lunes

Si no creés que el mal que hace le va a volver ¿incurrirías en "boomerang por mano propia"?

                                 ambos felices, con nuestras respectivas extensiones...
                                             aquí con Nadie, felices después de habernos mutuamente certificado nuestras extensiones en una semana en la que el instituto que me toca presidir comienza a extender certificados...como una de las muchas medidas para diferenciarnos de profesorsuchos particulares

Una semana muy delicada con un tema que no manejé con delicadeza: dirijo un modesto instituto de alemán y una no tan modesta profe nos anuncia que se retira...y se va a llevar a los alumnos que conoció a través nuestro...Hablo con ella por teléfono porque la noticia me sorprende en la calle y veníamos teniendo una relación estupenda (para quien sepa algo de doble sentido, la palabra con la que quise indicar "magnífica" no deja de sonar a "estúpida"). Una gran conexión.
Ella risueña y cómplice todavía de humoradas me asegura que en ningún caso vería algo reñido con la moral en ello. Empieza actuar mi Superyo (hablando de Ello). Trato de apelar a su buena conciencia, dado que ella realmente estudia el karma los domingos en reuniones a las que he sido invitado y cree en efecto que una corrección esmerada por mínima que sea en el detalle de nuestra conducta contribuye a la armonía del universo. Le explico que es exactamente igual a que si robara sillas y mesas de una empresa. Entonces con altisonante gesto de mártir, de heroína impoluta de la Impecabilidad se permite recordarme que estamos hablando de seres humanos, personas con la chispa de divinidad que no tienen ni siquiera los animales más inteligentes como "Blue" en "El reino caído" y gozan de libre albedrío.
-papá dice que le desilusionó "El reino caído"
-Sí, pero no habla de la película, sino de un reencuentro con una ex que se vino abajo

Sería igual de equivocado que decir "me robó a mi esposa", arguye algo hollywoodescamente, dado que el adulterio en el cine es una romántica historia de amor cuando se celebra. La conversación pierde un poco el foco: me permito recordarle nociones freudianas respecto del determinismo amoroso, pero mi permitir recordarle engolando la voz y levantado el dedito no parece tener tanta autoridad. Le digo que si bien yo también como docente sufro de la espiritualización del oficio, que hace que los clientes estén nominalmente bañados de un aura no técnica-en el sentido weberiano si hemos de tejer esa clase de conjeturas (para Max Weber, que traducido sería Max Tejedor, el profesor europeo no es un mero despachante de un producto que sería el específico saber, sino un Lebensführer, alguien que recomienda también comer manzanas en lugar de papas fritas y que desarrolla un vínculo que excede al del comerciante usual). Porque es nuestra "vocación"-palabra que etimológicamente viene de "llamado divino"-no podemos hacer reclamos economicistas y tecnócratas como cualquier abogado-que tiene también su laarga feria, pero bueno, cada uno habla de acuerdo a como le va en la misma y cada maestrito con su feria del librito ¿era así? nada de lo humano me es ajeno y feliz día del amigo de lo ajeno, profe...
Cometo un pequeño error que si bien no es un error al elegir garrafas, no deja de ser garrafal. Es algo tipificado como argumentum ad hitlerus y sirve para atacar el vegetarianismo o la democracia invocando la figura de Hitler. Le digo que no se autoengañe, que todos nos movemos por motivaciones más o menos ruines y que psicológicamente necesitamos maquillarlas con un barniz de heroismo moral, que hasta el propio Hitler creía -en su perversión intelectual- estar purificando al planeta. 
Esta mención le da pasto a una profusa autoconmiseración dado que los alemanes-víctimas de un tirano que los subyugó doce años y arrojó una carga de oprobio a las generaciones venideras- son alérgicos a que se use simbólicamente a Hitler como reducción al absurdo. Nuevamente tiene ella el moralómetro en mano: cómo no sé que ni en chiste a un alemán se le puede hacer mención de Hitler. Ella puede comprender mi malestar, imagina que tengo buenas intenciones, pero hay que medirse...

