lunes

Creer y reventar


Hace poco en youtube mostraban el efecto que causan las risas grabadas sobre tramas narrativas que deberían leerse como solemnes

me vino como anillo al dedo para mi curso de humor, dado que a medida que se enseñan procedimientos verbales para hacer humor, se advierte que ninguno de ellos es privativo del efecto cómico y que grandes solemnidades ganan persuasión con exageraciones, ironías, reducciones al absurdo y juegos de palabras

Leer un artículo de Fogwill a favor del aborto me obligó a repensar lo convincente que puede ser una afirmación cuando el tono en que se despliega no advierte su costado incongruente

en el día de la madre, a diferencia de en el día del Libertador San Martín en el que nadie cuestiona nuestro derecho a no ser San Martin, puede convenir recordar el derecho a no ser madre o a elegir cuándo, más allá de toda humorada (como la de George Carlin "los antiabortistas que veo manifestándose son casualmente personas que no nos cogeríamos") 

Si yo titulara un artículo "SER MUSULMÁN ES CREER Y REVENTAR" seguramente me saltarían a la yugular por asimilar todo islamismo a terrorismo y creerían que escribo en contra de los mahometanos. Nadie se detendría a ponderar la alteración técnica que produce la frase sobre otra frase, el no siempre feliz reemplazo de una disyuntiva por una cópula. Y digo no siempre, porque la ley actual argentina solo permite el aborto en caso de violación en la que además se sepa que la criatura tendrá una enfermedad terrible, por obra y gracia de una astucia retórica del ala conservadora luego de que se acordaran dos excepciones a la prohibición.

(como si únicamente se pudiera faltar a clases en caso de enfermedad o de estar representando a la universidad en el torneo deportivo y se fijara la ley como que solo se permite faltar cuando estás jugando al rugby pero enfermo)

Fogwill, titula "EL ABORTO ES COSA DE HOMBRES" y lo primero que uno supone es que escribe a favor del aborto y con su patoteo habitual está diciendo a quien lo niegue que le falta coraje.
Pero uno lee su artículo aparecido en la primavera alfonsinista y se sorprende no poco.
Por ejemplo, desde mi punto de vista, que como lector siempre admiré fervientemente a Borges, suponía que Fogwill siempre iba a estar un escaloncito por debajo suyo en materia de conservadurismo.
Fogwill construyó su imagen de escritor siguiendo en esto probablemente a su maestro Eliseo Verón tan afín a Ernesto Laclau erigiendose en contra, en contra de Borges en un momento, en contra de Piglia en todo momento.

Recordemos por ejemplo una de sus impertinencias contra Piglia (tomada de la entrevista realizada por Agustín Valle para la Revista Rolling Stone, en junio de 2007), en las que no solo da cuenta de una posición estética, sino también de un estilo de ataque ad hominem poco civilizado: (...) Tenés escritores como Piglia, que una vez declaró no haber tenido hijos para dedicarse de lleno a la literatura: ¡Qué horror! Cuando escuché esto yo tenía cuatro hijos (ahora cinco), y me imaginaba un tipo usando forro todas las noches para que después no venga un chico a molestarlo cuando está en la computadora, y luego chupándole la concha a su mujer con gusto a goma. ¡Qué horror! (...)

En un reportaje de Danilo Alberó-Vergara de 1995 fustigó contra quienes no aceptan una modalidad canyengue de referirse al erotismo (como la que acabamos de recordar) y contradiciendo lo dicho muchas veces antes, libera a Borges de una culpabilidad al respecto: (...) la mayoría de los narradores argentinos son impotentes o maricones. Hacé una estadística de cuántos tienen hijos, parece que los escritores argentinos no pueden tenerlos. Los escritores argentinos tienen una sexualidad muy reprimida, viven un sistema de represión muy grande. No obstante, todos son grandes cogedores. Entonces, en su escritura, no pueden trabajar lo sensual porque tienen mucho pudor a sus perversiones, a sus vulgaridades, creo que es eso (...) Borges no es pudoroso, es elíptico. No hay nada más impúdico que "El Aleph". En Borges hay dos o tres actos sexuales. El de "Emma Zunz", el de los hermanos, el de "El Congreso" (...)



