domingo

conseguí la síntesis de la dirigencia alzabebés: le presto mi beba a Horacio, que la reta y a Roberto, que la bagna

Hoy cumple dos años mi hija y sé que a simple vista con la vertiginosidad que la vida actual nos exige, todas las criaturas parecen iguales: sin embargo reparar en su singularidad, en que cada ser humano es un universo irrepetible, una subjetividad insustituible, merece que reflexionemos y nos detengamos: te amo, mi chiquita hermosa, sos única para mí y te voy a criar de manera tal que te conviertas en una personalidad única e inconfundible también para quienes te rodean y merodean

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

la peor opinión es el silencio, salvo...