La razón por la cual no se siente inescrupulosa es porque declara que no les va a cobrar las clases más baratas. Eso es para ella una demostración de que no hace nada para influir en la preferencia de los alumnos. Pero sucede que para los alumnos-digo esto sin que implique cosificación alguna- es ella toda la cara institucional y toda la voz a la que fueron fidelizados gracias a nuestras seductoras instrucciones. En la percepción de un alumno sería un cambio dejarla a ella, dejar al instituto y seguir con ella es la continuidad. Me permito recordarle a la profe que la participación observante y en general la neutralidad en las ciencias humanas ha sido perimida hace décadas. Ella tendría que decirles que sigan con otro profe, por ejemplo mi nueva adquisición, recién traída de Frankfurt: 




 O Tania, genéticamente diseñada para reconocer a un alumno de alemán a cinco kilómetros: 

Se permite recuerdarme que sus alumnos difícilmente quieran ir a otro lugar que a su casa y que como es tan maternal no va a (juro que mezcló estas metáforas) "cerrarles con una pistola en la cabeza la puerta en las narices".
Consigo un lugar a cinco cuadras de su casa con una anfitriona que trabajó en "Utilisima" y sabe deleitarlos con refrigerios premium. Ofrezco un descuento del 10 por ciento congelado hasta fin de año, congelado aunque el país se venga abajo y yo termine durmiendo en la calle, congelado.
Ahora la profesora se rehusa a decir que se toma un mes de descanso para lo que en un principio acordamos como "verdadera libre competencia", en una negociación que requirió ¡ay! mencionar a Luis Miguel y su versión de "ió daré la media vuelta". Lo hace porque (aunque me mintió descaradamente y avisó a los alumnos de su partida antes que a nosotros) no les va a andar mintiendo.   
Les escribo a los alumnos y les explico que nos interesa la salvación del alma de nuestra querida ex-profesora, que le hagan ver que no está actuando de manera honorable, después de que en respuesta a mi encuesta de satisfacción un alumno suyo me dijera que tanto ella como yo somos impecables pero que si ella sigue dando clases va a seguir tomando clases impecables con la profesora impecable y dejar al instituto impecable. 
Me irrita sobremanera esa hipocresía, ese mal uso de la noble virtud que es la hipocresía. Le escribo y le digo por todos los medios a la querida profe que siento que nos está cagando desde arriba de un pino y me contesta que de acuerdo a sus estándares es lo que va a hacer sin comprometer el dictamen del Día del Juicio. Se me ocurre una asociación extravagante de ideas : a veces la ética y la moral y el honor (palabra ahora contaminada porque cometí el error de hacer un juego de palabra con "honor ario" que me devolvió al lugar de pudibundo hitlermencionante) pueden tener que ver no solo con esta preparada angustia que armó mi querida profesora- a quien de ahora en más apodaremos "rata estiercolera"-, no solo con esta pena lista, sino con la justicia y un abogado penalista. Hablo con un abogado y me dice que desde luego todos los códigos comerciales estipulan punible el robo de clientes  y la competencia desleal pero que quizá sea difícil demostrar en este caso que la profesora tenía esos alumnos con nosotros antes y que se los llevó después. A los gritos le aclaro que se trata de una persona cuya insólita integridad mental por llamarla de alguna manera la hace considerar el colmo de la consideración al prójimo asesinarlo siempre y cuando nos aclare a la hora exacta en que va a perpetrar el crimen-porque es cuidadosa y meticulosa- y que está orgullosa. Que puedo obtener una confesión firmada que lo único que podría tener de malo es que la firma rece "la reencarnación de Madre Teresa".
Mi familia me pide que no me meta en el kafkiano proceso de procesar a nadie. Que respire hondo, tome mucho aire, me tire una cana al mismo, pero que no meta a nadie en cana, que estudie a los presocráticos y no meta a nadie presocrático, que espere a ver si se aprueba la ley y la abortamos, etc.

Le propongo a la profe una bonita y amable fiesta de despedida, que a todos va a alegrar, también a quienes quieren a esta altura despedirla pero en el otro sentido. Imagino adiestrar a sus colegas para que en una ronda le griten "shame on you" y así escracharla y hacerle sentir el peso de una mala conciencia. Escucho un tema de Fito Páez diciendo que si conociera a Charly García se orinaría y otro de John Lennon preguntándole cómo duerme, pero termino por desechar esta idea de penitencia social, con hitazos resentidos. No porque me parezca que no la merezca, sino porque uno de los profes podría decirme ¿por qué era que le estábamos tirando papel picado que simboliza la lapidación?¿porque se roba a los alumnos que ustedes le consiguieron y ustedes son desde el punto de vista legal impotentes para impedírselo? ¡guau, qué loco!¡justo preciso una heladera nueva!

  
La frutilla carbura bien...

