miércoles

Nuestros principios: con Macri nos estamos conociendo...


Cuando yo era niño, la serie de divulgación científica "Cosmos" mostraba una adaptación de la historia del universo a un calendario gregoriano para subrayar que la mayoría de las cosas que nosotros consideramos importantes sucedieron muy a último momento. 
Era pedagógico y al mismo tiempo movía a confusión, porque el 31 de diciembre estaba presentado como el fin.

"In my end is my beginning and in my beginning is my end" es un anillo con un verso de T. S. Eliot que Borges valoraba muy especialmente.

Ahora que alzamos nuestras copas con la esperanza de encurdelarnos y ver doble a nuestro dinero, deberíamos poner el foco en todos los proyectos que tenemos por llevar adelante o por llevarnos adelante. 

Napoleón creó las copas de champagne a imagen y semejanza de los pechos de su amada Josefina, entonces consustanciémonos con este sentido de la "fiesta", de que el novio es el festejante y celebremos...celebremos aunque nunca tengamos la completud, los pechos de Josefina no son tan majestuosos pero como dice el dicho "si la vida te da limones...¡silicona!"


El primer proyecto para este 2016 en Argentina es sobrevivir los primeros cuatro o seis meses sin vender un riñón, que algún familiar podría requerir para un transplante compatible y sin prostituirnos más que en el sentido usual, y aquí cito a Caparrós: 
(p.38, Valfierno, Planeta, Buenos Aires, 2004)

"hay hombres que tienen asco, condenan a ese tipo de mujeres. Como si ellos no se vendieran a un canalla que les hace hacer todo lo que quiere, piensa, y éste debe ser uno de esos imbéciles que se creen muy limpitos porque trabajan para el dueño de un fábrica que yo podría volver loco si quisiera, arruinar si quisiera, como podría arruinarlo a él si quisiera, pero no tengo por qué perder el tiempo con un chupacirios con el cerebro muerto lleno de ideas estúpidas de decencia y limpieza y honestidad y orden y patria y lo superior que se debe creer porque no se da cuenta de que él se vende mucho más barato

A un amigo le pasó hace poco que pensando que era una posibilidad de obtener unos ingresos extra sin tener que perder la dignidad como sería trabajar en Clarín, decidió ofrecer los favores sexuales de su novia a cambio de algún dinerillo entre sus íntimos. El resultado no fue satisfactorio: era tan grande su amor que cualquier oferta le parecía una afrenta. Se agregaba a este ultraje su tosco modo de bromear para no parecer pacato: "ese precio que me pasaste es del menú infantil, para eso podés obtener esos servicios de mis mellizos recién nacidos" chanceó para horror de los imposibles clientes, que en su solemnidad tuvieron que explicarle que la prostitución infantil es más cara y demás cosas aburridas que todos no necesitamos que nos vengan a decir con ese dedito levantado de moralina burguesa, como si no fuera más cara la ropita y como si no supiéramos bien que lo más erótico de todo es gastronómico y que por eso decimos ante un bebé "me lo como" y no ante un lemon pie "lo fornico".


Quiero dar unos tips para atravesar el desierto, como lo formuló en una inquietante metáfora Eduardo Levy Yeyati, hasta llegar a la Tierra Prometida (inquietante porque Moisés condujo al pueblo elegido pero no pudo entrar, un poco como lo que quería hacer mi amigo al conducir a su cliente hasta la alcoba de su consorte).

Si yo arrancara mi lista de cosas que amo como cada año y pusiera "amo el sabor del chocolate amargo que tan bien marida con el aroma de la naranja", imbuido del espíritu que anima a buena parte de la sociedad(o la parte peor, según se prefiera connotar) tendría que poner "sigo amando el sabor del chocolate amargo aunque un 40 % menos que antes y me cuesta el doble masticarlo-me extrajeron varias piezas dentales y anuncian más extracciones-, a la naranja ya no le puedo sacar todo el jugo, pero según el gran diario argentino todo derecho al pataleo es pura cáscara".

Y si suena levemente ridículo pensar que vamos a sufrir una devaluación en nuestro deseo de aprender, un estancamiento en nuestro anhelo de autosuperación, una recesión de nuestra capacidad de asombrarnos y de reír, es porque somos animales simbólicos y este concreto cese de algunas concreciones materiales significa cosquillas para nuestra imaginación.

Si el final del 31 de diciembre es entonces el principio y no el fin podemos anunciar el arribo de inversiones e invertir la depresión: la depresión fue hasta ahora que teníamos todavía alguna que otra capacidad ociosa, ahora viene el reinventarnos fortalecidos, trabajar el doble para ganar la mitad, tal como reza el anuncio apocalíptico, que solo es el infierno para una mentalidad mal adoctrinada para la intolerancia a la frustración y la satisfacción inmediata de necesidades que le imponen. Trabajar el doble es la meta de todo progreso deportivo, a nivel muscular es el Cielo. Seamos biologicistas: ¿no hay un sentido del ahorro en nuestro cuerpo que hemos traicionado vendiéndonos al consumismo vacuo y comprando artículos que nunca nos deparan una satisfacción más que fugaz? Nuestro sentido del castigo institucional con los hermanos Lanatta ¿no se satisfizo ya y ahora sé libre y disfrutalo si te fugaz?

