lunes

Me dijeron que tenía igual cantidad de nueces, avellanas, almendras y pasas de uva y al abrirlo veo que se aprovecharon de poner todo pasas de uva que son más económicas... -Todo pasa


Bernardo Miraflores puede ser considerado el fundador de la disciplina de la truncofagia, si bien su mayor anhelo era el de obtener un reconocimiento por parte de la comunidad en la que estuvo inserto en cierto sentido por sus breves frases que consideraba chistosas-frases que escribía después de tomar una raya de merca y de ahí que se hayan denominado "oneliners". Ejemplos de estas frases hay a puntapiés, no es por su escasez que no las traeremos innecesariamente a colación más que en el caso de estricta necesidad o autodesprecio profundo lindante con el masoquismo. No es que fueran chistes malos pero convencionales, sino que detenían innecesariamente la decodificación y dejaban un gusto a nada, para emplear la metáfora de lo que se lleva a la boca, tema por el cual sí, en alguna medida, merece nuestra atención a la postre.
En su colección de diarios íntimos intitulados "Diarios Intimidantes" anota que a los siete años tuvo su primer acercamiento a la truncofagia, cuando su madre le sirvió unos fideos con pesto y sintió que el ajo era todo lo que estaba mal en el mundo.
No por oponerse a su condición bactericida, claro está, sino porque la repulsión que el sabor le causó le hizo concebir una idea que en un paper publicado en la Universidad de Salamanca sugiere que las irritaciones al colon que produce el ajo, las produciría cualquier otra comida, por ejemplo la manzana (el ejemplo es mío, Bernardo habla de la granada, pero me tomo esa libertad, no es que no crea que sea nada, pero tampoco es una gran nada, no seamos megalómanos en nuestro nihilismo). Lo que hace que el ajo irrite es que nadie lo puede masticar debidamente "en virtud de su infecta asquerosidad" (SIC).
Puede que sea mítico este origen. Nietzsche pudo habernos mentido respecto de a qué altura sobre el nivel del mar concibió a Zaratustra y a nadie se le caería un lunar. Se cree que Newton nunca pronunció la famosa frase "tócala de nuevo Sam" y que Humphrey Bogart jamás recibió accidentalmente una manzana sobre su testa. Miraflores debió haberse interesado por la truncofagia, como todos nosotros, a una edad adulta, porque ningún niño tiene todavía la madurez indispensable como para interesarse en si una banana está madura o si llevársela a la boca implica truncofagia.
Los recuerdos de sus compañeros nos hablan de un muchacho voraz que rayaba lo traga, que cuando se ponía en centro de escena se morfaba al auditorio y no dejaba meter bocadillo por más que le gritaran mmmm, qué hambre...
Hoy que no hay revista que no tenga su propia sección truncofágica por ejemplo dedicada a la anorexia o al séptimo plato en el tenedor libre "Los sabios", Bernardo Miraflores debe ser un nombre que nos diga algo más que el hecho de observar flores o específicamente ver un nardo: debe recordarnos al creador del estudio específico de la conducta inapropiada a la hora de llevarse cosas a la boca.
Ramas como el estudio de llevarse ramas a la boca serían impensables sin su mordisco inicial o, sin ir más lejos, el buchorinismo, aquella práctica para miembros extremadamente fiacas de una pareja, que le ruegan a su consorte que porte cual pelícano la orina que no querrían condescender a expeler expuestos al frío piso del excusado.
Debemos a Bernardo el estudio comparativo entre fellatios realizadas por un nutrido grupo de chupador@s bien- y subaliementad@s, que desgraciadamente tanta polémica irguió entre los bienpensantes que no admiten que en verano una persona con mala circulación puede producir deleitables petes más helados. Se trata, evidentemente, de personas a los que la nutrición no les importa tanto como la moralina sexual, por más que se llenen la boca diciendo lo contrario. Hoy sabemos que se pretendió instrumentalizar un repudio multitudinario en el que se elevaba dándola por sentada la adhesión de las feministas, cuando su vocal, su vocera, su boqueadora pidió que no pongan cosas en su boca que nunca dijo, solo había objetado el patriarcal cerdofalocentrismo hasta tanto no se hizo el respectivo estudio comparativo con cunnilingus.
¿Qué no decir del extendido gesto de tener las llaves en la boca, mientras se tienen las manos ocupadas, que no decir de la justicia que trajo a nuestra degerada comunidad el bernardino artículo "Desterremos la pudibunda pretendida elegancia"? (publicado en su estudio sobre el labio leporino, "La boca se te haga a un lado").
Ahora que a Bernardo se lo comen, por así decirlo, a él le habría gustado esta expresión, los gusanos, siento que el olvido todo lo engulle y que es mi deber abrir la boca. Después de todo yo fui el que lo conoció antes de todo. Y si bien es cierto que era pedófilo y que jamás dio limosnas, no debemos juzgar una obra por el hombre que la produjo. Si se nos dijera que Adolf Hitler fue el compositor de la novena de Mahler, ¡menudo lío nos haríamos! ¿no les parece?



