viernes

hoy tuve una alumna nueva que medio me intimidaba y entonces no pude ir al grano directamente: le hablé de la ruptura del Perito Moreno... como para romper el hielo...




Después de la decepcionante asociación que hizo mi hijo en el Museo Rivadavia entre la extinción de los dinosaurios y el matafuegos que había por seguridad junto a la exhibición  (¿se llama "extintor"?¿de verdad?¡por él se extinguieron! a los gritos haciéndome pasar papelones), trato de inculcarle algo del maravillamiento que produjo Giotto a sus contemporáneos, como Dante. 
Le explico que representar los cuerpos como volúmenes físicos rompe con la idea nada fisicalista que reinaba hasta entonces, les da una expresividad y una perspectiva casi en 3 d, además de que el fresco al secarse tan rápido requiere destreza, habilidad y velocidad y es a la superficie pictórica lo que el twitter a la expresividad sintáctica.
Me contesta que sin una buena táctica es difícil no caer cuando patinás en hielo-se ve que está obsesionado con este tema desde que lo han invitado a una pista.
Trato de adaptar mi vocabulario para que aprehenda la revolución que supuso, así que reformulo: Giotto desempermiabilizó en materia de membranas plásticas conceptuales el paraguas episcopal que tomaba etérea cada representación: su fluidez todavía nos interpela, si bien las fisuras y grietas, lo que Arnold Hauser llama las giotteras, ya no nos salpican de escándalo-escóndalo, sino que estamos empapados de su concreta armonía...
Me dice que algo de eso oyó, que el Gobierno que tiene pocos cuadros políticos organizó claroscuros programados que van desde Fra Angelico hasta afectar a la escuela de Rembrant. Insiste ahora con el tema escolar: -¡ya estoy en escolar! (SIC) ¡estoy en salita de cinco! me explica, no solo porque concurren a ella niños de cinco años de edad, sino porque son en total cinco niños.


Trato de comentarle lo que dice Spengler del Renacimiento: que en rigor eliminar el oscurantismo católico no nos liberó del racionalismo aristotélico no mucho más luminoso en sus deducciones inventivas. La fiebre helénica no da respuestas: aquí me interrumpe y me asegura que Helena puede tener fiebre por algo eruptivo, como el Etna, que es un volcán que entró en erupción y mató a Empédocles de Agrigento, lugar que está visitando en este momento su abuela, o una infección urinaria, pero en ese caso es al pédocles comprar el envase esterilizado porque la muestra se me va a infectar sin exageraciones dieciocho de cada diecinueve veces y Dios me libre de los alergistas, para eso mejor, mirá lo que te digo, la homeopatía.

Lo interrumpo: quiero hacerle llamar su atención por lo que era hasta Giotto el arte bizantino

-Vi a Santino, sí-me confirma-es su amigo de la quinta de Beethoven a la que asiste en mi insistencia por lograr una formación elevada en la criatura: tiene once años y por eso Ezequiel considera ante cada pregunta sin respuesta que ésa es la trama etaria en la cual lo sabrá todo. Mientras tanto no lo sabe todo pero sí se expresa con mucha propiedad, si bien en relación a bienes inmuebles emplea "rascanubes" por "rascacielos": -empleo intruso palabras de adultos- se ufana, mientras se ufana de Farmacity un Batón.

Retomo: para Nietzsche el cristianismo es platonismo para el vulgo pero parafraseándolo podríamos decir que el aristotelismo es vulgaridad para la ciencia cristiana, lo que pasa es que el Renacimiento trasciende la cultura grecolatina porque siempre recordamos no solo desde el presente, sino para y con el presente, secula, seculorum para decirlo mal y pronto. ¿Es la Casa Blanca un magnífico homenaje a la arquitectura de Atenas? ¡no lo creo! si bien Newton descubrió que el blanco es el color que los contiene a todos y EEUU pretende que la población blanca sea la que contenga los necesarios contingentes latinos y afroamericanos, asiáticos y de otras etnias, en Grecia los monumentos en las grandes capitales eran coloridos, el tiempo los despintó y la memoria idealizó ese blanqueo de capitales...

Me dice que la Florencia de los Médici también está idealizada, que si el realismo de Giotto era cuestionado, te tiraban al Arno, de donde proviene la famosa expresión "estoy en el arno".

Más adelante al investigar la anatomía con cadáveres pese a la oposición de la Iglesia, Leonardo trazaría la pincelada final contra el imperio de lo antiempírico. Los frailes que se negaban a saldar su deuda con la necesidad de la época consideraron a Da Vinci un buitre por estas prácticas y lo sindicaron a la demonizada "K roña".

Giotto al ser un héroe de Bocaccio en el film 3 d filmado por un titánico talento que no es el de Cameron musicaliza la célebre "A eia le gusta la Zauberflöte, dale más Zauberflöte" en la que se muestra a la heroína de "Medea" exigiendo "quiero que me dea el vuelto y io me daré la media vuelta".

trato de meterle algo de cultura y de tenerlo informado pero solo le preocupa que la muerte de Aldo Ferrero Rocher no aumente el precio de los huevos con una monja encarcelada (sor presa).

