domingo

me involucraron en una discusión en twitter y confieso que me sentí arrobado

Este retrato lo pintó Van Gogh en agradecimiento al excelente diagnóstico de su médico, el Dr. Félix Rey, quien lo examinó después de su furor autodestructivo, palpó la bala alojada en el estómago pero le dijo que con líquido y reposo se le iba a pasar solo, que no era nada grave. Murió al día siguiente con la ironía de que mientras su médico con su diagnóstico abandonaba por completo el realismo, Van Gogh en este retrato retornó a un naturalismo del que había abjurado, cuando exageraba las nudosas manos de los campesinos comiendo papas para subrayar que las habían extraído de la tierra.

Esta imbricación entre la vida y la obra podría parecer una cuestión ociosa, desde el punto de vista de que "un buen verso pierde su escuela" como dijo Boileau. 

Cuando una obra trasciende los propósitos que se trazó su autor es cuando la consideramos más lograda, de manera que la autoridad del autor queda desautorizada. 
Pero no consagramos la misma atención a una frase si nos dicen que la dijo Wittgenstein que si la dijo Alejandro Fantino y esto rige tanto para el que prefiere saber qué dijo Wittgenstein como para el que no sabe quién es Wittgenstein pero sospecha que no le va a interesar saberlo tampoco, en cambio a Fantino lo sigue desde que relataba fútbol para Boca.
"El destino es la mayor de las autoconciencias" es una noción que no nos cae igual si nos dicen que fue Hegel el que la acuñó o si nos dicen que fue Nacho Viale al dejar a Pampita.
La famosa falacia de ataque ad hominem es una forma clasificada de razonamiento inválido en lógica porque es intensamente eficaz en la persuasión cotidiana.
Necesitamos saber si lo hizo Macri  o si lo había hecho Cristina para saber si nos parece bárbaro o pésimo.
 Yo he oído citar frases de libros del boom latinoamericano atribuidos al autor que eran expresiones idiomáticas.
Una rosa roja de tallo largo es hermosa, pero toda belleza artística por naturalista que sea no es obra de la Madre Natura ni de la Divinidad.
Nietzsche sentenció que el platonismo es cristianismo para el vulgo: quiso decir con ello que el concepto abstracto de que el verdadero mundo no es el material, efímero, sino el espiritual, eterno solo puede transmitirse sensiblemente, materialmente, concretamente a un público sentimental y poco aficionado a la reflexión con un ídolo de carne que le ponga el cuerpo. La idea suprasensible de Platón es un holograma insondable, Cristo sana y salva.
En tal sentido, los copistas que a su encargo imitaban el estilo del emperador, los pintores de la escuela de Rembrandt o los artistas de La Fábrica de Warhol validan la necesidad de que haya el nombre de un creador detrás de la belleza.
Enamorarse es parecido. Todo el amor del universo está cifrado en esta persona. Todo el pasado nos condujo a ella y calculamos amarla por el resto de la eternidad e incluso más. Dejamos de lado el realismo porque el realismo nos diría que esta persona es prácticamente igual a las demás no necesariamente para que la dejemos de amar, sino para que trascendamos al vulgo y elevados a platonismos amemos con amor de Romeo a toda la humanidad y no solo a Julieta.
Durante su evolución la pintura buscó bosquejar más y más verosimilitud, hasta que llegó la fotografía y obligó a una diferenciación.
Volvamos a Platón: su teoría del conocimiento nos dice que conocer es reconocer. No es algo que nos suceda, a no ser que el sueño nos traiga un deja vu, cuando aprendemos trigonometría. Nos sucede cuando vemos a una persona bella. Por supuesto sujeta al contexto histórico, al canon imperante:  Brad Pitt, elegido en un casting para oficiar de un Robert Redford joven no tendría lo que Arnold Hauser llama "plus estético" y Lacan "brillo fálico" para el ideal de belleza mesopotámico de los hipopótamos, sin ir más lejos.
Freud retoca esta idea : introyectamos al objeto de deseo como ideal del yo. No es que reconocemos belleza en Brad Pitt: lo deseamos, nos lo metemos adentro y después una vez ubicado como parámetro de perfección nos postramos de hinojos ante la divina adecuación de nuestro modelo y su apariencia.
Pasa con Van Gogh: inaceptable por incomprensible en su época hoy ya hasta cansa y aburre.
Schopenhauer decía cultivando el arte del pesimismo que la idea genial pasa de ser rechazada de plano por revolucionaria a rechazada de plano por trillada. 
Los problemas del enamorado, del arte, de la publicidad y del lenguaje verbal son los mismos. Volvamos a Nietzsche para examinar el aspecto gramatical: dice que seguimos diciendo que el sol sale por la mañana a pesar de que Copérnico y Galileo nos obligarían a decir que el sol se queda quietecito mientras giramos de manera tal que pareciera que es él quien se mueve. Pero cuando decimos que el sol sale por la mañana no caemos en tentación ptolomeica alguna, de la misma manera que no pensamos en algo marrón ni oloroso cuando decimos que estamos leyendo una mierda.
En tal sentido, al ser el uso del lenguaje una cristalización de metáforas no permanentemente readvertidas, ¿tiene sentido la corrección política?  En Francia una confitura llamada "cabecita de negro" debió ser retirada del mercado porque podía ser tomada como discriminación. Las feministas argentinas no consideran una invitación a la femimutilación a las galletitas "boca de dama". Decir "sorbete" es llamar la atención sobre el posible doble sentido de "pajita". El referente de la palabra "puta" difiere grandemente por lo fina que es en una expresión y lo cara a nuestros oídos si decimos "ni por puta sabía eso de Van Gogh y lo de que se separó Pampita", "puta madre se me volvió a caer sobre  el pantalón y ahora tengo que llevarlo a la tintorería", "ningún varón nace cliente de puta" y "te dice que no para que la sigas cortejando, en el fondo todas las mujeres son como el machismo las reputa".
En el teatro advertimos la divisoria de aguas entre los actores técnicos y los del método. La pretensión de mímesis aristotélica no se discute, lo que está en juego es el juego mismo o una vivencia en la que la representación está cargada de un monto afectivo. ¿Cuál es mi motivación? cuentan que le preguntó Barbara Stanwyck a Billy Wilder antes de decir sus líneas: -Los cinco millones de dólares que te pagamos.