Hablemos ahora de otra faceta, de un recurso retórico elegantísimo que es la autorreferencialidad irónica:
en un artículo aparecido en Primera Plana en 1984, Fogwill escribe: el divorcio es un dispositivo jurídico que facilita la monogamia a las personas que ya fracasaron en la monogamia.

En el artículo que vamos a analizar aparece esta técnica: no podemos confiar en que se haga nada en nombre de la planificación familiar a personas que no pudieron planificar no quedar embarazados.

Y aparece la enumeración caótica, que es un recurso que Borges reinventó, trayéndola de los Salmos, de Whitman, pero haciendo jugar a las partes intervinientes entre sí. Postular una serie aparentemente inconexa para mostrar lo que abarca determinada categoría hasta ahora vista con anteojeras reduccionistas. Un ejemplo que me encanta de Borges es de un artículo contra el antisemitismo en el que dice:"Olvidan que inculpar a los judíos equivale a inculpar a los vertebrados, o aun a los mamíferos".

Es muy conocida la frase de Marx aparecida en “Contribución a la crítica del derecho de Hegel: una introducción” (París, 1844) "la religión es el opio de los pueblos". No es tan conocida la génesis de esta idea o mejor dicho, la muy previa formulación con enumeración caótica: En una carta a Friedrich Graber (24 de abril de 1839) escribe Marx una descripción de las pésimas condiciones laborales de los tejedores y termina “los que no caen en el misticismo se ven degradados por la ebriedad"

El poema de Leonard Cohen intitulado "el único poema" realiza una operación verbal comparable, cuando une el dedicarse a la enseñanza con el dedicarse a drogarse:

Leonard Cohen - The Only Poem

This is the only poem
I can read
I am the only one
can write it
I didn’t kill myself
when things went wrong
I didn’t turn
to drugs or teaching
I tried to sleep
but when I couldn’t sleep
I learned to write
I learned to write
what might be read
on nights like this
by one like me


Un caso más evidente de la coma que une y aglutina ridículamente aparece atribuido por Borges en "El idioma analítico de John Wilkins" a una atribución del doctor Franz Kuhn: 
Esas ambigüedades, redundancias y deficiencias recuerdan las que el doctor Franz Kuhn atribuye a cierta enciclopedia china que se titula Emporio celestial de conocimientos benévolos. En sus remotas páginas está escrito que los animales se dividen en (a) pertenecientes al Emperador, (b) embalsamados, (c) amaestrados, (d) lechones, (e) sirenas, (f) fabulosos, (g) perros sueltos, (h) incluidos en esta clasificación, (i) que se agitan como locos, (j) innumerables, (k) dibujados con un pincel finísimo de pelo de camello, (1) etcétera, (m) que acaban de romper el jarrón, (n) que de lejos parecen moscas

Antes de acometer la lectura de este artículo de Fogwill, examinadas ya algunas de sus proezas en elocuencia y cómo llega a ellas, querría yo mismo incurrir en un ataque ad hominem en primer lugar: si Osama B'n Laden dijera que sacar fotocopias de libros debería ser castigado con la decapitación, la primera impresión que una persona sensata tendría es la de decirle "mirá, vos no podés decir nada de nada acerca de leyes en una sociedad porque no proponés civilización habitable alguna. Un mundo en el que aviones comerciales se estrellan contra rascacielos asesinando a civiles no es un mundo viable. Fogwill no solo como personaje, sino por biografismos por muchos conocidos, no parece estar en condiciones de proponer una sociedad de consenso más digna de ser vivida que la que podemos repensar los boludos que no somos cocainómanos, presos por estafa, "transgresores", etc.
Kant-que fue no menos estúpido en muchas afirmaciones, que sostuvo que los negros no sienten los latigazos-pero ¿acaso no es una construcción humanitaria y consoladora esa estupidez?-lo diría así: si en el mundo solo hubiera Fogwills...