¿Por qué no podemos resolverlo "a la argentina"? le vendo el derecho a seguir dándole clases, le retengo algo del sueldo...todo tiene que ser con la inflexibilidad prusiana, una transgresión debe protagonizarse sin picardía ni hedonismo. Llama mi psicólogo lacaniano. Le digo que quiero pausar, poner en suspenso las sesiones para pagar mi registro de conducir. Me pregunta cómo se dice "registro de conducir" en alemán. Le digo que se dice "Führerschein" y me explica que eso sería, literalmente "con la apariencia de Hitler" (porque "schein" además de "vale" es "brillo"). Sigue analizando y descubre que mi pelea con esta profe se prolonga tanto porque seguramente actúa como sustituto paternal. Le explico que necesito un sustituto para una nueva sede en Villa Urquiza, que nadie va a ir a Paternal. Me pregunta qué significa para mi inconciente Hitler. Reconozco que mi padre, que ha estudiado su biografía y brindado conferencias en Congresos de Filosofía de la Historia acerca de la sombría temática que ni Hayden White pudo relativizar, por más que le meta. 
Me pregunta si no encuentro que la profe se parece a mi padre y le comento que mi padre tiene mejores piernas. 
Es un psicólogo excelente que puede captar las sutilezas más recónditas de mi psique. Por ejemplo él sabe muy bien que cuando la profe me dice que sería un crimen desmembrar al grupo aunque alguno quiera permanecer con el instituto que le enseñó a decir "mamá" y "papá" en alemán cuando todavía no podían ni caminar en alemán, yo pienso literalmente en ir con una motosierra y cortarles las piernas u otros miembros.
Sabe que cuando alguien dice que se caga de frío oigo la defecación y que cuando alguine dice que se muere de frío me represento el deceso, que cuando alguien me dice "tengo un alumno para recomendarte para cuando termines con nosotros" me imagino el homicidio y que si dijeramos "acabar" sería el acabose. 
Mi hijos, de cuya companía apenas disfruto-sí, fundaron una compañía, siguieron los pasos de su padre empresario y soy accionista y obtuve algunos dividendos- 
me dicen que arregle la parte contable de otra manera y se ofrecen incluso a "dibujarla". Ezequiel dice que Helena tiene que ocuparse de los numeros rojos porque él es de Boca, pero que muchos números no le cierran, sí le cerró el ocho y el cero. Pienso en ellos y pienso lo que todo padre piensa cuando ya nacieron los seres más angelicales y dignos de ser increíblemente amados: que prefiero sufrir lo que sea, a que les pase algo malo. Y entonces me entra otro whatsapp de la profe en el que me pide que deje de insistir porque el dinero en la vida no es lo esencial, todos sabemos que hay cosas más importantes, están los afectos, la vida es preciosa y puede terminar en solamente un minuto.
¿Habrá Shakespeare imaginado un gángster hinduísta además de a Ricardo III y a Shylock a Iago y a Cristine Lagarde? Un villano budista que me dice que sería horrible que a mis hijos les sucediera algo por estar yo obsesionado por evitar esta estafa...por supuesto que él no los va a asesinar, de ello se encarga la impermanencia....
Mi psicólogo me recuerda entonces que mi lugar no es el de damnificado, nunca lo fue. 
la verdad es que el basurero saca lo peor de mí
Que yo no sirvo para tener razón y luchar contra las injusticias que se cometen contra mí. El lugar  que me ha granjeado afectos y me ha habilitado dictar el curso de humor, es el de perpetrador de alguna barrabasada. ¿Cómo puedo contagiarme de una sensación equivocada, incorrecta de corrección? Me insta a que me mande alguna cagada, que me devuelva al rol conciliador y suplicante de la cicatrización, lo segundo mejor que hago después de la herida. Voy a meditar bien qué cagada me puedo llegar a mandar en la semana y los mantengo al tanto, no quiero tampoco mandarme alguna cagada por atolondrado...

Jorge Stoetter Qué mal rollo.
Administrar


Responder18 h
Jorge Stoetter Ich wurde Hitler sus demandas Spiel lassen.Ein sehr svjlechtes benehmen ser Lehrerin.
Administrar













Cristian Koch Se manejan así, son sajones, q va´cer. Doy clases de español y Nachhilfe de latín en una academia pitman en Mainz. Ya van varios alumnos q al terminar me tiran el palo de seguiir por privado, puenteando al lernstudio. Me niego. Yo estaba en la lona, Frau Eser me tiró un centro, no puedo. Sudaka. Ey Frau Eser no lo hizo de onda, lo hizo para cubrir su propio culo (eso es bien doicho) y no le temblaría el pulso si tuviera q ejecutarme (eso tmb). Esto q a vos te dio para párrafos estos tipos ni lo registran. Abrazo!






