en una etapa en la que todavía los niños, según Piaget, ignoran la competitividad y se puede jugar a que ganamos los dos

cuando llegué de Alemania con cinco años de edad me preguntaron de qué cuadro era...haciendomé el que tenía que meditarlo bien y no fuera cosa que eligiera el primer cuadro que se me pasara por la cabeza contesté "LA MONA LISA"...que era en realidad el único cuadro que conocía



y que ahora capaz sirva a fines buitres: 
http://www.lanacion.com.ar/1724362-el-gobierno-frances-evalua-vender-la-mona-lisa-para-pagar-su-deuda




4 comentarios:

  1. Anónimo12:17 p.m.

    A los de racing les paso parecido a lo de la mona lisa una vez
    Fabiana Noacco

    ResponderEliminar
  2. Anónimo2:08 p.m.

    ¿Como anda estimado?

    Anoche hasta el minuto 95 pensé que Boca habia logrado lo que Cerati no. Resucitar.

    Para hijos o personanas cábalas y cabales y chabales en el caso de Eze, imposible no recordar el cuento mas emblematico del mas emblematico cuentista, aunque para mi gusto me quedo con "Una Playa Desierta"

    http://www.agenciapacourondo.com.ar/secciones/cultura/4338-recuerdo-q19-de-diciembre-de-1971q-por-r-fontanarrosa.html

    Saludos

    OScar

    ResponderEliminar
  3. Anónimo9:20 p.m.

    Qué liiiindo, diría José Luis! Justo a tiempo, diría Julián Weich! Si De la Rúa hubiese tenido el coraje y liderazgo que vos tuviste en una situación tan límite, hoy no tendríamos a un judío comunista negociando con un juez sureño de EEUU. Esa foto en la bombonera junto a la tuya con la peluca rubia colgado del alambrado tienen que estar en un recuadro en el living de tu nueva casa!
    Abarzo grande!
    Sebastián Cazón

    ResponderEliminar
  4. Anónimo8:39 p.m.

    según el Eater's Indigest (cito, porque es el manual diminutivo para niños): las hamburguesas de la cancha de Boca son 5% de vacuna y el resto antibióticos veterinarios, metales pesados y soja cáustica, además son asadas en parrillas a gas licuado de petrólio y rayos gamma como aditivo catalizador, con lo cual devienen crudas por transmutación nuclear post mortem, mientras que el amable dependiente/asador es él mismo un mutante que vive en su pieza de suspensión anaeróbica bajo el adamantino Riachuelo. En M.A.P.A., en tanto, te vacunan al cachorro sin tanto vulevú, y por el mismo precio te entregan otro ejemplar en adopción, vacunado y desparasitiado.
    Alfio Lamborghini

    ResponderEliminar

la peor opinión es el silencio, salvo...