jueves

Jueves reunión por mi cumple, cumplo en informar



jueves reunión de cumple cumplo en informar
este jueves se celebra mi natalicio, el día en que fui arrojado al mundo como diría Heidegger, en una fecha que por supuesto no me dieron a elegir, pero no me quiero adelantar, lo hice justamente dos meses en aquella ocasión, porque de la libertad filosófica hablo en el texto que sigue, "El psicoanálisis y nuestra identidad de mierda" que procura evitar que vengan, porque los sánguches de miga, pizzetas, patys, el sushi y las bebidas son pocas, la casa es chica y los mismísimos amigos de toda la vida no solo están entrados en años, sino en carnes y no sé cómo van a entrar









la cita es en Corrientes 4416 11 E a partir de las 16 hs. digamos, pueden venir con sus parejas, si es que no usaron mi amistad para hablarme demasiado mal de vuestras parejas (los que saben a quienes me refiero no necesitan que ande diciendo, no sé con qué cara mirarlas) y con sus hijos aunque se quejen de ellos día y noche, nadie no lo hace
no quiero regalos, pero sí tarjeta: sería hermoso que quienes me aprecian escriban por qué me aprecian, dado que hay momentos álgidos en la convivencia en los que mi Amada llega a considerar que es la única idiota que tiene que sufrirme como secuela de un inicial aprecio y si bien ustedes no coexisten con mi suciedad ni padecen la tortura de mis labios en los vuestros, algunas características de mi persona que les resulten positivas bien pueden levantar mi imagen ante los ojos todavía enamorados de mi todavía última madre de mi progenie
pero no crean que con esto estoy pidiéndoles que en el remanso de la vida me sigan la corriente y naden más cerca mío: al contrario, les digo NADA MÁS LEJOS DE MÍ
durante el agasajo serviremos miel de las colmenas K logradas gracias al plan con nectar
y pasaremos música de Cacho Castaña, ese romántico incurable, según aseguran sus médicos
ayer Noelia, la enana, en el Bailando tuvo que ir al teléfono porque necesitaba un nueve y el voto secreto de Moria fue un ocho: se quedó corta
veremos el Boca-River y de acuerdo al resultado la celebración se prolongará hasta que las velas no ardan y nos prodiguemos el bálsamo del consustanciado espíritu de la camaradería distentida que nos ha aunado con afinidades en la sensibilidad poética o los echo a todos a la mierda
por favor confirmen que no pueden venir, que les encantaría pero-