                                                    

                                                        escaleras al Cielo



"No toquen a los jubilados", lo que faltaba, como si no tuviéramos suficiente con la pedofilia...




La pastilla del amigo antes
Escribo esto bajo los efectos de una droga de diseño de interiores que me regaló alguien que se decía mi amigo antes…la verdad es que me hace sentir tan mal, que le pedí al otorrino que me desconecte…mientras escucho “Friends will be friends” de Freddie Mercury o el cover de Charly García “Aguante la amistad” me siento llamado a repensar y revisitar las nociones que subyacen al amiguismo mismo…


Es sorprendente cómo Mark Twain y Friedrich Nietzsche coincidían en muchas de sus ideas. Coinciden en que la base del humor es la tragedia y coinciden en que la base de la amistad es la alegría, que el amigo no es quien comparte nuestras cargas de dolor, sino de placer. Todo el clishé de que el amigo es que el nos sigue acompañando en las malas les parece tonto, para estar mal tendemos a estar solos, para compartir la felicidad necesitamos los amigos.

Ambroce Bierce en su celéberrimo “Diccionario del diablo” dice que la amistad es un barco que tiene capacidad para alojar a dos personas en los momentos felices, pero solo a una en la adversidad. La metáfora del barco fue usada por George Bernard Shaw para atacar a Chesterton por su obesidad y su excéntrica forma de ortodoxia cristiana, dijo que el catolicismo es una fragata delicada que tiembla cuando Chesterton se sube a ella. Algo que cualquier rabino con la expectativa de honrar la Torá, o sea un rabino expecTorante, podría decir de Einstein, dado que su defensa del judaismo como “el mínimo estricto de misticismo, uno” parece más bien un razonamiento profano y de contador más que de piadoso creyente. Estos desvíos son siempre la apariencia de semejanza y por eso Heine decía “cuídenme de mis amigos que de mis enemigos me cuido solo”: el enemigo confronta, hace lo que explicó una alumna palestina de alemán, te muestra por su uniforme que te va a atacar, no como acá que puede ser el taxista tu ladrón. Oscar Wilde exaltaba la capacidad de elegir bien a sus enemigos, más que la posibilidad de tener buenos amigos. “Yo soy un hombre sincero de donde crece la palma y antes de morirme quiero echar mis versos del alma” canta José Martí en unos versos que Pete Seeger incrustó en “Guantanamera” para terminar de popularizar, dice:
Tiene el leopardo un abrigo
En su monte seco y pardo:
Yo tengo más que el leopardo,
Porque tengo un buen amigo.

Duerme, como en un juguete,
La mushma en su cojinete
De arte del Japón: yo digo:
“No hay cojín como un amigo.”

Tiene el conde su abolengo:
Tiene la aurora el mendigo:
Tiene ala el ave: ¡yo tengo
Allá en México un amigo!

Tiene el señor presidente
Un jardín con una fuente,
Y un tesoro en oro y trigo:
Tengo más, tengo un amigo.

Joaquín Sabina después de visitar Cuba y de sentenciar que a las barbas de la revolución le crecen más canas cada día parafraseó esos versos y escribió: “Yo soy un hombre sincero, sin cero y sin infinito y antes de morirme quiero vivir la vida un poquito”. Después lanzó un disco con Fito Páez llamado “Enemigos Intimos” y después se peleó con él. Martí había escrito también lo siguiente "Es bueno tener amigos; pero peor es no tener enemigos porque el que enemigos no tiene, es señal que no posee ni talento que haga sombra ni bienes que se codicien, ni honra de la que murmuren, ni cosa buena que se le envidie".
El saber popular acuñó una máxima: “Un padre que da consejos más que padre es un amigo” en tiempos en que acercar la paternidad a cierta campechana, cálida e informal confidencialidad era psicológicamente correcto. Hoy pedimos a los padres de los adolescentes que mantengan su lugar, que no desocupen su autoridad, que no se dejen matar simbólicamente demasiado rápido, que no sean adolescentes tardíos ni amigos de sus hijos. El ingenio popular reformuló: “Una novia sin tetas, más que novia es un amigo”. Esto también está fechado, es previo a las travestis y en la época en que de la pierna el interés erótico hacia la mujer retrocedió al pecho, quedando la pierna tan libre de suspicacias lúbricas que fue emblema de amistad “te hago la gamba”, “soy un amigo pierna”, etcétera.

