viernes

El curso de humor está encantador, te convierte en un hazmesonreír





Aquí tenemos un chiste que nos ofrece la tríada hegeliana, incluyendo la "reconciliación final", y que es una variación especialmente cruel de esos chistes de médicos de "primero las malas noticias y luego las buenas" que abarca toda la tríada de noticias buenas-malas-buenas. Un marido, después de que su mujer se ha sometido a una operación larga y peligrosa, se acerca al médico y le pregunta por el resultado. El doctor le replica: "Su esposa ha sobrevivido; lo más probable es que viva más que usted. Pero hay algunas complicaciones: ya no podrá controlar los músculos del ano, de manera que la mierda se le saldrá sin parar. También habrá un flujo continuo de una gelatina amarilla y hedionda brotándole de la vagina, con lo que se acabaron las relaciones sexuales. Además, la boca no le funciona bien y no podrá retener comida". Al observar la creciente expresión de pánico en la cara del marido, el doctor le da unos cordiales golpecitos en la espalda y le dice sonriendo: "¡No se preocupe, era una broma! Todo ha ido bien. Su mujer ha muerto durante la operación"

("Mis chistes, mi filosofía", Slavoj Zizek)
video




Luis Magnani, un alumno del curso, escribió de acuerdo a una de las consignas uno de los textos que más nos hizo reír en el curso de humor:
Dado que un amigo mío está viviendo esta situación, se me ocurre que lo consolaría si existen versiones exageradas y cómicas de su separación express y reconciliación
No voy a contar los hechos reales, sino la base cómica que quiero que desarrollen, en forma de diálogo para que sea más ágil
La idea es que tanto el pibe como la chica están un poco chapa
Ella le pide que se vaya y que nunca más le dirija la palabra
Entonces él se va a lo de su madre quien se pone en contacto con la ex nuera todo con un tono patético y desgarrador, luctuoso y en tren de guerra y le dice que no va a permitir que se quede con la heladera, supongamos. O podría ser el cenicero, lo que sea que les parezca más cómico
Y entonces ella la insulta y la llama insensible, materialista, interesada y se revela que el pibe necesita la heladera para meterse adentro de ella cada vez que le agarra un ataque de flamigeración.
La nuera sorprendida dice que no tenía idea de que su novio sufriera de flamigeración
La madre le explica que es una enfermedad que le fue contagiada por un escarabajo durante un viaje a Egipto y que a él le da vergüenza andar contándolo pero que hace que una o dos veces al año se le dé por traer escarabajos a la casa si es que no se acuerda de meterse en la heladera
Entonces ella se calma y le dice que la razón por la que lo echó es que llevó escarabajos o algo así
Y gracioso sería que a su vez ella tenga otra enfermedad inventada y loca...
Con este material seguro que pueden armar algo.





Alergium especificum

—Te vas de esta casa —me espetó Inés, cuando llegué a mi dulce hogar.
—Cómo q me voy. ¿Me estás echando? ¿Qué hice? —pregunté.
—Te dije q no soporto más los cacharritos esos con el menjunje verde q tenés por todos lados. Así no puedo ni moverme por la casa, todo es un caos.
—Pero querida, me son imprescindibles, ya te expliqué q es por los pulmones, q se me estropean. Estoy obligado a tenerlos a mano ante el primer síntoma.
—Hoy tiré de la mesita ratona un cacharro sin querer y me ardió la pierna todo el día. Decime de una vez, ¿qué carajo hay en esos cacharritos? No me mientas.
—Una mezcla de yuyos, querida, nada especial.
—Querida las pelotas, no te creo, hay algo fuerte, tengo la pierna ardida, toda roja, andate con tus cacharritos, no te soporto más, ¿entendiste? —Inés no me dejó opción.

