jueves

No hay mayor enemigo del mal humor que el bendito humor malo


Ayer el curso de humor estuvo espectacular. Todos los alumnos trajeron ejemplos de operaciones retóricas como les pedí y les quedó claro qué es sinécdoque, qué es hipálage, qué es metonimia, qué es metátesis y qué es oxímoron. Para lo primero usé como ejemplo el de dos representantes de Dios en la tierra: Jesús (no he venido a traer la paz, sino la ESPADA, en lugar de la guerra") y Maradona (la PELOTA no se mancha, en lugar de el fútbol). Claro que nos desviábamos continuamente del tema y tuvimos que pensar a San Martín con un pez espada en la mano y hablar acerca de cuánto cuesta un pez espada en relación a una sencilla espada (hay peces espada de 20 mil dólares). Fue parte de una revisita a lo gracioso sin por qué. Mis alumnos me cargan, dicen que es tanto lo que quiero ampliar el campo de lo humorístico que soy capaz de ir la clase que viene con una guía telefónica y decir "hoy vamos a ver el humor en algunos nombres muy cómicos para trascender a los obvios autores satíricos". Hablamos de la frivolidad "comprometida"






: de cómo salvo ante una súbita conciencia de nuestra fugacidad, rara vez sentimos el peso de estar deshaciéndonos. Tomamos a Susan Sontag como oxímoron ("pensadora norteamericana") y desde la interpretación en contra de "Contra la interpretación", recuperamos al Adorno que desmantela en favor de Valery la dicotomía entre arte comprometido y arte por el arte. Usamos lacanianamente su nombre como refuerzo para la función ornamental ahora funcional a una lectura ciudadana sagaz y comprometida. Fue una clase a favor del snobismo, salvo en que nos reprochamos no haber considerado suficientemente buen acuarelista a cierto postulante a la Academia de Artes de Viena, cuyo ingreso tal vez no evitaba la II Guerra Mundial, fatídica por el Pacto de Versalles, pero sí la hacía menos genocida. Pasamos revista a revistas satíricas del mundo y a la autorreferencialidad como recurso elegantísimo ("sé perfectamente que a mis espaldas andan diciendo que soy un paranoico"). Contamos dos chistes para explicar la vida de Oscar Wilde. Uno, respecto de la homosexualidad inserta en el marco de las categorías socioeconómicas y sobordinada a ellas. Por algo, hasta el más deleitable superstar pierde el juicio contra un marqués.
-Cacho, vos que estudiás psicología y que ves que ya a mi mujer dejé de verla con "brillo fálico" ¿se dice así?
-Sí, ¿qué pasa, Luchito?
-¿No me podés hacer un test para saber si no me estaré volviendo medio gay?
-Ok, decime: ¿celebrás tu cumpleaños en el Claridge con Cacho Castaña de invitado?
-Ja, ja, sabés perfectamente que no, que la última vuelta no hice nada y antes pedí a los amigos que trajeran algo para tirar acá a la parri...
-¿Y veraneás en Mar de las Pampas comiendo ostras caramelizadas en el baño de hidromasajes?
-Hace seis años que no me puedo tomar vacaciones, hago "Santa Terracita" cuando hay sol si las pelotitas amarillas de plátano no me hacen llorar, ya me conocés
-Una última pregunta: para distenderte del stress y emplear el humorismo como herramienta en tu vida social y adentro tuyo ¿volás a Nueva York a la clínica de stand up de Louis C K, ese seminario intensivo de cinismo ácido solo para escogidos?
-No me da el cuero: voy acá al Rojas, tomo el curso de Martín Brauer, que está subsidiado y si faltás conversás que te mantenga la regularidad a cambio de un pebete de jamón y queso...
-En ese caso, te podés quedar tranquilo...si hay algo que no sos es gay...en el peor de los casos serás un putito más del montón...
Hablamos de cómo le gustaba intoxicarse a Wilde a pesar de que aseguraba que la mayor droga es la conversación. De la volubilidad de su fuerza de voluntad, que lo arrastró a rasgos biográficos tan ajenos a su sensibilidad. Hablamos de "Bosie", el novio de Wilde, pero más de cuatro creyeron entender que me refería a Martin Bossi de Lomas de Zamora. Postulamos desde la idea de Freud de las identificaciones inconscientes, a un imitador que solo pudiera actuar bajo hipnotismo.