Hace poco una alumna me dijo que odiaba que se use una parte del cuerpo para vender un producto y terminamos descubriendo que no estaba en contra de la cosificación, como lo formuló al principio, sino de que la cosificación no sea un fin en sí mismo.
Eduardo Galeano dijo que amigo es quien te critica de frente y te elogia a tus espaldas, un poco para desmantelar este temor a los consejos de Don Corleone, de que conviene tener a los enemigos cerca y que nadie puede ejercer mejor las funciones del enemistazgo que alguien que se dice amigo, por ende, fuera aduladores que nos festejen cada error. Todo esto en el marco de contrastar amigo con enemigo y definirlos por oposición. Otra oposición posible es la que acaece de contínuo con el bello sexo: “pudo ser mi amiga y solo fue mi amante” escribió César Tiempo autor de los poemas de una puta polaca que al firmar con pseudónimo le valieron ofertas de matrimonio. “Solo somos buenos amigos” explicó millones de veces Susana Gimenez abonando la conjetura popular de que la amistad con una mujer es solo un premio consuelo y un estadío menor. Una canción de Miranda incluso dice “decidí probar tu otra mitad, ver tu desempeño en el amor, como nos conocíamos sabíamos lo que cada uno quería”. Es un lugar común suponer que el varón es amigo de aquellas mujeres atrayentes a las que no pudo seducir. Y en Argentina yo noté que muchas mujeres diferencian muy abismalmente la amistad del amor lascivo, permitiéndose impúdicas confesiones ante amigos en la seguridad de que jamás ejercerán con ellos las artes de la histriónica puesta en escena sugerente. Elogiar a tus espaldas, si seguimos la definición de Galeano puede significar literalmente ponderar tus posaderas, asiento de las fantasías sexuales con mayor fundamento.
En ese sentido el amigo de una chica linda, el cómplice sin derecho a roce, vendría a ser como un empleado con un muy buen currículum al que rechazan pero llaman desde la empresa para quejarse de que el borracho inexperto al qué sí contrataron acaba de arruinar otra vez todo. En tiempos en que el “Principio de incertidumbre” de Heisenberg se usa como indicador de indeterminación en todos los órdenes de la vida, mantenerse cerca de la chica linda como “un hermano que se elige” según reza el adagio cursi, puede rendir sus frutos de su vientre.
La exacta y rigurosa diferenciación entre ser amigos y amantes ha caído en desuso, la Asociación de Amigos de la Astronomía de Parque Centenario muy bien podría llamarse Asociación de Amantes de la Astronomía y ciertamente no pensaríamos distinto de ellos ni de cómo hacen para ver las estrellitas.
En materia lingüística tenemos al comparar idiomas muchos “falsos amigos” e incluso si uno piensa en que en alemán ¿quién? se pregunta “Wer? y “¿dónde?” se pregunta “Wo?” y en inglés “Where? Y Who?” son “falsos amigos invertidos” (homosexuales) la cadena de amistad se prolonga. La confusión clásica entre “oveja” y “abeja” halla un inesperado eco en el hecho de que las ovejas al balar hagan “bee” que es excactamente como se escribe “abeja” en inglés. “To discuss” en inglés no es discutir, sino charlar, pero tener un argumento complementariamente sí lo es, como sucede con sensibilidad y sensatez y con común y ordinario. Nadie resumió mejor la relación entre la amistad y las palabras que Aristóteles cuando declaró que es amigo de Platón pero más amigo de la verdad y que la diferencia entre un perro y la palabra “perro” es que la palabra “perro” no ladra. Aunque estamos hablando de cómo se amigan los significantes, y la palabra “ladrones” nos suena a “ladradores”, con la posmodernidad y el auge del relato como mediación para la percepción del mundo Platón vuelve a tener razón: no vemos perro alguno sin la herramienta simbólica de la palabra “perro”.
Así como en la exaltada edad del enamoramiento del amor elevamos con una potencia de primera a la primera potencia los sentimientos susodichos, creo que todos los aquí congregados, quien esto escribe y quienes esto leen, o quienes esto escribimos y quien esté leyendo o vos y yo entre quienes amigablemente componemos esta reflexión reflejada y esta especular especulación somos amigos de la idea misma de la amistad, en potencia.
Siempre le complica al cerebro decodificar el mismo verbo en una referencia y una metarreferencia, estar enamorados del amor y ser amigos de la amistad o decir que alguien finge que finge parece mucho más sofisticado que decir que alguien-por ejemplo Drexler en “La suerte en tus manos” actúa como si actuara cuando en realidad hace de él mismo en un papel que moldea y que por ende no tenemos derecho a decir que actúa bien como en el caso de un Hamlet al que podemos comparar con otras performances.
Se tiende a comenzar historizando o indagando diccionarios, diciendo algo así como “amistad” viene del latín amistae que deriva de la voz griega amigalós que significaba restos de aserrín imposibles de remover en el anfiteatro de donde pasó a significar perduración del sentimiento de empatía en el teatro aristotélico…o diciendo el primer amigo que registra la historia fue el maricotasaurius pululus, un sáurido de la familia de los trivértidos que redecoraba las cuevas del homo neanderthalis durante el deshielo de lo que hoy constituye la Zugspitze y al que se cree lo terminó de extinguir el gran incendio de Cromañón.