Me fui a lo de mi mamá… que al día siguiente, domingo, fue a ver a Inés. Yo la seguí y pude escuchar la conversación desde la ventana de la cocina, muy cerca del living.
—Querida Inés —empezó mamá—. Te suplico q recibas de vuelta a mi hijo. Ya sé q es feo, poco gracioso, torpe, nada sexy, pero es buenito y gana bien, no te va a faltar nada.
—Si usted describe a su propio hijo como un aparato, ¿por qué lo recibiría yo?
La discusión fue subiendo de tono hasta q mamá se dio por vencida y dijo:
–Mirá querida, te voy a decir la verdad: yo no puedo tener a mi hijo en casa porque él necesita comerse esa mezcla a cada rato porque tiene halitosis y si no la come es hediondo a 5 ms alrededor y cuando camina va dejando una estela fétida y yo no lo soporto y eso me pone culpable y tengo q confesarme en las misas vespertinas y el cura es un plomo viejo, gordo, feo y hay olor a incienso q también me es insoportable porque padezco de alergium especificum.
—¿Halitosis, Roberto? Qué cosa, pobrecito. Pero la verdad es q con esa mezcla no se lo huele para nada. ¿De qué es la mezcla? —Inés se mostró interesada.
—Es un pisado cordobés de peperina y ortiga. Lo compramos por toneladas. Pero la peperina a mi me mata, Inés. Es un especificum, como el incienso, empiezo a toser sin parar.
—Ah, ortiga, con razón me ardía la pierna. ¿Y cómo no le saca llagas a él q la mastica?
—Porque la mastica desde los 2 añitos, mi angelito. Tuvo q acostumbrarse. Cuando nos lo recetó el brujo. Antes, para cambiarle el pañal lo llevábamos al galpón, porque entre los pañales cagados y su aliento la casa se ponía inhabitable. Y lo teníamos aislado en su cuartito, le llevábamos la comida ahí. Mi bebé. Eso sí, había cometas, figuritas colgadas, un osito de peluche, él era feliz. Claro q se acostumbró a estar solo. Hasta q apareciste vos, Inés, él te ama.
—Lástima q no fue sincero, nos ahorrábamos problemas. Porque yo tengo una historia también. Resulta q nací con un esófago con la forma del circuito de Montecarlo, eso dijo el médico. O sea, no es recto. Entonces la comida se va quedando en las curvas y me obliga a eructar seguido hasta q digiero. El problema es q parte de la comida se queda en las curvas y se pone mala. Y los eructos son de un olor abominable. Dicen, a mí no me parece tanto.
—Qué horror —dijo Mamá. ¿Y entonces?
—Me veo obligada a tragarme un tubo de acrílico antes de comer para enderezar el esófago. Sacarlo y comer rápido antes de q vuelva a curvarse. Pero es doloroso el tubo.
No pude más e irrumpí en el living.
—Mi querida, mi amor, mi Inesita, tenemos la solución: yo tiro los cacharritos y vos dejás de tragarte el tubo. Mi halitosis y tus eructos se van a llevar de diez.
La reconciliación fue fogosa, todo un hito. Antes de eso, mamá disimuló un gesto de repugnancia y se despidió feliz prometiendo no volver.



La clase de humor que tengo el privilegio de venir de dirigir fue una verdadera fiesta.
Quizá Montesquieu acierte en atribuir al clima las características de las personas: nos empapó de chistalgia la lluvia desde el recordado "Raining in Sing-Sing" y el procaz "Lloviendo bajo los cantos".
Nos salpicamos de gracia valorando a Bernard Shaw y a Groucho como instrumentalizadores de la indignación obligatoria. El kirchnerismo nos obliga a vivir exigiendo definiciones nítidas aunque nadie podría enseñar Platón en semejante intranquilidad: -¿todo cambia o todo es inmutable, viejo? acá están en juego dos modelos de país simbólico ¿el mundo sensible o el suprasensible? las dos cosas no se pueden...
Tengo dos encantadoras amigas psicólogas que no se agarran de las mechas siendo freudiana y sistémica "boluda ¿cómo podés aplicar a la clínica esas patrañas en las que a un pobre paciente que le patina el coco le asignás místicamente una racionalidad, como los teólogos a Dios y encima seguís supuestamente al gran matador de la ratio cartesiana, al menos Descartes dividía cuerpo de alma, vos ponés un alma adicional en el cuerpo en lugar de curarlos pragmáticamente? ". No, al contrario, toman té saborizado y están a los besos de lengua, o bueno, tampoco eso, pero hablan civilizadamente, ven la foto del niño sirio ahogado, ven al gil que hace playback de Moria y Maradona y se indignan: -debería hacer algo, este muchacho en lugar de hacer playback para evitar que mueran niños sirios.
No exigimos a nuestros amigos saber detalles definitorios respecto de sus políticas de, qué se yo, papel higiénico o bidet o si el corte del papel higiénico, suponiendo que nuestros amigos pertenecieran a las filas de lo primero cae desde arriba o surge desde las bases...

