domingo

La reunión de ex alumnos de humor incluyó un asado y una guitarreada, bah, guitarreada hay en todas las clases:

    Uno de mis alumnos de humor me pidió ayer en el encuentro que no mande más extensas anécdotas cómicas, por ejemplo lo de "VIVARDI"...se refería a una anécdota de Verdi con un pedagógico ejemplo de "condensación" (en nomenclatura freudiana) o "snark" según Lewis Carroll. Copio la anécdota y la ilustro, la audifico, mejor dicho, con la canción de Shakira que nos tocó muy conectada, la piba de Connecticut...
    resulta que una vez Verdi estaba tratando de componer en su casa en Milán cuando lo molesta el ruido de un mendigo con un organito. Cierra la ventana, trata de concentrarse pero no puede y entonces baja y le pregunta al organillero cuánto tiempo se piensa quedar. -Me tengo que quedar todo el día-se encoge de hombros el organillero-si no, no llego a juntar los 100 pesos que necesito para darles de comer a mis hijos. Furioso, Verid agarra el organito y le dice: -dejame a mí. Se pone a tocar magistralmente, acude una multitud, Verdi advierte que se ha reunido la suma deseada y suspende el concierto. -Ahora tome los 100 pesos y váyase. El mendigo le agradece efusivamente. Verdi sube a su casa y empieza a relajarse, empieza a recordar la melodía que tenía en su cabeza y que se disponía a anotar en el pentagrama cuando lo interrumpió el organillero. Ya la recupera, ya siente toda la orquestación que puede servir de acompañamiento y de pronto se desvanece la evocación porque lo vuelven a interrumpir: golpean a su puerta. Furioso va a abrir y se encuentra con el mendigo: ¿¿¿qué quiere??? -Nada, pienso que usted y yo podríamos ser socios, tengo un buen negocio para proponerle...

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

la peor opinión es el silencio, salvo...