Quiero declarar mi posición a favor de una ley para el aborto gratuito, no porque ignore el trauma que genera psicológicamente la ejecución del aborto (no soy tan materialista, no ignoro que el aborto en los países de la órbita soviética fue el método anticonceptivo por deporte y no arrojó resultados precisamente saludables). Como muchos fenómenos sombríos pero inevitados legislar es cuidar. El carnet de higiene de la prostituta alemana no generó mayores clientes. legalizar la droga es terminar con la mafia, no incentivar su consumo.Según estadísticas en Argentina en condiciones precarias y peligrosas se practica medio millón de abortos por año. Una ley favorecería a las mayores damnificadas de abortos clandestinos realizados en condiciones insalubres, que son las mujeres menos pudientes.
Mi idea es que si pongo una reja para evitar que entren ladrones a mi casa y éstos la rompen, no tengo que dejar de combatirlos y de tratar de que no entren más. La interrupción más tardía de un embarazo no deseado no deja de ser el ejercicio del control racional y voluntario de nuestros actos. A mi juicio la vida humana no está constituida solo por el protoplasma, sino indispensablemente tamizada por la cultura. Y en tal sentido, dado que una vez nacido un bebé lo amamos y le dedicamos nuestra vida, no veo mal el poder decidir cuándo hacerlo y no ceder a un chantaje biológico estudiado por Konrad Lorenz en su noción de paidomorphosis. Todos los progresismos parecen apuntar contra el biologicismo. Por ejemplo, a pesar de que la causa gay podría defenderse a la manera de no discriminar a los negros, reconcociendo que hay tendencias biológicas y que gay se nace, la militancia optó por una mala traducción de una metáfora freudiana (la inconsciente "elección" de objeto) para insistir en la preminencia cultural de un derecho a no ser maltratado, pisoteado, denigrado.

La discusión de cuándo empieza la vida humana abarca un abanico que va desde la teoría de Schopenhauer, que sugiere que al momento de mirarse un hombre y una mujer que se atraen ya está en germen la vida que generarían hasta el viejo chiste judío de que "no es vida humana sino hasta que se recibe de médico".

He conocido muchos casos de personas que abortaron y el fenómeno nunca se da alegremente y se olvida con facilidad. Hay quienes se inventan un continuismo y tienen más adelante a los hijos postergados. Hay quienes quedan marcados de por vida. Lo que para mí tiene que quedar claro es que legalizarlo es el mal menor, nadie habla con sentimiento de euforia de incurrir en el acto tan polémico. Y que, así como el propio Fogwill habla del divorcio como habilitación a un nuevo casamiento, más que ataque, el aborto no se opone a la natalidad, sino solo a la natalidad compulsiva.


Participé de muchos debates acerca del aborto y es común escuchar el argumento de que se trata no de un asesinato, sino del peor asesinato: al ser más indefenso. 

La novedad que tiene para mí el artículo de Fogwill es que no lleva su línea argumental a que sintamos ese amor infinito hacia los hijos a su inicio y amemos al óvulo fecundado desde el minuto uno, sino que compara al óvulo fecundado con paralíticos y bolivianos indocumentados. a quienes también, de no mediar nuestra tolerancia democrática por así decirlo tendríamos ganas de eliminar. Esta específica enumeración caótica derriba el edificio conceptual tradicional de negar el aborto por ir en contra de la vida y del amor. Fogwill parece decir: "el aborto es un privilegio totalitario contra un ser no solo no deseado, sino indeseable a posteriori como muchos otros seres no precisamente adorables". En palabra menos refinadas: curtite, bancatelá, de todas formas tu vida aristocrática es mucho menos vida con sentido, que el protoplasma primitivo.

