lunes

Bunburizar la Bombonera


mi hijo es claramente mi hijo

hoy tuvo la oportunidad de disfrutar de Macri 2 Massa 0 y solo se interesó en el modo en que lo engrupí para llegar a que baje del 24 con algún interés: unos leones iban a comerse a unos cristianos

después de asegurarse de que solo monos podrían subirse hasta nuestro palco, en ningún caso leones, miró con mucho interés

yo sentí la felicidad del enamorado tan similar a la del hincha como para siempre lo señaló Discépolo: el que se entrega con alma y vida sin cálculos

de hecho la hinchada parecía enamorada y el equipo, la Enamoradora que realmente representaba el grado gigantesco de idealización que hay en todo enamoramiento

lo más divino del espectáculo y la fiesta xeneixe lo puso fastidioso como dice la hipálage (fastidiado, habría que decir)

"me aturde, quiero ir a casa"

así que nos sacamos las fotos para la producción del book "refutbolerísimos" y prudentemente nos volvimos a los diez minutos de comenzado el partido

por el camino le conté el cuento del tigre que perdió las rayas al bañarse, mientras él acuñaba deliciosos neologismos, afiladísimo (por ejemplo, por tener afiladas las uñas recién cortadas se rascó y se dejó una marca que pidió tapar con una curita de Cars para que no se note "el rasco")

nos ocupamos de mirar el resultado en cada televisor de regreso pero hicimos -como si fuéramos compradores de drogas o amantes-otras cosas muy placenteras que a él le encantan
mientras todos, a la manera del Bunbury de "La importancia de llamarse Ernesto" nos suponían en el estadio



recuerdo que hasta Chaplin fue renuente al cine sonoro, recuerdo la genial  sentencia "teníamos rostros, no necesitábamos hablar": mi hijo es renuente al fútbol mudo, no se siente lo mismo sin un estúpido que diga cosas como "el 10 del equipo hoy no está tan arriba, está bajando a ayudar a los defensores, ahí está con la pelota el "cerebro" retrasado"

la actual posmodernidad supone al lenguaje una importancia impensada

(de river-estudiantes hay relato en el que se dice que River
gana con autoridad y con fórceps (?) y para elogiar al compañero relator y decirle que no es vanidoso "es el único defecto que no tenés, por eso sos tan grande")

(del arquero y de la necesidad de recurrir a sinónimos renovadores se llegó a "el rey de los (h)unos")


no es lo mismo sin declaraciones como la de Merlo "no tengo más pulmones que todo el mundo, corro así pero tengo un pulmón como todos", sin declaraciones como la de Gallardo "si convocan a Teófilo Gutierrez jugaremos con los jugadores que tengan frescura"

en el día de la caída del muro
, hicimos la escapada del estadio, un hommage oblicuo no por eso menos crucial y visitamos la fuente de las Nereidas, algo que los ignorantes no disfrutan, esa fuente dedicada a la cantante y actriz y su hermana que venden ropa...

1 comentario:

  1. Anónimo2:13 p.m.

    Qué buena salida. Muy bien relatada, que por último parece lo único importante. No, también los testimonios gráficos....

    ResponderEliminar

la peor opinión es el silencio, salvo...