miércoles

-Anchorena- dije-queda pasando la Quinta Avenida... (reconozco que estuve un poco desubicado)

Como alguna de ustedes puede que sepan, dicto un curso de humor en el Centro Cultural Rojas, que se llama
"Técnicas para hacer la vida más llevadera y relajada para mujeres oprimidas por el estress que conlleva mantener sus cuerpazos". 

Como me habían regalado el libro "Gente tóxica" y como tengo que viajar mucho ahora en transporte público, se me ocurrió que sería gracioso unir ambas cosas para reducir al absurdo el tipo de categorías esencialistas del libro de autoayuda. Pensé que toda la victimización de las lectoras se vería ridiculizada si se consideran mártires estoicas incluso durante los breves minutos de un viaje en subte o colectivo. Para mi sorpresa, las cuatro hermosas alumnas escribieron entusiasmadas
y con un furor por denunciar en serio a la muy molesta gente tóxica de los transportes públicos. Como la base de lo que enseño es que nos apartemos del objetivo inicial, de algún modo las alumnas cumplieron con creces con la tarea y todos nos sentimos, al leerlos, de alguna manera transportados...

amores pasajeros y transportes amorosos: el colectivo de trabajo no quiere bondi Gente tóxica en el colectivo (por Lorena)

1- Cuando estás sentado y el que está parado te arrima el bolso o cartera, encima tuyo, no sé si es de pelotudo o de bronca xq vos estás sentado y te quiere incomodar el viaje.

2- Cuando quien está sentado al lado tuyo, relojea tu celular, diario, revista, o lo que sacás del bolso, o lo que sea que hagas, odio a quienes hacemos eso!!.

3- Cuando el Chofer va a 2km x hora y se para en el semáforo en verde, esperando que cambie a rojo, xq está adelantado, y a mí q me importa, yo voy demorada hijo d putaaa!!!

4- Cuando el Chofer dice "Vamos!!, rápido, subiendo que me voy", hijo de puta!!, estamos hace 40' esperando en la parada y ahora el apurado sos vos?!!!

5- Cuando el pendejito (o no tan pendejito), pone el celu a todo volumen con su música y la canta, Ayy qué ganas d revolearle el celu x la ventana!!! (Violencia Cero).

6- Cuando hay borrachines zarpados y t los tenés que "Fumar" (xq ellos ya vienen "fumaditos'), toooodo el viaje x sus pelotudeces y rogar q no se metan c vos!!!.


7- El que amaga que va a bajar, desde q te subis al Bondi en Unicenter y se baja una parada antes que vos (en Liniers), el muy cornudo!!!.



Gente tóxica en el subte (por Natalie)

 Venía pensando en cómo me gusta decirle a quien me molesta con algo, que vaya a introducir el objeto de molestia a donde no brilla el sol. Y saben a donde es que no brilla el sol? Nunca?  No me refiero a lugares recónditos de la fisionomía humana… El sol, donde no brilla jamás es en el subte a. Nunca.
Todos los días, yo junto a miles de personas que se rehúsan a envejecer en la lentitud de un viaje al microcentro en horas pico, nos vemos obligadas a descender a las profundidades de la tierra para ser transportados a nuestros trabajos y lugares de estudio en lo que pareciera ser una guerra móvil, con bandos que van mutando de estación en estación
De un lado: están los pasajeros abordados. Aquellos suertudos que por vivir mas lejos, lograron incorporarse antes a la batalla. Su monarquía absoluta viaja sentada, mientras que el resto de los mortales resiste paradito bien firme las calamidades de este enfrentamiento: codazos, empujones, insultos, avalanchas y olores horribles de otros soldados.
Del otro lado, están los pasajeros por abordar. Temibles seres, que a simple vista parecen corderitos pero apenas se acerca el tren sacan el monstruo que tienen adentro. Ejército de personas apuradas que desafían diariamente a las leyes de la física, demostrando que un espacio lleno, es un espacio lleno hasta que llegaron ellos.
Se abren las puertas. Miradas de tensión. Charla silenciosa que dice mas o menos
Jodeme que vas a entrar.
Ni loco espero al próximo. Correte o te corro
Me tocas y te surto!
¡Pedazo de pelotudo mira como te vas a correr!
Y se corta el silencio al primer paso. Empujones. Avalancha. Dieciocho personas por metro cuadrado donde ya había quince. Divino. "Flaco a donde vas?!" "Ahhhhhh mi brazooo" "forro no ves que viajó con un nene de 3 años" "un asiento para la señora por favor" "dejen de empujaaaaaar".
Y así.
Hasta que una voz dice "por favor aléjense de las puertas". Y los dos bandos quedan redefinidos una vez más. Hasta que llega a once y el bando "pasajeros abordados" es aplastado sin piedad, sin concesión de gracia alguna, por el enemigo. Numeroso e inescrupuloso. Guerra pérdida.
Cuando parecía que habíamos llegado al fondo de la humanidad la situación se pone aún peor.  La misma Voz que modera la duración de cada enfrentamiento anuncia que "debido a fallas técnicas y/o motivos gremiales se suspende el servicio".
Y colorín colorado ahora todos somos del mismo bando y queremos romper ese tren y los quince que vienen atrás.
Los señores que trabajan cargando sube vivieron felices, y comieron sándwich de Chori el  resto de sus días.  



