lunes

Los miserables de Víctor Hugo ¿Moral es?

Las palabras de Víctor Hugo Morales: http://www.lanacion.com.ar/1725782-victor-hugo-morales-las-villas-son-lugares-bastante-dignos por supuesto merecieron la reprobación general (con ingeniosos twits que mostraban lo grotesco y perverso de sus dichos:
A Víctor Hugo le falta decir que la gente elige morirse asesinada en la calle porque es más lindo que quedarse dormido de viejo en tu casa
 · 8h
Víctor Hugo Morales, Alabama, 1843: "La esclavitud está bien, es cómoda porque vivís donde trabajás, no tenés que preocuparte por la plata".
En un tiempo todo asado va a terminar a las risas con ¿Te acordás la del gendarme volador? ¿Y la del médano de Boudou? ¿Y la de Victor Hugo?


a mí personalmente me hizo acordar a una frase mucho más ingeniosa, que presupone lo que entre las categorías retóricas se conoce como "metátesis", cuando a Fidel Castro le preguntaron que cómo era posible que las cubanas que accedían a la universidad de todas maneras optaran por el dólar que se obtiene con la moneda del placer y él invirtió lo tantos y explicó "es al revés, chico, en Cuba, la educación es tan buena que hasta las jineteras tienen nivel académico"


también a una canción ¡ay! de Silvio Rodriguez (la letra es de René de "Calle 13", pero la voz y el colaboracionismo no son soslayables, en la que no se dice que, bueno, que si bien hay racionamientos de comida y no se vive en el mejor de los mundos, se brega más por la igualdad que en otros sistemas, no, directamente elogia al hambre para defender al, nunca mejor dicho regimen: La escasez de comida
Se vuelve deliciosa, Porque tenemos La barriga llena De mariposas

https://www.youtube.com/watch?v=1Nr_tqkMsJs

la condena a los excesos del iluminismo, del racionalismo decimonónico con certezas etnocétricas lleva a elogiar con un relativismo cultural mal entendido toda condición otra, como forma facilísima de resolver un problema, explicando que no es ningún problema. Otra modalidad es recomendar la inclusión y que no se discrimine con racismo a los negros y mostrarlos blancos
. En eso incurre el insólito dibujito animando "Punky" que pasa "Paka-Paka", con un niño que declara tener síndrome de down pero es brillante: https://www.youtube.com/watch?v=DNaOjjb1iyI

quizá habría que inscribir estas declaraciones meramente como una más en la historia de los sofismas...Michael Moore nos instó a no discriminar a los homosexuales varones porque ¡nos dejaban más chicas para los heterosexuales! George Carlin alega que en las marchas en contra del aborto solo se ve gente con la que uno jamás querría hacer el amor, Chesterton dice que un divorcio nunca es de mutuo consentimiento y que la parte que no consiente sufre una tragedia mucho más honda que la del que se siente preso...Borges justificó Hiroshima, alegando que cada uno de los civiles nipones muertos y por morir por la radiación, en realidad tarde o temprano iban a morir su muerte individual, lo cual es innegable, pero suena a la ironía de cuando escribió su poema a un poeta menor que decía "la meta es el olvido, yo he llegado antes": personalmente me cae mejor alguien que cuando trasgrede una regla de la ética o incluso de la técnica (el gendarme no solo es condenable por tirarse, sino por hacerlo tan mal) se ríe con picardía y confiesa que es un trangresor socarrón: quienes roban o asesinan por causas solemnes creyéndose mártires parecen bastante más incorregibles