Hablamos de la virtud de la indignación para la elocuencia y la desinhibición, cuando perdemos los cabales no solo podemos ser algo irreverentes para con el interlocutor: se nos cae toda fe en el edificio conceptual de la moral tributaria de la normatividad comunitaria y deudora de los valores familiares y nos ponemos a desendeudar a desendeudar a los gritos pelados, en mi caso por lo menos...una divertida propuesta para romper el hielo de la fría sensibilidad lógica y la rígida ternura humanitaria fue responder a cierto comentario de cierto prestigioso economista que usó bastón debido al lumbago y fue increpado por un taxista a que se apure a cruzar, pelotudo: el alumnado se solidarizó con el taxista y su exabrupto, pobre santo que se rompe los cuernos trabajando trece horas por día y ojalá pudiera escribir notas para diarios y gozar de la parsimonia. Esa inversión del sentido común de la emoción-más que anestesia y suspensión de la sensibilidad, sirvió de patada fundante o si uds, prefieren, puntapié inicial para un feroz ataque a la hipersensibilización solemne y la reivindicación del estatuto de víctima, la más agresiva de las crueldades. Nos opusimos al criterio de lo políticamente correcto-una alumna contó que para quejarse de que una recepcionista no le abría la puerta con la excusa de que estaba hablando por teléfono le dijo que eran capacidades diferentes accionar un picaporte y mantener una conversación telefónica y tuvo que pasarse la tarde aclarando que con este señalamiento de los aspectos cognitivos diferenciados no la quiso llamar "mogólica" o con "capacidades diferentes".

Leímos el vertiginoso comienzo de "Groucho y yo" cuyos saltos de tema se ven favorecidos por la velocidad. Emparentamos la velocidad de lectura que exige al impertinente estilo de Shaw en "Hombre y superhombre" inspirado por el Marx incendiario y con Bugs Bunny-nacido de Groucho según su creador. Esa furia de la creación que puede ser destructiva para con los clisés y la correcta pronunciación atolondrada nos sirvió de primera fuente para el juego de palabras. Surgieron muchos, algunos "convergentes" (como el "venceréis pero no convenceréis" que a la manera de una rima dota de más potencia al mensaje): se necesitan camareras atractivas, exuberantes y desenvueltas nos sonaba a todos y dense vuelta!
Dije que para explicar la exageración necesitaba que nos pongamos de acuerdo en algún contenido. Porque si yo decía que era exagerado que una camarógrafa le haga una zancadilla a un emigrante, desde otra ideología se me podía decir que al contrario, que se quedó corta y entonces como solo me interesa enseñar modos de desfigurar contenidos que suponemos consensuados, no me interesaba entrar en la discusión que se queda en la anécdota porque lo mío es quedarme en la sinécdoque.



Por eso podía explicar la exageración diciendo 2+2=6, pero no es muy gracioso. Uno tiene la seguridad de que nadie puede discutir una verdad por definición, porque empíricamente nadie ve caminando un dos o un ocho. Ahí me empezaron a hablar del "siete" y todo salió para el culo.
Borges, que hacía juegos de palabras contra Nabokov (¿Nabo qué?), o contra el argumento ontológico (argumentum ornitologicum) o contra Sábato ("Ernesto Sótano") o contra "Veo y leo" ("Veo y meo") se quejaba de que en el "Oráculo Manual" de Gracián "la vida es milicia contra la malicia" el retruécano distrajera y que solo en alemán podía valorarlo tanto Schopenhauer. Unir "milicia" con "malicia" solo por la casualidad del significante era como asociar el 6 con el 9 sin entender el sentido matemático, decía. Como decir Fernando Niembroma, o Fernando Nimacha Niembro...
Hablamos de la frase "estamos parados sobre gigantes pero somos enanos" atribuida a Newton pero perteneciente a un hombre que según Wikipedia lo único que hizo en su vida es decir esa frase que se atribuye a newton, cosa que por ósmosis (metonimia) lo hace parecer enano mental. Hablamos de ese progresismo, ese positivismo, ese historicismo y también de que solo subidos a los hombros de simbólicas autoridades en materia de responsabilidad y teniendo todo lo superyoico en orden es que nos distendemos y pavadosificamos en dosis despreocupadas con agudezas todo lo crudo que nos resulta que esté todo cocinado y esdrujulizamos lo grave.