El odio es para Freud parte constitutiva, a veces primaria del amor. Para Wilde está en otra esfera: el amor puede sin advertirlo alimentar el odio, el amor se alimenta de belleza, le escribe en "De profundis", el odio se alimenta de todas las cosas. Muy a la manera del "escribimos tu nombre en la verde memoria pero el viento lo borró porque el viento no sabe leer" que yo siempre había entendido al revés: por analfabeto el intento eólico detructor colapsaba. Con frases dadas vuelta, una alumna entrerriana que brega por la Concordia hizo malabarismo con el amor y el odio y dijo "no es lo mismo el éxtasis de un egiptólogo al encontrar una momia que que me hayas presentado a esa momia pasada de éxtasis" o algo así y más adelante "no estoy contento porque una cosa es que se retrase la tormenta de Santa Rosa y otra estar atormentado porque a Rosa, que no es una santa, se le atrasó". Hablamos del paso de Saint Exupery por Concordia, de como Wilde decía que lo esencial sí es visible a los ojos y que el autor de "El Principito" no habría tenido ese finalazo estrolando su avión en el desierto alla Xipolitakis, de haber recordado que lo esencial al manejar un avión sí es visible a los ojos.
Un alumno mío se interesó mucho por el prólogo a Dorian Gray que habla de la rabia de Calibán al ver su rostro y al no verlo. Subrayamos cómo Wilde invoca a una figura de "la Tempestad" de Shakespeare, anagrama de canibal, aún para decir "manga de brutos, no entienden nada", dado que nunca condesciende a la grosería, nunca dice "vieja bruja" sino "Gorgona". Comentamos que es algo que Borges criticó pero por el estilo o algo por el estilo: "En el prefacio al Retrato de Dorian Gray encontré un párrafo que puede corregirse. Creo que ha de ser el único en Wilde. Qué raro que se le haya pasado. Dice que el odio por el realismo en Inglaterra es el enojo de Calibán por ver su cara en el espejo; y que el odio por el romanticismo es el odio de Calibán por no ver su cara en el espejo. Mucho más eficaz sería invirtiendo las frases, acabando con el realismo y el enojo de Calibán por ver su cara, su horrible cara. Además, siempre conviene concluir con la frase más corta"
Explicamos el realismo de Zolá, de Flaubert, de la literatura científica y de cómo Wilde abomina no ya del realismo, sino de la realidad, su concepto de lo verdadero tan afín a Nietzsche (algo que señala Thomas Mann), y la imposibilidad de no comunicar una moral, aún queriendo proclamar la ausencia de toda normatividad.
Fue un momento en el que nos elevamos mucho, pero para que parezca menos denso, a enorme velocidad. Hasta postulamos una causación última o primer motor completamente superficial y antojadizo, hedonista pero sin pathos, una desgarradora volición "bien" que insuflaba cada ulterior agonía.
Leímos de Borges "la rosa de Paracelso" para devolvernos la ilusión de reversibilidad y la ilustramos haciendo regenerar del fuego una urna tucumana.
Me pidieron que resucite Daniel Rabinovich, me aseguraron que yo lo maté porque lo habíamos nombrado en una clase y "misteriosamente" también murieron después de que los nombrara en una clase Roberto Fontanarrosa, Fogwill, Loriot y Descartes, cuyo dualismo fue refutado, me vuelve el alma al cuerpo
Hablamos de epitafios: el atribuido a Groucho "Disculpen que no me levante", el de Hitchcock "esto es lo que le pasa a los nenes que se portan mal", el de Billy Wilder ("Fui un escritor pero nadie es perfecto" tomado del final de "Con faldas y a lo loco"/"Una Eva y dos Adanes", frase que concluía el film, con Jack Lemmon sacándose la peluca y confesando ser varón para rechazar la propuesta matrimonial del millonario, frase que no convenció a los guionistas y resultó de las más celebradas de la historia)
