lunes

LA POSIBILIDAD DE UNA ISLAM

Quizá porque le atribuyo una ironía que en realidad no tiene, la novela más reciente (se escribe con "c" por resentido que sea) de Houellebecq me resultó deliciosa. Desde luego no es encantador como Voltaire, que mira desde más alto a la humanidad como la miraría un entomólogo. Cioran o Nietzsche o cualquier otro misántropo pueden ser un bello regalo del día de la madre-si es una de esas madres que te piden que les vayas a buscar dos birras y cuando vas a la heladera ves que solo hay una y volvés y recitás: "Madre, hay una sola", pero el demenuzamiento de las prácticas eróticas contemporáneas
de las que hace gala la pluma gala puede resultar chocante.


Es sádico y vive en av. laceras (y mancilla) "No puedo decir que sea una provocación porque no digo cosas que considere falsas solo para poner nerviosos a los demás" declara el autor, muy en la línea de lo que decía Chesterton en su (auto)biografía de George Bernard Shaw: solo puede decir una sandez si cree a pie juntillas en ella, jamás será cínico en sus sofismas solo para mostrar su ingenio. De manera que si realmente cree que nos espera la distopía de que retroceda en nombre del multiculturalismo todo lo que consiguió el laicismo, yo incurro para disfrutarlo en lo que decía Borges contra el autor de la excelente "La isla de los pingüinos", Anatole France: "quienes los consideran un gran ironista, lo superan en ironía".


a todas las madres que no fueron visitadas por su hijo que prefirió asegurarse la entrada para la guerra de las galaxias, dígale: que a la fuerza los acompañe!
    siempre hay que tomar en cuenta el mañana y que el mañana es el pasadomañana del ayer




Además ¿qué es una distopía? vivimos en un mundo mejor porque es un mundo en el que gradualmente las minorías perseguidas y degradadas van forjando su camino a la igualdad, vivimos más años, contamos con gadgets inimaginables para Aristóteles y largos o vertiginosos etcéteras. Pero ¿se hubiera sentido feliz mi bisabuelo de que mi hermana podría casarse con un negro en el Brasil o ser lesbiana y nadie la desherede? Nuestro mundo objetivamente mejor requirió de adaptaciones subjetivas, innegablemente...
no sé si declarar que ingiero tierra con agua porque lo cierto es que cada vez que abro la boca, la embarro

Podría hablar mucho tiempo de este petardista francotirador que emergió como Afrodita con su artículo "Jacques Prevert es un imbécil" y que en "Extensión del campo de batalla" predicó meter el dedo en la llaga, de este disruptivo cínico o moralista desencantado, valga la redundancia, que emula desde su ligera y elegante Paris el peso del pesimismo alemán (en "El mundo como supermercado" cita mal a Schopenhauer, pretendiendo rebatir una mala inteligencia de la noción de Voluntad, pero en "La posibilidad de una isla" vemos un eco del "la vida oscila entre el dolor y el aburrimiento" en su dictuum "la vida del hombre fluctúa entre el momento en que acaba demasiado pronto y el período en que ya no se le para").
en el curso de humor que arranca este miércoles, un curso diseñado específicamente para vos, sí, aunque no lo puedas creer porque no te vi nunca antes, te voy a enseñar la polisemia para que puedas salir del curso, por lo menos (¿podría aspirarse a mayor modestia?) sabiendo formular enunciados mejor que el PRO: "hacete ver" por ejemplo ¿no suena casi a "andá al psiquiatra"? o por ejemplo uno de los caballitos de batalla "podemos vivir en otro país" ¿no parece la tentación de fugarse a N. Y?http://www.rojas.uba.ar/cursos/cultura/letras.php




Querría detenerme en dos momentos hermosos y atípicos de esta extraordinaria novela, dos momentos que voy a citar juntos pero que aparecen uno al principio y otro al final y que nos revelan qué escritor clásico hubiera podido ser, de no querer simular una histeria de reivindicación. Son momentos en los que se acerca al Oscar Wilde de "El crítico como artista" y al Borges que en un poema imagina al Paraíso como la posibilidad de ser aceptado como se acepta a una planta, de pertenecer sin más, sin exigencias de méritos, libres de la obligación de justificarnos. 



    "Cómo hacer el humor con palabras " arranca mañana con el foco puesto en sacarte del lugar de foca amaestrada y el pathos puesto en que tengas los patitos en fila y la sapiencia consagrada a que no te tragues más sapos.
    Todos los miércoles de 20 a 22 hs. vamos a capacitarte para que apliques humor a tu vida cotidiana y además la puedas reconocer como algo extraño, milagroso, perecedero y singular. Si tu matrimonio trastabilla, considerá que el propio juez-sponsoreado por Osde y por Claro con eso de "Os declaro..."-no creía en el matrimonio ni desde el primer minuto. ¿Por qué dijo "puede besar a la novia" si supuestamente ya era tu esposa? Todo es una farsa utilitarista y ahora sexópata (¿por qué dijo "hasta que al lamerte no se pare"?) y para distraerte de eso, nada mejor que concentrarte en esto. Vení, trae a tus amigos y amantes que vas a salir por lo menos tres veces enriquecido como Enrique III.
    No te puedo resumir lo que vamos a desplegar en 16 horas porque soy ecologista y me opongo a lo sintético (y obviamente también a la sin tética).
    Vení a que te haga cosquillas la pluma de Oscar Wilde y otros autores además del ex citado.
    Aprendé la autorreferencialidad como en este ejemplo pedagógico: A LOS QUE TENDEMOS A SER PENDENCIERAMENTE CONFLICTIVOS AL PEDO LAS COSAS NO SIEMPRE NOS RESULTAN TAN FÁCILES COMO GARCHARSE A TU HERMANA!