O también remontándose a la historia del día del amigo, un día que fundó un argentino inspirado en la sensación de confraternidad universal que le inspiró el alunizaje, vale decir, que hayamos hecho pie en la luna de la mano (del pie) de Neil Armstrong el 20 de julio de 1969. Si yo me refiriera al alunizaje diría en primer lugar que no hay confraternidad universal en la carrera espacial que culmina con uno de esos símbolos medievales, una bandera, a la sazón norteamericana y no de las Naciones Unidas en el páramo lunar. En segundo lugar que si pienso en Neil Armstrong recuerdo mucho más la maravillosa metátesis que realizara el poeta laureado con el Premio Nobel de Literatura Joseph Brodsky cuando dijo que ganar el premio era un pequeño paso para la humanidad y un gran salto para él. O que más sensación de amistad entre todos los hombres (y sensualidad hacia todas las mujeres) me inspiró su tocayo Louis cantando “What a wonderful world”, un mensaje lleno de optimismo especialmente meritorio por provenir de un negro.
En tercer lugar diría alguna palabrita acerca del criterio arbitrario de selección por el cual existe el día de la madre y la semana de la dulzura y el día de la secretaria y el día del periodista muy a la totalitaria manera de los sueños de la quiniela que pretenden abarcar entre el muerto que habla y San Cono la vastedad de pulsaciones del anhelo humano.
Se podría empezar diciendo cómo fue mi primer amigo, decir por ejemplo que al ser yo hermano mayor, era hasta el advenimiento trágico de mi hermana el menor hijo del sistema solar y que todo niño inmaduro caprichoso mañero irreflexivo y llorón me parecía un señor grande que tenía que ceder a mis apetencias por tratarse de mí el pequeño.
En realidad como vamos a hablar de la amistad en nuestro país tan amigo de tantas cosas y tan cambiante, tenemos que empezar por decir que la amistad concebida a la manera argentina es siempre mucho más un comienzo que otra cosa.
Sé que se suele definir así el evanescente y apasionado amor, sé que Michel Tournier diferencia amistad de amor explicando que la amistad nunca puede prescindir de la admiración moral, pero en Argentina es todo diferente siempre, cuando un comerciante ve que las cosas le van mal lo que tiende a hacer es aumentar sus productos, en Argentina sellar una amistad no es nada difícil, lo raro es que no te estafen, que no te traicionen, que no terminen abusándose de tu confianza.. El celebérrimo final de “Casablanca” reza “este es el comienzo de una gran amistad” y el comisario alude a la complicidad de un hecho delictivo como fundador de la afinidad de los espíritus. Me encantaría decir unas palabras como las que diría en Alemania, como las que dice Martí poniendo al amigo por sobre todos los lujos y dones que se pueden ambicionar, como las que dice Epicuro, cuyo hedonismo frugal insistía en que para la felicidad los amigos son indispensables, unas palabras como las que inspiraron todos los ensayos a Montaigne.
Pero lo primero que tiendo a pensar en Argentina es en lo fallutos que son los amigos. La clásica actitud del amigo argentino es adquisitiva y veladamente competitiva. Uno, el amigo, es digamos, el probador de ropa barata que si a uno le dura, el amigo se va a comprar.
La novia de uno flirtea sin disimulo con el amigo porque parece confiar en que el delgado tejido de una declaración de amistad opera como suficente barrera para la poderosa atracción sexual más poderosa aún para los que hemos leído las conclusiones del profesor Freud (para quien toda amistad, dicho sea de paso, es homosexualidad sublimada).
La novia del amigo lo toma a uno como parámetro y molesta al amigo diciéndole que tiene que ganar más.
Recuerdo muchísimas referencias en la literatura a la amistad: Scalabrini Ortiz define bastante bien la amistad porteña en “El hombre que está solo y espera”. Groucho Marx, que tiene que protestar (to grouch) dice que ninguna persona es del todo desdichada ante el fracaso de su mejor amigo.
Muchas veces en la Argentina la amistad se reduce a un pacto de no agresión con la misma perspectiva de éxito que el de Hitler y Stalin y basado no en acuerdos programáticos sino en la fiaca de la confrontación. Yo la definiría como la relación en la que cada una de las partes se siente superior a la otra.
Teniendo amigos norteamericanos, suizos, canadienses, irlandeses y hasta de Lichtenstein considero que la gran propaganda de que goza la amistad en Argentina es un mito urbano. No hacemos amistades sólidas, no generamos vínculos constructivos, el asado y las medialunas y el mate no garantizan que podamos profesar el cariño cultivado que la palabra “amistad” designa. Creo que nuestro error es que somos demasiado informales y simpáticos en todos los vínculos: nuestra cuñada y nuestro jefe, el colectivero y la que viene a cobrar la cooperadora del Hospital Público al que por suerte no necesitamos ir porque tenemos obra social nos hablan como si fueran nuestros amigos, con confianzudez, desparpajo y descontracturado cinismo. Los funcionarios públicos apelan a nuestra amistad, los vendedores de celulares y los docentes. La “función amiguerna” tal como la definiría un lacaniano se está vaporosamente desdibujando, tal como se escinde la voz de un idolatrado cantante cuando hace un homenaje a otro y presta su instrumento en un contexto que nos hace advertir todas sus imposturas.
Cuando el dios Frank Sinatra emplea sus recursos y procedimientos canoros para tratar de celebrar un bodrio de Palito Ortega, sentimos que la función franksinátrica se empezó a desintegrar. Algún día voy a escribir un cuento sobre Dios, que después de crear al mundo y todo eso, decide usar sus poderes para cantar junto a Palito Ortega, demostrando no solo que ya no es Dios, sino que Dios nunca fue más que un repertorio de efectos y recursos desmontables y usados con alguna fortuna irrepetible
En Argentina aunque muchos individuos se consideran mis amigos, dicen que puedo contar con ellos, que me valoran y quieren verme más seguido, sospecho que en el fondo un poquito igual me quieren…