Yo creo que lo que nos molesta de lo políticamente correcto es que no solucione a fondo las cosas, que sea como un barniz de santurronería. Por eso la idea de Víctor Hugo Morales de que vivir en la villa es algo fascinante, es una idea que no debe leerse como cínica. Creo que debe leerse como una extrapolación de la mente de un alemán que decide poner a prueba su voluntad a las condiciones de vida materiales de los desposeídos: el error en el razonamiento no valida la conclusión, por hermosa que sea la conclusión. Quienes viven en la villa pagan todo más caro, por ejemplo el gas en garrafa, siendo además desposeídos espirituales, no contando con herramientas cognitivas que el privilegio de una buena educación otorga. Hoy durante los debates que escuché se romantificaba como suele hacer el cristianismo y el marxismo a los pobres, diciendo dislates tales como que llegan a la virtud de renunciar al consumismo, si bien, obligados. Yo no vi a nadie más metafísicamente interesado por adquirir bienes de consumo que a los habitantes de la villa. No vi una confraternidad de camaradas en la adversidad como se dijo de la aceitada organización de los cartoneros: vi las peores crueldades mutuas, los más descalificadores insultos clasistas, ser muy pobre no es solo carecer de mucho dinero.
Parece herético mirar a los ojos lo deplorable que es para la dignidad tener que vivir de determinado modo, el maquillaje verbal se ampara ahora en que la posmodernidad ha descubierto la trascendental importancia del lenguaje como condición necesaria para una percepción. 
Damián Czifrón en la mesa de Mirtha Legrand declaró que si él fuera pobre, sentiría justificado el hacer justicia por mano propia, dada la violencia que ya ejerció sobre él la injusticia. Gracias a Dios sabemos que Scioli, por motivos biográficos, no bendiciría la justicia por mano propia. En su film récord de público parece ser que hay esa proclamada rebeldía combativa del proletariado, aunque yo toda la que conozco fue la que enseñaron las clases adoctrinadoras y siempre vi que los habitantes de las villas tienen una consuetudinaria y casi afable resignación en contraste con la quisquillosa ofuscabilidad de los ricachones.
Hay otra explicación para las declaraciones de Víctor Hugo: la tradición de este Gobierno, de defender lo indefendible protegido en que toda disidencia es de la derecha recalcitrante fachista. La grotesca transposición del horror del secuestro, la tortura y el asesinato acompañado de deprivación de una tumba a que un canal privado tenga el derecho de transmitir fútbol ("así como nos secuestran los goles" dijo la Presidenta) sería una pieza de humor en un ethos discursivo menos patoteramente adusto.

Por suerte ya se habla de "fin de ciclo", incluso a nivel universal:  http://www.abc.es/ciencia/20140909/abci-stephen-hawking-advierte-boson-201409091022.html

las avivadas más flagrantes y hasta pudibundamente olorosas, más fragantes se enuncian con una hidalguía altisonante, no nos arrodillaremos para el pago soberano, como si Cristina dijera: "El fallo del juez Griesa es una bajeza, nosotros no somos de rebajarnos a canalladas tan rastreras y por eso conservando nuestra altura, no le vamos a pagar con la misma moneda, le ofrecemos pesos"




 · 7h
Bueno, bueno, Victor Hugo, está bien, tranquilo. Tenés razòn. Querés un vasito de agua?
Dice Víctor Hugo que si vivís en la villa te podés hacer una escapadita a comprarte el iPhone 6.
Víctor Hugo, el delincuente extranjero del que hablaba Berni.
 · 8h
Si vivís en la villa te podés escapar al Gaumont a ver un documental sobre villas.
 · 8h
"Lo bueno de vivir en la villa es que criás a un nene en un ambiente multicultural y multiétnico. Como en Canadá".

 · 8h
A los pibes les asusta el nivel de inteligencia superior al que llegaron en esta década y por eso se distraen con paco

5 comentarios:

  1. Anónimo10:47 p.m.

    hoy lo escuché a victorhugo cuando dijo eso, lo de la barriga yena de mariposas es poquita cosa comparado con esto

    estab pensando en poner residencias estudiantiles en la 21, a los de ingeniería de todo el país vivir en la viya les saldría comodísimo. y qué me contás del personal de la aduana, migraciones y en general los ferroviarios y choferes de los micros que laburan en retiro?
    cualquiera cambia un chalé en úrlingan por una buena casiya

    salú

    ResponderEliminar
  2. Anónimo8:43 a.m.

    Le doy la razon a VH en un sentido: las villas de CABA son mucho mejores que las de Gba. Ahi se ve lo genial de la gestion Macri. Muy pelotudo.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo12:58 p.m.

    Es la década ganada porque pasamos de los ingenieros remiseros del menemismo a los villeros cinéfilos del kirchnerismo.

    Federico Santos

    ResponderEliminar
  4. Anónimo11:46 a.m.

    Vecino de la Horqueta decime que se siente
    no poder ir al Gaumont

    ResponderEliminar
  5. Anónimo7:23 p.m.

    Qué buenas observaciones. Y conocí Punky, y Calle 13. ¡Qué romántico!
    Besos

    ResponderEliminar

la peor opinión es el silencio, salvo...