El psicoanálisis y nuestra identidad de mierda



“Tenés que honrar a tus padres, después de todo ellos te limpiaban la caca”. Creo haber escuchado esa frase no menos de cien veces en mi vida y si bien podría estallar hacia muchos lugares, hoy quisiera subrayar que el cúmulo de abnegaciones, renuncias, esfuerzos que ningún trabajo formal podría exigir implicados en las tareas de crianza (¡con la deprivación del elemental sueño!)se resume en el decir popular en algo tan cacofónico y escatológico.
El “efectismo de la mierda” podría llamarse a esta condensación: un recurso retórico que linda con el contenido y la inmediatez repulsiva. Apela a sentimientos. Se podría hacer un test a la capacidad de abstracción del lector: si le molesta más la expresión “cagarse de frío” que “morirse de frío” tal vez tenga en potencia aquella mayor plasticidad imaginativa que permite la vívida empatía. Freud, contra Adler, y antes de dar la nomenclatura equivocada de “pulsión de muerte”a las tendencias destructoras niega que pueda haber un trauma en el momento del parto, dado que el psiquismo se desarrolla posteriormente. A la vez podríamos agregar a esta ausencia de registro psíquico de haber nacido, la ausencia de registro psíquico de morir: Freud lo afirma al decir que para el inconciente no existe la conciencia de la muerte. En cambio hay registro psíquico de la defecación, el control voluntario se da alrededor de a los tres años, pero la conciencia testimonial es palmaria. Tengo dos hijos y ni remotamente diría que limpiarles el culo es lo más duro. Creo que si nos pagaran 100 pesos por cada culo que limpiemos en el baño de un restaurant,renunciaríamos a trabajos más exquisitos y peor remunerados si venciéramos nuestro prejuicio de que tiene tufillo a desprestigio.
Es probable que si nuestros padres hubieran trabajado de papeles higiénicos humanos en baños de restaurantes diríamos que es un trabajo más que digno. Hay una tendencia a admirar la profesión de nuestros padres algo acríticamente, a elegir replicarla o a elegir una pareja que la ejerza. Nadie es lo suficientemente comunista como para decir “mi madre era empleada doméstica y voy a luchar para que trabajos de mierda como esos no existan más en el mundo”. Más bien se dice “mi madre era empleada doméstica y voy a luchar, por un lado para ser conductora de televisión y millonaria y vengarme de las desigualdades sociales consumiendo los lujos más obscenos y por otro para que nadie diga nada malo de limpiar suciedades ajenas”.
Yo que tengo un abuelo a cuya familia gasearon nunca diría “no hay nada indigno en ser gaseado” pero creo que el límite ahí está puesto por un consenso excepcional, basado en que la familia no eligió ser gaseada, consenso que no aparece en que mi madre no eligió ser empleada doméstica.
Hablar del Holocausto por grave y sombrío que sea apela menos a nuestro asco que la frase inicial. Es algo muy misterioso: casi a diario nos 
limpiamos nuestro culo sin hacer de eso un melodrama de ribetes bíblicos, es algo que hasta tiene su cuota de automasaje: en el momento en que insinuamos el pasaje a la limpieza de un culo ajeno, el vómito recurre ad nauseam.
Entonces nuestro propio cuerpo parece ser el principio de nuestra identidad. Descartes no dudó de que existía porque pensaba. Pero blanquear ideas ajenas, aguarlas, refrescarlas, no son actividades tan foráneas, no son actividades vividas como cuerpos extraños. Lavar lo sucio de una excecrencia ajena, sí. La propia mierda sería nuestra identidad.
Puede parecer estúpido y al mismo tiempo asqueroso lo que digo, no hay una enorme contradicción en esto: el término “estúpido” suele servir menos de calificativo intelectual que de desaprobación emocional. Pero yo les pido que aguanten la respiración y se sumerjan en mi hipótesis. Con el catolicismo tenemos una religión en la que el yo es muy íntimo pero también muy voluble. Si comparamos las tablas de la ley, digamos “no matarás” con “ama a tus enemigos” advertimos mandatos de la esfera sentimental, verdaderas impertinencias para la libertad de sentir o dejarse comandar por los estados de ánimo. Para el comunismo, todo es soporte material socialmente construido, historizable. Nuestro yo nos está dado por los otros, como hegelianamente lo dice George Mead.
Se suele emparentar al cristianismo con el marxismo por dos grandes coincidencias: la demonización de la riqueza y la condena a las libertades individuales. Hay otro punto de contacto, El yo, tanto para el cristianismo como para el comunismo marxista, sigue siendo cartesiano, reside en la mente. 
Se suele emparentar al cristianismo con el psicoanálisis por la importancia que le conceden a lo sexual. El psicoanálisis en realidad nos presenta una complejidad mayor si queremos explicar su materialismo introspectivo. El yo de Freud es como un sistema de tuberías, en el que no quedan vestigios de Platón y en el que Descartes (la racionalidad aislada, objetiva, capaz de abstraerse) es reducido a casi una floración titerizada infinitesimal.
Para un liberal, el comunismo y el catolicismo son enemigos semejantes: condenan o promueven el suicidio o el aborto o la eugenesia o la eutanasia para todos y todas porque niegan el derecho singular de un sujeto a apropiarse de su vida.
¿Qué es el yo de Freud para un liberal?
La base del psicoanálisis es determinista, pero la terapia tiene su razón de ser en considerar posible una liberación respecto de las tiránicas fuerzas que nos atraviesan y conducen.
El psicoanálisis es tan enemigo del individualismo liberal como el catolicismo y el cristianismo al sostener que no somos dueños de nosotros mismos. Pero al negar además un acceso directo de la percepción a las realidades objetivas, se convierte en un aliado de construcciones subjetivas más libres que las liberales: no solo tengo derecho a abortar: tengo “derecho” a interpretar que con eso estoy salvando del hambre al Chaco, o lo que sea. Más aún: estoy medio obligado a interpretar positivamente todo lo que hago, así como estoy medio obligado más que autorizado a amarme, a erigir un altar a mí mismo en el que deposito mi pegajosa libido que podré dar a otros. El yo de Freud es como el yo de los budistas ilusorio, como el de los marxistas, construido tardíamente y como el de los cristianos, voluble (sujeto al vasallaje de la realidad, el ello y el Superyó).
Los periodistas saben que hablar de algo que pasó cerca es más importante que hablar de algo importante que pasó lejos. Dicho de otro modo: como el jueves se juega el River-Boca, hablar de viejos superclásicos se carga de una energía que no existiría en esas representaciones de no ser por la emergencia de esta actualidad. Esta carga es para Freud sexual: erotizamos las palabras, pero no todos las mismas ni a cada momento.
Sería biologizar algo cultural si no fuera que por algún motivo para todas las militancias (no creacionistas, postdarwinianas) lo biológico parece eterno y lo cultural efímero.
¿Por qué no llegar entonces a una resemantización de lo que de momento está “construido” como asco individual?