GENTE TóXICA EN EL COLECTIVO (por Raquel)

Viajar en colectivo es fácil. Subís, pasas la Sube, si tenes suerte te sentas y si no, caminás tranqui los pocos metros que te separan de la puerta trasera, te agarras de un pasamano, mirás con cara de póker por la ventanilla y te bajás cuando llegas a destino.
Eso, en la tierra de Teoría. En cambio en la tierra de Práctica te das cuenta apenas subís que al parecer por lo menos 158 personas tuvieron ese día las mismas necesidades que vos, el mismo horario, el mismo destino y decidieron todos ellos subir al mismo bondi. Es decir: al tuyo.
Entonces no viajas sentado, pero sos alto peatón y te la sabes todas. Sorteas a un grupo de cuatro viejas, dos mamis, tres nenes, dos obreros, un oficinista, siete adolescentes, nueve secretarias y dos flacos con rastas de medio metro de diámetro para encarar al fondo en donde seguro ‘’hay más lugar y alguien se va a bajar’’. Descartás a los que están muy dormidos y a los enfrascados leyendo, para elegir a la minita que revuelve la cartera (seguro que está buscando las llaves así que se está por bajar’’) o al flaquito que cogotea todo el tiempo por la ventanilla mirando los nombres de las calles y las alturas (‘’éste está por llegar’’).
Cuando pasan aproximadamente cuarenta minutos te das cuenta que la minita que revolvió la cartera todo el viaje solo buscaba los auriculares y el flaquito que mira por la ventanilla con actitud de inminente abandono del colectivo simplemente esta perdido y así seguirá, atornillado al asiento hasta la terminal. Mientras tanto detrás tuyo se levantaron los durmientes y los lectores, dejando sus asientos a las viejas, a las mamis, a los rastas, al oficinista y a los adolescentes.
Se quedaron parados los obreros y vos, porque claro, son del grupo que nace para perder.
Mientras tanto el colectivo, mágicamente, se sigue llenando.
Tratas de entretenerte contando a los que usan celular: no tiene sentido porque todos están con el celu. Y ahí caes en la cuenta que viajan los pasajeros visibles y también los invisibles: porque antes compartías trayecto con gente anónima, y ahora sabes que la gordita que esta atrás tuyo se llama Graciela y el Cacho la está esperando en la parada. Sabes que la vieja con el pelo teñido de azul se llama Normita y le avisó a la sobrina que se va al bingo con Gladys. El oficinista sentado se llama ‘’papá’’ y la llamó a su adolescente y monosilábica hija para que saque del freezer el pollo. Los que no hablan están con wasap y los pulgares vuelan sobre los tecladitos. También está el gordo que tenés adherido a la derecha, que va por el nivel 87523 del Candy Crush. Los adolescentes escuchan música, con la mirada perdida en un horizonte imaginario, como los hermanos retardados de la gallina degollada.
Y todos ellos, toditos, suponen que por estar hablando, escribiendo mensajes, leyendo mensajes, jugando o escuchando música tienen derecho a no moverse, a no verte, a no oírte.
Y vos, que ya necesitas bajar, resulta que para poder acercarte a la puerta tenes que lidiar con Graciela, con el Cacho, con Gladys, con Normita, con papá, con la hijita que no sabe cuál es el paquete del pollo, con los adolescentes que no te ven ni te oyen, con el gordo que esta por pasar de nivel en el Candy y jamás movería un centímetro de culo por vos.
Y claro, sos el mala onda que trata mal a la gente porque gritaste en lugar de pedir permiso (¡por favor! Yo te pedí permiso flaca y no me escuchaste) y además de ser un mal educando sos un nabo porque te bajas cinco cuadras después.
¿Y todo porque? Porque vos también estabas boludeando con el celu.