Los milagros del naturalismo inspiran a Ezequiel una canción versada que me enorgullece al fin: "Mirá Baja Edad Media, sacale una foto, te vas para tu casa con el culo Giotto..."


voy a la verdulería de a la vuelta y el verdulero me saluda muy meloso: 
-¡Hola, bombón, hace mucho que no te me dabas una vuelta por acá! ¿qué te puedo dar?
Yo tiemblo: mi mujer me encargó zanahorias, pero empiezo por algo que espero me libre de acosos: las manzanas
-Tengo de 20, de 25 y de 30
-De 30-le digo
-Para uno, lo mejor-comenta
la lista de verduras y frutas que compro merecen su invariable comentario galante, de pronto advierte mi anillo y me pregunta si hace mucho me comprometí. Le digo que sí y me dice que se alegra por mí de corazón, que sabía que si me dejaba suelto, me iban a atrapar muy rápido.
Comento al regreso este episodio a Verónica que no para de reírse y de asegurar que ahora vamos a tener garantizadas las legumbres y las hortalizas que tanto necesitábamos. Se ríe porque yo volví a ir después de que hace meses le conté que este verdulero parecía notoriamente encariñado con mi modestísima persona. Le aclaro que volví por la calidad de la verdura y se ríe a carcajadas, se acuerda de un chiste de un oso que en la última sodomización al cazador nuevamente sorprendido a sus espaldas le susurra "a vos en el fondo te gusta, por eso venís". Le pido respeto por el menoscabo a mi virilidad heterosexual herida y me da dos respuestas: que vaya con el verdulero si quiero que alguien me trate con más dulzura que ella y que es ella quien está padeciendo el hecho de que su pareja parezca gay, incluso cuando muestra su anillo de casado: un gay que se ha avenido al matrimonio igualitario.
Lo peor del caso es que no creo que en el fondo el verdulero me quiera. Cobra carísimo y aprovecha su identidad sexual para mantenerme distanciado de la idea de confrontar calurosamente nada: -estas batatas están 40 pesos el kilo, pero ¡qué batata! decime, pichón, si no hay algo que se le compare a una buena batata al horno...
Mientras dice eso yo trato de imaginar a qué degeneración podría estar aludiendo.


no llegué a acostumbrarme a que hasta para venderme un curso de alemán traten de vendérmelo con un culo que el ingenio publicitario descubre que puede hacer el culo hasta con los pies!

ayer en la segunda clase mi alumna muy ansiosamente me dijo si tocando "The Pink Panther Theme" ya estaba cerca de sonar como el compositor, Henry Mancini...yo estoy a favor, especialmente con alumnas, de la horizontalidad y de la demagogia, de llamar "reunión" a la clase y "compañera" a la alumna, de contestar las preguntas y mostrarse alentadoramente inseguro al concluír "¿te contesté?".
de todas maneras tuve que decirle la verdad: -te acercás en cierto sentido a un cover hecho por Mick Jagger, ya que en esos momentos todavía al nivel de Henry Mancini no llegás pero sí al de Raquel Mancini


-¡No lo toledo!-me gritó Ezequiel cuando quise contarle cómo El Greco, que ciertamente de su Creta natal se fue a Toledo, adaptaba la anatomía realista a su propio ideal de belleza.
Que es lo que hacemos al enamorarnos. Si bien es cierto que ansiamos una unión total con la persona amada, no menos cierto es que no ansiamos una unión con el total de la persona amada. Eso explica que Byron cuando fue a Milan y pidiera ver la correspondencia de Lucrecia Borgia con Pietro Bembo le robara de una de sus cartas un mechón de cabello

para su deleite, un deleite fetichista pero nada absurdo, sabiendo ahora que en cada hebra de cabello reside la totalidad del ADN...Madame de Stäel decía que el amor nunca muere de hambre, siempre de gula. Enamorarnos nos vuelve artistas: esculpimos sobre la base de la otra persona que sería como una especie de bloque de mármol, el ideal de belleza, de interlocución espontánea labrada con las citas de nuestros más amados autores...mientras nos va entrando esa otra persona y alterando los parámetros: rediseñando nuestro cincel mientras esculpimos...la fascinación de cada individuo estando en contacto físico con otros por trascender esa circunstancia y conectarse en cambio con otra persona semiausente vía whatsapp demostraría esto que es universal y ahistórico y que no se ve alterado por la tecnología, sino confirmado...

                                                                        ¡rosarinos! ¡teléfono!






me gustan los hombres de al menos más de un brazo


Acusan a Karina Jelinek de "hacer trampa"
después de que respondiera "no sé cómo inventan que salgo con una figura del ámbito de la política que no voy a nombrar pero que es mentira porque los mancos me hacen vomitar" sugieren que su brillantez tiene una explicación farmacológica...