Mencionamos como una modalidad de hipérbole la reducción al absurdo y lo gracioso que es que la teoría del Big-Bang mantenga el nombre con el que la quisieron ridiculizar los defensores ahora refutados de la teoría rival. Es como si dijéramos "la teoría del gran pum, una cosa delirante, imposible, todo el cosmos va a surgir de un pedo?" y la honrásemos declarando "El origen del universo se ve más y más confirmado gracias a nuevas porciones de conocimiento que cimentan la hoy prestigiosa Teoría de los Estúpidos Descerebrados que Tienen Caca de Paloma en la Cabeza que goza de mayor predicamento que cuando por vez primera la formulase Stephen Hawking"
Tomamos dos ejemplos de exageración que pasaban a desvirtuar su sentido y estiraban en exceso el verosímil: el de Louis CK explicando que era tanto lo que odiaba al compañerito del Kinder de su hijita que era tan malcriado, que soñaba con vengarse seduciendo a la madre y no llamándola y después haciéndose gay conduciendo a su padre a experimentar el mejor erotismo de su existencia para después regresar a la heterosexualidad y denigrarlo por puto. Y el de los millonarios de Monthy Pyhton que van escalando la inventiva pobreza que habían sufrido en su juventud hasta que al final uno le pagaba a su empleador para trabajar, se tenía que despertar media hora antes de haberse ido a dormir y cada noche sufría que su padre lo asesinara y bailara sobre su tumba.
Explicamos que el malentendido es consustancial a toda comunicación, que se lo puede decir desde Sartre y la dificultad de imaginar la nada, desde Freud y que para el inconciente no hay no, desde Watzlawik, es imposible no comunicar, desde Chesterton-el que deja de creer en Dios no es que pasa a no creer en nada, sino que pasa a creer en cualquier cosa o desde Goebbels: -miente, miente que siempre algo queda.
Caracterizamos todas las caracterizaciones a nuestra persona como esencialmente (salvo que precisamente no hay esencias) calumniosas. Obedecemos a la expectativa de una difamación en la mirada ajena. Por eso es tan importante desasirse del significado a la hora de hacer un juego de palabras y de nuestra presunta identidad a la hora de poder reírnos de quienes de ninguna manera hemos elegido ser ¿por qué abrazar como ideales nuestros defectos y defender como hazañas los accidentes que padecimos?
Un desconocido "nos" insulta: nada sabe de nuestra intimidad pero nos sentimos intimidados.

El primer paso fue a aprender a tomar con humor lo que sea que nos agravia y no es realmente personal contra nuestros sueños y las caricias que damos y queremos dar. El segundo fue reconocernos autodesconocidos, circunstancialmente atrapados en circunstancias que asumimos impropiamente como nuestras. Lo inapropiado de apropiarnos de improperios. Expliqué como la autoextranjería se retraduce en ver en una palabra escrita su forma, las letras y cómo se las pueden mezclar, los sonidos y a qué otros signos se parecen.
Cuando aparece una palabra desconocida queremos deducirla, "mani pulite" me sonó a "manipulación",

vemos menos fácilmente como unidad la palabra, jugamos más fácilmente con frases. Los músicos hacen por eso tan buenos juegos de palabras (recordamos el de Les Luthiers "me doy por vencido he tenido mi merengada, digo me doy por vengado he tenido mi merecido"). Citamos el "conceptual blending" de Estanislao Bachrach y la génesis relajada de las conexiones inesperadas, en la ducha, no en esfuerzos de concentración. Exploramos límites. Si yo digo "con esta lluvia me estoy descongelando el orto" opera el significado de "congelando el orto" en plenas funciones sin ninguna disminación por parte del prefijo de negación. Hablamos de la construcción de una rebuscada historia para justificar un juego de palabras, donde el significante convoca al significado. Ejemplifiqué con mi desplazamiento de "flan con crema" a "clan con flema" donde tuve que invocar al clan Puccio y su sangre fría o flema inglesa. No sonó tan traído de los pelos porque para bajarles a su realidad a los alumnos algunos conceptos, tiendo a mencionar el cine nacional. "Monsieur Verdoux" de Chaplin lo encuentra haciendo un papel serio y pelo negro ¿podía explicarlo sin Guillermo Francella y su transformación para el film de Trapero? de hecho tuve que recurrir a la impensada majestad del "Gigoló" para que se entienda.