Sr. Pelado: llegó el shampoo de Cocoliso!!



                                        
               ¿tu nene ensució el pañal justo antes de viajar?

                                                   
un alumno de alemán quiso decir que durante su actuación no quería aburrir al público y terminó diciendo que deseaba que no hubieran nacido (confundió to bore con geboren)
 ayer vi "Los que aman, odian" y Luisana Lopilato dice que es lindo ir a Ostende y "dormir al sol" ¿Bioy pasaba el chivo de otros de sus títulos?

el reglamento de la biblioteca del Goethe Institut estipula que uno puede llevarse de a veinte libros por vez, pero cada vez que lo hago me preguntan cuarenta veces si de verdad me voy a llevar veinte libros...Dejen de poner reglas y hacer sentir mal al que las cumpla. Así ni en pedo te piso un sex-shop. Cuando niño temía a los perros (no a las profesoras de alemán) y mis padres me decían "te tiene más miedo a vos que vos a él". en un sex-shop me desinhibiría pensar "ellos que lo venden tendrían que sentir vergüenza, no yo que lo compro". Ayer fui al cine
y ninguna de mis tarjetas tenía descuento, entonces la chica me dijo que si quería aprovechar alguna promoción, me vendía un balde de pochoclo con dos cocas a doscientos pesos menos, cuarenta y cinco millones de dólares menos doscientos pesos y por supuesto lo compré, porque la regla es entender eso como conveniente. Después me dijo si no quería agregar por tan solamente cincuenta pesos una bolsa de chipá. Razoné que debía ser chipá bañado en diamantes si dentro de un descuento solamente costaba cincuenta pesos. Resultó incomible y mínima, obviamente, pero uno obedece a las reglamentaciones, en ese contexto si me decían ¿no desearía probar las auténticas horseshit, bolas de bosta de caballo, a solamente doscientos cincuenta? uno entra como un caballo... 
Ayer en su clase magistral acerca de cómo rematar el chiste en un monólogo de stand-up, mi genial amigo Walter la remató olvidándose el remate: 

                               en el curso de humor escribimos una mezcla de noticias desopilante: en Moscú la Selección de Francia habría matado a un amigo y se habría dado a la fuga

por gorda que esté yo no cargaría a Máxima

En alemán siempre estuvimos a favor del "todes", por ejemplo "Die Kunst und die Freundschaft sind die Feinde des Todes"


En alemán siempre estuvimos a favor del "todes", por ejemplo "Die Kunst und die Freundschaft sind die Feinde des Todes"

Comentarios
Jorge Omar Herrera ¿Ah, sí? ¿Y por qué es "aleMAN" y no aleWOMAN"?
Administrar


Responder1 d
Cristian Koch Al alemán lo salva el genitivo. Des Todes, des Kindes, des Jahres... 