Vivir es tantas veces defender lo indefendible que ¿por qué no trasladar a Macri nuestro deber como seres vivientes que nos dotamos de sentido? Después de todo literalmente es cierto que por cuatro años Macri es lo máximo de izquierda que podemos tener en Argentina, así como lo máximo de oratoria, lo máximo de vuelo intelectual, lo máximo de carisma, lo máximo de gnoseología? ¡Macri es lo máximo!

A quienes supieron desempeñarse con patriotismo y lealtad como alcahuetes K, o como alcahuetes de su novia ¿no le podemos pedir un esfuercito de resignificación intersubjetiva comunitaria?

Es desgarrador el cambio de gobierno porque todo el país lo vive con la indignación de un amante que le dice al país ¿cómo pudiste salir con semejante ser antes de que llegara yo/después de mí?

Pero sin claudicar y sin bajar las banderas, conservando los trapos ¿no podemos decir por ejemplo que Cristina en cierto sentido fue muy poco noble y muy desconfiada del romanticismo heroico del que somos capaces? No apostó a que podíamos realizar sacrificios ni abnegaciones ni tuvo las agallas de pedirnos votos de confianza sin sobornos. Macri sí: nos pide que lo apoyemos a cambio de quitarnos poder adquisitivo, nos demanda que lo acompañemos, precisamente como "acompañantes", como escorts, como alternadoras y tenemos que estar a la altura del desafío de la hora y alternar nuestras preferencias emputecidas.

Si gracias a la adaptación al medio, tenemos la masa encefálica y el don del lenguaje gracias a los cuales desencriptamos entre otras cosas el lenguaje mismísimo de la masa encefálica y generamos la tecnología y la ciencia que ni hace veinte años era pensable ¿nos parece tan abominablemente condenable una readaptación provisoria?

Amar la vida, querer vivir es muchas veces la conquista por en primer lugar querer vivir. Para eso no importa cuán maquiavélicas sean nuestras argumentaciones. Si alguien muere bruscamente nos consolamos "no sufrió", es decir, inventamos una alternativa contrafáctica a la que no preferir. Si muere con una agonía dolorosísima también inventamos una alternativa contrafáctica a la que no preferir: -si hubiera muerto bruscamente, no habría llegado a preparase para abandonar este mundo, no habría llegado a despedirse de nosotros...
No importe por qué que Macri sea tu presidente te puede parecer genial: te tiene que parecer genial, así como te tiene que gustar respirar oxígeno.
El ballotage te forzó a que elijas entre dos males al mal menor. Pero la vida es un ballotage permanente y ahora que el mal peor, según vos, ganó, votá por vivir con amargura cuatro años o con el 51% de la duda de que capaz algo bueno sale de todo esto.
Fuiste un bebé, transitaste esa muerte de tu identidad de la infancia y de la idealización de tus padres que se llama "adolescencia", aprendiste a usar computadoras y celulares y ahora no imaginás a Cleopatra sin whatsapp, ni a Alejandro Magno sin twittear "Ya conquisté todo Asia Menor". 
¿Es tan difícil lo que se te pide, que niegues la percepción de la realidad como si nunca antes lo hubieras hecho?
Y esto lo digo en realidad solo por si sos uno de esos fanáticos que se negaban a debatir en los debates. Porque si no, podés reconocer que izquierda y derecha son antinomias perimidas, así como abortismo versus antiabortismo o ser feliz y querer matarse: hoy en día ¿qué es la izquierda?¿qué es ser feliz?  

Yo leí muchos libros para ser feliz y uno te dice que la felicidad está en una actividad que te absorba completamente, otro en no priorizar una única cosa...parecen en sus contradicciones esos libros que explican cómo fue posible un Hitler: para Adorno y Horckheimer porque la lógica iluminista escindió cartesianamente la razón instrumental de las emociones y los valores tradicionales y eso conduce a usar la inteligencia para el diseño brillante del asesinato de masas, para Hannah Arendt es la banalidad del mal, somos medio volubles e indiferentes y eso permite que nos volvamos fácilmente, indolentemente criminales. Para Milgram, obedecemos a una autoridad impersonal incluso para órdenes en las que causamos dolor a un prójimo al que vemos gemir horrorosamente. Para Ian Kershaw algunas circunstancias históricas y la torpeza de la dirigencia alemana que pretendió usar a ese payaso como títere condujo a Auschwitz. Para Wisenthal una prostituta judía que contagió sífilis a Hitler despabiló el antisemitismo eliminacionista, que para Sebastian Haffner surgió en Rusia. Podría seguir con miles de otras causas verosímiles, el odio al judío inculcado desde los púlpitos y largos etcéteras pero uno va leyendo y leyendo y tratando de entender hasta que al final quiere estrangular a Hannah Arendt que se contradice con el infame de Adorno, quiere que desaparezcan, eliminarlos de la faz de la Tierra y entonces llega autorreferencialemente a una explicación similar a la de Morton Rue en "The Wave" y a la idea de Orson Wells referida a Iago: -¿qué tiene de raro? ¡lo raro es que no haya más! andá al Rapipago y fumate la cola al sol y te vas a encontrar con cinco o seis Iagos y más de cuatro Hitlers...