"Vieron que era grave?" el epitafio de la idishe mame
"Por fin sé dónde estás" frase que pone en la tumba del borracho su viuda
La del rey citado por Bioy Casares: "En su vida hizo mucho mal y mucho bien: el bien que hizo, lo hizo mal, el mal que hizo lo hizo bien"
"El chiste es el epitafio de la emoción" escribió Nietzsche.
Hablamos de últimas palabras. Las del general Zapata que olvida las que memorizó y muere diciendo "Digan que dije algo" Las de Buster Keaton que al agonizar oye que le tocan los pies para ver si están fríos porque "nadie muere con los pies calientes" y llega a decir "salvo Juana de Arco"
Hablamos de Brecht, que tomó de "Santa Juana" de Shaw la idea de usar al teatro de púlpito para la propaganda comunista sin necesidad de representar el presente ("Galileo Galilei"). Cómo su teatro comprometido se volvió esteticismo cuando Ruben Szuchmacher hizo la versión antistalinista y Diego Peretti la antimenemista de "La ópera de los dos centavos". Y de cómo en su defensa ante el Comité de Actividades Antiamericanas se hacía el que no comprendía las preguntas, llevó un traductor que demoraba todo, tardaba en dar evasivas balbuceadas y nadie creería que el más brillante dramaturgo alemán y el mejor poeta del siglo era el mismo que malamente articulaba perplejidades ante los maccarthystas. Pero lo dejaron ir. Imposible pensar un contraste mayor con el divino Oscar, explicando al juez por qué regaló champagne al chongo que en realidad había venido a arreglar la ducha: exuberancia, ingenio, gracia que hacía estallar en risotadas al jurado y dos años de condena a trabajos forzados.
Lo ilustramos con el chiste de las tres moralejas. Un pajarillo está por morir de frío y de hambre cuando una vaca le defeca encima. Repuesto del shock inicial advierte que mal que mal está abrigado y que algunos nutrientes de ese abono lo pueden alimentar. Sentir que su vida está a salvo le da tal alegría que se pone a cantar. El canto atrae a un hambriento zorro que se lo come.
Moraleja 1: no todo el que te caga es para hacerte un mal.
Moraleja 2: no todo el que te saca de la mierda es para hacerte un bien
Moraleja 3: Cuando estés con la mierda hasta el cuello no digas ni pío.

1 comentario:

  1. Anónimo12:09 a.m.

    andá bien usté? va a seguir cursando con muá? le mando un muá!

    Maria Schoo
    Hola!!! Siii obvio q sigo.no abandono.pasa q a mis 30 años m quede dura d la espalda...sisi. Y el miércoles q viene tengo un trabajo a la noche.niñera.no piensen mal d mi porq tiene menos d un año.pero siempre la cuido y ya me habían avisado ese dia.por dos semanas no contaran con mi grata presencia!!volveré.beso enorme a todos.leo todo lo q mandes sabeloo no me retes
    Martín Brauer
    23:08
    Martín Brauer
    vos estás emparentada con el shoo que escribía en la nación y decía ser descendeiente de soldados de las invasiones inglesas y era muy encantador?
    con el encanto, siempre que tomes este elogio como el de un anciano que no te está coqueteando, sé que estás emparentada
    Maria Schoo
    23:27
    Maria Schoo
    Jajajjajajaj siii! Ernesto.era primo hno d mi abuelo.un amor total las veces q lo vi.mi viejo podría contarte toda la historia de su apellido...emboleeee

    ResponderEliminar

la peor opinión es el silencio, salvo...