MANUAL DE GENTE TÓXICA EN EL BONDI
(por Martina)
En vistas de mi incapacidad para manejar (nunca aprendí por un terror injustificado a los accidentes de tránsito) usualmente tomo el transporte público, más precisamente el 39, el 106 y el 60, para ir de mi casa a la facultad, de la facultad a lo de mi madre, de lo de mi madre a mi casa, etcétera. Sólo algunos días a la semana varían mis recorridos ergo, los bondis en los que viajo, por algún trabajo práctico molesto en grupo o algún que otro trámite que no puedo patear.
En aquellos frecuentes viajes, pude observar con atención la gente reverendamente hija de puta que existe en el bondi. Gente que no sabe comportarse, que no tiene códigos, que lenta y pacientemente, con mucho empeño y decisión, sabe perfectamente cómo sacar al demonio que hay dentro tuyo, y lo alimenta todo el viaje hasta el punto de obligarte a preguntarte a vos mismo si todos los presentes lo estarán notando o si serás un neurótico incapaz de vivir en sociedad.
Enumeraré la gente tóxica a evitar (si es que es posible) en el bondi:
1.El chofer: “todos los choferes de bondi son cornudos” reza el dicho popular. Yo les juro, no me animaría a hacer semejante generalización absurda y cruel si no fuera por la cantidad de choferes forros que me he cruzado. Es cierto que deben soportar que la gente no los salude, que algún boludo diariamente quiera pasarse de vivo y entrar por la puerta del medio para no pagar boleto, etcétera. Pero carajo, eso no le da derecho, señor, a humillarme ante los transeúntes cuando me ve corriendo el bondi como una boluda (y encima soy chueca al correr) y decide no tener la buena fe de esperarme un toque. Esas cosas, hombre, entre otras (como gritar ‘¿se pueden correr para atrás?’ con un tono amenazador que me provoca miedo a que me obliguen a bajar) lo convierten en un cornudo eterno.
2.El que se para en la puerta de salida cuando hay lugar: tocas el timbre para bajar en tu respectiva parada, y está este boludo alegre en el medio. Pensas que va a bajarse así que esperas, pero no lo hace y el bondi (manejado por un chofer cruel) abre y cierra la puerta en cuestión de 4 segundos sin darte la oportunidad de volver a tocar el timbre. En los últimos viajes he desarrollado la costumbre de preguntar siempre ‘¿bajas?’ para que el boludo sepa que tiene que correrse. Pero siempre tiene auriculares, y al sacárselos te mira con cara de ojete como diciendo ‘¿por qué me hablas si ves que tengo auriculares?’ sí papi, en una situación normal tendrías razón, pero estas en el medio de la puerta de salida, llamate al silencio.
3.El flaco de la mochila gigante: el bondi está explotado y anda este salame con una mochila gigante colgada, caminando re pancho por todos los rincones. Cuanto más sereno y fácil harías el viaje si te sacaras la mochila y la llevaras en la mano, capo.
4.El que amaga a bajarse continuamente: Otra vez es hora pico, volves reventado del laburo o de la facu con muchas ganas de sentarte y olvidarte de este sistema horrible en el que estás inmerso. Esperas el asiento como todo ciudadano, mentalmente le apostaste a que la señora del segundo asiento al lado de la ventana se iba a levantar, así que vas a pararte al lado a esperar dicho momento. Saca las llaves, ¡sabes que el momento llegó! Por fin vas a apoyar las nalgas y relajarte en el asiento. Pero te quedas esperando, porque la señora no se baja. Luego de 10 minutos guarda el celular. ¡Ahora sí! Se va a bajar, esta tiene que ser su parada, además se está acomodando la ropa, ya podes sentir tu cuerpo blando sobre el asiento, tu espalda contracturada apoyada en ese reluciente respaldo rojo. Pero una vez más, la señora amagó a irse y tenes que guardar tu cara de poker y tu instinto asesino porque te perdiste dos asientos en la última fila por apostarle a esta guacha que se resiste a bajar.
5.La que se pelea con el chofer: Son las 8 30 AM y esta vieja (porque este personaje está usualmente encarnado por viejas) tiene la energía suficiente como para cagarse a puteadas con el chofer. Señora, son las ocho y media y es Lunes, baje 3 cambios y no nos haga empezar como el orto la semana.
6.El que no ofrece pagarle al que se quedó sin saldo en la SUBE: Tengo la teoría de que la gente que no ofrece su SUBE al verte sin saldo, no viaja en bondi jamás. Esta es una actitud tan pero tan sin códigos, que al presenciarla habría que ajusticiar al forro: “Che pedazo de ratón inescrupuloso, no pensas ofrecer 6, 25 de los 150 mangos que tenes de saldo para que a la pobre piba no la baje el forro del chofer?”