Internet ha derribado los muros de la intimidad invitándonos a un exhibicionismo que por simultáneo y mundial parece correr el peligro de carecer de espectadores no exhibicionistas a su vez.
¿Cuál es la intimidad de la intimidad?
Levi-Strauss habla del incesto como el pasaje de la naturaleza a la cultura, pero de un modo flexible. Algo es considerado incesto en una sociedad. En otra, no. Algo es considerado matrimonio en una sociedad (cinco esposas en India, por ejemplo). La cabellera de la judío ortodoxa debe permanecer oculta, como el cuello de la musulmana y el sueldo del marido occidental en países no protestantes. Lo que es público y publicable varía.
¿nos da derecho eso a perseguir a los elefantes por el marfil en Zambia o más bien la modulación que el medio por el que comunicamos un mensaje nos condiciona de antemano? Lo que es público y publicable varía. Vivo rodeado no solo de personas que en su vida oyeron hablar del teorema perdido de Fermat, sino que jamás repararon en que las iniciales de Karina Jelinek y Kevin Johanssen
son una y la misma, dos, mejor dicho, dos y las mismas
En algún mundo, este texto en el que toco estos temas tan polémicos, tal vez sería publicable…
http://www.cronica.com.ar/article/details/18614/lobos-marinos-quenchis-tienen-sexo-con-pinguino
s

19 comentarios:

  1. Anónimo4:25 p.m.

    Brauer, un enorme talento que se prodiga. Humor,conocimiento, amistad. Eligió una buena fecha para nacer. Festéjenlo.
    Marcelo Abadi

    ResponderEliminar
  2. Anónimo4:25 p.m.

    Feliz Cumple Profe!!!!!! Abrazo fuerte!!!!!!!
    Angela

    ResponderEliminar
  3. Anónimo4:26 p.m.

    Desde que te conozco antes de conocerte, por textos tuyos que me envió Bárbara, le devolviste a mi vida una parte de la alegría y la inquietud esa que infunde el humor inteligente y culto. Y tierno y tan humano de Humanidad.