Diferenciar la reforma gradual democrática del socialismo propuesto por Shaw del comunismo revolucionario que quiere que estallen las contradicciones internas y por eso y de paso para hacer pelota a otras facciones izquierdistas rivales el PC y el maoísmo apoyaron a Lopez Rega y a Videla solo lo pude graficar con un debate mucho más sustancioso para los alumnos: ¿deben estallar los chorizos en la parrilla por sus contradicciones internas o hay que pincharlos?.
El alumno mexicano recordando una canción revolucionaria ("Que culpa tiene el tomate") expuso una serie de juegos de palabras muy ingeniosos ("punto y coma mierda").
El alumno entrerriano trajo de tarea algunos buenos chistes que sirvieron de ejemplo. Su "cuando un cornudo se va, podés pasar tranquilo" hacía residir su gracia en que uno esperaba el final del remanido "cuando un amigo se va".
Trajeron lindos ejemplos de "marchas del orgullo", por ejemplo la de la "marcha del orgullo de mierda" cuyos manifestantes no se dejaban ayudar, ni aceptaban donaciones, etc.


Contamos chistes de tacaños, el que toma el whisky con la mosca y saca la mosca y le dice "escupe, escupe". El del cura y el rabino que después de cenar reciben al mozo que les quiere cobrar. -Ya te hemos pagado hijo-le asegura el cura.-No, no me pagaron, me acordaría, hago la caja y...-¿Dudas acaso de la palabra de tu padre confesor, yo te bauticé y estás diciendo que falto a la verdad?- -No lo tome así, padre, en ese caso, bueno, vayan nomás. Y el rabino que protesta: -¿Cómo "vayan nomás"?¡Estamos esperando el vuelto!
El de Rebeca que quiere publicar el aviso fúnebre porque enviudó pero no quiera gastar: -¿cuánto cuesta? ponga en todo caso "murió Jacobo"
-Se estila poner un aviso de cinco palabras, poner que vivirá en nuestros corazones, que lo recordaremos, algo menos seco -¿cuánto cuesta?- -ponga nomás un aviso de cinco palabras y le cobro solo dos, así hace las cosas como corresponde en un momento tan difícil...-está bien, ponga "murió Jacobo...vendo Ford Taunus"
Contamos chistes crueles, desde el "no sabía si intervenir porque estaban pegándole a un paralítico entre tres, al final entre los cuatro lo hicimos concha" a los del médico que tiene una buena y una mala noticia. Deme primero la mala: -vamos a tener que amputarle la pierna-. ¿Y la buena?. -El paciente de la cama 43 le compra los mocasines. Que tiene una variante más cruel: la mala es que vamos a tener que amputarle la pierna ¿y la buena? -¿Vio la enfermera rubia pechugona con boca de petera?¡parece que me la cojo! en la que la buena ni siquiera es un pálido consuelo para el paciente, sino solo buena para el médico. -Deme primero la buena noticia, no estoy para recibir de golpe una mala noticia. -La buena noticia es que le quedan dos días de vida...-¿Esa es la buena? -La mala es que se lo tendría que haber dicho ayer y se me pasó...