En "Colinas blancas como elefantes blancos" Hemingway aborda el tema en una época en que el aborto era decidido por el varón porque la manutención de una criatura no podía sino corresponder al varón.

En 1984 Fogwill parece negar que sea la mujer en muchos casos la que no quiere ver postergada su carrera u otras prioridades antes de tener hijos. De todas maneras sus palabras, que pese a lo que dije antes de su elocuencia y de lo bien escritas que están no cambiaron un ápice mis convicciones, me recordaron a Pascual Bruckner y Alain Finkelkraut cuando dicen que un gato reconoce a otro gato ni bien lo ve, pero al ser humano reconocer a otro ser humano le ha llevado siglos y todavía no nos reconocemos entre todos ni a todos. El procedimiento de equiparar un tono de voz a una declaración homicida (comparar el alegato de un abortista al General Camps) es una enumeración caótica no sé si eficaz. La palabra "genocidio" aplicada al secuestro, tortura, asesinato y ocultamiento de los cuerpos de sospechosos de una ideología es inexacta. Ningún genocida roba y cría bebés de la etnia a la que pretende erradicar.
Quería compartirles y comentarles este texto, dado que me ha causado una impresión que no acierto a expresar pero no quiero abortar, desde que lo leí, hace cerca ya de dos días...




EL ABORTO ES COSA DE HOMBRES
La defensa o la justificación del aborto criminal, así como la preconización de leyes más tolerantes hacia el aborto, suele formularse en nombre de los "derechos al cuerpo", la libre decisión de la mujer, la autonomía. De ese modo, se viene urdiendo una confusión según la cual todo aquel que adhiera al derecho a la vida, al derecho al placer, a la libertad y a la riqueza, y toda mujer que se sienta identificada con los ideales de la liberación femenina, deben sumar su apoyo a los defensores del aborto, o, al menos, tolerar la defensa del aborto como si se tratase de un tema "democrático" sobre el que puede aplicarse el concepto de "libertad de opinión".
Pero no: la libertad de opinión solo es concebible dentro de un régimen de garantías individuales. Los juristas lo han comprendido desde hace siglos: basta que se acepte que una clase determinada de personas-sean los subversivos, los esclavos, las mujeres, los criminales o los que todavía no nacieron-carece de su derecho a la vida para que cualquier derecho a las manifestaciones de la vida, (el trabajo, el amor, el cuerpo, la opinión, la conciencia) quede puesto en tela de juicio y se transforme en "una cuestión relativa". la relatividad moral y la relatividad jurídica permiten que, periódicamente, los amantes de la libertad, asustados se conviertan en terroristas políticos capaces de genocidios como el que vivió Argentina entre 1972 y 1980.
El embrión y el feto humano es eso: PROTOPLASMA HUMANO. Como los bebés y los abuelitos carecen de medios para autoabastecerse. Como los paralíticos, no pueden moverse. Como los inmigrantes clandestinos de Bolivia y Chile, carecen de identidad para las leyes nacionales. Como los hinchas de fútbol y las señoras que miran mucha televisión, carecen de conciencia. Pero son humanos. ¿Alguien por más perjuicios que le hayan ocasionado, estaría dispuesto a suscribir la eliminación de hinchas de fútbol, los inmigrantes clandestinos, los parientes discapacitados, la abuela ñañosa, el bebé incómodo...?
"No es lo mismo...", volverán a decir los partidarios del aborto con el mismo tonito con que el generla Camps explicó a la prensa que los desaparecidos eran subversivos. "A veces es necesario...", dirán algunas de las trescientas mil mujeres que abortan anualmente, imitando el énfasis con que los criminales de guerra explicaron al mundo que "cumplían órdenes superiores".
Pero no es lo mismo y es innecesario. Y a poco que se investigue entre pacientes cómplices del aborto se podría comprobar que el aborto no es la interrupción de la maternidad, sino una irrupción de la paternidad. Detrás de cada aborto hay un hombre, o una sociedad de hombres, renunciando a la vida. A la vida humana verdadera: al protoplasma humano, no a lo que ellos llaman la vida: el churrasquito, la botella de vino, el reloj pulsera, las reuniones en el comité, o las vacaciones en Punta del Este.
Es hipócrita que algunas mujeres cómplices de aborto lo justifiquen en nombre de la "oportunidad", y de la planificación familiar. ¿Acaso suponen que pueden planificar bien un proyecto tan complejo como es una familia la gente que no ha sido capaz de planificar con eficacia algo tan simple como un acto, una cópula...?
Fue un error, suelen decir algunas embarazadas. Y en verdad, fue un error, pero no un error "de fechas", ni un error de pastillas, ni un error al colocar el diafragmita cervical. El error de la embarazada involuntaria se elegir por compañero de cópula a un hombre que no puede sostener la vida-. se error es un breve capítulo de la historia larga de errores femeninos, que comienza por la creencia en los valores de una sociedad de hombres, que, a los Derechos de la Vida, antepone "la vida", la fantasía que los mantiene pegados a un escritorio, a una tribuna o a una pantalla de televisión.

