martes

Charles Manson ¿ángel o demonio?




    Para una prestigiosa publicación (que no es "Los Anales de la banalización de palabras sombrías que son una tortura" me apresuro a aclarar), me encomendaron reflexionar en torno a la figura de un célebre criminal (ninguno de los candidatos a presidente, no necesito decirlo) ...escribí un texto, la editora decidió pulir algunas aristas, suprimir unas cuantas citas (aclaro que no tenía ninguna conmigo), podar, como si el lema del mayo francés fuera "la imaginación al podar" o "...seamos felices mientras podamos" y, en suma, publicarlo y pagarme y contribuir a mi fama y mi gloria...antes de que aparezca he sido autorizado no solamente a brindarles a ustedes la versión primigenia, sino también a agasajarlos con un post scriptum a cargo de Esteban Dipaola,
    otro célebre criminal, con el que comenzamos:
    Martín, me parece muy bueno tu texto. Te tiro un breve e improvisado párrafo, por si te interesa inmiscuirlo en alguna parte. Si no le parece adecuado desestímelo, nuestra amistad proseguirá aún ello.

    Siempre es interesante pensar la familia, el compañero burgués de Marx, un tal Engels, escribió un célebre texto: "El origen de la familia, la propiedad privada y el Estado", en el cual atribuye a la institución familiar un papel indispensable en la regulación y reproducción de la fuerza de trabajo, por consiguiente, en el sustento del capital. En fin, una buena madre es una capitalista irremediable. Las relaciones domésticas, entonces, son un atentado a la libertad, a la vida libre. He aquí que obtenemos como conclusión que la familia porta en sus rasgos originantes la potencia del crimen. Charles Manson
    actualiza ese rasgo y lo propone como acto. Tal cual un Sade posmoderno, para Manson el crimen solo existe como acto, si permaneciera en su potencia condena a la locura, a largas sesiones de psicoanálisis para que ese criminal reprimido, proveniente de buena familia sea interpretado en sus neurosis y obsesiones. Pero la familia es crimen en acto, propone Manson. A partir de ese giro se revela -en línea con la proposición engelsiana- que el capital se reproduce a través de sus sicarios provistos por las buenas familias.


Los Guns N' Roses, White Zombie, Devendra Banhart, System of a Down, Scars on Broadway y Marilyn Manson comparten una fascinación: han realizado covers del eficacísimo asesino y no tan eficaz músico, Charles Manson.
Leonard Cohen, el más sombrío de los poetas que aman la vida, lo menciona en su oscuro tema "The future", en el cual lo usa como categoría peyorativa: los jóvenes poetas tratando de sonar como Charles Manson son parte del apocalípsis ético y estético.

minuto 4'47 mención a Charlie Manson
Las reverberaciones en torno a este enfermo mental incluyen la circunstancia irónica de que Roman Polanski no pueda pisar suelo norteamericano sin ser arrestado, a pesar de que la Academia de Hollywood le conceda el Óscar.
Dice McLuhan que la familia es el ámbito de lo siniestro.
Vamos a intentar pasar revista en el marco de este número de la revista dedicado a "La familia" los aspectos menos familiares de esta noción y preguntarnos por qué una banda homicida tomó ese nombre.
Un film de Trapero

y una tira de Telefé dan cuenta de que el interés por los personajes marginales siempre es inmenso. Pero más que al clan Puccio, la primera infancia de Manson nos remite a otro precoz virtuoso de la delicuencia: nuestro "petiso orejudo".

 En efecto cuando leemos lo que nuestro vernáculo criminal ya había realizado antes de llegar a la edad adulta, nos sorprende, tanto como en el caso de Charles Manson, que siguiera libre. El padre de Cayetano, nuestro orejudo criminal, le había pedido a la policía que lo tengan preso y ésta se negó: primero tenía que cometer crímenes, primero tenía que ser mayor de edad.
La característica física de las orejas tan separadas de la cara sirvieron en ese momento para que una teoría científica ahora descartada y que sirviera para fines racistas recuperara un antiguo anhelo de nuestra intuición que Platón resumió como que lo bueno es bello y lo bello es bueno. Césare Lombroso, autor de la teoría de que la criminalidad se expresa es rasgos físicos tuvo discípulos argentinos entre los que se contaron José Ingenieros. El comienzo de "Ricardo III" de Shakespeare nos muestra la típica ensambladura entre deformación física del villano y molicie espiritual
. Hoy en día en que una silla de ruedas o un brazo ortopédico son demostraciones de probidad ciudadana, de optimismo y de progresismo, nos resulta extraño que la separación dualista entre cuerpo y alma todavía fuera desconocida.