en alemán "schon" (que se pronuncia "yon")es "ya" y "schön" es "lindo": te podés acordás porque de Los Beatles, John no era el lindo





Cuento a unos alumnos que me insistieron en preguntar, cómo fue que perdí mi nacionalidad alemana, porque mi padre, bastante antiperonista, deseaba que cada voto fuera a De la Rúa. Resulta que yo nací en Erlangen, Baviera y entonces no era argentino nativo. El criterio para adquirir una ciudadanía es en América el Ius Soli, basta con que nazca en ese suelo, aunque sea una paracaidista coreana embarazada quien lo traiga al mundo, no vale más un tehuelche, bueh...obviamente, no. En Europa es Ius Sanguini, se cree en la pertenencia a una estirpe. Entonces yo por herencia paterna era alemán y no me sentí urgido a hacerme argentino, porque no serlo no me cerraba ninguna puerta y serlo me exponía peligrosamente al servicio militar...Cuando me hago argentino dentro de la categoría "por opción" -siendo mayor de edad y en pleno uso de mis facultades mentales, para impedir que Duhalde llegue a la Rosada, voy a renovar mi pasaporte a la embajada alemana y descubro que no aceptan la doble nacionalidad, pese a que mi padre y mi hermana la tienen, por haber nacido acá. 
-Si Alemania y Argentina entran en guerra, usted apuñalaría a sus compañeros alemanes-me dijo una mujer en la embajada, seguramente imbuida del cambio de bando que tuvo Italia: -usted le juró lealtad a la soberanía argentina y escupió afrentosamente sobre el pueblo teutón.
Le dije que no era mi intención, que deseaba rechazar en ese caso la nacionalidad argentina (cosa que resulta imposible por más que quemes la bandera, por más que te nombren traidor a la patria, es una maldición gitana indeleble, tan generosa en su indeclinabilidad como severa es la alemana)
Les dije que había nacido en Alemania y me contestaron-si un gato nace en un horno, no es un pan.

Entonces les dije que eso era ridículo, que no solo Alemania y Argentina no podrían entrar en guerra, sino que ni siquiera ante Hitler nos apuramos a condenarlos, al contrario, fuimos amigables y super buena onda con muchísimos nazis, Eichmann fue encontrado en San Fernando...

Quedó claro que esa línea de argumentación no era la más idónea para citar en la Embajada alemana, dada la tendencia germánica a considerarse la principal víctima del nazismo. 

Mi alumno estalló en carcajadas. 

Seguimos la clase y teníamos que clasificar unos electrodomésticos. Me pregunta si el horno allá es eléctrico. Le explico que sí, que no tienen gas y surge inmediatamente-por lo  que le acababa de contar-el personaje que dice cosas desubicadas en la embajada. Se mata de risa cuando invento que les dije: -¿cómo que no tienen gas?¿y lo de...?

