martes

24 de marzo


 Para escribir sobre el 24 de marzo, debo decir que (quijotescamente) las múltiples lecturas con las que me preparé me confundieron. Kundera diciendo que sintió ternura al ver una foto de Hitler, porque era una foto de su infancia. Arendt diciendo que Eichmann invirtiendo la carga de la prueba, se consideraba un mártir que tenía que suprimir su espontánea empatía. Dale Carneguie confirmando que "dos pistolas" Cromley tampoco se ufanaba de ser un asesino, sino que se creía un filántropo con un corazón de oro. Algo que confirma en su estudio del experimento Milgram, Bauman: el victimario le reprocha a la víctima lo que ésta le obliga a hacer. Nadie por genocida que sea se considera menos que un ángel de la moral. Freud postula al Superyo como insaciable, extremista, desmesurado pero actuando en nombre de la ética, tomando la energía del Ello. Todorov escribe contra un acartonamiento del concepto de la memoria: se ocupa de recordarnos que lo que tienen las computadoras no es lo que definimos como "memoria": no selecciona. A Todorov le hubiera gustado cómo la maestra jardinera de mi hijo recordó la semana de la memoria y lo comunicó en el cuaderno de comunicaciones con una cita a "Honrar la vida" de Eladia Blazquez: enseñándoles a recordar la ubicación de unos animalitos en un memotest y rodeando este ejercicio de una facultad mnémica de un áura de dignidad ciudadana y épica. Doltó en su momento, escribió con todos sus pergaminos en contra de que los bebés apropiados fueran restituídos a sus legítimos padres biológicos por un lacanianismo mal entendido: lo único importante es lo cultural, desarraigarlos puede ser traumático. Errores de intelectuales eminentes me dejan perplejo. Yo no quería limitarme a repetir "NUNCA MÁS", sino hundirme en el prejuicio romántico de decir algo original. No creyendo en el eterno retorno es cómodo denunciar algo que ya pasó y que nunca va a volver a pasar de esa exacta manera. Las formas consensuadas de socialismo que amó Shaw merecerían ser destacadas, después de todo como se preguntaba Popper ¿hacemos bien en mandar a tantos chicos y chicas a dar la vida por esta teoría de Marx, tan bien la hemos examinado y estamos seguros de su cientificidad?. Si algo queda vigente de Marx, no porque no fuera un genio, sino porque el capitalismo mismo se inoculó anticuerpos humanitarios, es la crítica a un sistema que concentra riqueza cada vez más. Pero ante esto Marx se restregaba las manos y esperaba el estallido de la revolución por la determinista rueda de la Historia. Todo lo que pretendo decir en seguida se topa en mi mente con un contrargumento. Es un día triste, de conmemoración del horror diversamente más atroz. Porque hasta los cínicos y los de derecha lo deploran y te dicen "Pinochet al menos levantó económicamente a Chile, acá dejaron deuda, no eran patriotas". O sea que podría estar con esa definición de "catástrofe" que asegura que es el estado en el que resulta difícil tomar dimensión de las cosas. O con la mística militancia de los poetas alla Chesterton, que te dicen "es raro que hayan matado a treinta mil ¿había treinta mil jóvenes convencidos de actuar para el bien de la comunidad en este país de individualistas? bueno pero ¿no es más raro tener una nariz en la cara? morir por ser secuestrado, torturado y arrojado al río contaminado es indignante, pero ¿no es más indignante el hecho mismo de tener que morir de la manera que sea?..que hayan quemado "El Principito" y "Una introducción al cubismo" y "La teoría de los conjuntos" por considerarlos en su bestialismo "comunistas" es aberrante, pero ¿no es más aberrante que publiquen tal otro libro?" Leonard Cohen en un poema explica que Hitler perdió la guerra pero su idea de que es deplorable la debilidad, la ganó. 
Me marea pensar en la infinitud sutil de aristas que tiene un hecho tan complejo que sería nâive limitarme a poner alguna consigna clásica. Ya lo primero que dije, que si bien era una civilización erigida sobre picanear los genitales, como reformularía Benjamin, era el escenario de mi infancia, se desdibuja gracias a las prótesis tecnológicas: la foto que puedo sacar hoy es mucho más nítida e intensa que la de entonces (contra lo que digan los freudianos).
El hecho de que Graciela Fernández Meijide proponga como se hizo en Sudáfrica, un pacto para conocer el paradero de los cuerpos y que sugiera que la cifra real ronda los ocho mil, el hecho de que la reforma educativa impulsada por Alfonsín haya arrojado una currícula sorprendentemente peor que la pergeñada por el brigadier Cacciatore para las escuelas municipales, lo que quiso recordar Sacheri en "El secreto de sus ojos": que conmemorar el 24 de marzo como un disruptivo Apocalipsis ex nihilo es negar que la represión a los guerrilleros empezó mucho antes...en fin...un reciente estudio neurofisiológico que prescribe el olvido protector...tenía tantas cosas inteligentes, críticas y diferentes para decir que estaría olvidándome de que la brutalidad de estos criminales simplifica conceptualmente la perspectiva, por más que a la lucidez en puntas de pie, le encante advertir ambiguos claroscuros, grises y difuminar límites...

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

la peor opinión es el silencio, salvo...