Leí muchas versiones de cómo se explicaba su delirio este gurú que mandaba a matar sin razón aparente en California a celebridades a las que no les robaba, porque participo de la necesidad religiosa de hallar sentido no solo al universo, sino a la mayor insanía. "Helter Skelter", a partir de Los Beatles, jinetes del apocalípsis, preanunciaba para Manson la guerra entre blancos y negros que con sus crímenes podía teóricamente acelerar.
Es decir que hay una idea más que racista, socialdarwinista. Lo que Kipling llamó el fardo del hombre blanco y la antropología condenó como etnocentrismo es más que la autoafirmación por parte del hombre blanco de que es superior al hombre de color: es la idea de que lo inferior o débil debe ser eliminado, así como una gata, en un ejemplo que da Nietzsche, deja morir a los cachorros débiles que no se van a poder valer por sí mismos.
Konrad Lorenz, el creador del estudio de la conducta animal, monista y defensor del sentido positivo de la agresión, acuña el término "paidomorfismo" para indicar algunos rasgos que disparan reacciones de empatía y tranquilidad en los demás en animales que él asocia a los que en alemán terminan con el diminutivo "chen": conejos y  ardillas por ejemplo nos resultan amigables y tiernos en virtud de las proporciones de su cabeza, sus ojos, cierto aire a cachorro, cierta forma de niño
.
Es decir que esta unión entre la apariencia y la conducta esperable no resulta improcedente en el reino animal. Darwin mismo en su estudio sobre los gestos, para insistir en que son innatos y que los ciegos no pudieron haberlos imitado, analiza los gestos como conductas en todo caso inhibidas. Un niño señala algo, esto ya es semántico y dentro del universo de los símbolos, diría cualquier posmoderno: señalar es querer alcanzarlo, lo rechazaría Darwin.
De los muchos posibles comentarios a Manson el que menos me interesaría es el extremadamente centrado en las palabras. Desde la modalidad lacaniana
de hablar de su apellido que podría ser man=hombre y son=hijo, nada menos que el Hijo del Hombre, o advertir que no es tan manso o sugerir vinculaciones con la logia mansónica o entender por qué buscaba matar en mansiones, etc.
Hasta otras formas de palabrerío. Cuando un depresivo piloto alemán se suicidó y arrastró a la muerte a los pasajeros de su avión el gran crítico cultural Daniel Molina
lo explicó desde su desengaño amoroso desgarrador: seguía enamorado de su ex y no pudo "SOLTAR", era lógico que se suicidara así y es lo que corremos el peligro de hacer nosotros si no aprendemos algo del óctuple camino del budismo y su impermanencia. Muy opuesto fue el dictamen del ensayista, narrador y poeta
Fabián Casas, quien ve que el capitalismo con su exigencia de rendimiento lleva a una rendición: como el piloto sufría de crecientes problemas de vista, se veía (mal que mal) venir que lo despedían. Hizo lo que haría cualquiera de nosotros en su lugar, aterrado a perder nuestra fuente de ingresos por culpa del sistema explotador: un simultáneo suicidio y asesinato masivo, lo que dicta el sentido común.
Me pregunto por qué ante un enfermo mental que a todas luces actúa en contra no solo de las leyes penales, sino de la salud mental tenemos tanta tendencia a dar una explicación perfectamente racional y a parcialmente identificarnos.
Fernando Savater solía preguntar a sus alumnos de ética quién era el culpable en el siguiente ejemplo hipotético: una mujer que está con su amante recibe el llamado de su marido que quiere que lo pase a buscar al aeropuerto. En el camino hay un bosque muy peligroso porque se halla en él un asesino. La mujer le pide ayuda al amante: -acompañame, tengo miedo de que me pase algo. El amante se niega. Le pregunta al marido si no puede tomarse un taxi solo. El marido se niega. La mujer va sola y el asesino, como dice el tema de Serú Girán "Tema de Alicia en el país", la asesina. Las feministas decían que era culpa del cerdo del marido, del haragán del amante. Que el asesino tenga algún tipo de incidencia en el asesinato costaba entenderlo, se naturalizaba e invisibilizaba su subjetividad y volición.
Cuando Platón destierra de su utópica República a la familia en nombre del Estado, no buscaba una familia mejor. Cuando Jesús dijo "no he venido a traer la paz, sino la espada", sí se refería a que los lazos familiares deberían sentirse trascendiendo la sangre. Algo así como lo que el popular refrán asegura referido a que un amigo es un hermano que se elige. Freud en "Totem y tabú" postula un origen de la ley comunitaria nacida del asesinato ritual de un padre que se quedaba con todas las mujeres. Sábato dice que la diferencia entre el artista y el loco es que el artista puede volver de su locura. Marilyn Manson
se hace el loco y simbólicamente roza la alusión al asesinato pero felizmente es un cerdo burgués debidamente temeroso del desprestigio social y de la policía.
Solo en lo que constituye un ritual convenido en el que se invierten las jerarquías por un momento, se reedita el poder totémico y así por ejemplo el imitador de Onur
en Showmatch besa a cada participante en la boca, sin sufrir ulteriores linchamientos.
Hitler quiso ingresar a la Academia de Bellas Artes de Viena y fue rechazado. De haber sido acuarelista, no se habría evitado la II Guerra Mundial, engendrada por el Pacto de Versalles, pero sí ciertos manierismos románticos que le imprimió el Führer, tales como el exterminio sistemático de ciudadanos judíos, gitanos y gays o la declaración simultánea de guerra a EEUU, etc.
Para Freud la familia instaura la ley primera, que no es como reza el Martín Fierro evitar que nos devoren los de afuera, sino la prohibición del incesto, el mandato de la exogamia.
No pocos pensadores contraponen la prevalencia de la familia como otorgadora de ética a una visión que podría resumirse así: a diferencia de cualquier otro vínculo, con mi familiar no tengo que tener amistad, respeto, cuidado ni nada. Lo puedo maltratar, estafar, imponerle cosas, trasladarle resentimientos y hay una impunidad vitalicia otorgada por la consanguínea ligazón.