Vale decir que esto se entrecruza con nuestros usos de las redes sociales, donde cada uno es su propio Shakespeare y no se obliga precisamente a ceñirse al pentámetro yámbico.




A todos los que me felicitaron por mi primer día de la madre, además de agradecerles quiero rectificar sus interpretaciones. Cuando dije que tenía una noticia muy hermosa que comunicar pero que todavía no podía decirla, no era que en mi vientre se estuviera gestando la vida que siempre sabe abrirse camino. Era que se abrió una plaza más en el curso de humor que va a arrancar recién el miércoles que viene, el miércoles entrante (no quiero ser grosero, no diríamos del futuro novio de una chica, el novio entrante). Gracias al corte de luz de la semana pasada, todavía podés inscribirte y no te perdés nada:http://www.rojas.uba.ar/cursos/cultura/letras.php




En la segunda cita habla de cómo podemos añorar cualquier cosa, a la manera de cómo Kundera en "La insoportable levedad del ser" confiesa sentir una suerte de cariño al ver una foto de Hitler, que lo retrotrae a una oleada de nostalgia hacia su niñez...





    Scioli hasta el año 2105, equivocada o no es mi patria
    “My country, right or wrong,” is a thing that no patriot would think of saying except in a desperate case. It is like saying, “My mother, drunk or sober.”
    G.K. Chesterton, The Defendant

La primera cita se conecta con la idea de Borges de que un escritor nos deja su imagen, algo muy contrario a la corriente crítica que autonomiza el artefacto escriturario de las intenciones del autor y de tomar en consideración la existencia de su persona misma. 

Una mujer francesa, si da algo, da siempre su alma, su corazón y todo. Lo da por un mes, o una semana, o quizá por una hora y media. El límite de tiempo es la única reserva. En Inglaterra el hombre y la mujer son compañeros. En Francia la mujer es la abyecta esclava del hombre, hasta que...lo echa de su lado

(George Mikes, Los franceses no existen, Editorial Dédalo, Bs. As, 1959)



La segunda, me hace sonreír porque también me hace acordar a Borges, el de "El jardín de los senderos que se bifurcan" cuando dice:
"Después reflexioné que todas las cosas le suceden a uno, precisamente, precisamente ahora. Siglos de siglos y solo en el presente ocurren los hechos; innumerables hombres en el aire, en la tierra y en el mar, y todo lo que realmente pasa me pasa a mí"

no digo que seas normal, pero ya que sos un enfermo ¿no podés agarrarte una enfermedad normal?


    votemos a Scioli, un país en ¡se río! vamos a filmar el spot otra vez porque se río!



Abrazame hasta que termine el día de la madre





    Es cierto, todo ya fue dicho...pero como nadie escucha...(André Guide)



p.13
"(...)Sólo la literatura permite entrar en contacto con el espíritu de un muerto, de manera más directa, más completa y más profunda, que lo haría la conversación con un amigo, pues por profunda, por duradera que sea una amistad, uno nunca se entrega en una conversación tan completamente como lo hace frente a una hoja en blanco, dirigiéndose a un destinatario desconocido. Por supuesto, tratándose de literatura, la belleza del estilo y la musicalidad de las frases tienen sus importancia; no cabe desdeñar la profundidad de la reflexión del autor ni la originalidad de sus pensamientos; pero ante todo un autor es un ser humano, presente en sus libros, y en definitiva poco importa que escriba muy bien o muy mal, lo esencial es que escriba y que esté, efectivamente, presente en sus libros (es extraño que una condición tan simple, tan poco discriminatoria en apariencia, lo sea tanto en realidad, y que este hecho evidente, fácilmente observable, haya sido tan poco explotado por los filósofos de corrientes diversas: dado que los seres humanos poseen en principio, a falta de cualidad, una misma cantidad en el ser, en principio todos están más o menos igualmente "presentes"; no es ésa sin embargo la impresión que dan a unos siglos de distancia, y con demasiada frecuencia vemos, a lo largo de las páginas que sentimos dictadas más por el espíritu del tiempo, más que por una individualidad propia, cómo se deshilacha un ser incierto, cada vez más fantasmagórico y anónimo). Igualmente, un libro que nos gusta es ante todo un libro del que nos gusta el autor, al que deseamos conocer, y con el que apetece pasar los días. (...)"
p.250
"Paseé durante un cuarto de hora bajo las arcadas de viguetas metálicas, un poco sorprendido por mi propia nostalgia, sin dejar de ser conciente de que el entorno era verdaderamente feo, aquellos espantosos edificios habían sido construidos durante el peor período del modernismo, pero la nostalgia no es un sentimiento estético, ni siquiera está ligada al recuerdo de la felicidad, se siente nostalgia de un lugar simplemente porque uno ha vivido allí, poco importa si bien o mal, el pasado es siempre bonito, y también el futuro, solo duele el presente y cargamos con él como un absceso de sufrimiento que nos acompaña entre dos infinitos de apacible felicidad."

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

la peor opinión es el silencio, salvo...