Administrar

Enrique Meler si siguen diciendo boludeces, les pienso pegar, no puede haber tanta impunidad
Administrar


Responder1 d
Lü Lita A mi lo que me divierte (Y enloquece 🙄) del alemán es la precisión (Y arbitrariedad) con la que se determinan los 3 géneros. Al menos si me voy para allá, voy a estar tranquila que no me perseguirá la "e" de esta absurda manera. He dicho. Btw, la inclusión pasa por otro lado; no hace falta (ni basta) prostituir al idioma para lograrlo
Administrar


Responder1 dEditado

en el caso Akkusativ solo cambia el masculino singular, respecto del Nominativ: por ende

como "Elend"="miseria" es femenino, realmente cuando hay miseria en alemán el akkusativ

no se nota



Quien dijo que el alemán no cachondea a nadie? Una alumna me acaba de confesar lo siguiente:-cada vez que mi jefe, que es austriaco, se pone a hablar todo en alemán, yo algo le agarro...

glosario central para quienes no dicen "leproso", como en Holanda, donde se insulta con enfermedades: un  equivalente a "Asshole", literalmente "agujero del culo", Arschloch….el prefijo "Scheiss" sirve para calificar de "de mierda" al sustantivo al que se lo adosa. Por ejemplo ein Scheissbuch es un libro de mierda, eine Scheisswoche, una semana de mierda, etc. Puteadas exclamativas no muy fuertes son "Zum Teufel", "Donnerwetter", "Mist" (al diablo, clima de truenos, estiércol). Kake es caca, veraschen es cagar y es traicionar como en español, un modo callejero de llamar al pene si tiene proporciones heroicas es "Pferdeschwanz" y hay juegos de palabras con eso, dado que al mismo tiempo es algo así como "rabo de caballo" y "colita de pelo". Busco hombre que tenga colita de pelo, no importa su estilo de peinado, dice un chiste y resemantiza al final lo de colita de pelo reconvirtiéndolo en pene del tamaño de un equino. Hay juegos de palabras intraducibles: "Du hast den besten Arsch weit und breit" sería: tenés el mejor culo a lo largo y a lo ancho, o sea, que existe por los alrededores de esta zona, pero bueno, ese a lo largo y a lo ancho parece aplicarse a la parte anatómica en cuestión. "Schwein" que es "cerdo" también significa "buena suerte". Haben Sie mit meiner Tochter getanzt? -Nein, ich hatte nicht den Schwein...Bailó usted con mi hija? -No, no tuve la suerte/ no me tocó bailar con semejante chancho...el verbo "pajarear" es uno de los muchos sinónimos de "coger": vögeln. Así la frase "Hilf die armen Vögeln" con esa distribución de mayúsculas significa "ayuda a los pobres pájaros" mientras que "Hilf die Armen vögeln" es "ayuda a los carenciados a garchar".   El tema de no tutear se mantiene incluso en las invectivas que presupondrían una escandalosa intimidad: Usted me puede chupar el culo: Sie können mich am Arsch lecken. Los nombres de los genitales son poco sexies: "Scheide"="vagina" es literalmente "hendidura" (de lo que se deduce que "decidir"="ent-scheiden" es "cerrar"), "Brustwarze", "pezón" es "verruga del pecho"). Para decir que algo nos chupa un huevo, en alemán se dice que nos es salchicha: das ist mir Wurst. 



 pensar que ayer en las figus me tocó Messi, ahora me toca este bailarín...





cuando me preguntan qué es en alemán z. Z (zur Zeit) les aclaro que es "de momento" pero no significa "jamás" como en Buenos Aires:- sí, pero de momento, te agradezco






Yo no los discrimino por comegatos, sino por desproporcionados a los rosarinos: no les entró la palabra completa en su edificio




1 comentario:

  1. Florencia Meineri4:23 p.m.

    Cada vez más polenta, Herr Brauer :D

    ResponderEliminar

la peor opinión es el silencio, salvo...