Charles Manson, que tuvo la fortuna de no ser ejecutado porque durante el protocolo de su procesamiento se determinó abolir en su Estado la pena de muerte, está preso y tiene una novia punk mucho más joven que él. Eso nos podría hacer concluir que todos tenemos la esperanza de conseguir un amor incluso siendo un viejo repulsivo y asesino o que todos tenemos la pesadilla posible de enamorarnos de Satanás.
Habría quizá un error en la primera de las premisas. Lo señaló George Bernard Shaw diciendo que las asesinas reciben miles de propuestas matrimoniales. Podemos ejercer una fascinación no "incluso" siendo asesinos.
Lo demuestra nuestra popular admiración a un esquizofrénico odontólogo al que ungimos como héroe vengador.

6 comentarios:

  1. Anónimo10:03 p.m.

    Está excepcional, Martín, en mi opinión no necesita ningún cambio, ninguna corrección. Es tanto original como interesante. Gracias por compartirlo
    Matías Puzio

    ResponderEliminar
  2. Anónimo10:03 p.m.

    Me gusto mucho. Muy interesante!
    Andrea Bonano

    ResponderEliminar
  3. Anónimo10:04 p.m.

    Me encantó el mensaje del articulo!
    besos
    Julieta Galante



    Besos

    ResponderEliminar
  4. Anónimo10:06 p.m.

    Martin:
    esta bueno el articulo, no sabría que agregarle, pero hay algo en el articulo que te pase que podría agregar en forma breve, que es la unión de palabras que el hace con Pigs, Dead Pigs o algo así que no recuerdo exacto en este momento, creo que puede enganchar a la gente la asociación estúpida que el tipo hace del álbum blanco con matar gente!!!




    A modo de comentario, y creo que deberías chequearlo con otras personas, siempre encuentro tus artículos con un alto vuelo literario, a que viene la "critica" (si se le puede decir así) que no se que tipo de personas leen la revista Loop que ni siquiera conozco, te digo esto porque no es lo mismo escribir para Billiken, Rolling Stone o para Perfil, se entiende?



    Sacando eso lo encuentro bien y siempre admiro tu pluma, sobre todo ahora, que me toca en este trabajo tener que escribir constantemente artículos.



    Saludos.-








    Dr. Walter Hernán Davis Hughes

    (011) 4952-2565

    Av. Corrientes 2143, 8º, "A".

    Ciudad Autónoma de Buenos Aires

    Argentina

    ResponderEliminar
  5. Anónimo10:09 p.m.

    me produce simpatía que el tipo devenido en un viejo choto de 85 años tenga una novia punk tatuada y siome que quiere casarse con él por publicidad, o sea la moraleja sería que si matás en un ritual satánico guiado por Helter Skelter de Los Beatles infiriendo que es una letra que incita al asesinato en masa, incluyendo a una dulce y bella embarazada de 8 meses, aunque los meses de embarazo aquí sean algo anecdótico, entonces algun dia aún siendo un viejo carcamán enfermo mental y con cara de maniático, después de pasar 50 años preso, llegará una joven que te pedirá matrimonio para ganar sus 15 minutos de fama en MTV, cuales serían las posibilidades de que sucediera algo así, no sé, pero no es romántico dentro de todo?
    Alfio Lamborghini

    ResponderEliminar
  6. Anónimo12:20 a.m.

    Justo esta semana había leído un texto de Fogwill donde lo nombraban. Y que buen tema Helter Skelter. I´ve got blisters on my fingers!!
    Hugo Bruzone

    ResponderEliminar

la peor opinión es el silencio, salvo...