¿Te angustia la decadencia de la Argentina?¿Macri es para vos un vendepatria iniciático que nos perforará la virginal pureza soberana? Es muy reconfortante recordar todos los vendepatrias que crearon este país, que la independencia misma fue para comerciar directamente con el Imperio Británico en lugar de España...

Iba a anotar acá cosas puntuales que amo de la vida, comida, actividades, películas, libros, tendencias de la entrañable niñez, magias del pudor cuando se rasga eróticamente y todo eso pero quizá sea algo hipócrita en momentos de congoja social. Y la hipocresía no digo que no sea eficaz. La mejor manera de insultar obviamente es decir Fulanito es terrible ¿viste?dice que sos un gordo imbécil repungante y baboso, ¿cómo puede pensar eso de vos?
(la eficacia de un enunciado es indirectamente proporcional a lo directamente que se enuncia)

Pero no es tan fundamental que yo diga que en este Valle de Lágrimas y Otras Secreciones Corporales tal cosita me hizo sonreír. Mucho más útil es que te concientice de que el poder de ser feliz está en vos. Vamos a suponer que Macri es Lucifer o que Macri es Fer, ya que hay muchos cortes de luz a falta de cortes de carne y el tema de la Corte, pero aflojen, cortenlá con la crítica. Yo no niego que Macri sea el Maligno, Mandinga. ¿Vas a darle el gusto de que te arrebate en su intentona de entre comillas enderezar el rumbo económico el placer íntimo de contemplar un atardecer, el vuelo de un ave desde una villa de emergencia?

Aún si te pensás pobre ¿no hay en la pobreza un estoicismo muchísimo más acorde a lo que creemos que un ser humano debe ser que en la aflicción por no conseguir determinado modelo de una marca cara de zapatillas? (sé que estoy argumentando mal y que suelen ser más fundamentales las zapatillas de marca para los muy pobres).
¿No creés que es mejor asegurarse un lugar en La Carencia como para soñar con acceder a Su Superación? El rico no puede soñar con superar su insatisfacción el día que pueda hacer cuatro comidas.

Sé que todo esto suena voluntarista, resignado y acomodaticio: ¿no te obligó tu amada vida a ser millones de veces voluntarista, resignado y acomodaticio?

Este fin de año, en el que te deseo que brindes con toda la felicidad del mundo por la paz mundial, lo vas a pasar por ejemplo en familia...¿no es una reunión que te obliga a ser voluntarista, resignado y acomodaticio?

Me despido con una cita de Arthur Koestler: 

"Las relaciones familiares pertenecen a un plano donde no rigen las normas corrientes del juicio y la conducta. Son un laberinto de tensiones, disputas y reconciliaciones,cuya lógica es autocontradictoria, cuya ética surge de una cómoda jungla y cuyos valores y criterios están distorsionados como el espacio curvo de un universo cerrado. Se trata de un universo saturado de recuerdos, pero son recuerdos de los que no se aprende nada; saturado de un pasado que no proporciona orientación para el futuro. En este universo, después de cada crisis y cada reconciliación, el tiempo comienza de nuevo y la historia siempre está en el año cero"

Macri no es quizá tu ideal del yo, pero ha venido a nosotros como un Superyó, ha venido a posicionarse con una ayudita de sus amigos corporativos, como alguien que te reeduca para que sepas que estos últimos doce años tu Ello te llevó por un camino irresponsable, falto de rigor y pletórico de déficit fiscal.

Podés admirar a la Virgen María como Madre de la Iglesia o a San Martín como Padre de la Patria o a Alfonsín como Padre de la Democracia. Inventale un parentesco, aunque sea lejano y político a Macri, hay que cooperar con lo inevitable, amar toda la vida tal como es y no como nos gustaría que fuera...amar a Macri como es y no como nos gustaría que FUERA MACRI

1 comentario:

  1. la puta que lo parió ganó macri!!!!!!!!!!!


    ahora me di realmente cuenta...


    siamo fuori de la copa...

    ResponderEliminar

la peor opinión es el silencio, salvo...