ahora vamos al resumen más serio no sin recomendar la última de Woody, que tiene sobriedad de sobra.
Renuncia a la comicidad para favorecer que fluya el glamour en un homenaje visual al gran cine idealizado paradójicamente con la historia más chiquita y sencilla. Si en "You will meet a tall dark stranger" la insatisfacción del deseo amoroso se mostraba como perpetua e insoluble, aquí se avanza solo hasta la mitad del problema porque el viejo exhibicionismo de ingenio pasó a ser la cortesía de no importunar el decurso de una narración acerca de las conveniencias y la intimidad. Todo está imbuido de somnoliencia y jazz, los personajes están bien diferenciados, la ansiedad del guionista se ha serenado, las preguntas esenciales aparecen en sordina, esta nueva actriz preciosa sacada de la cantera del casting está más bella de lo que la van a filmar nunca
y en definitiva, es una pena que aquellos a quienes les han educado el gusto tengan que esperar a que Woody Allen, con todo lo prolífico que es, saque una nueva película. Para quienes tenemos el gusto educado para el refinamiento, Woody Allen es todo nuestro Francella y Natalia Oreiro y envidiamos muchísimo a quienes tienen 20 o 30 placeres estéticos al año, es como una enfermedad esta limitación... 
                        -yo voy a ser como Carlitos Tévez pero sin fracturar a los rivales... 








El pelotero de wendys kentucky fried chicken es gigantesco, laberíntico y oculto a la vista                         
 Varios niños se pierden                         
Salen por un lugar donde los padres no los esperan                         
Después de haberlos perdido de vista en los tubos altisimos                         
 El pÚblico de este pollo frito es dominicano o peruano                         
 Gustan del pollo hecho frito con pan rallado como se hace en su patria                         
Observando la cantidad de patas de supuesto pollo que vienen en cada balde                         
Y la cantidad de peruanitos extraviados...


una de las cosas que tienen que entender mis alumnos es que nada excepto la sanción social del momento define si algo es ridículo y desproporcionado o lo más normal del planeta (o de los planetas, ahora que vamos a colonizar Marte)

ejemplo:-Vi una carnicería de nombre absurdo, "la vaca roja", jajajaja
-yo siempre compro ahí, son una cadena, tienen excelente carne
-claro, claro, son muy buenas...

indicar al público que uno se dispone a bromear es siempre el alivio antes del alivio: es el anticipo gozoso del deleite del remate y muchísimas veces la creación de un remate cien veces mejor...por eso no importa tanto que un chiste sea excelente, sino que sea un excelente momento para contarle a la persona un chiste por pésimo que sea...para ilustrar que no es necesaria la agudeza de mayor vuelo, vimos meros sinsentidos que a los niños hacen aullar de risa y se construyen con la mera recombinación (hacer caca desde la oreja)
parafrasear frases hechas (no es ni fanta Tónica ni vino dulce, por "ni chicha ni limonada") es un ejercicio de pensamiento crítico allí donde se automatizaba todo-

es un lindo ejercicio de reacomodamiento emocional tomar la frase que con solemnidad nos tocó decir u oír en la semana y colocarla en un contexto en el que no va...por ejemplo "esto que escribió Martin Gardner en "Izquierda y derecha en el cosmos" acerca de que la belleza del cuerpo humano se basa en la simetría es una reverenda pelotudez"
-Ya lo sé, pero pasa que cuando lo escribió se acababa de separar...
(¿se entiende?¡nadie publica un libro que sabe que es de mierda porque lo escribió cuando estaba pasando un mal momento!)
                                   siempre me parecieron hermosos tus hijos, pero  estoy maravillado de que hayan triunfado de tan chiquitos en pornografía infantil...