6 comentarios:

  1. Anónimo2:47 p.m.

    me gustó.que interesante lo que transcribis....está un poco caótico encontrar el hilo al comienzo, después se organiza.además yo coincido con la postura de legalizar el aborto...te cuento al margen

    ResponderEliminar
  2. Anónimo2:47 p.m.

    un texto en contra de fogwill siempre va a ser un tiro para el lado del bien.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo2:59 p.m.


    daniel molina
    @rayovirtual

    Es más: creo que jamás hubo genocidio en la Argentina. Ni durante la Conquista ni en la campaña de Roca ni en la Dictadura. - 19 Oct

    More Tweets

    martin brauer
    @enemarado

    @rayovirtual ¿qué genocidio incluye el robo de bebés para criarlos del pueblo que se quiere exterminar? - 19 Oct


    daniel molina
    @rayovirtual

    @enemarado ¡Feliz día de la madre!

    ResponderEliminar
  4. Anónimo3:27 p.m.

    hola caro pero el mejor amigo de las noches Grundig Aurora, como anduvo tu nuevo iniciatico curso de humor gay, papá? yo no pude concurrir ni enviarte flores o bombones de licor Fort, ni nada asociado con la tematica de la Ferrari Pesterrosa no por desidia, negligencia o simple chupahuevismo, ni por puto, sino porque aparte de todo eso, se le agregó que hube de asistir a Zulma en tanto hija de su padre lo que me haría una especie de yerno en ciernes, pues aquél (mi suegrito) tuvo una dolencia en el pecho que se debatía medicinalmente si se trataba de un infarto o apenas un poco de ébola. Por suerte no fue nada, solo un susto que se cura con algo de perejil, pero más susto fue a la salida de la clinica cuando nos chorearon 2 motochorros apoyados logisticamente por 4 helicopteros artillados, mientras la policia decia "siga, siga" como Lamolina, mas que nada por omisión, dicen que no tenian nafta ni balas, ni pistolas, ni luces para ver donde estaban, ni chalecos antibalas, ni bizcochitos 9 de oro, por eso a la noche se sienten débiles, casi no han comido pobres ángeles, de allí que la delincuencia ya cunda como el pánico, aunque debemos dar gracia que no nos hicieron nada, nos trataron requetebien, además el hachazo que me dieron en la canilla tuvo tajo de salida por el parietal derecho y como estabamos en la puerta del hospital nos quedó más comodo atendernos ahi, fue un alegrón, y a la abuelita de Zulma la violaron entre 12 individuos, por turnos no todos juntos, asi que la sacó barata, además le arrancaron una oreja de un mordisco, no se sabe si fue el rotweiler de una vecina o un niño que pasaba fumando paco, pacontarte que te viá contar si fue una semanita quieta como agua de tanque. A los policias ineptos, mejor dicho devenidos en trapitos (en Lanus están aceptados porque todavia no llegó Don Macri), decía que a los politrapos, que le pedian una moneda a los chorros para cuidarles el tanque Panzer, parece que este fin de semana en el Colegio de Disciplina de Policias seguramente los van a parar por 2 fechas. Bueno, te mando un abrazo, aunque solo con la cabeza porque me amputaron del codo para arriba, como Scioli pero doble. Saludos, suerte, hablamos si no me gangreno de acá al martes.