    Y no es poca cosa, me devolviste algo que quedó con mis amigos de México, los queridos Adalberto, Juan Pablo, Javier, Luis, El Negro, Sergio, Gerardo, Jesús, Blanca, Carlos, Raquel, seguro me olvido de alguien. Para el caso no es tan importante, no los conocés, a alguno quizás por su nombre artístico. Lo importante es que me hiciste extrañarlos (y extrañarme) menos. No es poca cosa.

    En resumen:
    Hacía poco que había llegado a la argentina y todavía no tenía un amigo judío.

    Un abrazo
    J.L.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo4:26 p.m.

    Feliz cumple Martín!!! Sos un crack total.
    Fede

    ResponderEliminar
  5. Anónimo4:27 p.m.

    feliz cumple, ya sos todo un adúltero!!!
    Lara

    ResponderEliminar
  6. Anónimo4:27 p.m.

    Feliz cumpleaños Martín! Que sigan los éxitos y el humor ante todo! Que estés bien, un abrazo.
    Yanina

    ResponderEliminar
  7. Anónimo4:28 p.m.

    Feliz cumpleaños, don Martín! Un beso
    Marina von der Pahlen

    ResponderEliminar
  8. Anónimo4:28 p.m.

    Hey, Herr Brauer, Maestro del Humor, un abrazo bien fuerte & have a wonderful day! Abrazote!

    Daniel Kantorowicz

    ResponderEliminar
  9. Anónimo4:30 p.m.

    ¡Feliz Cumple-Añejo!

    ResponderEliminar
  10. Anónimo4:31 p.m.

    Feicidades , espero que mi religiosidad haga que el superclasicos hoy sea TEOcentrico y te regale esperanzas para la revancha!! Saludos
    Nico

    ResponderEliminar
  11. Anónimo4:31 p.m.

    Un abrazo grande grande como el narcisismo de Carrió -- siempre es más cool burlarse de la oposición. Del gobierno no vale la pena hacerlo porque es algo obvio, un lugar común tan vulgar como decir que a uno le gusta la música clásica, MOZART, muy clase-media-medio-pelo; algunos lo deben considerar hasta un toque grasa. Supongo que la clase media que no dice nada del gobierno teme verse ya demasiado confirmada en su medianía de clase.

    Otro abrazo
    Fede Santos

    ResponderEliminar
  12. Anónimo4:32 p.m.

    Feliz cumple, Martín!!
    Seguimos sumando motivos para nuestro próximo encuentro...
    Que lo pases muy lindo!!!
    Beso!! Ita

    ResponderEliminar
  13. Anónimo4:32 p.m.

    A prudente distancia porque estoy con conjuntivitis, te mando un abrazo electrónico.

    Apio verde del Tuyú (así decíamos a mis 5 años)

    Tío Gagá




    Norberto

    ResponderEliminar
  14. Anónimo4:33 p.m.

    ¡Hola, Tincho!

    Te mando un gran saludo y un fuerte abrazo de cumpleaños, y espero que disfrutes, no solo hoy sino también el resto del año, a pleno.

    Paco

    ResponderEliminar
  15. Anónimo1:39 a.m.

    Feliz cumple, con atraso. Besos
    Vera Rosemberg

    ResponderEliminar
  16. Anónimo1:40 a.m.

    ¡Feliz cumple, Martín! ¡Un abrazo enorme desde Cba!
    Dolores Soneira

    ResponderEliminar
  17. Anónimo1:41 a.m.

    Martin, herzlichen Glueckwunsch, das Allerbeste fuer Dich und alle die Deinen, gleich mit dabei.
    Ulrike Wahl

    ResponderEliminar
  18. ¡Feliz cumpleaños, querido Martín!

    ResponderEliminar
  19. Anónimo12:53 p.m.

    Martín
    disculpá que ayer no te saludé por tu cumpleaños, pero me tuve que hacer un
    implante en la boca y luego un bondo de ojos y quedé grogui.
    Que tengas una vida muy hermosa.
    beso
    Daniel

    ResponderEliminar

la peor opinión es el silencio, salvo...