Si bien la tecnología ya nos permite clonarnos, cierto romanticismo lo impide. Pregunté a casi un millón de personas si sabía decirme si nuestra aversión a la clonación era un resabio bíblico del "conocimiento prohibido" o un culto al aura insustituible de la personalidad única. Las respuestas fueron tan estereotipadas y similares que dejé de preguntarme cómo no hay clones.

La pregunta por la reproducción perfecta apunta al corazón de la selección natural. Todo lo nuevo que apareció y desapareció en materia de formas de vida se debe a errores en la transmisión del ácido desoxirribonucleico, lo cual preserva la majestad del error como respuesta a la pregunta por nuestro remanente irreplicable frente a los robots. Somos la mímesis malograda del chimpancé al que los aparatos de reproducción llamados "cámaras" pueden retratar y los aparatos de reproducción multiplican.
Un amigo encuentra normativo llamar al aparato de reproducción así: dice que el uso mayoritario es para el placer, que sería como llamar a un sacacorchos utensilio para pegarle por la cabeza al árbitro.

Darwin es el autor de una teoría ya vieja pero viejos son los tetrápodos: la teoría del evolucionismo, la teoría que deniega un telos, una voluntad, una meta preestablecida, un autor.

Psicológicamente necesitamos el creacionismo cuando nos enamoramos. Dios existe porque ¿cómo explicar de otra manera la adecuada distancia entre el sol y nuestro hogar?¡alguien tuvo que haber decidido para que sea tan perfecto y ni se derritan los polos ni muramos congelados! ¿cómo explicar que cada bebé que nace encuentra dispuesta a ayudarlo con un alimento preparado a una mujer que además no es cualquier mujer, sino su mismísima madre?
Voltaire se burla de la armonía preestablecida de Leibnitz: el Dr. Pangloss se congratula de que en su divina previsión Dios nos hizo tener narices para que podamos posar sobre ella los anteojos.
En las explicaciones del enamorado: ¡no solo el azul y el amarillo forman el verde, además el amarillo y el azul lo forman! se escinden como aspectos separados los que son en rigor indivorciables o se invierte causa y efecto: porque cometo este error soy notoriamente estúpido, digo no solo cometo este error, sino que además soy notoriamente estúpido, en realidad porque soy notoriamente estúpido caigo en la comisión investigadora de la comisión del error.

Hay mucha más tela para cortar si uno se va entusiasmando con estas vibrantes y excitantes constataciones. Cuando jugamos con un niño de cuatro años a decir "compré un pepino en la pepinería" y este nos sigue el juego con todo cuanto va viendo "compré un poste de luz en la postería de lucería" advertimos que lo maquinal no está reñido de lo creativo.

Expliqué a mi hijo el creacionismo mientras llevaba un perro Schnauzer mini en una mano y tres docenas de huevos en la otra: completamente insostenible

Incluso la fantasía sexual puede carecer de toda fantasía y podemos alumbrar un orgasmo solo con llevar a la práctica las tremendas ganas que nos da esa persona de ya mismo largar todo y ponernos a coser


Studies in the Psychology of Sex de Havellock Ellis
"During a visit which I once paid to a manufactory of military clothing, I witnessed the following scene. In the midst of the uniform sound produced by some thirty sewing machines, I suddenly heard one of the machines working with much more velocity than the others. I looked at the person who was working it, a brunette of 18 or 20. While she was automatically occupied with the trousers she was making on the machine, her face became animated, her mouth opened slightly, her nostrils dilated, her feet moved the pedals with constantly increasing rapidity. Soon I saw a convulsive look in her eyes, her eyelids were lowered, her faced [sic] turned pale and was thrown backward; hands and legs stopped and became extended; a suffocated cry, followed by a long sigh, was lost in the noise of the workroom. The girl remained motionless a few seconds, drew out her handkerchief to wipe away the pearls of sweat from her forehead, and, after casting a timid and ashamed glance at her companions, resumed her work.
As I was leaving, I heard another machine at another part of the room in accelerated movement. The forewoman smiled at me, and remarked that that was so frequent that it attracted no notice. "



En el marco de las prácticas cotidianas de los hábitos contemporáneos somos capaces de irnos de vacaciones y pagar el pasaje de avión por ejemplo a Río con tarjeta ¿ y a dónde queremos llegar con esto? A Brasil, seguramente...










































































































No hay comentarios.:

Publicar un comentario

la peor opinión es el silencio, salvo...