La resemantización es un fenómeno trivial, cotidiano e inevitable. Pero en el marco del curso de humor, la miramos con cariño.
Desde el último Mark Twain simulando ignorar que los conciertos duran dos horas y no más por el cansancio de los músicos y no del público en "Cartas de la tierra", para insistir en que nada de paradisíaco tiene nuestra representación del Cielo, donde estaríamos las 24 horas del día cantando, hasta el más risueño, el de "Tom Sawyer", en el que la penitencia de pintar una valla es resignificada como privilegio y Tom consigue un balero, una manzana y diversos sobornos a cambio de permitir que pinten la cerca que lo condenaron a pintar.
Freud y los historiadores posteriores a la utopía del historicismo saben que nunca recordamos al pasado, sino en función del presente.
La frase del Quijote "Vive Dios que me espanta esta grandeza" ha perdurado, pero ya no significa "a la miércoles, este coso te deja careta": su español antiguo le da ínfulas majestáticas.
"Gardel cada día canta mejor" es una frase que seguimos diciendo, salvo que ya no sabemos que era irónica, contra el diario "Crítica" distrayendo a la opinión pública del ajuste.
Un amigo mío logró conquistar a su bellísima novia citando mal a Groucho Marx, resemantizándolo sin querer, quitándole el chiste y tornando lo ridículo sublime. Le dijo a su bellísima que es la mujer más hermosa que vio en su vida, pero que eso no es mucho decir. El sentido en Groucho es que no vio mujeres muy hermosas que digamos, resignificado devino en: la belleza es algo accesorio, carente de importancia.


Un colega enseñando el Brahma de Emerson citó la terrible frase "cuando huyen de mí yo soy las alas" que significaba "nunca podrán escapar de mí" y de un modo mucho menos opresor lo tomó su alumna: quiere decir "si te querés ir, acá está la puerta"
Durante ejercicios de humor hemos logrado que Karina Jelinek asegurara que la Franja de Gaza no reemplaza satisfactoriamente la toallita femenina con alas, que D'Elía dijera que Hitler se quedó corto porque cuando parecía que iba a pegar el estirón y ser larguirucho y espigado a la final se quedó petisón nomás, que nadie se baña dos veces en el mismo río porque queda tan sucio después del primer enjuague que hay que ir a otro, que Diógenes le pidió a Alejandro Magno que no le hiciera sombra en el sentido de que no lo eclipsara.
Muchos chistes se basan en el cambio de acento que permite que una frase se convierta en un doble sentido. El del origen del dicho "madre hay una sola" cuando el niño sorprende a los padres en la cama, la madre lo manda a retirarse y a buscar dos latas de cerveza y el niño solo encuentra una en la heladera.
La gran discusión que todavía existe en Buenos Aires, uno de los últimos lugares en que se enseña a Freud como se enseña en biología a Darwin, es si el aspecto no del todo conciente de nuestra mente tiene una lógica o no. Quienes en EEUU y en casi todo el mundo creen que el psicoanálisis freudiano es un delirio, olvidan lo cartesiano e iluminista que es su caracterización de la racionalidad ignorada del delirio. Para la ciencia más científica, los sueños son como las bolillas del bingo, restos diurnos que se mezclan sin sentido y la erección pansexualista freudiana también es un sinsentido.
Es difícil lograr desasirnos del sentido. cada año la palabra alemana más bella (un concurso) gana por su significado, no por cómo suena o cómo está formada.
Chesterton dijo que lo malo de quien deja de creer en Dios no es que pasa a no creer en nada, sino qu epasa a creer en cualquier cosa. Esa imposibilidad de la nada la denuncia también Watzlawik: es imposible no comunicar.
Un ejemplo especialmente monumental de diálogo de sordos monumental que quedó plasmado en un monumento, es la estatua a San Martín en Lima, Perú...notemos que mi repetición del vocablo "monumental" podría ser decodificado para quien tiene eso en su cabeza como una alusión al escenario del inminente coito de Boca a River, que Lacan pidió en su "el estadio del espejo" que tenga un espejo en el techo.
Le encargaron al escultor que no olvidara una llama eterna.
Tratándose de Perú, el muy brillante entendió que se referían al camélido y talló en efecto al animal, sostenido inexplicablemente por una mujer, como símbolo de que el entendimiento no ya entre los pueblos, sino entre los financistas de la estatua y su ejecutor se desdibuja vaporosamente...

2 comentarios:

  1. Anónimo7:49 p.m.

    Hola Martin:



    Cómo estás?
    Mi nombre es Ana Maria , y soy alumna en tu curso de humor en el Rojas.

    Te debía un blowjob.

    Te cuento que me gusta mucho tu curso. No estoy a la altura, pero trataré.




    Saludos.




    Ana Maria

    ResponderEliminar
  2. Anónimo10:11 p.m.

    ¡qué bueno! y divertido

    ResponderEliminar

la peor opinión es el silencio, salvo...