miércoles

El crepúsculo de los ídolos

    mi hijo se topó con Topa y quedó maravillado...tuvo esa cholula sensación de trémulo encantamiento que confunde dos esferas separadas más a la manera de Saer que de Cortázar...poco después di una clase de alemán en el Café Martinez de Arenales y Riobamba y le digo a mi alumno ¡mirá, acaba de entrar el filósofo, poeta y escritor Santiago Kovadloff! poco faltó para escupiera, parece ser que se ha volcado muy hacia la derecha ese muchacho...

3 comentarios:

  1. Anónimo6:13 a.m.

    Que alguien me explique què le ven los niños a ese pedazo de Topu, jajajajajajajajaja!!
    Pablo Sebastián Taranto

    ResponderEliminar
  2. Anónimo6:14 a.m.

    todavía le estoy buscando la gracia a kovadloff, los ensayos dejan bastante que desear, me parece un filósofo muy inflado
    Sofia Sachetti

    ResponderEliminar
  3. Anónimo6:15 a.m.

    Hola Martín, siempre sorprendiendo.....Abrazo!
    Ángela D'Alessandro

    ResponderEliminar

la peor opinión es el silencio, salvo...