    ResponderEliminar
  5. Anónimo11:36 a.m.

    Estimado,

    Reconozco que me ha decepcionado el inicio de su soliloquio o disertación. Que un ocurrente, creativo e informado recurra a la trillada y remanida “me vino como anillo al dedo” es un desliz. No diré que es una “frase hecha” porque justamente “frase hecha” es una expresión autorreferencial, como palabra, idea o letras. Hablemos de “locución cristalizada”. Ademas, como buen psic, sabrà ud. que usa (vayamos a saber porque) una expresión absolutamente coital. Desde que anillo pudiera reemplazarse por argolla (no es caprichoso esto, la gimnasia que llamamos con argollas a nivel castizo olímpico se llama con aros) , como que el dedo reemplaza a aquellos que “puede fallar con frecuencia pero siempre será la primera vez que me pasa”. Ademas de lo vaginifalico de la expresión, es imprecisa como metáfora. Al dedo el anillo “no le viene bien” ni “es lo que necesitaba” como se pretende aludir, dado que el dedo no requiere un anillo ni este lo mejora, sino simplemente es un accesorio prescindible. Mejor seria decir “como bufanda al cuello”, “como media al pie” o “como gorra a la pelada”. Y sobre esto último disculpe ud. por nombrar a la “soga en la casa del ahorcado” y nuevamente caemos en la cristalización de locuciones o hechura de frases. Probemos alternativas: “como guillotina en la casa del verdugo”, “como píldora en la casa del hipocondríaco”.
    En el fondo, sin querer, estoy proponiendo un ejercicio para su alumnaje, de encontrar variantes a estas expresiones tan conocidas.

    Yendo a mi obsesión de escritor fracasado. No me gusta nada usar frases hechas o inventadas por otros con pretendida ingeniosidad birlada a otros. Como los periodistas que dándosela de sabiondos dicen “los salarios suben por escalera y los precios por ascensor” y te ponen carita de autosuficiencia como Cristiano después de un gol. Si tengo que usar esas frases, le agrego alguna variante mia o la disfrazo reordenando o suprimiendo palabras. “Como anillete al dedo”, “Como anillo al índice” “Como anulo al anular” etc. Nunca repito textual

    Por otro lado le comento que he resucitado mis estudios y catalogación de Chistes iniciada hace 10 años, y se me ocurrió publicar un extracto en Taringa.
    La brevedad de los Chistes Lineales


    image





    La brevedad de los Chistes Lineales
    Chistes Lineales:. Son aquellos que se escriben en una línea. Lineal, además, es un adjetivo que denota simpleza. Un razonamiento lineal, se aplica como significado...

    Ver en www.taringa.net
    Vista previa por Yahoo



    Y me atrevo a sugerirle esta alternativa para difundir sus cotidianos escritos. En este ejemplo de mi publicacion, Taringa me informa que fue leido 350 veces, y 2 de mis lectores le asignaron puntaje y otros 2 los compartieron. O sea, es un excelente y economico medio para testear como le cae al pulico nuestros escribires. No soy asiduo taringuero, pero estimo que es una alternativa interesante con cierto potencial.


    Saludos

    ResponderEliminar
  6. Anónimo1:57 p.m.

    Gracias!
    Es interesante no sólo por su contenido sino también por la fecha en que fue escrito.
    Abrazos
    D.

    ResponderEliminar

la peor opinión es el silencio, salvo...