Miro con Helena "Los Borgias" como para que pueda situarse mágicamente en otra época. 
Me grita que la frase ¿de paludismo?¿mi moro murió por un mosquito? es un flagrante anacronismo, porque mucho después se supo que era el mosquito el que tansmitía la enfermedad.
Le pido que se tranquilice y se entregue a la historia, que hay muchos famosos anacronismos en Shakespeare: Hamlet, príncipe de Dinamarca en el siglo X nombra a la universidad de Wittenberg, fundada a comienzos delsiglo XVI. El tío de Hamlet nombra un cañón: las armas de fuego datan del siglo XIV. En "Julio César" se oyen campanadas de un reloj. En "Lear" se mencionan anteojos, que empezarían a usarse en el siglo XV. En "La tempestad" el duque Próspero zarpa de Milán-que no tiene salida al mar, y en "Cuento de invierno" un barco atraca en Bohemia, que tampoco tiene mar. No recuerdo el barco que acababa de hundirse en tiempos de Shakespeare y que no tiene empacho en nombrar en otra obra situada mucho antes...eso no importa: lo esencial es mantener el paradigma moral de la época. Desdémona llama "moro" a Othello, no "mi afroamericano" y eso es lo importante, mucho más que el hecho de que la prueba ocular que Iago consigue, el pañuelo, no se usara en esa época en Venecia, porque se limpiaban con las mangas de la camisa.
También hablan en inglés, no en arameo como en el intento de Mel Gibson de trasladar en un mal entendido realismo la verosimilitud.
Helena entonces me señala que la conducta de los personajes parece regida por el "american way of life": Lucrecia ansía casarse alguna vez "por amor" y el Papa Borgia se deprime porque no se le para.
Discutimos.
Le digo a Helena que el propio "Fausto" es porque no se le para, que hay una corriente de pensamiento que parece orgullosísima de estar deprimida porque no se le para y carece del vigor para recordar que siempre existió esa depresión. En una cátedra de psicología de la UBA me explicaron que el mandato social de vivir erotizados hizo que en esta época fuera una necesidad el Viagra.
El Papa Borgia no consideraría agradecible esa pastilla azul.
Quería que mi hija tenga una buena formación cultural y comprenda cómo se envenenaban en esa época los unos a otros, pero no hay caso

 ¡termino con un veneno!

De Giotto se dijo que tradujo la pintura del griego al latín, un tipo de sinestesia que me recuerda el viejo chiste de que Beethoven era tan sordo que se creía pintor y el de Billy Wilder: ¡tengo el oído de Van Gogh para la música!

voy caminando con mi schnauzer, que se llama Romeo y es un macho Alfa pero no va en Alfa Romeo y escucho que gritan "Beppo!!"
Otro Schnauzer viene a jugarle y a olfatearlo y la dueña me dice que se llama Beppo (el can, no ella)
-Como el gato de Borges-le acoto
-¡Sos la primera persona que me lo dice!-me dice haciéndome sentir halagado en mi vanidad...¿quién será la dueña? me pregunto ¡por lo menos profesora de literatura!: voy a hacer gala de mi erudición, me digo:
-Fanny, la empleada doméstica de Borges lo llamó Pepo y Borges, para no tener ese nombre vulgar, lo rebautizó como Beppo, por el personaje de Stevenson
-Ni idea-me dice: yo le puse Beppo porque tenía cara de Beppo y googleando me enteré de que Borges tenía un gato que también se llamaba como Beppo, Beppo


en numerosos libros en los que se estudia la felicidad, veo que se celebra el acto altruista como un modo de ser feliz, más allá de los placeres inmediatos
¿cómo conciliaríamos esto con la moral argentina que celebra el robo como una destreza comparable al arte de los arqueros nipones zen?
oigo decir que los jazmines más fragantes son siempre los robados, que los besos que más se disfrutan son los robados...¿un neurofisiólogo ahí?





Suelo jugar al ajedrez con otro humano (lo aclaro en el trágico día en que hasta en el Go nos supera un software) en el bar "Varela-Varelita".
Es algo que me distrae de lo mundano y pedestre de algunas realidades cotidianas...Hoy leí una noticia que me entristeció un poquitito, el diario granito de arena con el que uno se siente medio en un desierto político y no sabe cuánto hay de cierto...pero no me dejé amilanar y dije a mi contrincante, sin advertir que no puedo ya sustraerme lo suficiente, que nos encontrábamos en el Bar Videla-Vidalita...: http://www.notienred.com/politica-sobrino-videla.html
Cal Laurent Impecable... Jaque mate...
Lucre Leguizamon Superbia Y el sobrino de videla que delito cometio?
Martín Brauer Lucre, querida: a diferencia de los últimos parientes de Hitler que decidieron no tener hijos para no perpetuar el apellido y creyendo esto se mostraban hitlerianos al creer que el racismo se lleva en la sangre, el sobrino de Videla reivindicó la dictadura

una parte que se lee a prisa de "El crítico como artista" es aquella en la que el protagonista dice que va a escribir acerca de la indignación moral...
ahora vemos por una foto al celular de Diego Bossio, su justa indignación moral, no porque lo sobornen, sino porque es un menosprecio muy poco digno a su integridad, el monto

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

la peor opinión es el silencio, salvo...