en el ensayo "Haga patria mate un ladrón" (tapa de la revista "Noticias") descubro un error (un "hubieran" que debió ser "habrían")...recuerdo las clases de Beatriz Sarlo en la que muy purista nos decía que no podíamos seguir estudiando Letras si no teníamos un manual de retórica, etc. etc.
y recuerdo una frase Borges para exaltar a Almafuerte ¿o era a Sarmiento?: "cualquier maestra de grado podría corregir su ortografía, ninguna podría producir sus potentes páginas". Y estoy tentado de invertir el concepto: Sarlo (en algunas de sus muchas actividades, no por supuesto en las que la convirtieron en nuestra referente, o por lo menos para el pronombre relativo de esta sentencia ella es su referente) hace opinología que cualquier maestra de grado haría. Me estremezco: hasta ahora de ella siempre se podía decir "toda la nota es una chotada, pero sin una sola errata"


 Me gustarÍa proponer una consigna a los alumnos de humor que diga que pongan algo groseramente apellidos refutatorios                         
La directora del centro de defensa de la mujer cosificada se llama increiblemente Yesica Ponemelaenlaboca                         
Que increible que con ese apellido haya terminado...                         
Conoces mÁs ejemplos?                         
Cesar Carman fue director del Automovil Club Argentino                         
Me avisan de un Psicologo que se llama J. Locastro

 Sería divertido un personaje judío que  todo el tiempo diga                         
 -Sí, las ventas cayeron una barbaridad, pero cambiemos de tema                         hablemos de algo agradable                         Hablemos del Holocausto

Tengo un quince  
a tu edad   ?
en farmacity con Galicia

Voy a comprarme un buen aire porque no soporto el calor  voy a hacerme traer uno del seguramente mejor lugar para es, de Buenos Aires

Azúcar de mis ojos: Según los últimos avances en cardiología no eran las grasas sino los azúcares los responsables de las arterias que colapsan  osea que es más sano llamarnos, por abominable que suene,  "grasa de mis ojos"



La clase del miércoles comenzó con un chiste judío    anuncié que llegaba demorado por haber pinchado la bici y Natalie por idishe mame se preocupo por si me había lastimado, porque me vio caminando lastimosamente. Pero yo arrastraba mis pies maldiciendo que el costo del arreglo lo iba a tener que pagar mas caro q en la bicicletería de mi barrio   Daniel no solo estaba enojado conmigo, sino que ademas creyó que todos los demás también y que yo sabía por qué. El problema fue por una letra de diferencia, creyó que estaba ensañando en lugar de enseñando  Su iracundia protectora tomó también por sorpresa a su protegida que aprovechó para plantear por qué si hay permiso para todas las incorrecciones se le reprochaba el estereotipo de que los honorables y distinguidos caballeros en situación de trabajar en el subte no sean salmónicamente representados comiendo salmón  Hablamos de correccion política como obstaculo del humor que siempre encierra una crítica  Si un chiste es lo suficientemente bueno puede trascender incluso susceptibilidades heridas concluimos   Como judío tengo derecho a llamar "judío de m..." a otro pero cabe preguntarse y especular si me asiste o no el derecho a llamar "pene corto" a otro. Seria una predicción autocumplida llamar "grosero" a alguien porque al momento de enrostrar el epíteto me convierto en uno. 
Raquel nos deleitó resituando el escrito indignado de Lorena, brillante (por su ausencia) en una cita. Contamos el chiste de que para conocerse hay que hablar primero de algo grato y trivial por ejemplo comida, después profundizar un poquito, saber cómo está integrada la familia y por último, ya en confianza, indagar por valores profundos para saber si hay afinidades íntimas, hablar de filosofía. El muchacho anota: "comida, familia, filosofía". 
Ve a la chica y le pregunta: -¿te gusta el pescado?
La chica: -No
el muchacho: -¿Tenés hermano?
La chica: -No
el muchacho jugándose ahora su última bala para hablar de filosofía: -si tuvieras un hermano...¿pensás que le gustaría el pescado?