El humor se basa en encadenar lo que en el contexto de enunciación anterior quedó picando. Que después De la Rúa haya sido el peor presidente de la historia y que cada uno de mis amigos buscara un tatarabuelo checo para desenterrar y poder escapar a la ahora fundada Comunidad Económica Europea es parte de la ironía. Borges escribe: Estar a punto de tenerlo todo y perderlo todo es el trágico destino alemán.
¿Quién más alemán entonces que yo?
¿Es de argentino renunciar a la nacionalidad europea o correspondería a una especie de sentido del honor o de la honestidad (porque en realidad prefiere el dulce de leche) que solo puede tener un alemán?
Si es una cuestión de tener sangre alemana ¿no podrán hacerme como a Ketih Richards una transfusión completa?


Sampaoli: Eze es argentino




 tengo tan poco tiempo para escribir algo humorístico para el blog que me pregunto si un intercambio epistolar con Esteban Carestía es gracioso ...parafraseando a Oscar Wilde siento que la tragedia de mi vida consiste que en mi vida pongo lo realmente desopilante y ridículo y en mi página de chistes, solo pelotudeces...

Hola, Esteban: 

Veo que a un día de comenzar mi curso, solo cuento con cuatro inscriptos...Amo dar ese curso, pero realmente son muy poquitos...

Económicamente me rinde muy poco y justo este cuatrimestre cuento con posibilidades de aprovechar esas dos horas de un modo más redituable con clases de alemán, o sea, el verdadero asesino de todo humor.

Decime qué considerarías más inteligente: 

a) darlo igual como para ocupar ese espacio y que nadie conciba la sola idea de que el cuatrimestre que viene no siga

b) posponer una semana el inicio a ver si se anotan más personas 


c) sin inconveniente anunciar que no se va a hacer y devolver el dinero a los interesados,  explicando que pueden inscribirse al próximo que seguramente contará con masa crítica y la visita estelar de Natacha Jaitt.

Yo pagaría (si no me estuviera, por así decirlo, cagando de hambre) por seguir siendo profe de humor, es de todas las actividades que hice nunca, la que más me enorgullece. Si en algún sentido no dar este curso estas dos semanas pone en peligro su continuidad, prefiero no comer polenta (en este momento estaba no comiendo salmón rosado) y hacerlo.

Un abrazo, te agradezco por tu sempiterna cordialidad, hace mucho tenía ganas de poder meter en algún contexto de enunciación la palabra "sempiterna"...

Que estés bien,
Martín
: Querido Esteban: acabo de hablar con Daniel y resolvimos posponer una semana el incio, en el interín ya se inscribió una alumna más, así que ni hace falta que pierdas tu valioso tiempo leyendo el mail anterior, gracias por todo, un beso grande
m.
 por supuesto no quise con esto de decir que ya son 5 aludir en modo alguno a Godoy Cruz, no necesito decirlo...


                   Estás caminando en una línea muy delicada


Un día ideal para enseñar los verbos separables con la inestimable ayuda de una cafetera llamada "break-fast", que, en efecto, se rompió al toque...


te soy sincero: la narcolepsia que me diagnosticaron no me quita el sueño

¿por qué no hay ciegos que practiquen la puntería?

Siento orgullo por la convocatoria de las feministas para que me presente en el Congreso con un cartel que dice "Mirá lo que te puede pasar si no lo abortas"

para recordar que "schön" es lindo y "schon" es "ya", cuando ya sabés los términos pero te los confundís entre ellos, podés pensar que los lunares embellecen, la diéresis pensada como lunar...



Le pido a Helena que me dibuje una estrella de mar y me contesta:-solo se hacer estrellas de cielo





Estoy en lo de un odontólogo que comparte consultorio con un oftalmólogo, me lo recomendaron por concienzudo y exhaustivo. El lema en la puerta reza: "ojo por ojo, diente por diente"


Después dicen que Borges no es hermético




me gustaría hacer un estudio acerca de la economía de la salvación en San Pablo, aunque pensándolo mejor preferiría hacer un estudio acerca de la economía de la salvación en Río de Janeiro


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

la peor opinión es el silencio, salvo...