 Ilustramos la prevalencia del ingenio por sobre la ideología (suponiendo que usted tenga simpatía por la Revolución Cubana)
  con el de Fidel Castro en el Cielo. Llega pero San Pedro le dice que no figura en el sistema. Lo conducen al infierno donde alega haberse olvidado las maletas. El diablo manda a dos diablitos a buscárselas. Es la hora de la siesta del sueño de los justos y como nadie roba, hay rejas fáciles de trepar. Los diablitos por traviesos deciden subirlas en lugar de despertar a los ángeles para que les abran la puerta. pero un ángel está despierto y le dice al otro: -¡¡no te la puedo creer!! No hace ni cinco minutos murió Fidel y ya tenemos refugiados...
Que Paul Celan haya renegado de Todesfuge  y la haya excluido de sus obras completas es comoque Miguel Ángel abjure de la Capilla Sixtina
Hablamos de tomar como formato frases definitivas y únicas. El título de una revista de Psicología "Los ciegos ¿"ven" a través del oído?" (los curas ¿garchan a través de la castidad?)
todo lo cerrado abrirlo y continuarlo...la frase "me leíste la mente" ¿por qué limitarla a la mente? ¡¡vos me decís eso porque me querés coger!! 
-ay, sí, es verdad, me leíste la poronga...
(que inesperadamente nos reenvía a "Recopa": -fui a mear y al lado un negro tenía una cosa que no sé si es priapismo o normal, unas proporciones descomunales y un tatuaje en la verga que dice "Recopa"
-lo conozco bien, nos acostamos, en realidad dice "Recuerdo de Constantinopla") 


Hablamos de la definición de "amigo", que propuso Eduardo Galeano ("amigo es quien te critica de frente y te elogia a tus espaldas") 



 amiga es quien elogia y toquetea tus espaldas

¿no sería mucho más ideal quien dice lo mismo de vos estando vos presente o no?. Hablamos de las verdaderas ventajas que ofrece sinceramente la hipocresía. La ironía de que pretender con secreta ironía coincidir con el interlocutor puede derivar dada nuestra característica efusividad querendona en auténtico aprecio. La reducción al absurdo seria Romeo antes de envenenarse haciéndole un guiño al público como diciendo: "La boluda de Julieta se creyo que la amo". Natalie nos deleito con la semblanza de nuestra corrupción protagonizada por un candoroso canadiense que cree que le piden flores ("violetas"),       cuando solicitan la coima.                         


Leímos sobre Discepolín -pese a que el alumnado se declaró rockero y no dispuesto a dar el cruce del Rubicón de Adriana Varela-y contamos lo de la biblia junto al calefón usada como papel higiénico, dada la suavidad del papel.          Empezamos a leer The importance of being Earnest            donde aprovechamos de aplicar la técnica de la sustitución diciendo "San Antonio de Areco", en lugar de "Shropshire"                         
Llamamos la atención sobre una disparatada inversión de los términos                         
No es algo de lo que se pueda hablar en privado.

Hablamos un poco de no hacer realista al humor ácido, para que el público pueda reírse de una caricatura sin imaginar dolor alguno.

Daniel se confesó fan de "El Flaco" a quien erigió como guía literario que lo hizo leer a Castaneda. Pensamos en las referencias bibliográficas de Spinetta: "no consigo dar sombra" en "Fuego Gris" es budista...hablamos de cómo a partir de su postura se convierte en estructura de soporte de atribuciones de erudición elevada...casi igual que suponer que los tres gatitos que pierden los guantes se refieren en el minuto 1'35 al Cuarteto Zupay 

veamos a modo de despedida, la caracterización de cómo somos que realizó una de nuestras adictivas heroínas...

Buenos días Robert! Como estas? 
Tal como te lo prometí, escribo con las novedades de mi viaje. 
Mi vuelo aterrizó en Buenos Aires el sábado por la madrugada. En el mismo aeropuerto, encontré un comercio de alquiler de autos y no lo dudé - con mi poco conocimiento del idioma pensé que sería más fácil entender a un GPS que a los habitantes de la ciudad, y definitivamente estaba en lo cierto. Me embarqué en mi camino hasta el hotel y todo parecía muy normal hasta que escuché una sirena. Era la policía, haciéndome señas para que pare. Lo que la policía dice, uno hace, así que pare. 
Buenas noches señor 
Buenas noches. Por favor sople aquí. 
Los argentinos son raros raros. -¿Sople? ¿la policía? ¿será alguna forma de identificación por aliento que estarán probando? ¿Qué es esto?-pensé. 
Soplo. No pasa nada. Muy extraño. 
-Registro, documento y demás papeles del auto, por favor. 
-Señor, soy extranjero recién aterrizado, no se qué me pide 
-Ay ay ay, voy a tener que llevarme el  auto y hacerle la multa. 
Sin más, me disponía a bajarme del auto y a entregarle las llaves. A la autoridad no se la contradice, todos sabemos eso. Ante mi expresión de calma, con la que nos caracterizamos todos los canadienses, me dice: 
-Siempre hay formas de evitarnos los problemas, sabe 
-Señor disculpe, no volverá a suceder. Aquí tiene mis llaves y el número de mi hotel, por si necesita algo 
Cara atónita. 
-Digo, que.. Si usted y yo llegáramos a un acuerdo, Ud. conserva el auto y yo llevo a cenar a mi mujer mañana a la noche.  
-No entiendo. ¿quiere que maneje? ¿Vd no tiene auto? Con todo gusto puedo pasarlos a buscar mañana a las 7 hs.  
-No, le estoy sugiriendo un arreglo. Cinco violetas y nadie vio nada. 
-Pero señor ¡no veo florerías abiertas a estas horas! 
-Idiota, 500 pesos y se va como si nada.  Ud. me paga, y terminamos. 
-Entendido. Se ve que los argentinos tienen un sistema muy particular. ¿Estarán estandarizadas estas propinas? El policía no acepto mi Amex gold, no recibí tickets ni recibo alguno.  Pago mis 500 pesos y sigo manejando hasta el hotel. 
Logro despertarme al mediodía, molesto por el jetlag. Bajo a buscar algún restaurante y descubro algo fascinante: Argentina tiene una gran influencia india… así es. Para los habitantes de este país la vaca es sagrada. Me explicaron que las comidas sin carne son casi despreciables y que para muchos, no cuentan como comida. ¡Se comen hasta sus vísceras! Y escuché que hay quienes comen  su sangre coagulada, como si nada, con un pancito. Vi con mis propios ojos cómo se comen su lengua. Un espectáculo ciertamente perturbador para mi, como fue para cada uno de los argentinos con quienes hablé, escuchar sobre mi estilo de vida crudivegano - que no, no es una secta, una enfermedad o una obsesión compulsiva por el trabajo, como tuve que explicar unas setenta y ocho veces durante mi corta estadía en estas tierras. 
Espero que tus asuntos marchen bien. 
Te dejo. Me estoy yendo a casa de mis anfitriones que hacen una fiesta, y curiosamente me invitaron más tarde que al resto - dijeron algo sobre los relojes de los argentinos que no terminé de entender. Por las dudas, llegaré 15 minutos antes, para ayudarlos a arreglar los suyos si es que no andan. Y procuré comprar un Swatch en el free shop como regalo - lo sé, muy amable de mi parte. 

Un cordial y cálido saludo, 
Tu hermano Bill.








pedí los ansiolíticos hace ya tres minutos y fracción

¿posta Angelina Jolie dejó a brad Pitt porque se enamoró de Adrián Suar?:http://cancerdeque.blogspot.com.ar/…/psiquiatra-aleman-indu…

Me gustaMostrar más reacciones
Comentar
Comentarios
Carlos Pereiro Acá dejó un mensaje en el contestador, pero como no sé inglés no me enteré aún de qué quiere.
Marcelo Rapa Aflojá con el LSD, Martín!
Liliana Lamedica Juajuajua!!!

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

la peor opinión es el silencio, salvo...